La Noticia de Perfil™ •

El chanchullo judicial


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, 19-Jul-2011

Después de haber celebrado las efemérides paceñas con fervor cívico y "buen entusiasmo", mi abnegada protectora me invitó a Cochabamba donde ella debería informar a su jefe, el negrito Guardia, acerca de la misión secreta que ella cumple como espía cochabambina en la ciudad de La Paz.

Agradecí su invitación porque a estas alturas del mes mis bolsillos ya estaban planchados por falta de "fidus", término popular que ella utiliza como sinónimo abreviado de "fiduciario" también llamado "guita", anunciándome la prestamista cochabambina que ella correría con todos los gastos de alojamiento, comidas e imprevistos.

Le entregué mi motocicleta Harley Davidson y partimos raudos hacia la ciudad del Rocha River, llamando a nuestro raid "Polleras al Viento contra el Chanchullo Judicial".

Al llegar a la ciudad valluna, ella se fue en busca de sus jefes para informarles de lo que había sucedido en La Paz durante los últimos días y especialmente acerca de las últimas sesiones que realizó la Asamblea Legislativa del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico, y yo me fui en busca de mis amigos los pensadores cochabambinos reunidos en el Bar Comercio, más conocido como "el Barco" que nunca zozobra porque navega en un mar de cervezas cochabambinas.

Fui recibido en el comedor especial donde delibera la Academia Pericles dirigida por mi amigo el filósofo y pensador greco-cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga quien luego de saludarme públicamente me preguntó por qué no me hallaba acompañado de mi comadre cochabambina Macacha, respondiéndole respetuosamente que ella vendría pronto para contribuir con sus investigaciones al tema del Foro-Debate "El Chanchullo Judicial, que hoy preocupa a todo el país y se comenta en todas las ciudades".

El representante del Palacio del Sillpancho, importante establecimiento, manifestó a la audiencia que su afamado local no tuvo conocimiento del chanchullo que se realizó en La Paz y pidió a los asistentes no confundir nunca el Palacio del Sillpancho con el Palacio de Gobierno porque los sillpanchos cochabambinos son transparentes y limpios y no engañosos como los que preparan nuestros actuales gobernantes que nos quieren hacer tragar gatos por liebres.

Esa intervención fue muy aplaudida. A los pocos minutos hizo su ingreso triunfal mi comadre cochabambina Macacha quien fue invitada a participar del foro-debate.

Ella confirmó el chanchullo que se utilizó en la Asamblea Legislativa presidida por el cochala Álvaro García Linera, mostrando a continuación una papeleta de votación que se repartió entre los asambleístas masistas donde figuraban solamente los nombres de aquellos candidatos que estaban prestos a servir a los intereses oficialistas. (Aplausos a mi comadre, quien ofreció copias de la papeleta obtenida por ella).

Intervino uno de mis parientes capinoteños para decirnos que el chanchullo es una vergüenza nacional pues demuestra que todo estaba cocinado. Al saber que todo "estaba cocinado", abandonamos el local y fuimos a comer unos chicharrones en Quillacollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure