La Noticia de Perfil™ •

Un decorador en apuros



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 22 de diciembre de 2009

Como muchos padres de familia, desde ayer me encuentro cumpliendo mi Servicio Navideño Obligatorio bajo las órdenes de mi Comandante, quien reasumió funciones luego de visitar el Sur del país. Su primera medida fue disponer mi arresto domiciliario hasta el 6 de enero con centinela a la vista.

Después me ordenó sacar de mi mesa del living las fotografías del presidente Evo y de su vice Alvarín pues en aquel espacio yo debería armar un Belén para que allí naciera la noche del jueves el Niño Jesús. Quise protestar aduciendo que se trataba de una labor muy fatigosa pero mi cónyuge me dijo: “Tú eres quien posee mayor experiencia en materia de pesebres pues cuando eras muy joven un adversario tuyo dijo que ‘merecías ser condenado a pesebre perpetuo’”, por lo que no me quedó más remedio que cumplir con la orden de armar un pesebre en un sitio preferente de mi living.

Como había visitado Belén hace uno 30 años, recordé el paisaje y armé un bonito tinglado con estrellas cercanas a los cerros, más o menos como en La Paz, pero sin gremiales vendiendo por las calles cual se propuso nuestro alcalde Juan Del Granado.

Como el Rocha River me gusta más que el río Choqueyapu porque aquél huele mejor, logré que el Rocha cruzara por mi Belén propio, y próximo a un Nevado que podría ser el Illimani puse una réplica del Cristo de la Concordia en cuya base un llokalla había pintado la siguiente inscripción “Biba el Bombón sin persecución”.

Construido mi Belén con cholitas junto a una chichería en cuya puerta pendía una banderita blanca y un letrero que decía “Aquí hay chicha buena”, me dediqué a armar un pesebre en cuyo portal nacería mi Niñito Jesús, ante la mirada asombrada de San José y la Virgen María.

Todo marchaba a la perfección, cuando uno de mis nietos me dijo muy preocupado: “Entre los juguetes que rodean al Niñito Dios están sólo algunas ovejitas y una vaquita, pero no hay ningún burrito como en las estampas clásicas”.

Mi imaginación funcionó, e inmediatamente mandé a comprar burritos de la feria Navideña y les pegamos unas etiquetas con sus apellidos tomados caprichosamente de la lista de diputados que formarán la Asamblea Legislativa Plurinacional que tendrá una mayoría aplastante del Movimiento Al Socialismo (MAS). Entre las ovejitas hay figuras que representan dóciles ciudadanos de La Paz, Oruro y Potosí que votaron por consigna hace días. Mi Belén y Pesebre quedaron maravillosos.

Cuando quisieron imponerme la tarea de levantar un arbolito en otra esquina del living me negué en redondo dejando esa obligación a mis hijos y nietos, mientras yo fumaba un cigarrillo cómodamente apoltronado en un sofá. De pronto escuché entre la chiquillería una voz que decía: “Ahora sólo faltan los regalos y algunas bolitas que adornen el árbol, mientras uno de mis nietos le contestaba: “No te preocupes de eso porque el abuelo pondrá los regalos y las bolas de adorno”. Con eso contribuimos los viejos al árbol de Navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure