La Noticia de Perfil™ •

Un mes complicado



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 5 de diciembre de 2009

Estamos en la víspera de “La Gran Mamada” un show espectacular que se estrenará mañana en todas las ciudades y pueblos de Bolivia y en algunos del exterior, como es natural existe un gran nerviosismo entre los actores y actrices y el Director de la comedia electoral ha ordenado que hoy permanezcamos en nuestras casitas descansando para estar mañana en buenas condiciones físicas y espirituales.

Al saber que hoy no se escuchará propaganda electoral ni se realizarán manifestaciones multitudinarias con ruidosos altavoces, preparé mi alcoba conyugal para realizar una profunda meditación sobre el significado de las elecciones de mañana. Previamente arranqué un afiche del artista español Antonio Banderas que mi esposa había colocado al frente de su cabecera y ella arrancó una foto en colores de Shakira que estaba colocada por mí al frente de mi cabecera. En lugar de las fotos de nuestros ídolos pusimos las fotografías de Evo Morales, Manfred Reyes Villa, Samuel Doria Medina y Román Loayza. Bajamos las persianas y cerramos las cortinas para aislarnos del mundo exterior y coloqué un reclinatorio doble para rezarle a nuestro Dios y pedirle por nuestra patria, aunque mi esposa me dijo con talante español, “esto no lo arregla ni Dios”, pellizcándole una nalga para que no dijera irreverencias.

Le pedí a mi esposa que cerrara los ojos para concentrarse mejor y ella se negó a hacerlo porque prefería tenerlos clavados en fotos de Evo Morales y Manfred Reyes Villa, que para ella sigue siendo el “Bombón”.

Acordándome de los tiempos cuando meditaba leyendo el libro de Kempis Imitación de Cristo, dije con voz profunda: “Medita alma mía en la brevedad de nuestras vidas…”, pero mi esposa me interrumpió para preguntarme “¿este Kempis del que hablas habrá sido pariente de nuestro amigo Manfredo Kempff Suárez?”, pidiéndole que se callara porque fastidiaba nuestra meditación. Ella me dijo que no se callaría porque acababa de enterarse por la prensa de que el presidente Evo Morales había tenido un hijo de 15 años con una señora Peredo, el cual reclamaba ayuda de su padre, quien le habría respondido que no tenía dinero para hacerlo.

Me levanté del reclinatorio y le dije a la hispanoparlante que era imposible meditar y comunicarse con Dios hablando de cosas y problemas terrestres. Cerré el libro de Kempis, le puse el Rosario de mi madre que alguien me devolvió como si fuera un collar y trasladé mi reclinatorio a mi escritorio, llevándome también las fotografías de los cuatro candidatos a la Presidencia de la República.

Allí me encerré solito para meditar sobre la importancia de mi voto que depositaré mañana.

Volví a comenzar mi reflexión diciendo “Medita alma mía…” cuando mi esposa desde el pasillo me gritó a través de la puerta: “¡Cholito mío, acaban de decirme mis amigas por teléfono que el Evo ya tiene ganadas las elecciones de mañana y que les parece ocioso el que ahora estés meditando sobre la importancia de tu voto!”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure