La Noticia de Perfil™ •

Tarjetas de Navidad



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 30 de diciembre de 2009

A igual que en los días cercanos a la Navidad recibí muchas tarjetas, también llamadas Pascueros en la tierra de mi mujer y en las cuales me enviaban algunas almas buenas sus deseos de paz y felicidad, hoy les cuento a mis lectores haber recibido cartas de mis acreedores que me recuerdan la cancelación de pequeñas y regulares deudas contraídas a lo largo del año que finaliza.

Quise ocultar esas misivas a los ojos de mi mujer pero fue imposible hacerlo cuando hoy al continuar con la elaboración de nuestro Balance de 2009 aparecieron y tuvieron que ser consideradas al anotar mis cifras en la Cuenta “Deudas por Pagar”.

La cifra primera que fue discutida con mi socia y esposa fue la contenida en la carta que recibí del vendedor de periódicos de mi zona, que cumplidamente deja tras mi puerta del jardín dos importantes periódicos de La Paz. Dice así el canillita-empresario en su carta: “Señor Pablo Vich (léase Paulovich): Al llegar el nuevo año 2010 me permito recordarle la pequeña deuda de 3.150 pesos bolivianos por la entrega diaria de periódicos durante el año que finaliza mañana, recordándole que ahora no le aceptaré un pago en ternos usados como el año pasado porque yo he crecido y su talla me quedaría chica. Atentamente, Nixon Quispe”.

La cuenta le pareció muy elevada a mi esposa pero la convencí de mi necesidad de leer por lo menos dos periódicos para informarme diariamente de lo que sucede en el mundo y de paso copiar a otros columnistas sus buenas ideas.

La Cuenta “Deudas por Pagar” seguía subiendo y mi esposa continuó observando mi elevado costo de vida, y fue objeto de controversia la carta de la Florería Blancas Margaritas por flores que envié a parientes y amigas y a mi propia esposa en el Día de la Madre, Día de la Mujer Boliviana, Día Internacional de la Mujer, de Cochabamba, de Santa Cruz, cumpleaños de Evo, de Alvarín y día de la Virgen del Pilar, de la Virgen de Cotoca, de la Virgen del Socavón y de Urkupiña. Orgullosamente le dije: “He gastado más en flores que en periódicos”.

También recibí una carta del Gerente propietario del Bar Chuma, que en parte sobresaliente de su misiva dice: “Le recuerdo, señor Paulino Huanca, que su deuda con mi establecimiento asciende a la suma de cinco mil 00/100 pesos bolivianos, como consta en los vales que firmó durante el año 2009 que finaliza mañana, y durante el cual nos visitó una vez por semana en cincuenta y dos semanas, que fueron garantizados con la entrega que nos hizo de su Cédula de Identidad Nº 218618, habiéndonos enterado recién que no tiene ninguna prisa por recogerlo ya que sus amigos del Movimiento Al Socialismo (MAS) le han facilitado varias cédulas de identidad con motivo de las últimas elecciones. Si usted no me paga en la primera semana del próximo mes de enero de 2010, nos quejaremos a su esposa. Atentamente, Tyrone Chumacero.

Me llegaron otras cartas del famoso sastre Manuel Sillerico, de mi peluquero el estilista Sam y algunos más a quienes prometo cancelar mis deudas lo más pronto posible.

Los balances son necesarios




© by Paulovich




La Paz - Bolivia, Martes, 29 de diciembre de 2009


En mi quiosco La Macacha, situado en la Buenos Aires Avenue (cerca de la Huyustus), hoy pende un letrero que dice: “Cerrado por balance”, pues durante dos días nos dedicaremos a “balancearnos” como hacen los bancos y todas las empresas serias de nuestro país que antes se llamaba República de Bolivia y ahora lo han rebautizado como Estado Plurinacional, multicolor y folklórico.

Mi esposa me sugirió que contratáramos a la Price Waterhouse o a otra empresa de auditores o contable experimentada en estos ejercicios anuales, pero como buen cholo le recordé que estamos en un typical país y que nuestro balance anual lo podríamos hacer solitos o con la colaboración de dos yatiris, brujos aymaras que lo saben todo y asesoran a nuestros gobernantes en los asuntos más importantes del Estado.

Como los yatiris se encuentran durante estos días muy ocupados, consultando en coca los mejores hombres y mujeres que serán candidatos del Movimiento Al Socialismo en las elecciones de abril, decidimos tirar nuestro balance solos, prometiendo los yatiris una supervisión de nuestras cuentas y garantizando nuestra cifra.

Tuve que revelarle a mi esposa que durante su última estadía en España, nuestra buena e inteligente comadre Macacha había logrado mi inscripción en una de las federaciones de Cocaleros del Chapare, lo cual le sirvió para conseguir la adjudicación de dos “catos” de tierra cultivable apta para sembrar la hoja sagrada de la coca.

Como mi esposa es una europea ilustrada, se indignó por esa operación, aduciendo además que el “cato” es una medida de tierra que no figura en ningún sistema internacional de medidas, tranquilizándola que se trataba de una superficie de tierras de 40 metros por 40.

Como muchos de ustedes saben, yo me dedico al periodismo sobre todo durante las noches y en nada me perjudicaba poseer dos “catos” si algunos lugareños trabajaran y se encargaran de comercializar la coca producida. Pero que el valor de esas tierras debería figurar en nuestro balance correspondiente a 2009.

Otros valores para nuestro balance resultaban pinuts, pigricias, como la ayuda externa que recibimos durante el año de parientes míos o de ella, mi magro salario periodístico, mis ocasionales contrabandos de mercadería en la época prenavideña, mis clases de tango en mi academia Malena de la ciudad de El Alto, mi cuota en las donaciones del presidente Chávez de Venezuela y mi labor comercial que realizo durante el Carnaval de Oruro y en la festividad de la Virgen de Urkupiña.

En mi balance de este año, mis ingresos más notables provienen de los dos “catos” que me concedieron en el Chapare y que los alquilo a honrados ciudadanos chapareños que saben hacer negocios. Evitar su inscripción en un balance honesto de nuestra actividad económica sería engañar a mi mujer, al pueblo boliviano y a mis amigos cholos. Mañana me ocuparé del capítulo Egresos y del resultado final para saber si he tenido pérdidas o ganancias.

Un país inocente y hermoso




© by Paulovich




La Paz - Bolivia, Domingo, 27 de diciembre de 2009


Burla burlando ya estamos a punto de concluir este año que ha sido feliz para algunos y desdichado para otros, feliz para mí porque cumplí 82 pirulos y sigo siendo inocente, infeliz para otros porque se sienten culpables.

Hablando de inocentes, resulta que mañana es el Día de los Santos Inocentes en recuerdo de las criaturas que mandó degollar Herodes al saber que en Judea había nacido el Mesías que salvaría al pueblo de Israel, o en otras palabras: quiso tapar el sol con un dedo.

Desde entonces, aunque muchos siglos más tarde, el Día de los Inocentes es la fiesta nacional de Bolivia, o debería serlo, porque aquí vivimos cerca de diez millones de inocentes que inspiraron un verso que está en la segunda parte de nuestro Himno Nacional y que dice esta tierra inocente y hermosa que ha debido a Bolívar su nombre… Es por ello que la Corte Nacional Electoral debería entregar recién hoy el cómputo oficial de las elecciones del 6 de diciembre y no seis días antes de esta hermosa y significativa fiesta y todos habríamos celebrado con una sonrisa todas las cifras del cómputo como una inocentada más.

Anoche estuve en el naiclú Malena de la ciudad de El Alto luego de dar mis clases de tango a señoras y señoritas de la alta sociedad alteña, para celebrar el Día de Inocentes con anticipación de dos días y en compañía de dos profesionales de la inocencia como son lo yatiris Calimán y Titirico que viven y ganan mucho dinero con la inocencia de los demás y dicen ser asesores del presidente Evo y de su canciller Choquehuanca.

Entre dos brujos aymaras y un periodista aficionado a tomar el pelo hasta a los calvos decidimos hacer inocentadas a gil y mil, comenzando por el presidente Evo, a quien Calimán lo llamó por teléfono y le dijo: “Evo, acabo de saber que la costurera que estaba confeccionando la túnica que deberías estrenar en tu posesión a celebrarse en Tiwanaku se ha vuelto loca y se ha fugado con un camba a Santa Cruz quien la estrenará en carnavales”, y colgó el teléfono antes de que el Presidente comprendiera la inocentada.

Tiririco llamó a un chuquisaqueño que enamoraba a una de las chicas del elenco estable y le dijo que al volver hoy a Sucre le entregara un papelito a doña Savina Cuéllar, prefecta de Chuquisaca y que decía: “Savinita amor: Si te obligan a renunciar a la Prefectura no te preocupes porque soy hombre ducho y porque te quiero mucho y no puedo verte sufrir, es por ello que quiero casarme contigo y puedas olvidar la Prefectura. Te amo. Firmado: T. Huayllas, ayudante del Ministro de Gobierno”.

Para no quedarme atrás, llamé por teléfono al Dr. Walker San Miguel y le dije con voz angelical: Walkercito, hablas con el Arcángel San Miguel. Sé que estás usando mi nombre y mi naturaleza arcangélica para comprar un moderno avión presidencial para el Evo. Por ser Arcángel sé mucho más de alas y de aviones que tú y por eso te digo: los aviones rusos son una macana y será más conveniente que encargues un avión de fabricación norteamericana, alemana, inglesa o francesa. Saludos Rorro”.

Hubo pavo y faltó Jesús



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 26 de diciembre de 2009

Ayer salí por las calles de La Paz y El Alto para felicitar a las personas amigas con el clásico saludo “felicidades, hermanito, y feliz pascua de Navidad para ti y toda tu familia” y de paso lucir las corbatas que me habían regalado, la mejor se hallaba anudada alrededor de mi cuello, otra mostraba sus colores cual si fuera un pañuelo en el bolsillo superior de mi chaqueta y la más huachafa me sujetaba los pantalones en mi cintura, mi felicidad era exultante y le contaba a una chola amiga que había estrenado calzoncillos amarillos y que si no me creía se los mostraba detrás de una puerta de calle.

Pasado ese capítulo importante que es “la percha” charlé con casi todos de lo que fue el condumio navideño que para la mayoría de mis amigos cholos fue el más importante de todos pues muchas familias que viven en la Buenos Aires Avenue, las familias se reúnen en la Nochebuena no para rezar a Jesusito, sino para chupar, comer y también para bailar porque está comprobado que el meneo es bueno para la digestión pues actúa como “bajativo”, hermosa palabra que utilizan las birlochas para referirse a algunos licores post-ingesta.

Deseoso de intercambiar con mis lectores nuestros conocimientos gastronómicos más populares, me referiré en primer término a la famosa picana, apta solamente para estómagos muy sanos. Suele ser un plato póstumo para personas atacadas por males hepáticos, sobre todo cuando la picana excede en grasas y ajíes, que algunos cholos decimos “ajises”.

Con el nombre de “picana eléctrica” también funciona un sistema de tortura que utilizan habitualmente los más piadosos policías del país en sus interrogatorios a peligrosos delincuentes políticos y apolíticos. La “picana eléctrica suele lograr la confesión de cualquier delito aunque no hubieras delinquido ni conspirado contra el gobierno de turno”.

Volviendo a la gastronomía navideña, debo referirme al pavo trufado, manjar que es servido en mesas elegantes y ricas. Varios dirigentes de movimientos sociales de La Paz y El Alto me contaron haber comido pavo en la Nochebuena celebrando el nacimiento del Niño Dios y uno de ellos me confesó: “Anoche cenamos pavo, pero nos olvidamos del Niño Dios”.

Gran parte de la población celebró la Nochebuena cenando pollo, pues en la mayoría de las oficinas públicas se regala un pollo a cada uno de sus empleados y servidores. El pollo es el pavo de los pobres, así como el chuflay es la champaña de los que ganamos poco, sobre todo cuando al chuflay le agregas una media tableta de alkaseltzer.

Sin embargo, no todos cenaron en la Nochebuena, pues una piadosa señora me contó que reunió a su familia y todos se sirvieron una taza de chocolate con leche, acompañada de unos deliciosos buñuelos rociados con miel, un panetón casero y galletas navideñas, cerrando el cristiano festín con una torta de chocolate. Me olvidaba contarles que esa señora es una de mis tías que vive en Alemania y se llama Clothilde von Karajan Quiroga.

Nació el Niño Dios



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 24 de diciembre de 2009

Me acerqué al Niño Dios que se hallaba en el pesebre y lo primero que me sorprendió fue que no había una Guardia de Seguridad que me lo impidiera, pues junto a él sólo estaban María y José. Siguiendo mi costumbre, lo primero que dije fue una jaculatoria aprendida en mi infancia: “Jesús, José y María, protegedme noche y día”, sonriendo los tres. Un poco más lejos pastaban unas ovejitas blancas, una vaca y un burrito que rebuznó al verme, como diciendo “a ti te conozco”.

La Virgen María me dijo que podía levantar al Niño y tenerlo entre mis brazos, pero como soy muy torpe de manos preferí no hacerlo y comencé a entrevistarlo, cumpliendo la orden del Director del periódico.

—¿Cómo te sientes a las pocas horas de haber nacido en esta ciudad tan alta, has sentido que la altura te hubiera afectado en algo?

—Yo vengo del Cielo que está más alto aún.

—¿Y no sientes frío estando desnudito en el pesebre de mi casa y que fue armado y decorado con amor por mis nietos pequeños?

—No siento frío porque el corazón de los niños me comunica calor.

—Los niños de mi país cantan un villancico en estos días cuya letra dice: Este niño viejo cada año nace en su ch’iji-pampa, wistiqui, wistiqui… y saludan tu nacimiento con chullu-chullus, pajarillos y tamboriles.

—¡Qué costumbre tan bonita! La verdad es que yo soy tan viejo como el tiempo pero mi Padre Dios quiso que su divinidad se encarnase, tomase forma y figura de un Hombre y así nací yo en la Tierra hace más o menos 2.000 años.

—¿Y para qué te hiciste Hombre siendo Dios?

—Para enseñar a todos los hombres y mujeres que el Amor es el único camino que conduce a Dios a su salvación y hacia la Eternidad.

—¿Y por proponer a la Humanidad el camino del amor tú viniste a la Tierra con figura humana y sin dejar de ser Dios?

—Así es, Paulino Huanca. Y me gusta tu nombre porque viene de Paulo, un hombre que me amó mucho y vivió para que los hombres me conocieran mejor.

—¿Qué opinas sobre la situación política boliviana?

—Yo la sigo a través de mi Iglesia que es mi prolongación en la Historia y es por ello que te digo que sé que existe mucho odio en el país y mucha soberbia en los hombres que lo gobiernan, pues muchos se creen dioses y no son más que ídolos con pies de barro.

—Hablando de cosas entrañables, ¿sabes algo de mi mamitay, la ves alguna vez en el cielo?

—La veo siempre, al igual que a todas las almas buenas.

—Dale un beso en mi nombre cuando la veas porque ella fue la primera que me habló de ti y de tu madre santísima, aquí presente.

—Está bien, Paulino, pues siento que tengo hambre. Gracias por tu entrevista y por alojarme en tu casa.

Esta noche es Nochebuena



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 24 de diciembre de 2009

Ayer fui llamado al despacho del Director del Periódico y temblé ante la posibilidad de ser despedido, comentando en mi interior: lo único que faltaría es quedarme sin trabajo en vísperas de la Nochebuena… lo que felizmente no sucedió pues el Dire me dijo: “Corre el rumor de que mañana nacerá un niño llamado Jesús, averigüe dónde y entrevístelo. No aceptaré ninguna excusa”.

Me puse en movimiento y comencé a averiguar dónde podría producirse el alumbramiento de ese niño a quien debería entrevistar. Comencé llamando a todas las clínicas que conozco, empezando por la clínica de la Asunción donde me atendió el Dr. Marcelo Navajas hijo, quien me aseguró que ninguna mujer judía llamada María se hallaba entre las parturientas. Luego hablé con la clínica Alemana y su Director el Dr. Kushner me dijo: “Hablas con la clínica Alemana y no tengo entre mis pacientes a ninguna mujer judía y tampoco conozco a ningún carpintero israelita que se llame José”. Iguales negativas me dieron en la clínica Cemes, en el maternológico de la Caja y en el hospital Arco Iris, lo cual no me desalentó y continué con mis indagaciones.

De pronto se me iluminó el cerebro y dije: “Soy un tonto en buscar al niño que pronto nacerá en clínicas y centros médicos, pues el niño Jesús seguramente preferirá nacer entre la gente pobre, tengo que buscar el lugar de su nacimiento en los barrios populares de La Paz, cerca de la Buenos Aires Avenue”, y allí me dirigí con mi cámara fotográfica y mi libreta de apuntes. Pregunté a muchas cholas y cholos paceños si conocían a una mujercita bella con pinta de judía quien se encuentra a punto de dar a luz una guagüita. Nadie recordaba haberla visto y mucho menos acompañada de carpintero barbudo llamado José, a quien podrían decirle Pepe. De pronto se me volvieron a encender las pilas en mi cabezota y me dije: “Soy un crudo al pensar en que Jesús podría nacer en las cercanías del Gran Poder porque aquí viven los cholos ricos de La Paz y no gustaría al niño Jesús nacer entre gente tan poderosa”.

¿Qué hacer, entonces? Me di una palmada en la frente y me dije: “¡Pucha que eres bastante cojudín! Ayer estuviste preparando un Belén en tu casa con motivos paceños y cochabambinos y hasta lo decoraste con cañas cruceñas y colocaste unas embarcaciones chiquitas sobre las aguas del Rocha River y también armaste un hermoso pesebre para que allí naciera el Niño Jesús. Búscalo, pues allí en el living de un periodista pobre que ama a Jesús desde hace 80 años”. Y me dirigí raudo hacia mi casa, donde ya estaban en mi portal de Belén la hermosa María y el noble carpintero llamado José, Pepe para los íntimos.

El arte de hacer regalos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 23 de diciembre de 2009

La sublime fiesta de la Navidad ha sido transformada sutilmente por Satanás en una o varias jornadas de shopping agotador y los mayores beneficiados son los mercaderes. Nuestro cardenal y arzobispo de Santa Cruz, monseñor Julio Terrazas, nos enseña en su reciente homilía el verdadero camino de la espiritualidad que genera la evocación del nacimiento del niño Jesús en un portal de Belén.

La meditación basada en sus sabias palabras y la actual crisis económica que soportamos algunos ciudadanos me hizo recordar mis desaciertos en el arte de comprar regalos navideños que satisfagan y alegren a las personas obsequiadas, hechos que me produjeron disgustos, malestar y vergüenza porque mis obsequios siempre fueron hechos con buena voluntad.

Nunca olvidaré que hace muchísimos años regalé a una de mis tías que era bastante gordita un corsé, creyendo ingenuamente que me agradecería el regalo.

No fue fácil la adquisición de esta prenda femenina y tuve que recorrer infinidad de lencerías especializadas en ropa íntima femenina donde un lego en la materia como yo trataba de explicar a las vendedoras las dimensiones corporales de mi tía, mucho más si las dependientes eran mujeres y no podía explicarles las medidas de mi pariente ni decirles cuánto de pechos tenía, cuánto de huata o de trasero.

Hasta que al pasar por una ortopedia vi en el escaparate una faja que me pareció apropiada para mi gorda tía y la adquirí, no sin antes decirle al vendedor: “Por favor, envuélvamelo en papel de regalo”. Le entregué el obsequio la noche del 24 de diciembre y mi tía gorda nunca me lo agradeció porque nunca más volvió a dirigirme la palabra y cuando me veía en la calle me decía al pasar: “¡Grosero!”.

Es que hay que saber comprar regalos bonitos, útiles, baratos y si quiere obsequiar convenientemente a una pariente o amiga, visite una lencería y no un almacén de artículos ortopédicos.

Éste es sólo un ejemplo de los muchos que me sucedieron en navidades pasadas, aunque se me viene a la memoria otro que demuestra que soy poco afortunado en la elección de regalos navideños. Pensando en agradar a una empleada de Correos que siempre me atendía con gentileza, busqué un regalo para ella y compré en un bazar un spray perfumado para su cabello que lo tenía muy hermoso: como había tanta gente comprando productos similares, el dependiente cogió un tubo de dimensiones parecidas, lo envolvió en papel de regalo y me lo entregó.

Presuroso me dirigí a la oficina de Correos y le entregué mi obsequio con emoción y me despedí deseándole una feliz Navidad. Cuando regresé a esas dependencias los primeros días del próximo año, la que era gentil empleada me trató muy mal acusándome de haberla llamado “bigotuda” al obsequiarla con un tubo de crema para afeitar. Ya no pude explicarle que el empleado se confundió de producto y que yo quería obsequiarla con un spray para su cabello. Desde entonces no recibo más cartas ni tarjetas de Navidad.

Es que hay un arte de comprar regalos navideños y lo desconozco.

Un decorador en apuros



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 22 de diciembre de 2009

Como muchos padres de familia, desde ayer me encuentro cumpliendo mi Servicio Navideño Obligatorio bajo las órdenes de mi Comandante, quien reasumió funciones luego de visitar el Sur del país. Su primera medida fue disponer mi arresto domiciliario hasta el 6 de enero con centinela a la vista.

Después me ordenó sacar de mi mesa del living las fotografías del presidente Evo y de su vice Alvarín pues en aquel espacio yo debería armar un Belén para que allí naciera la noche del jueves el Niño Jesús. Quise protestar aduciendo que se trataba de una labor muy fatigosa pero mi cónyuge me dijo: “Tú eres quien posee mayor experiencia en materia de pesebres pues cuando eras muy joven un adversario tuyo dijo que ‘merecías ser condenado a pesebre perpetuo’”, por lo que no me quedó más remedio que cumplir con la orden de armar un pesebre en un sitio preferente de mi living.

Como había visitado Belén hace uno 30 años, recordé el paisaje y armé un bonito tinglado con estrellas cercanas a los cerros, más o menos como en La Paz, pero sin gremiales vendiendo por las calles cual se propuso nuestro alcalde Juan Del Granado.

Como el Rocha River me gusta más que el río Choqueyapu porque aquél huele mejor, logré que el Rocha cruzara por mi Belén propio, y próximo a un Nevado que podría ser el Illimani puse una réplica del Cristo de la Concordia en cuya base un llokalla había pintado la siguiente inscripción “Biba el Bombón sin persecución”.

Construido mi Belén con cholitas junto a una chichería en cuya puerta pendía una banderita blanca y un letrero que decía “Aquí hay chicha buena”, me dediqué a armar un pesebre en cuyo portal nacería mi Niñito Jesús, ante la mirada asombrada de San José y la Virgen María.

Todo marchaba a la perfección, cuando uno de mis nietos me dijo muy preocupado: “Entre los juguetes que rodean al Niñito Dios están sólo algunas ovejitas y una vaquita, pero no hay ningún burrito como en las estampas clásicas”.

Mi imaginación funcionó, e inmediatamente mandé a comprar burritos de la feria Navideña y les pegamos unas etiquetas con sus apellidos tomados caprichosamente de la lista de diputados que formarán la Asamblea Legislativa Plurinacional que tendrá una mayoría aplastante del Movimiento Al Socialismo (MAS). Entre las ovejitas hay figuras que representan dóciles ciudadanos de La Paz, Oruro y Potosí que votaron por consigna hace días. Mi Belén y Pesebre quedaron maravillosos.

Cuando quisieron imponerme la tarea de levantar un arbolito en otra esquina del living me negué en redondo dejando esa obligación a mis hijos y nietos, mientras yo fumaba un cigarrillo cómodamente apoltronado en un sofá. De pronto escuché entre la chiquillería una voz que decía: “Ahora sólo faltan los regalos y algunas bolitas que adornen el árbol, mientras uno de mis nietos le contestaba: “No te preocupes de eso porque el abuelo pondrá los regalos y las bolas de adorno”. Con eso contribuimos los viejos al árbol de Navidad.

Calentamiento global en Bolivia



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 20 de diciembre de 2009

M
ientras el presidente Evo luchaba como un león en la fría ciudad de Copenhague
(Dinamarca), aquí en Chuquiago Marca sufríamos calladamente los efectos del calentamiento global que golpea al país desde hace muchos años y que causó muchas bajas de personajes muy conocidos como Goni Sánchez de Lozada, Carlos Mesa Gisbert, el “Mallku” Felipe Quispe Huanca, Román Loayza, Santos Ramírez, Leopoldo Fernández y otros.

No cabe duda que los países atrasados y pobres como Bolivia, Cuba, Sudán y algunos más resultamos los más perjudicados por el cambio climático que se opera en el planeta, pues los pobladores de Sudán la pasan sudando casi tanto como los bolivianos en todo el territorio nacional.

Estas ideas originales me las sugirió mi tía Encarna, quien vino desde Cochabamba para dialogar conmigo acerca del calentamiento global de los bolivianos acentuado este último tiempo por referendos amañados, elecciones presidenciales y los próximos comicios para gobernadores y alcaldes.

“Estoy más caliente que una chola multada”, me dijo mi virtuosa pariente al llegar a mi casa, despojándose de su abrigo y su vestido, quedándose en enaguas y pidiéndome un abanico para agitarlo sobre su envejecido cuerpecito. Le pregunté si todo era por el calentamiento global y me dijo: “Están persiguiendo por aire, mar y tierra a Manfred Reyes Villa y no pararán hasta meterlo en la cárcel y quitarle su casa y todo lo que tiene”. Quise explicarle que la política en Bolivia fue siempre así, pero mi pariente gritando me dijo: “¡Es el calentamiento global registrado en Cochabamba!”. Sudorosa, me pidió que cerrara mis ojos por unos instantes y cerré mis chaskañawis, pero pude ver que mi pobre tía se echaba unos hielos en su pechonalidad, para darme luego mayores informaciones.

Me contó la ocupación de tierras pertenecientes a la familia Marinkovic, procedimiento que continuará con otras propiedades de la misma familia. Según mi tía, el calentamiento global se agudizará en Santa Cruz, pues los ojos oficialistas no sólo buscan a Marinkovic que está prófugo, sino a otros hombres importantes. “No tienen toda la culpa los perseguidores y yo creo que el culpable de todo lo que pasa y pasará en tiempos venideros es el calentamiento global que se apoderó de muchos bolivianos”.

Como mi tía se encontraba tan “caliente", término que utilizamos hasta los cholos de las zonas frías, empezó a hacer un estriptis en mi delante, mientras yo le imploraba que detuviera su acción, pero ella no me hizo caso. Tarareando la música de un foxtrot lento comenzó a despojarse de sus sostenes, poniendo al descubierto sus flácidos ñuñus; luego se quitó una de sus enaguas y después la otra que había sido de lana. Pensé que allí se detendría pero continuó hasta el final, aunque yo cerré los ojos.

Cuando los abrí y contemplé su triste aunque calurosa estampa ella comenzó a despojarse de sus dientes y muelas postizas y los arrojó al aire acompasadamente. Mi pobre tía, víctima inocente del calentamiento global que se registra en el país.

El avión presidencial



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 19 de diciembre de 2009

Se informó en días pasados que llegó a nuestro país una misión rusa para ultimar negociaciones acerca de la adquisición de un nuevo avión para el presidente Evo. Como no se dio ninguna información adicional al respecto, no me quedó más remedio que recurrir a mis amigos yatiris Calimán y Titirico, que dicen ser asesores del presidente Evo, del canciller de piedra David Choquehuanca y del ministro de Defensa, el general, doctor y santo Walker San Miguel.

Aquella tarde yo vendía juguetes navideños y ropa usada en una de las calles de la Ceja de El Alto y me iba re-bien, cuando vi pasar a mis amigos yatiris gordos y lustrosos, mostrando al viento sus rostros felices y sonrientes, lo que me permitió apreciar por vez primera algunas piezas dentales de oro, metal que ha subido tanto de precio que hoy podremos cuantificar la riqueza de nuestros cholos y cholas contándoles los dientes áureos sin tener que romper ningún secreto bancario, como lo anuncian algunos gobernantes.

Les pedí una audiencia y los brujos aymaras consultaron sus agendas y me la señalaron a las doce de la noche en su oficina nocturna que funciona en el naiclú Malena, antes del primer show. Estuve puntual y conversamos sobre los rusos que llegaron para asegurar la venta de un avión presidencial fabricado en Rusia sólo a pedido de magnates, jeques, árabes, monarcas y presidentes africanos y sudamericanos.

Enseñándome sus dientes de oro con ostentación e impudicia, el yatiri Calimán Magnani (antes era Mamani) me dijo haber conversado con uno de los rusos que había llegado y cuyo apellido no recordaba bien, pues todos sólo le llamaban Papuchovski.

Tales palabras fueron corroboradas por el yatiri Titirico, quien me dijo: “Papuchovski me describió que el nuevo avión presidencial tendría capacidad para 40 pasajeros gordos, lo que le permitiría al presidente Evo realizar reuniones de gabinete en pleno vuelo entre Caracas y Sídney (Australia). Luego, él y sus acompañantes podrían disfrutar de cómodas literas para dormir entre Sídney y Nicaragua”.

Me quedé con la boca abierta ante esa revelación y aproveché para preguntar a Calimán acerca de las comidas que podrían ofrecerse a los distinguidos pasajeros del avión presidencial, a lo que respondió el brujo aymara: “Toda clase de comidas, desde el uallake (sopa de pescado lacustre que le encanta al presidente Evo) hasta el estrogonov, delicatessen ruso que le chifla a Choquehuanca, pasando por el sillpanchu, la jakonta y fricasé”.

Pregunté acerca del costo que tendría ese “chiche” de avioncito y me respondió Calimán: “El precio es de 30 millones de dólares, pero ten en cuenta que será al fiado y el precio del avión estará incluido en un crédito de 100 millones de dólares que nos prestará generosamente Rusia para que también le compremos armamento para una anunciada guerra contra el Imperio”.

Le pregunté cómo sería llamado el nuevo avión y un yatiri me dijo que aún no se había decidido. Modestamente le propuse que fuera bautizado con el nombre de Atahuallpa Junior.

¿Un Vietnam en Bolivia?



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 18 de diciembre de 2009

El presidente Evo, que en días pasados se hallaba en La Habana en otra Cumbre del Alba (Alianza Bolivariana para las Américas), dijo en su último discurso que deberíamos estar preparados para una guerra contra Estados Unidos que sería un nuevo Vietnam donde el Imperio sería derrotado.

Yo que tomo en serio todas las palabras que pronuncia nuestro presidente me puse a temblar de miedo ante esa posibilidad catastrófica de tener que marchar a una guerra a mis 80 años luego de haberme “emboscado” hábilmente para no asistir a la guerra del Chaco, a la guerrilla de Ñancahuazú y a la “champa-guerra del agua en Cochabamba”. No le quise decir una sola palabra a mi esposa acerca de que yo podría ser reclutado para luchar contra Estados Unidos porque ella se pone muy nerviosa y comienza a llorar ante la posibilidad de convertirse en viuda de guerra, aunque alguna vez le dije que las viudas de guerra en Bolivia gozan de una pensión vitalicia.

Esa noche no pude dormir tratando de recordar los episodios más importantes de la Guerra de Vietnam pero tales hechos ya habían pasado al mundo del olvido, recordando sólo el heroísmo de los combatientes norteamericanos captado en muchas películas que hizo Hollywood y llegaron a nuestros cines. Esas imágenes aumentaron mi miedo y mi tembladera mientras esperaba una manifestación popular del Movimiento Al Socialismo (MAS) apoyando las palabras del presidente Evo y esperando también un pronunciamiento de nuestras gloriosas FFFAA y del Ministro de Defensa general doctor y santo Walker San Miguel.

Ante esa falta de apoyo, tuve que ir a buscar a mis amigos yatiris Calimán y Tiririco quienes seguían festejando el triunfo electoral de Evo en el naiclú “Malena” de la ciudad de El Alto, para que me proporcionaran mayores informaciones sobre el nuevo Vietnam pronosticado por el presidente Evo, quien también tiene algo de brujo aymara.

Mis amigos yatiris habían tomado en serio las palabras del presidente Evo en La Habana (Cuba), ante sus cumpas Raúl Castro, Chávez y el sandinista Ortega, expertos estrategas que hacen marchar sus tropas al compás del cha-cha-chá. El yatiri Calimán nos invitó a salir del naiclú e internarnos en las oscuras calles de El Alto y en medio de un frío horroroso sólo cortado por ráfagas de vientos andinos. Estábamos a punto de supichir de frío y nos digo Calimán: “Este altiplano será el nuevo Vietnam donde derrotaremos al Ejército más poderoso del mundo”.

Como todo parecía una joda, le dije al yatiri: “Esto no se parece a Vietnam en nada porque allí en la jungla vietnamita se mimetizaban los del lugar y diezmaban a los norteamericanos. Aquí no hay un solo árbol ni vegetación alguna. Aquí en el altiplano un solo tanque nos hace talco a todos los patriotas bolivianos”.

Como la visión nocturna de El Alto es deprimente pasadas las doce de la noche, volvimos al naiclú Malena e hicimos allí una trinchera para seguir hablando yemadas acerca de un nuevo Vietnam en la altipampa.

Salvajismo comparado



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 17 de diciembre de 2009

Mi tía Conchita me llamó desde Torrelodones (España), donde reside, y acudí presuroso a su llamada prenavideña con la ilusión de escuchar el anuncio de un regalo en moneda fuerte. La tía Conchita fue la única pariente de mi esposa que se opuso al matrimonio de su sobrina con un “indiano” que la llevaría a vivir a un remoto país de América del Sur donde —según ella— vestíamos plumas. Éste fue el diálogo entre la tía Conchita y el plumífero que soy yo.

—Hablas con tu tía Conchita y no se cómo nombrarte pues cuando te casaste en Madrid te llamabas Alfonso, luego te convertirse en Paulovich y supe que ahora te haces llamar Paulino Huanca para estar a tono con la realidad indígena de tu país.

—Hola, tía Conchita, gracias por llamarme en estos días prenavideños.

—Tengo un giro bancario para vosotros pero está a nombre de tu mujer, ¿podría hablar con ella…?

—No, tía Conchita, ahora está en Tarija, cerca de la frontera con Argentina donde actuará de contrabandista para adquirir regalos navideños mucho más baratos.

—¡Así que has convertido a mi sobrina en contrabandista! Eres un indiano desalmado y cruel.

—No, tía Conchita, aquí en Bolivia todos hacemos contrabando, hasta los ministros y sus esposas, algunas de las cuales viajan hasta Salta. una hermosa ciudad argentina. Todas las ciudades bolivianas están abarrotadas de prendas extranjeras llegadas al país vía contrabando.

—¡A qué país llevaste a mi sobrina! Acabo de saber por la televisión europea que en la región del Chapare lincharon a tres presuntos ladrones y los quemaron vivos luego de rociarlos con gasolina.

—Es verdad, tía Conchita, pero hechos parecidos o peores suceden en Irak o Afganistán, donde todos los días cargas explosivos terminan con las vidas de centenares de ciudadanos, mujeres y niños que acuden a mezquitas y mercados públicos.

—No desconozco la realidad cotidiana de los países que mencionaste, pero aquí en Europa, en España, vivimos en paz, como personas civilizadas, no linchamos a los presuntos ladrones, ni los quemamos vivos como ustedes.

—Pero hacen volar trenes como en Madrid y hacen volar parte de un aeropuerto como en Barajas.

—Bueno, sobrino Paulino Huanca, convengamos en que la humanidad está enferma, aunque nunca te perdonaré que convirtieras en contrabandista a mi sobrina y la enviaras a la frontera sur de tu folclórico país. ¡Pobrecita ella tan buena y tan dulce!

—Ella no es contrabandista y sólo adquiere juguetes y ropa de los contrabandistas, como hacemos casi todos los bolivianos.

—Es lo mismo, sobrino. Cuando ella retorne a La Paz dile que le envié una remesa importante en euros y que el cheque está girado a su nombre y que es intransferible, o sea que nadie podrá cobrarlo sino ella.

—Gracias, tía Conchita, porque toda su plata es también mía y todas mis deudas son también suyas.

¿Irán o Estados Unidos?



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 16 de diciembre de 2009

Las últimas elecciones presidenciales han causado una benéfica lesión cerebral en la parte sudoriental de mi pequeña y calenturienta masa cerebral convenciéndome de que es inútil y peligroso oponerme al gobierno del presidente Evo y de que por ese camino no llegaré jamás a ser funcionario de Aduanas ni Presidente de YPFB.

A partir de mi confesión pública de pasarme a las filas de admiradores de Evo, realizada 48 horas después de su reelección, las cholas me miran sonrientes, los policías y militares se cuadran al toparse conmigo y los originarios me dicen “jallalla, compañero Paulino Huanca”. Mi vida ha cambiado.

Por eso, cuando el otro día escuché a una chola en El Alto protestar contra la señora Hillary Clinton, secretaria de Estado norteamericana por manifestar su disgusto por la estrecha amistad que liga a Bolivia con la república islámica de Irán, me puse al lado de la cholita y le dije: “Tienes toda la razón, cholita, de protestar contra la gringa Clinton porque nuestra amistad con Irán es más antigua que con Estados Unidos y se remonta a los tiempos de Mahoma”, dato histórico que la cholita desconocía y yo también, reconociendo ambos que deberíamos escribir una Nueva Historia de Bolivia a partir desde el advenimiento de nuestro presidente Evo.

Como no puedo con mi carácter, invité a la cholita a una fricasería situada en las cercanías del naiclú Malena para invitarle un sabroso fricasé acompañado de unas cervecitas marca “Auténtica”, proposición que ella aceptó intuyendo mi inocencia. Ya en la mesa, ella alabó el sabor del manjar criollo y tuve que explicarle que el fricasé es un plato de origen francés y que en principio era un plato postnupcial que se servía a los recién casados luego de la noche de bodas y que hoy figura en los menús de los buenos hoteles europeos, aunque sus ingredientes y su preparación son diferentes. La cholita quedó asombrada de mi sabiduría culinaria y concluí mi perorata diciéndole suavemente: “Sabes, cholita, gran parte de nuestra cultura, así fuera culinaria, nos viene de Europa a través de España y otros países y de EEUU, un gran país, que fue conquistado por varios países europeos”.

A la tercera cervecita, la cholita me preguntó sin anestesia si yo prefería para Bolivia la amistad de Irán o la de EEUU, respondiéndole con mi habitual dulzura: “Sabes, cholita, yo prefiero la amistad de Irán porque con ese país del Medio Oriente nos unen grandes lazos históricos y culturales que todavía no hemos visto pues recién hace dos años mantenemos relaciones pero los iraníes aman a los bolivianos y nosotros a ellos. Da la casualidad de que Bolivia posee uranio y que Irán necesita de ese elemento para incrementar su industria nuclear, y también poseemos litio en Uyuni y Coipasa, pero todas esas cosas son majaderías”.

También le conté a la cholita que EEUU sigue siendo una gran potencia mundial y que ganó muchos premios Nobel en Medicina y otras ciencias, pero que —con el tiempo y las aguas— Irán ganará también Premio Nobel. Para que no se molesten Chávez y Evo Morales, prefiero nuestra amistad con Irán a nuestra amistad con EEUU, ¡kaj!, cholita.

La ilusión del aguinaldo



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 15 de diciembre de 2009

Mi tía Restituta viuda de Batistuta, noble viuda de un guerrero, es una cochabambina de corazón tierno que abandonó la Llajta hace 40 años cuando una chola de Quillacollo le dijo que no podía haber mujer decente cuyo nombre terminara en “uta”. Ofendida se marchó a Suecia, se casó con un valiente militar italiano de apellido Batistuta. Como les he relatado alguna vez, al morir Batistuta ella estableció en Estocolmo un empresa comercializadora de nabos con la razón social de Nabos Escandinavos con la que ganó mucho dinero, aunque no retornó jamás a Bolivia, una gran nación, y que por ella doy mi vida, también mi corazón, como dice la célebre cueca.

Al ver que todavía no había cobrado mi aguinaldo en el periódico, mi esposa tuvo que viajar a Tarija y luego a la frontera sur para adquirir alguna mecadería de contrabando para que yo pueda revenderla en las calles de La Paz como lo hacemos los gremiales de tradición.

Mientras tanto, recibí una llamada de mi tía Restituta, quien me anunció una excelente remesa de coronas suecas aprovechando el viaje de unos cochabambinos que retornaban a la ciudad del Rocha River para festejar la Navidad y el Año Nuevo. Fui a buscar a estos cochalas en el hotel Radisson y me entregaron honradamente el dinerito que me había enviado mi santa pariente cuyo nombre termina en “uta”.

El alma volvió a mi cuerpo y fui a cambiar las coronas suecas en pesos del Estado Plurinacional y Folclórico, antes República de Bolivia y comencé a gastarlos adquiriendo de mis colegas gremiales los motivos navideños para levantar un árbol de navidad en mi living y un pesebre para que naciera el Niño Jesús en mi propia casa, además de unos regalitos para mis nietos, uno de los cuales al ver mis obsequios dijo: “¡Uta, éste es un regalo que viene de la tía Restituta!”.

Fui a anunciar a mis amigos la llegada del remesa navideña de mi tía Restituta y para calmar su envidia hicimos unos brindis prenavideños. Al día siguiente comprobé que el aguinaldo navideño que con tanto sacrificio envió mi virtuosa tía casi se había esfumado, como todos los aguinaldos que recibimos los trabajadores en estos días. Como el ingenio de los bolivianos es inagotable para financiar estos fondos en épocas navideñas me dirigí a mi quiosco, donde vendí a buen precio unos cuantos “atados” de coca prensada a unos caseros que viven en el altiplano y pude recobrar el dinerillo gastado.

Menos mal que tengo mucha suerte y tengo muchas más tías no sólo en Europa sino dentro del territorio nacional que me enviarán obsequios muy parecidos al que me hizo mi tía Restituta y con ellos pasaré una buena Navidad y celebraré la llegada de un nuevo año.

Para que mis tías no se hagan los k’asas llamaré oportunamente a mis tías Conchitay Quiteria en España, a mi tía Von Karajan en Berlín, a mi tía Encarna en Cochabamba y a mi tía Semáforo en La Paz. Es que Dios no se olvida de sus ovejitas.

Socialismos serios y hualaychos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 13 de diciembre de 2009

En días de la próxima semana se realizará en La Habana (Cuba) una Reunión Cumbre de los países que conforman la Alianza Bolivariana (Alba), a la que pertenece Bolivia, y allí estará nuestro presidente Evo Morales. Esta importante noticia me fue comunicada por mis amigos yatiris Calimán y Titirico luego de haber cumplido con mi habitual seriedad de impartir mis clases de tango a mis discípulas de la alta sociedad alteña en el naiclú Malena.

Los yatiris, que insisten en que son asesores del presidente Evo y del canciller Choquehuanca, comenzaron recordándome que hace unos meses se realizó la última cumbre del Alba en Cochabamba y que fue bastante deslucida porque sólo asistieron los presidentes Chávez y Morales llegando a última hora el nicaragüense Ortega. Y me dijo Calimán: “La Cumbre de La Habana será mejor porque asistirán todos los presidentes del Alba y allí se definirá el Socialismo que se impondrá en todos los países del Alba”.

Los brujos aymaras me sorprendieron cuando me hablaron de Carlos Marx y Federico Engels y al tiro “chapé” que habían charlado antes con Alvarín García Linera, extremo que negaron, diciéndome Titirico: “Lo único que te digo, Paulino Huanca, es que Bolivia será socialista a partir del próximo año y más te vale que pongas tus barbas en remojo y también las de tu mujer”. Yo me calenté y le pedí al yatiri más respeto porque mi mujer no tiene barba ni yo porque soy lampiño, aunque no tanto como Evo.

Calimán salió en defensa de su jefe y me aseguró que no era obligatorio ser barbudo para ser socialista y que Evo impondría el socialismo en Bolivia aun siendo lampiño.

Los yatiris creyeron asustarme con esa amenaza de socialismo y les dije: “Muchachos, hay muchas clases de socialismo, hay un socialismo inteligente como el que se aplica en España y en algunos países escandinavos y, para no ir tan lejos, como el que se implantó en Chile, y hay otro socialismo hualaycho como el que posiblemente tratarán de imponer en Bolivia los gobernantes del MAS”.

Los yatiris se calentaron al escucharme hablar de un “socialismo hualaycho” al que no le tengo miedo y Calimán me retó a pelear: “¡Salgamos a la calle y allí te sacaré la contumelia por haber dicho que nuestros ideólogos son hualaychos!”. Le dije que en las calles alteñas hace mucho frío y que nos podríamos resfriar y que mejor sería dilucidar nuestras diferencias ideológicas agarrándonos a sopapos aquí mismo.

Mientras comenzaba a sacarme el abrigo, el sombrero, la bufanda y la chaqueta, las chicas del elenco estable me sujetaron con sus brazos y así evitaron que convirtiera al yatiri Calimán en el primer mártir del Socialismo Hualaycho Boliviano.

Esperemos la Cumbre del Alba que se realizará en La Habana, ¿nos llevará Evo hacia un Socialismo Inteligente o nos conducirá a un Socialismo Hualaycho…? Lea los próximos capítulos de esta apasionante serie.

Me encantan las elecciones



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sabado, 12 de diciembre de 2009

Aunque la crisis que vivimos y mi tradicional falta de dinero me hacen fruncir el ceño y rascar mis bolsillos hasta hacerles agujeros, mi convencimiento de que nuestro país es un chiste y de que nuestro presidente es “más mejor” que otros me lleva a sonreír en vez de ponerme a llorar.

Los últimos días, mientras muchos de mis compatriotas seguían con atención los cómputos oficiales de la última elección, yo paseaba por las calles y por mi casa fumando mi cigarrillo Derby y cantando un estribillo alegre que dice: “yo computo, tú computas, él computa, nosotros computamos y ellos también computan”, hasta que mi esposa se sorprendió de verme tan contento, preguntándome por la razón de mi alegría.

Echando una bocanada de humo al cielo como mi modesta contribución personal al calentamiento global de la tierra le dije: “Soy un hombre feliz porque la Corte Nacional Electoral aún no dio las cifras oficiales del resultado de las últimas elecciones y ya el presidente Evo está seleccionando sus candidatos masistas para las elecciones de abril del próximo año.

Ella me miró fijamente a los ojos pensando en que yo volvía a desvariar como otras veces y me preguntó las razones por las cuales yo me sentía tan feliz al saber de unas nuevas elecciones dentro de pocos meses sabiendo que todas las elecciones implican enfrentamientos de ideas, sentimientos, garrotazos y puñetazos, por no decir otras cosas peores.

¡Qué diferente es el pensamiento de una europea al de un cholito boliviano inocente y hermoso que vive feliz en medio de su tribu votando siempre y sabiendo que los organizadores siempre le harán fraude!

Respondí a mi esposa que las elecciones en Bolivia no implican enfrentamiento de ideas, razón por la que no hay debates, sino confrontación de sentimientos y un ejercicio generalmente muscular para acceder a cargos públicos bien remunerados.

Como vio que yo hablaba razonablemente, ella permaneció callada y aproveché de su silencio para continuar con mi perorata, diciéndole que me encantan las elecciones porque los candidatos se lucen formulando promesas de mejoramiento para el país, o los departamentos, o las ciudades y los pueblos, lo cual me gusta mucho, aunque sé que la mayoría nos prometen maravillas basados en ese adagio criollo que dice “Prometer hasta meter y después de metido nada de lo prometido”, sabio pensamiento cholo que se aplica en el amor y en la política.

Para completar mi argumentación, agregué: Además las épocas electorales dan trabajo y dinero a mucha gente, comenzando por citar a los fabricantes de discursos de izquierda o de derecha como yo; también cité entre los favorecidos a los periódicos, las radios y los canales de televisión, para continuar mencionando a los imprenteros, a los fabricantes de poleras, pantalones, calzoncillos y otras prendas íntimas con los colores y lemas de cada partido.

Por eso y muchas cosas más, me encantan las elecciones.

Reunión en el Titicaca Lake



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 11 de diciembre de 2009

Tuve que esperar varios días para conversar con mis amigos yatiris luego del abracadabrante,gigantesco y monumental triunfo electoral del presidente Evo, pues ellos festejaron tal hecho como un triunfo particular vaticinado por su ciencia esotérica. Luego se marcharon al Titicaca Lake para curar su ch’aqui que también fue metafísico, y también para decidir las primeras medidas del próximo gobierno.

Recién ayer pude dialogar con mis amigos yatiris Calimán y Titirico y los encontré atufados, lo que en buen castellano quiere decir “con tufo” y cuando quisieron abrazarme celebrando la victoria morrocotuda de Evo, los mantuve a una prudente distancia. Luego de invitarles un plato de “alka seltzer con mote” (nombre científico del fricasé), les pedí que me relataran la reunión en Huatajata, a orillas del lago sagrado de los Incas que según se dice es el lago más alto del mundo y el que lleva el nombre más cochino según sugieren sus dos últimas sílabas.

Pero dejemos a Calimán y a Titirico que nos relaten el desarrollo de esa reunión de petit comité que contó con la presencia de más de dos centenares de invitados entre ministros, viceministros, directores generales, senadores y diputados recién electos, más algunos aspirantes a candidatos del MAS en las próximas elecciones de prefectos, alcaldes y concejales. Sobre el número de asistentes al evento dijo el brujo aymara Calimán en su peculiar estilacho: “Yo no sé si seríamos cien, doscientos o trescientos los privilegiados, amigos intimeits del presidente Evo, sólo te puedo manifestar que “harto era la gente” dispuesto a colaborar con nuestro Capitán del siglo 21, pero puedo asegurarte que él estaba feliz y nosotros chochos de la vida.

Luego me habló Titirico: “Te juro por la Pachamama que fue emocionante la decisión unánime de los senadores y diputados cuando uno de ellos dijo que era una pichanga aprobar una ley para investigar la riqueza que aura tienen algunos malos bolivianos porque el secreto bancario será convertido en un coro polifónico, o sea que todos los bancos cantarán La Traviata bajo la batuta de nuestro director”.

Cuando pedí a los yatiris amigos que me contaran algo serio que hubieran tratado los asistentes a Huatajata prefirieron callar explicándome que esos asuntos son top secret y que nuestro pueblo los irá conociendo poco a poco y en forma dosificada. También quise saber si en la reunión se había dado lectura a algunos documentos importantes o mensajes de adhesión, respondiéndome Calimán que sólo recordaba haber escuchado un mensaje que envió desde Caracas el presidente Chávez y desde Quito el presidente ecuatoriano, señor Correa.

La verdad es que —según parece— muchos asistentes se encontraban fatigados por los festejos del domingo y lunes, aunque la brisa lacustre del Titicaca Lake los reanimó y les hizo prometer a Evo que estarán siempre a su lado luchando para que el futuro de nuestra patria sea mejor, al menos así me lo dijo el yatiri Calimán, a quien algunos llaman “el hombre increíble”.

Mi secreto bancario



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 10 de diciembre de 2009

La otra mañana, mi esposa y yo nos encontrábamos leyendo los periódicos en nuestro lecho conyugal cuando ella dio un grito y me dijo sobresaltada: “¡Una de las primeras medidas que dictará el nuevo gobierno del Evo será la de abolir el secreto bancario!", preguntándole de qué se alarmaba si estábamos echados sobre nuestro banco, o encima de nuestro colchón, hoy conocido mundialmente como el Bolivian Colchón Bank.

Mis palabras no la tranquilizaron pues quiso saber si los investigadores financieros del Movimiento Al Socialismo podrían ingresar en nuestra alcoba matrimonial y proceder a despanzurrar nuestro colchón en busca de nuestros ahorros. Le negué tal posibilidad pues tendrían que hacer lo mismo y con mayor razón con las cholas de todo el país que guardan su dinero en sus colchones. La española me dio un casto beso en la oreja y alabó mi sabiduría financiera, agradeciéndole con una venia cortés aprendida de una cortesana muy adinerada que conocí en mi juventud.

Meditando sobre el secreto bancario, mi esposa dedujo que los genios políticos y financieros del MAS parece que quisieran saber los nombres de las personas que tienen plata en nuestro país, pero olvidan que esos recursos no se encuentran en los bancos, sino en sus k’epis escondidos bajo sus camas o en sus roperos, o en sus bacinicas forradas en plástico y enterradas en sus propiedades urbanas, semiurbanas o rurales, o metidas en grandes tinajas que un día fueron de chicha.

Ella que es muy perspicaz me preguntó: “¿Dónde guardan su plata las contrabandistas millonarias?”. En ningún banco del país, pues posiblemente se encuentren depositados en bancos de Chile, Perú, Argentina y Estados Unidos. Me preguntó mi opinión al respecto y le dije cual si fuera un Chicago Boy: “Hacen bien, sobre todo ahora que sabemos que el gobernante de Venezuela, Chávez, acaba de arremeter contra varias entidades bancarias en su país, lo que me obliga a parafrasear un refrán viejo y decir ahora: ‘Si las barbas de los venezolanos las ves cortar pon tu barba boliviana a remojar’”.

Poniéndonos más leves en nuestro tema del secreto bancario, mi esposa me preguntó: “¿No has escuchado hablar de la creación de un banco que podría llamarse Banco Cocalero de Bolivia?”. Le respondí negativamente, pero me pareció una gran idea porque tendría un capital inicial muy superior al actual capital de varios bancos locales. ¿Por qué no fundar un Banco Cocalero de Bolivia, si antes tuvimos un Banco Minero que lamentablemente desapareció? Un buen Banco Cocalero podría adquirir por lo menos una parte de la producción de cocaína para luego comercializarla. Y allí, a sus bóvedas blancas, podría ser depositada toda la cocaína que es descubierta por las autoridades de la FELCN.

Cansados de debatir sobre asuntos tan serios, volvimos a echar otro sueñito hasta el mediodía.

Llegan las facturas a Evo



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 9 de diciembre de 2009

Ayer salí muy temprano de mi casa con el propósito de dirigirme al Palacio de Gobierno y felicitar al presidente Evo por su triunfo electoral del domingo, noble motivo que no debe ser atribuido a ningún género de llunk’erío, porque he leído en los mejores periódicos del mundo que así actúan siempre los adversarios políticos perdidosos con el candidato triunfador.

Sin embargo, no lo entendieron así los custodios del Palacio, pues me negaron el ingreso, ordenándome que hiciera cola en una larga fila que comenzaba en la misma puerta principal, llegaba a la esquina de la plaza Murillo con la calle Socabaya, bajaba hasta la calle Potosí, doblada por la Yanacocha, para concluir en la calle Comercio. Mientras trataba de encontrar el último puesto de la cola, varias veces tuve que escuchar los gritos de “haga cola”, “respete la cola”, “afuera, periodista colador” y otros peores que me decían “verruga endiablada”, “cachorro de la Rosca”, “neoliberal” y otros epítetos irreproducibles.

Cuando ya me encontraba en la fila pregunté a los más próximos si alguno llevaba flores o caramelos para felicitar al presidente Evo por su triunfo electoral, pero uno a uno me fueron contestando que no iban a felicitar al Mandatario reelecto, sino a entregarle facturas por servicios prestados en su campaña y que iban por la entrega de banderas del MAS, poleras masculinas y femeninas, calzoncillos de la victoria, agendas grandes para hombres, pequeñas para mujeres, almanaques con la figura de Santos Ramírez y otros mártires masistas y pantalones marca Evo, de larga duración. Todos estos artículos habían sido repartidos en todo el territorio nacional durante la campaña electoral que llevó al triunfo del binomio Evo-Alvarín.

Cuando me convencí de que todos portaban facturas por cobrar y que yo hacía cola en una fila equivocada, quise volver a la puerta para protestar porque lo que yo quería era felicitar al presidente Evo por su triunfo, pero preferí seguir conversando con otros cobradores. Me acerqué a un señor con sombrero negro que resultó ser un representante del Prefecto de Oruro, quien me dijo con gesto serio: “Yo no vengo a cobrar por ninguna mercadería, sino por el hecho de que Oruro le dio la votación más grande a Evo. Ahora nos tiene que pagar con un tren-bala La Paz-Oruro, un puerto seco y una carretera pavimentada de ocho vías Oruro-La Paz, porque toda promesa es deuda”. Ésa era otra clase de factura, pero factura de todas maneras.

Algo parecido me contó un campesino que hacía fila india: “Yo he movido a todo el campesinado de Pichiloma y he ingresado con cada uno de los votantes al cuarto donde estaba la urna para comprobar que todos y cada uno votaran por nuestro jefe Evo. Yo quiero que el jefe me conozca y me pague lo que hice por él con un modesto cargo en cualquier aduana, mejor si es la de Robaré”.

Así me enteré de algunas cosas, aunque no pude lograr mi noble propósito: “Felicitar al presidente Evo por su nuevo triunfo”.

Siempre fui evista



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 8 de diciembre de 2009

Después del convincente triunfo del presidente Evo en las urnas, salí muy ufano a las calles, y no faltaron algunos atrevidos que desconociendo la conducta de muchísimos bolivianos me preguntaron en son de mofa: “¿y ahora qué dices?”, a lo que respondí como buen cholo que soy: “Yo siempre fui evista y juro por Dios que mi voto fue por él”.

La primera llamada telefónica que recibí fue de mi tía cochabambina que vive en Berlín (Alemania).

—¿Podría comunicagme con mi sobrino von Paulus?

—Es imposible, señora, porque está en el baño y nos ha dado órdenes de no interrumpirlo durante una semana.

—Dígale que le llama la señoga frau Clothilde von Karajan Quiroga.

—¡Tía Clothilde! Sabía que tú me llamarías desde Berlín para darme los primeros resultados oficiales de las elecciones presidenciales en Bolivia porque las informaciones de la televisión alemana son rápidas y serias. Viva la Deutsche… no sé qué…

—Me imagino que estagás muy preocupado con los resultados electorales del domingo…

—Al contrario, tía Von Karajan, me encuentro muy contento con el triunfo del presidente Evo porque yo siempre fui “evista” y pronostiqué su victoria desde un principio, y voté por él dos veces, por miedo a que se pierda mi primer voto.

—¿Tú siempre fuiste evista…? ¿Pog qué no te vas al kagajo, con pegdón de mi ilustre apellido alemán.

—¡Yo siempe fui evista desde el comienzo de la historia humana, ¿o crees que alguna vez pude ser adanista? Eva fue la bella, la imaginativa, la gustosa, la seductora y Adán fue siempre medio gil sin iniciativa.

—No te hablo de Eva, la primega mujeg, sino de Evo.

—Yo siempre fui evista, lo que pasa es que muchos lectores no me entienden, y ahora estoy más evista que antes porque ha ganado todo el Poder. Lo que pasa es que mi esposa no lo quiere porque ella es española pero yo siempre lo defendí ante ella porque yo soy un cholo pacebambino y Evo es un cholo orureño.

—No me convences, sobrino.

—Así es, tía querida, tienes que creerme, y tienen que creerme mis lectores porque a partir de mañana se comenzarán a elaborar en el Movimiento (MAS) las listas de candidatos para prefectos y alcaldes y también para nuevos ministros del Evo, y yo podría estar “dentrando” en alguna de aquéllas que podría mejorar mi futuro y el de mi familia de la cual formas parte.

—No me paguece, sobrino, y es pogque todavía no entiendo a todos esos compatriotas nuestros que cambian de camiseta cada vez, como tú lo estás haciendo ahoga.

—Yo no cambio, tía, los que cambian son ellos…

—Está bien, sobrino, yo ega Quigoga ahoga soy Von Karajan. Tú eras von Paulus ahoga egues Paulino Huanca.

Hoy: La gran mamada



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 6 de diciembre de 2009

Anoche me acosté muy temprano no sin antes rezar mis oraciones de la noche y hacer pipí, ocupando el tercio de la superficie de mi lecho conyugal y cediendo los otros dos tercios del camastro a mi esposa, con quien pactamos no hablar sobre política para evitar influencias en nuestros votos que deben ser libres y secretos. Luego de darle un casto beso en la oreja, me dormí en posición antiaérea soñando en lo que podría ser mi participación en el acto electoral.

Llegué al recinto señalado por la Corte Electoral y creí haberme equivocado porque aquello parecía más una feria gastronómica que un colegio electoral donde los ciudadanos decidiríamos con nuestro voto el futuro del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico (antes República de Bolivia). Antes de elegir a los gobernantes de mi país debería elegir entre diversas salteñas, fricasé, un delicioso chicharrón con mote, o una jak’onta (plato paceño próximo a extinguirse). Empecé por la jak’onta, seguí con un fricasé, para continuar con un chicharrón y culminar con una salteña tucumana.

Mientras hacía cola para votar sorbí un helado de canela y cuando me aprestaba a beber un vaso de mok’ochinchi, una señora, luego de fijar sus ojos en mi rostro, dijo asustada a su compañero: “¡Romualdo, Romualdo, mira a este caballero, tiene cara de teta!".

No me incomodé ante la observación de la señora y mirando desafiante a las personas que me miraban les dije: “Tengo el orgullo de tener cara de teta y ustedes también la tienen igualita pero no se han dado cuenta aún cuando hoy es el día de la Gran Mamada. Mi plácido sueño continuó así: Entonces, empecé a sacar de una bolsa decenas de sujetadores que algunos llaman sostenes y los más finolis dicen soutien-gorge para que todos los votantes se cubrieran los rostros en actitud pública y al mismo tiempo cívica.

Al ver este reparto generoso de sostenes, llegó una autoridad electoral acompañada por un jach’u y me dijo: “Sepa usted que está prohibido repartir propaganda electoral en este sagrado recinto”, a lo que repuse prestamente: “Los sostenes no son propaganda electoral pues en todo caso serían propaganda pectoral”. De todas formas me llevaron arrestado a una comisaría.

Salí a las pocas horas y volví al recinto electoral para depositar mi sagrado voto, pero la Presidenta de mi mesa me dijo: “Ha llegado usted tarde, caballero Teta, porque ya hemos hecho el escrutinio de esta mesa y el acta ha sido llevada a la Corte Departamental Electoral”. Quise protestar porque fui víctima de un atropello por el delito de regalar sostenes a todos los ciudadanos que tienen cara de teta, pero ese momento escuché que un masista gritaba: “¡Hemos ganado por más de un millón de votos!".

Ese momento desperté de mi sueño (o de mi pesadilla) y mi buena esposa me dijo: “¡Pobrecito, cholito mío! Menos mal que has despertado a tiempo para que acudamos a la votación que será una verdadera fiesta democrática ‘a la boliviana’”.

Un mes complicado



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 5 de diciembre de 2009

Estamos en la víspera de “La Gran Mamada” un show espectacular que se estrenará mañana en todas las ciudades y pueblos de Bolivia y en algunos del exterior, como es natural existe un gran nerviosismo entre los actores y actrices y el Director de la comedia electoral ha ordenado que hoy permanezcamos en nuestras casitas descansando para estar mañana en buenas condiciones físicas y espirituales.

Al saber que hoy no se escuchará propaganda electoral ni se realizarán manifestaciones multitudinarias con ruidosos altavoces, preparé mi alcoba conyugal para realizar una profunda meditación sobre el significado de las elecciones de mañana. Previamente arranqué un afiche del artista español Antonio Banderas que mi esposa había colocado al frente de su cabecera y ella arrancó una foto en colores de Shakira que estaba colocada por mí al frente de mi cabecera. En lugar de las fotos de nuestros ídolos pusimos las fotografías de Evo Morales, Manfred Reyes Villa, Samuel Doria Medina y Román Loayza. Bajamos las persianas y cerramos las cortinas para aislarnos del mundo exterior y coloqué un reclinatorio doble para rezarle a nuestro Dios y pedirle por nuestra patria, aunque mi esposa me dijo con talante español, “esto no lo arregla ni Dios”, pellizcándole una nalga para que no dijera irreverencias.

Le pedí a mi esposa que cerrara los ojos para concentrarse mejor y ella se negó a hacerlo porque prefería tenerlos clavados en fotos de Evo Morales y Manfred Reyes Villa, que para ella sigue siendo el “Bombón”.

Acordándome de los tiempos cuando meditaba leyendo el libro de Kempis Imitación de Cristo, dije con voz profunda: “Medita alma mía en la brevedad de nuestras vidas…”, pero mi esposa me interrumpió para preguntarme “¿este Kempis del que hablas habrá sido pariente de nuestro amigo Manfredo Kempff Suárez?”, pidiéndole que se callara porque fastidiaba nuestra meditación. Ella me dijo que no se callaría porque acababa de enterarse por la prensa de que el presidente Evo Morales había tenido un hijo de 15 años con una señora Peredo, el cual reclamaba ayuda de su padre, quien le habría respondido que no tenía dinero para hacerlo.

Me levanté del reclinatorio y le dije a la hispanoparlante que era imposible meditar y comunicarse con Dios hablando de cosas y problemas terrestres. Cerré el libro de Kempis, le puse el Rosario de mi madre que alguien me devolvió como si fuera un collar y trasladé mi reclinatorio a mi escritorio, llevándome también las fotografías de los cuatro candidatos a la Presidencia de la República.

Allí me encerré solito para meditar sobre la importancia de mi voto que depositaré mañana.

Volví a comenzar mi reflexión diciendo “Medita alma mía…” cuando mi esposa desde el pasillo me gritó a través de la puerta: “¡Cholito mío, acaban de decirme mis amigas por teléfono que el Evo ya tiene ganadas las elecciones de mañana y que les parece ocioso el que ahora estés meditando sobre la importancia de tu voto!”.

Una medida anticuada



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 4 de diciembre de 2009

Anoche mis amigos yatiris me invitaron a celebrar por anticipado el triunfo electoral de su jefe Evo Morales en el naiclú Malena de la ciudad de El Alto y, naturalmente, rechacé el convite manifestándoles que mi voto ya estaba comprometido con otro candidato cuyo nombre no podía revelar porque es secreto. Sin embargo, como yo resisto todo, menos las tentaciones, asistí al festejo siempre que éste fuera pagado con dinero del Estado a cuyo Tesoro contribuyo con mis impuestos. Me aseguraron que así sería.

Comprobé que la fiesta sería pagada con dinero estatal porque el whisky me pareció más rico que cuando lo pago yo, y el entusiasmo de los yatiris y las chicas del elenco estable fue in crescendo a medida que transcurría el tiempo hasta que al llegar las doce de la noche un empleado malencarado de la Prefectura de La Paz leyó en voz alta una antigualla llamada “auto de buen gobierno”, donde entre otras cosas se prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas 48 horas antes del acto electoral del domingo, y un comedido funcionario público cortó la corriente eléctrica, cundiendo el pánico entre los asistentes al naiclú; las mujeres gritaban al sentirse manoseadas, mientras mis amigos yatiris protegían sus maletines con dinero que antes había pertenecido al Estado.

Un gordimoreno que antes había sido sacristán en el templo de Calamarca encendió velas en cada una de las mesas y nos sirvieron refrescos y un delicioso mok"ochinchi para dar cumplimiento al auto de buen gobierno, un auto pasado de moda proveniente de la época colonial.

El yatiri Titirico, haciendo cálculos con sus dedos, me dijo que la prohibición de consumir bebidas alcohólicas habla de 48 horas antes de votar y que fue aplicada anticipadamente, sorbiendo con asco y placer otro vaso de mok’ochinchi.

En medio de la protesta generalizada se escuchó la voz del yatiri Empédocles, quien nos dijo: “Antes de votar, un delegado de la Corte Electoral debería invitar un chuflay al ciudadano votante porque el pisco aclara la mente, disipa el temor por los enemigos y vuelve justiciero a quien lo prueba; nuestros compatriotas votarían mejor con un chuflay entre pecho y espalda desoyendo la propaganda oficial”.

Una de las chicas del elenco estable del “Malena” protestó por la prohibición del tránsito libre de vehículos particulares y de alquiler, mientras buses y camiones de los ministerios y prefecturas trasladan contingentes de votantes de pueblo en pueblo y también entre ciudades luciendo banderas y colores de los candidatos del oficialismo. Al escuchar esa acusación, varios ciudadanos ofrecieron sus vehículos particulares para trasladar a la ciudadana a su domicilio.

Para que vean que no miento ni exagero, yo también protesté contra tales medidas tan anticuadas y tan antipáticas, subrayando que un voto con chuflay es más sincero, inteligente y patriótico, y que tal prohibición sólo es la culpa de todas las malas elecciones.

Sin secretos bancarios



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 3 de diciembre de 2009

Las declaraciones casi simultáneas del presidente Evo y del vicepresidente Alvarín acerca de sus dinerillos ahorrados a lo largo de sus carreras políticas han conmovido a muchos y sorprendido a unos pocos incrédulos. Tal hecho provocó un severo interrogatorio al que me sometió mi esposa para que yo también procediera a revelarle mis secretos bancarios, para demostrarle mi honradez conyugal.

Seguro de mi limpieza de conciencia en esa materia, lo primero que hice fue sacar los bolsillos de mi pantalón y mostrarlos a la señora para que comprobara que estaban completamente vacíos, aunque uno de ellos contenía aún algunos residuos de marraqueta, porque cuando escribo suelo comer pan, y el otro bolsillo tenía un agujero de tamaño regular, porque cuando escribo me encanta rascarme de rato en rato mis dindirindongos.

Convencida de que en mis bolsillos no guardo ningún dinero, procedió a coser mi bolsillo roto para impedir mis cotidianos ejercicios de “rasquetbol”, que es mi deporte preferido y también es pasión de multitudes en Bolivia y el mundo.

Continuando con su interrogatorio, me preguntó si tenía algún dinero depositado en la banca local, respondiéndole que solamente tenía algún dinerillo en el National Colchón Bank y que perteneciendo a los dos, ella guardaba la única llave del candado ubicado exactamente en el sitio que corresponde a sus pies, lo cual impide cualquier egreso nocturno mientras ella duerme.

Le pregunté a la cuidadosa depositaria de nuestros recursos si quería constatar el saldo de nuestro dinero, pero ella me manifestó que no era necesario porque había procedido a recontarlo esta mañana, mientras yo me afeitaba en el cuarto de baño.

Acto seguido me dijo: “No es posible que sólo tengas ese dinero, yo barrunto que tu plata la guarda alguna chola o varias cholas, las que hacen negocios por tu cuenta, y que las utilidades están depositadas en bancos del exterior a nombre de ellas”.

Le juré a la española no tener en la actualidad ninguna chola que hiciera negocios con mi plata, pero ella no me creyó y me prometió averiguar si mi comadre Macacha tenía depósitos en bancos suizos y que si lo comprobaba hablaría con el juez español Baltasar Garzón, que ahora persigue a la viuda del general Pinochet.

Le dije que averiguase lo que quisiera porque tengo mi conciencia tranquila y que no me asusta si se elimina en nuestro país el secreto bancario, como podría suceder.

Ese momento fui llamado por mis compañeros gremiales para continuar nuestra lucha para seguir vendiendo nuestra mercadería navideña en las calles del centro de La Paz y en todas las calles de la urbe, y tuve que despedirme de mi esposa, quien continuó cavilando acerca de la verdad de mis ahorros, pues a tiempo de despedirme con un beso me dijo: “Si hay una cosa imposible de ocultar en Bolivia es tener plata…”.

Experto en manifestaciones



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 2 de diciembre de 2009

Pocas personas en nuestro país deben de contar con la experiencia que tengo en manifestaciones, marchas y concentraciones políticas conseguida a lo largo de mis 82 pirulos de vida y mi temprano comienzo en esa actividad callejera y caminera, pues a mis cinco años, cuando era guagua, asistí a mi primera manifestación pública en la plaza 14 de Septiembre protestando contra el armisticio con los paraguayos y sin saber lo que significaba la palabra armisticio.

Ese mi largo ejercicio al cabo de ocho décadas fue relatado con pelos, señales y alguna que otra cicatriz en una de mis nalgas, cuando participé en la lucha que libraron los alteños para derrocar al presidente Goni en las heroicas jornadas del famoso “octubre negro”, ante mis boquiabiertos amigos los yatiris Titirico y Calimán la semana pasada en una sesión nocturna que celebramos en el naiclú Malena de la ciudad de El Alto, luego de que los brujos me contaron que los organismos electorales del Gobierno les habían encomendado organizar la manifestación masiva que se realizó el domingo pasado y que concluyó en la calle 15 de Calacoto.

Con mi vasta experiencia, dije a mis amigos yatiris: “Lo primero que tenemos que hacer los organizadores es conocer cuánta plata hay para organizar la marcha”. Ellos se miraron y Calimán me dijo: “Nos han dicho que no nos preocupemos por la plata porque tendremos toda la plata del mundo”. Experimentado como soy, y a la vez astuto, le dije al yatiri: “No me vengas con fantasías, dime cuánto dinero hay para la marcha, cuánto colque, y su equivalente en dólares, y sobre todo si es dinero de ‘libre disponibilidad’”.

Como no había forma de conseguir que me dijesen la cantidad, les pregunté si sus jefes electorales sabían cuánta plata hay que calcular por cada manifestante. Respondiendo Titirico en forma negativa.

Para evitar conflictos entre los tres, les dije: “Miren, hermanitos, de la plata que reciban ustedes, separamos el diez por ciento para repartirlo entre nosotros tres”. Calimán hizo los cálculos y nos propuso el quince por ciento para que trabajemos con mayor entusiasmo, lo cual fue aprobado por unanimidad.

Nos organizamos inmediatamente, pues los yatiris se comunicaron con sus amigos ministros y viceministros para obligar al personal de cada ministerio su asistencia al acto electoral proclamando al Evo y al Alvarín en la zona Sur de la ciudad de La Paz. Hicimos cálculos y Calimán dijo: “Será una manifestación extraordinaria y entusiasta”.

Como viejo lobo de mar, dije a los yatiris: “La manifestación será masiva pero no entusiasta porque para que así lo sea se necesitarían mayores gastos de inversión, lo que disminuiría nuestra ganancia. Ustedes dirán qué prefieren”. Por unanimidad decidimos que la manifestación fuera numerosísima y masiva sin comprometernos a que fuera entusiasta y delirante. Así ha sido, así es y así será siempre.

Un mes complicado



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 1 de diciembre de 2009

Al iniciar el mes de diciembre comienzo a ponerme nervioso porque se aproxima la Navidad y todos me miran con cara de arbolito lleno de luces y con bolas de adorno; este año es peor que los otros porque el próximo domingo tendremos elecciones presidenciales y todos me miran como si yo tuviera cara de teta en la fiesta democrática de “la gran mamada”. La única persona que me hizo sonreír fue mi tía cochabambina que vive en Alemania, cuando llamó por teléfono desde Berlín.

—¿Podría comunicagme con mi sobrino Von Paulus?

—No puedo, señora, porque don Paulino está vendiendo “nacimientos”, panetones y juguetes en la calle Figueroa.

—¿Es que el Alcalde de La Paz no ha prohibido vendeg en las calles?

—Aquí llega don Paulino, señora, pero le advierto de que está de mal humor y tiene la cara de una chola multada.

—Sobrino queguido, hablas con tu tía Clothilde von Karajan Quiroga.

—Hola tía del Karajo, aquí me tienes broncando ante la llegada del mes de diciembre.

—Un hegmoso mes, sobrino, es el mes de la Navidad, cuando llega Jesús al mundo con su mensaje de paz y amog…

—Eso será en Alemania y en otros países, aquí estamos a una semana de las elecciones presidenciales y en las calles y plazas hay más imágenes del presidente Evo que del Niño Jesús.

—Pego me ha dicho tu lloq’alla que tú estás vendiendo nacimientos, imágenes del Niño y motivos navideños en la calle Figuegoa.

—¡Un momento, tía Clothilde, ése al que acabas de llamar lloq’alla es candidato a diputado, así que más respeto!

—Dile que me pegdone, es que desde Alemania todos los bolivianos me paguesen lloq’allas, hasta tú que egues mi sobrino.

—Está bien, tía von Karajan Quiroga, hoy no estoy para discutir yemadas porque mi principal problema es el económico.

—Pídele, pues, a tu mujer, tú mismo me dijiste una vez que “mujeg que no da plata a su maguido trae mala suegte”.

—Es que ella ya no vive en España para enviarme remesas mensuales.

—Entonces, préstate dinego de tu comadre Macacha.

—La noble Macacha lo haría pero quiere obligarme a que me inscriba en el partido del Evo.

—¿Y pog qué no te inscribes…?

—Ya es tarde, tía von Karajan Quiroga, ya están llenas las listas de senadores y diputados, de ministros y viceministros.

—¡Pobre sobrino mío! Veo que tu situación es angustiosa pues no podrás vender tu megcadeguía en la calle Figuegoa, tu mujeg ya no podrá mandagte remesas porque ahoga está en Bolivia, tu comadre Macacha ha cogtado su asistencia técnica y financiega, los masistas no te quieguen. Sólo te queda tu tía Clothilde von Karajan Quiroga, quien ahoga mismo te enviagá tu aguinaldo navideño

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure