La Noticia de Perfil™ •

Sin secretos bancarios



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 3 de diciembre de 2009

Las declaraciones casi simultáneas del presidente Evo y del vicepresidente Alvarín acerca de sus dinerillos ahorrados a lo largo de sus carreras políticas han conmovido a muchos y sorprendido a unos pocos incrédulos. Tal hecho provocó un severo interrogatorio al que me sometió mi esposa para que yo también procediera a revelarle mis secretos bancarios, para demostrarle mi honradez conyugal.

Seguro de mi limpieza de conciencia en esa materia, lo primero que hice fue sacar los bolsillos de mi pantalón y mostrarlos a la señora para que comprobara que estaban completamente vacíos, aunque uno de ellos contenía aún algunos residuos de marraqueta, porque cuando escribo suelo comer pan, y el otro bolsillo tenía un agujero de tamaño regular, porque cuando escribo me encanta rascarme de rato en rato mis dindirindongos.

Convencida de que en mis bolsillos no guardo ningún dinero, procedió a coser mi bolsillo roto para impedir mis cotidianos ejercicios de “rasquetbol”, que es mi deporte preferido y también es pasión de multitudes en Bolivia y el mundo.

Continuando con su interrogatorio, me preguntó si tenía algún dinero depositado en la banca local, respondiéndole que solamente tenía algún dinerillo en el National Colchón Bank y que perteneciendo a los dos, ella guardaba la única llave del candado ubicado exactamente en el sitio que corresponde a sus pies, lo cual impide cualquier egreso nocturno mientras ella duerme.

Le pregunté a la cuidadosa depositaria de nuestros recursos si quería constatar el saldo de nuestro dinero, pero ella me manifestó que no era necesario porque había procedido a recontarlo esta mañana, mientras yo me afeitaba en el cuarto de baño.

Acto seguido me dijo: “No es posible que sólo tengas ese dinero, yo barrunto que tu plata la guarda alguna chola o varias cholas, las que hacen negocios por tu cuenta, y que las utilidades están depositadas en bancos del exterior a nombre de ellas”.

Le juré a la española no tener en la actualidad ninguna chola que hiciera negocios con mi plata, pero ella no me creyó y me prometió averiguar si mi comadre Macacha tenía depósitos en bancos suizos y que si lo comprobaba hablaría con el juez español Baltasar Garzón, que ahora persigue a la viuda del general Pinochet.

Le dije que averiguase lo que quisiera porque tengo mi conciencia tranquila y que no me asusta si se elimina en nuestro país el secreto bancario, como podría suceder.

Ese momento fui llamado por mis compañeros gremiales para continuar nuestra lucha para seguir vendiendo nuestra mercadería navideña en las calles del centro de La Paz y en todas las calles de la urbe, y tuve que despedirme de mi esposa, quien continuó cavilando acerca de la verdad de mis ahorros, pues a tiempo de despedirme con un beso me dijo: “Si hay una cosa imposible de ocultar en Bolivia es tener plata…”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure