La Noticia de Perfil™ •

Un diputado metiche



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 27 de febrero de 2010

Al señor Viceministro Nacional de Disparates, dependiente del Ministerio del Absurdo, con despacho en un pasillo del Palacio Quemado, más conocido entre nosotros los cholos como k’estipalacio (khesti, en aymara 'tiznado', 'quemdo'), aunque usted también atiende en el Bar Chuma, provisionalmente cerrado por remodelación de su propietario.

Paulino Huanca, natural y vecino de esta ciudad, con carnet de identidad número 218618, actualmente empeñado en La Casa del Tarateño por consumo de comidas y bebidas y mi otro carnet otorgado en la localidad de Colcapirhua, que me sirve para votar dos veces en premio a mi filiación política; periodista aficionado desde que era wawa; casado hace 13.899 días con una dama española nacida a orillas del río Ebro, presentándome ante Su Autoridad, con todo respeto digo y expongo:


Hace unos días, el corresponsal de una radio tan importante como es la radio Panamericana informó desde la ciudad de Oruro que un miembro de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Multicolor y Folklórica, el diputado orureño Contaya, se aproximó al estadio Jesús Bermúdez, donde realizaba prácticas de entrenamiento el popular club de fútbol San José que representa a Oruro en la Liga Profesional del Fútbol Boliviano.

La presencia en el gramado del importante hombre público que pertenece al glorioso Movimiento Al Socialismo (MAS), partido al que espero pertenecer en un día no lejano, despertó el entusiasmo de los players orureños, quienes suspendieron sus prácticas para acercarse y saludar al egregio ciudadano Contaya, cuyo apellido recogerá seguramente la Historia de Bolivia. Los futbolistas del club San José saludaron al personaje y consiguieron que éste les firmara autógrafos en sus camisetas sudorosas, las que nunca más serán lavadas.

El honorable Contaya pidió la palabra y manifestó su deseo de conversar privadamente con el director técnico del equipo de la “V” azulada y ambos se fueron al centro de la cancha, lejos de los cracks del equipo santo.


—Como usted sabrá, señor DT de San José, yo apellido Contaya y soy miembro de la Asamblea Legislativa Pluri, etcétera.

—Mucho gusto, honorable diputado.

—Tengo un sobrino de mi mismo apellido que quiere jugar en el primer equipo de San José.

—Lo conozco. Es indisciplinado y le faltan atributos futbolísticos...

—No me importa, pues es mi sobrino y basta, así que póngalo en el primer equipo y el diputado Contaya, el MAS, los Movimientos Sociales y el presidente Evo Morales se lo agradecerán.

Al imaginar este diálogo del que sólo fue testigo el gramado del estadio Jesús Bermúdez, le digo señor Viceministro Nacional de Disparates que el Movimiento Al Socialismo quiere dominar no sólo los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, sino también el Poder Futbolístico. De no ser así, dígaselo al diputado Contaya que quiso abusar de su influencia. Será justicia, etcétera.

Ayunos y hamburguesas



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 26 de febrero de 2010

En épocas electorales como la actual no sólo se llama a la cabeza y al corazón de los ciudadanos votantes, sino también a los estómagos que son una parte importante del cuerpo humano y resulta siendo el motor de grandes triunfos y derrotas en las lides políticas que libran los ciudadanos en todo el mundo y sobre todo en Bolivia, que es el ombligo del mundo, según creen algunos de nuestros gobernantes y analistas.

En días pasados les conté que fui a comer en La Quinta de Beetoven, hermoso local suburbano al que acudí en busca de mi comadre Macacha, quien afirmó que allí sería feliz porque me servirían chicha punateña de gran calidad y “conejo estirado con su saise en el pecho” y comprobé que la cochabambina decía la verdad. Fue en esa prestigiosa quinta, propiedad de mi amigo Beto, donde hablé con mi comadre de temas financieros y románticos, aunque no estuvieron ausentes de nuestra charla los temas referentes a la subida en el precio de la carne de pollo y la elevación en el precio del azúcar. Dos asuntos que obligaron a trabajar a varios ministros que proyectaban alargar sus carnavales.

La cholita cochabambina me dio una verdadera lección acerca de la producción avícola y su relación con el precio del maíz y otros granos que alimentan a los pollos. También me habló del precio del azúcar en el mercado mundial y la desacertada medida del Gobierno prohibiendo la exportación del azúcar producido en nuestro país. Para no ser menos informado que mi comadre la sorprendí contándole que el candidato a Alcalde por Tarija el señor Rodolfo Meyer venderá hamburguesas preparadas por él en cuatro puntos de la ciudad sureña para financiar su campaña electoral. Mi comadre se alegró por este hecho singular y me dijo:

“Ese candidato me gusta porque preparará hamburguesas y las venderá a los tarijeños en vez de solicitar ayuda a los empresarios ricos que podrían pasarle sus facturas si es que Meyer saliera Alcalde”.

Meyer no es el único candidato cuya política electoral pasará por el estómago con sabores de hamburguesa —dije a mi sorprendida comadre—, pues sé de otro caso completamente diferente. Ella me pidió que se lo hiciera conocer pero ese momento yo estaba empeñado en comer la orejita del conejo estirado que tenía al frente, operación de alta cirugía culinaria que realicé con éxito.

Relaté a mi comadre el caso del candidato a Gobernador por Chuquisaca el señor John Caba, quien cumplió junto a sus adherentes un día de ayuno y meditación para reflexionar sobre la política, sobre los problemas de nuestra patria y sobre la necesidad de una mayor comprensión entre los chuquisaqueños y bolivianos en general.

Es que hay bolivianos macanudos y los que no lo son trabajan en Yacimientos o en las Aduanas del país o en las dependencias policiales: un candidato preparará y venderá hamburguesas para financiar su campaña en Tarija y otros ciudadanos chuquisaqueños cumplieron un día de ayuno y meditación para reflexionar sobre la Patria.

Evo Morales en Coyoacán



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 25 de febrero de 2010

Ayer en horas de la noche, el salón principal del naiclú (del ingles Night Club, Club Nocturno) Malena de la ciudad de El Alto se vistió de gala para la premier o estreno de la película Evo en Coyoacán, película de corto metraje que fue exhibida a los socios de la Federación Nacional de Yatiris, Curanderos y Adivinas (afiliada a la Central Obrera Boliviana) y para invitados especiales, entre los que nos encontrábamos el señor Cocarico, primo de mi amigo yatiri Titirico y candidato a Gobernador del departamento de La Paz y este croniquero social de la urbe alteña.

Antes de la premier, simpáticas cholitas alteñas instaladas frente al Malena nos ofrecieron deliciosos anticuchos, sándwiches de chola, chicharrones y jadogs que adquirimos gustosamente para engullirlos durante la breve función cinematográfica, no faltando algún invitado desubicado que abrió una lata de sardinas y la vació en una marraqueta.

Mis amigos yatiris Titirico y Calimán saludaron efusivamente a todos los concurrentes a la función de gala vestidos de esmoquin y luciendo en su chaqueta algunos bordados con motivos indígenas tratando de imitar a las vestimentas que utiliza ocasionalmente el presidente Evo en ceremonias oficiales.

A horas 21 y 30 se apagaron las luces del salón y comenzó la función apareciendo en la pantalla el avión del Presidente volando sobre el Palacio de Chapultepec para luego aterrizar en el aeropuerto de México lindo y querido. Luego las cámaras nos muestran a un Evo sonriente que levanta sus manos para saludar a sus simpatizantes y en especial al Gobernador de la ciudad de México, quien lo invitó a México D.F.

A esta altura de la película ya me había zampado un anticucho pues me hallaba muy nervioso esperando ver la proclamación del Presidente boliviano como “guía espiritual de los indígenas de Latinoamérica y el mundo”, que no es poca cosa.

En un momento de emoción y expectativa, apareció una chamán parecida a nuestras brujas quien pronunció unas frases en un idioma ininteligible para mí, aclarándome una cholita que estaba a mi lado que era mezcla de lengua maya, azteca, aymara y vasco, por lo cual le hice probar algo de mi anticucho. Luego la indígena purificó a Evo mediante una limpia y le entregó un bastón de mando para que no lo preste a nadie y una pluma de águila, símbolo azteca de éxito y valentía.

La ceremonia me pareció muy interesante aunque no acabé de comprender el propósito de los organizadores del festival de Coyoacán, aunque la cholita que estaba a mi vera me dijo:

“Queremos convertir a Evo en un líder mundial, un guía espiritual para los indígenas de Latinoamérica, una especie de obispo cuyas palabras no sean discutidas. Si hay errores en su política serán cargados a sus ministros pero nunca a él ni a su Vicepresidente para gobernar así per secula, seculorum, amén”.
Agradecí a la cholita por su explicación pero tuve que invitarle otro anticucho.

El poder te vuelve sexy



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 24 de febrero de 2010

Leíste en un periódico que unas bellas chicas que bailan en un conjunto de caporales agarraron a besos al presidente Evo y al vicepresidente Álvaro en el Corso de Corsos realizado en Cochabamba...?

—Sí, alguna vez ya te dije que el Poder vuelve sexys a algunos personajes.

—¡Cómo se nota que tú no estás en el Poder hace mucho tiempo! (Ésa fue una parte del diálogo que sostuvo el periodista don Paulino Huanca con su esposa.)

Sin disimular mi envidieja hacia los personajes nombrados, me dirigí a La quinta de Beethoven, establecimiento suburbano donde sirven platos criollos y chicha de Punata, donde me esperaba mi comadre cochabambina Macacha para conversar acerca de los problemas financieros que afronto para pagarle los elevados intereses que le adeudo por el préstamo que me concedió con motivo de los últimos carnavales.

Luego de besarla afectuosamente en las mejillas, le espeté a quemarropa la pregunta que me incomodaba cual si fuera una banderilla remojada en llajua: Comadre Macacha, ¿usted cree que yo soy un caballero sexy?

Mi comadre me miró sorprendida y me dijo que no lo sabía, pues siempre me había mirado como una comadre mira a su compadre y que en este momento me veía con ojos de una prestamista que sólo quiere recuperar su plata, olvidando su condición de pariente espiritual. Como ella no se hallaba enterada del tema que me angustiaba, decidí afinar mi pregunta primera y le dije con voz profunda al estilo de mi amigo don Mario Castro, director de radio Cristal:

“Dígame, comadrita Macacha, ¿usted cree que soy tan sexy como parece ser nuestro presidente Evo Morales o don Álvaro García Linera, nuestro vicepresidente?”.

Esta vez me comprendió mejor mi comadre Macacha y me respondió:

“No pues, compadre, Evo y Álvaro son mucho más sexys porque son más jóvenes que usted y ganan mucho más, y si les faltara plata, tienen cerquita a sus oficinas al Banco Central de Bolivia que les daría créditos a sola firma como a Yacimientos. Además tienen pegas para repartir, todo eso los hace mucho más sexys”.

Ya más aliviado con las palabras de mi comadre que es inteligente porque es cochabambina y es cochabambina porque es inteligente, tragué saliva y le dije engrosando mi voz:

“Eso quiere decir, comadre, que el Poder vuelve más sexys a los hombres”.

Macacha asintió con mi observación y me dijo:

“Pero no crea que eso pasa con todos, sino con algunos que tienen carisma, porque yo conozco a algunos ministros y viceministros que no ‘levantan’ ni a una chancha atada...”.

Entonces, ya aliviadas algunas de mis dudas y mirando a Macacha con mis ojos profundos y chaskañawis, le dije que me sería muy difícil pagarle los intereses el mes de marzo por mi préstamo carnavalero y mi comadre me respondió:

“No te preocupes, compadre, pero mírame siempre como acabas de hacerlo ahora”.

Del Carnaval a las elecciones



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 23 de febrero de 2010

Mi reunión familiar se realizó el domingo pasado en casa de mi tío Huevastián, quien con la cortesía que le caracteriza nos envió unas invitaciones impresas cuyo texto reproduzco:

“Huevastián Huanca saluda afectuosamente a su querido(a) pariente y tiene el honor de invitarle al almuerzo que ofrecerá en su domicilio el domingo 21 con motivo de despedir al Carnaval 2010 y las elecciones para gobernadores y alcaldes del próximo 4 de abril. Espero su gentil concurrencia”.

Como podrán imaginarse, mi tío Huevastián vive en El Alto, cerca del Río Seco, cuyas aguas se habían desbordado con las últimas lluvias causando algunos daños en la vivienda de mi pariente que me dijo al llegar: “¿No te parece una yemada que las aguas del Río Seco se desborden? Eso pasa sólo en nuestro typical país”. Me solidaricé con su desgracia y abrazándolo le dije: “Peores cosas nos pasarán, tío Huevas”, lo que nuevamente indignó a mi pariente, quien me aclaró con bronca: “No me llamo Huevas, pues mi nombre completo es Huevastián”, para luego darnos un nuevo abrazo reconciliador.

La primera ceremonia que se realizó fue el Entierro del Pepino, que estuvo dirigida por mi tía Semáforo, quien pronunció sentidas palabras refiriéndose a ese personaje popular que resultó siendo hijo natural del arlequín europeo. Cuando inhumó la vestimenta del Pepino rellenada con aserrín, la tía pícara de la familia dijo a los presentes que el entierro no estaría completo sin la inhumación del chorizo, que le fue proporcionado por el encargado de la parrilla. Mis parientes mujeres derramaron algunas lágrimas de mentirijillas en la inhumación del Pepino y su chorizo, mientras los varones reflexionamos sobre el paso del tiempo recordando las muchas veces que vestimos ese disfraz criollo con el cual nos acercábamos a las damas y también a las alegres cholitas.

Ese nostálgico ritual concluyó cuando mi tío Huevastián anunció a los invitados: “Por fin concluyeron los carnavales y ahora comienzan la elecciones”, ingresando todos en una etapa de alegría desbordante, como si las elecciones nos pusieran más contentos que el pasado Carnaval. ¿O es que todo será una fiesta continuada hecha de cumbias y cuecas donde intercambiamos mensajes mentirosos y declaramos falsos amores con las fingidas voces de pepinos y mascaritas?

Del Carnaval a unas nuevas elecciones, todo seguidito como por un tubo. Y así como en el Carnaval hubo momentos en que yo rebotaba de chola en chola, ahora rebotaba de tía en tía que me decían en la oreja: “Tienes que votar por la Elizabeth”, “tienes que votar por Cocarico”, y a todos les contestaba que así lo haré, mientras seguía bailando las cumbias villeras sin saber a ciencia cierta si el Carnaval continuaba o si éste había concluido y habían comenzado las campañas electorales, o si ambas cosas eran iguales. Lo cierto es que la fiesta de mi tío Huevastián fue un éxito y nos hizo olvidar el desborde de las aguas del Río Seco.

El Diablo no duerme



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 20 de febrero de 2010

Ayer que fue el primer viernes de la Cuaresma, cumpliendo una vieja tradición paceña hice mi primera peregrinación al templo del Señor de la Exaltación, que se encuentra en Obrajes, y como vivo muy cerca y mi propósito era hacer un sacrificio cuaresmal, dormí la noche del jueves en el alojamiento Soledad de la ciudad de El Alto, desde donde partí como penitente.

En la ruta me encontré con muchos peregrinos jóvenes que habían convertido ese ejercicio espiritual y físico en una alegre excursión postcarnavalera con cantos folklóricos y algunos traguitos para combatir el frío, mientras yo entonaba canciones religiosas que iban desde el “Ave María” y “Adelante Apóstoles de Cristo, adelante siempre sin temblar…”.

De repente vi que marchaba junto a mí un señor parecido a Charles Bronson, por su recia postura y su clásico bigote, quien me saludó y me dijo: “Cómo estás, hermanito Vergara”, respondiéndole con seriedad que estaba equivocado porque yo no apellido Vergara. Continué mi peregrinación y otra vez apareció a mi lado el misterioso personaje, quien cordialmente me dijo: “No me estás reconociendo, hermanito, y olvidas que compartimos muchas veladas nocturnas en el Bar Chuma y también en el naiclú Malena”. Un tufillo a azufre quemado me dio la pauta y le dije valientemente: “¡Va de retro Satanás porque mi Ángel de la Guarda está conmigo!”.

Era el mismo Diablo y trató de abrazarme pero yo saqué un pequeño crucifijo que siempre llevo en el bolsillo y le dije: “No trates de tentarme en este mi primer viernes de Cuaresma y búscame mañana (hoy) que será Sábado de Tentación. El Diablo me respondió que cualquier día era igual para él, viernes, sábado y domingo, y que él trabajaba para perder a las almas en horario continuo y sin preguntar al débil pecador si es del MAS o neoliberal, o del Movimiento Sin Miedo.

Blandiendo mi crucifijo y el rosario de mi madre que recién me devolvió una chola prestamista, me enfrenté con el Diablo y le dije valientemente: “No te tengo miedo y puedes tentarme con lo que quieras”. El Diablo sonrió y me dijo: “¿No quisieras ser Magistrado de la Corte Suprema de Justicia o del Tribunal Constitucional o Fiscal en La Paz para acusar a los cruceños, o fiscal en Santa Cruz para juzgar a los paceños u orureños?”. Me reí de su tentación y le dije que no me interesaba ninguno de esos cargos.

También se atrevió a tentarme con algún buen cargo en la Aduana al asegurarme que seguiría dominando en esa importante repartición, pero también le rechacé porque considero más importante salvar mi alma que ganar mucho dinero mancillando mi buen nombre hoy transmitido a mis hijos y nietos.

Me tentó con muchas cosas más, hasta que en su desesperación llegó a ofrecerme cholas, tentación que me pareció grosera para un caballero de verdad, por lo que me vi obligado a sacar mi botellita de agua bendita que guardaba en mi bolsillo y se la eché, lo que le produjo grandes heridas y dolores, pues empezó a correr dando gritos y aullidos, no sin antes amenazarme con volver. Así que mucho cuidado, queridos lectores.

Mi voto es por Cocarico



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 19 de febrero de 2010

Antes de las fiestas carnavaleras tuve la suerte y el honor de participar en una reunión ampliada que celebró la Federación de Yatiris, Curanderos, Adivinas y Espiritistas de Bolivia, entidad afiliada a la Central Obrera Boliviana y a la Organización Esotérica de Maracaibo (Venezuela).

Mi presencia fue casual pues yo me encontraba impartiendo mis clases de Tango en la Academia Carlos Gardel, que funciona en un salón lateral del naiclú Malena y fue el Yatiri Titirico quien me pidió que le colaborase en el desarrollo de una reunión ampliada para designar al candidato del MAS que reemplazaría a Félix Patzi, quien había caído en desgracia. Quise excusarme diplomáticamente para no aceptar tal invitación, pero Titirico insistió y me dijo con lágrimas en los ojos que yo era su mejor asesor y que ese detalle me convertía en “asesor de asesores”, repitiéndome su vieja historia de que él y el Yatiri Calimán asesoraban a Evo, Álvaro y a David Choquehuanca.

Mi presencia pasó inadvertida para la mayoría de los brujos andinos que estaban presentes y de las adivinas que aconsejaban en asuntos sentimentales a muchas señoras y señoritas de la ciudad de El Alto y cuando algún brujo le preguntó quién era yo, Titirico le respondió con sabiduría: “Si te consideras yatiri, adivínalo”.

Al comenzar las deliberaciones, la mayoría de los yatiris comenzaron a despotricar contra Félix Patzi, acusándole de todo, hasta que yo pedí la palabra y les dije que me parecía indigno que unos yatiris de verdad como ellos quisieran hacer leña de un árbol que está caído y que aquel que estuviera libre de una borracherita cualquiera tirase la primera k’ala (léase piedra). Nadie dijo nada, momento que aproveché para hablarles de los méritos personales de Patzi y quienes eran los verdaderos enemigos de éste.

Empezaron los yatiris a desgranar nombres de dirigentes nacidos en el departamento de La Paz para ser propuestos al Apu Mallku (Evo Morales) para que éste lo proclamara al mejor como candidato a Gobernador de La Paz. Allí escuché por vez primera los nombres de Barra, Cocarico y otros. Haciéndome el sonso les pregunté a los delegados si no conocían a algún Quiroga, un Anaya o un Canelas que podría gobernar La Paz con inteligencia, apellidos que no fueron considerados por ser cochabambinos.

Entonces, una de mis tías me comunicó que el favorito del Apu Mallku era Cocarico, un apellido que me cayó simpático pues lo vi parecido al de Titirico, mi amigo yatiri quien fue el que me hizo colar a la reunión. Le dije en la oreja a Titirico que el favorito de Evo sería Cocarico y el primero sonrió ante tal posibilidad. Titirico y yo votamos por Cocarico aunque muchos otros delegados votaron por otros.

¿Qué irá a suceder? ¿Quién será el próximo Gobernador del Departamento de La Paz? Sólo Evo y yo lo sabemos, pero he jurado guardar el secreto hasta que éste sea desvelado por el Apu Mallku.

El mundo siguió andando



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 18 de febrero de 2010

Cuando me encontraba bailando en honor a la Virgencita del Socavón en el Carnaval de Oruro, rebotando de chola en chola no por iniciativa propia sino porque el destino me arrojó al Mar Choliterráneo más grande del mundo, una de mis ocasionales parejas contestó a mi móvil que yo guardaba en mi disfraz y me dijo:

“Te llama una chola alemana desde Berlín y dice que es tu pariente”.
Al salir de las aguas del Mar Choliterráneo y tras una puerta de calle, pude hablar con mi tía Clothilde von Karajan Quiroga, mientras otras cholitas comentaban en la vereda:
“El caballero había sido un cholo internacional. Ahora lo ha llamado una de sus cholas desde las Europas…”.

—Hola, tía von Karajan Quiroga, hablas con tu sobrino Paulino Huanca, conocido como Paul Anka en Estados Unidos y como von Paulus en los pueblos germanos.

— Uuuyyy, sobrino Paulino, tu tufo a pisco y cerveza se siente hasta en Beglín a través del conducto telefónico.

—No exageres, tía Clothilde, estoy un poco “atufado” por la emoción que siento al hablar contigo, pero debes saber que para bailar mucho hay que beber poco porque quien chupa mucho se convierte en “cóndor” y ya no puede bailar.

—¿Cuántos días llevas festejando el Cagnaval…?

— Entre las fiestas precarnavaleras y éstas ya llevo más de diez días y contando con las fiestas de “la kacharpaya”, espero llegar a viente y con la esperanza de que pronto llegarán las elecciones espero llegar a tres meses de jolgorio. En Alemania también chupan y se alegran así?

—No, sobrino von Paulus, aquí en Alemania y en la Unión Europea se trabaja en cagnavales y ahoga todos andamos preocupados por al siutación en Grecia que está al bogde de la bancagota.

—En cambio en Bolivia, tía von Karajan, estamos prósperos y se dice que el gobierno prepara una ley para que los empleados y obreros gocemos de vacaciones semestrales en vez de anuales…

— Qué país magavilloso. En cambio Eugopa sigue labogando paga salig de la crisis mundial y el Paglamento Eugopeo ha trabajado dugante los días de Cagnaval.

—Lo que quieres decir, tía von Karajan, es que le mundo sigue andando mientras los bolivianos nos entregamos al baile.

— Clago, sobrino von Paulus, y en estos días hubo una fuegte ofensiva en Afganistán contra los Talibanes y ha caído prisionego el segundo jefe de éstos. ¿Es que no te has entegado?

—No, tía von Karajan, hace días que no leo periodicos ni escucho radios ni veo los noticiosos de la television porque estoy dedicado en cuerpo y alma al baile desenfrenado del Carnaval.

—Pego he visto a través del Integnet que escribes todos los dias.

—Es que escribo bailando.

—¿Cómo puedes escribig y bailag al mismo tiempo…?

—Es que bailo con cholas ilustradas una hora y a la próxima hora le digo a mi pareja en un oreja: “¿No quisieras escribir conmigo?”. Y escribimos juntos para que ella después corrija mis faltas de ortografía.

Miércoles de Ceniza



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 17 de febrero de 2010

Hoy comienza la Cuaresma, tiempo litúrgico de oración, ayuno y penitencia que prepara a los católicos y cristianos en general a la Semana Santa que llegará dentro de cuarenta días. Antes de recibir un posible sermón de mi esposa la sorprendí esta mañana pidiéndole mi camisa morada para vestirla este tiempo, echando a sus pies mi disfraz de la Morenada Negritos Simpáticos de Potopoto para que lo quemara o al menos lo desinfectara para lucirla en los próximos carnavales del 2011.

Ella, al ver en mi rostro signos de ch’aqui, quiso pedir un fricasé para mí llamando por teléfono a la fricasería Lázaro Resucitado y le pedí que no lo hiciera porque mi alma no tenía ch’aqui sino auténtico arrepentimiento por mis pecados cometidos en este carnaval y sobre todo por los que no pude cometer porque había mucha gente a mi alrededor.

Dócil como siempre, mi esposa me trajo seis camisas moradas para que pudiera utilizarlas durante cuarenta días, diciéndome: “Una sola camisa no te bastaría para toda la Cuaresma y por eso te traigo seis para que no huelas como diablo, pues la piedad y el arrepentimiento no andan reñidos con la higiene”.

Mientras me vestía con traje de penitente le dije que se arreglara pronto para que pudiéramos asistir a la Santa Misa y ser marcados con la ceniza que nos recordaría el principio y el fin de nuestras existencias porque fuimos hechos de barro y en tierra nos convertiríamos. Ella me respondió que estaría lista para salir dentro de dos horas para combinar el color de sus cabellos con la ceniza que le impondría en la frente el señor cura.

Mientras la esperaba pacientemente y en vez de encender un cigarrillo comencé a rezar el Rosario de la Aurora seguido de las Letanías Lauretanas, mientras me daba golpes de pecho con una piedra que guardo en mi mesilla de noche para defenderme de cualquier ataque de mis enemigos políticos y literarios.

Al concluir mis oraciones a la Virgen María, me dirigí a la cocina, donde encontré un poco de carbón que rápidamente molí en el batán, aplicando el polvo negro a mi frente, a mis mejillas y a toda mi cara y cuerpo hasta convertirme en un negrito afro-boliviano. Mi esposa, al verme, me abrazó y besó elogiando mi parecido con el desaparecido Michael Jackson, piropo que agradecí piadosamente.

Al dirigirnos al templo, expliqué a mi mujer que en épocas pretéritas los pecadores públicos se cubrían de cenizas todo el cuerpo en señal de arrepentimiento, reconociendo así mi calidad de pecador público pues todas mis hazañas pecaminosas las relato siempre en mis crónicas periodísticas.

Al saber de esta costumbre de los antiguos católicos, mi esposa opinó que hay muchos pecadores públicos en el mundo y también en nuestro país y que si todos ellos siguieran mi ejemplo hoy veríamos en nuestras calles a muchísimos ciudadanos (gobernantes y gobernados) cubiertos de ceniza de la cabeza a los pies.

Martes de Ch'alla



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 16 de febrero de 2010

Cuando me siento afectado por un ataque surtido de locura llamo inmediatamente a mi psiquiatra de cabecera; cuando me falta plata acudo a mi esposa, que no puede verme triste, y en casos extremos busco a mi comadre Macacha, quien me presta dinerillos con intereses elevados; cuando me siento pecador voy en busca de mi confesor, y cuando me corresponde ch'allar mi casa y mis bienes llamo a un yatiri de verdad y no a un aficionado como es el Canciller de la República.

Procediendo de esa manera inteligente, ayer tuve que ir hasta la ciudad de El Alto para hablar con mi amigo yatiri Calimán, para rogarle atención profesional en este día dedicado a caer en prácticas fetichistas después de haber honrado públicamente a la Virgen del Socavón, patrona del Carnaval orureño. Al volver de esa ciudad me fui en busca de un yatiri y al único que hallé fue a Calimán, pues los otros continuaban tundikis.

Cuando llegué a mi casa este martes de Carnaval y del brazo de mi amigo Calimán, mi esposa me dijo en la oreja muy discretamente:

“Yo no creo en la Pachamama ni en esas brujerías que ustedes llaman ch’alla, yo soy católica, apostólica y romana, y sólo venero a la Virgen del Pilar y adoro a nuestro Señor Jesucristo”.

Quise rogarle que fuera más tolerante con mis costumbres sincréticas de cholo casi cochabambino, pero ella se mantuvo firme en su posición y se marchó a la parroquia de Obrajes para consultar nuestro caso con un misionero que es su paisano.

El yatiri me preguntó qué sucedía en mi casa y el por qué de la bronca de mi mujer que cada vez que pasaba a su lado se santiguaba como si estuviera con el mismísimo Diablo. Ya solo con el brujo andino le pedí que procediera al ceremonial de la famosa ch’alla antes de que retornara mi mujer y lo echara por pagano y hechicero.

Me preguntó el yatiri por dónde debería comenzar la ch’alla y le respondí que por el lugar más importante, o sea el dormitorio, y le conduje hasta mi cámara nupcial, el lugar más venerado de mi modesta vivienda. El brujo, con una vestimenta parecida a la que vistió en Tiwanaku en enero cuando Evo fue proclamado Apu Mallcu, roció mi lecho conyugal con unas gotas de alcohol Guabirá y pronunció unas palabras en aymara, idioma ininteligible para mí. El yatiri me preguntó si quería ch’allar algún otro mueble o utensilio en la habitación y le pedí que también bendijera mi ropero donde guardo mi guitarra y un bacín de plata que adquirí en Sucre hace muchos años. El yatiri obedeció a mis instrucciones.

Luego recorrimos la vivienda y Calimán continuó rociando todos los rincones con el alcohol cruceño.

En poco tiempo concluyó su labor, le entregué un estipendio por su labor y le pedí que se marchara antes de que retornara mi esposa luego de haber consultado el asunto de la ch’alla con el párroco de Obrajes. El yatiri comprendió la situación y se marchó como alma que lleva el Diablo.

El Carnaval y la política



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 14 de febrero de 2010

Grande fue mi alegría cuando me encontré en Oruro con el filósofo greco-cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga y sus discípulos académicos del Bar Comercio de Cochabamba quienes habían acudido a esta ciudad que es famosa por su Carnaval para deliberar in situ acerca de las relaciones existentes entre la Política y el Carnaval.

Para hacer más fructíferas y profundas las deliberaciones, acordamos realizar un “ampliado de sabios” con algunos clientes del Bar Chuma de la ciudad de La Paz que nos encontramos en Oruro con el noble fin de profundizar sobre el tema “Los movimientos sociales y los movimientos rítmicos de las morenadas”, fijando como escenario de nuestras reflexiones en el restaurante Nayjama, famoso en la Historia del Pensamiento Andino por sus especialidades culinarias del cordero orureño.

Allí acudimos todos y la reunión fue presidida por el filósofo greco-cochabambino quien al inaugurarla dijo: “El cordero orureño es para nosotros el cordero de Dios que quita los pecados del mundo, que en latín se dice Agnus Dei quitolis pecata mundi”, pasando luego a la elección en el menú de los diferentes platos, venciendo “la colita de cordero” en la preferencia de los filósofos presentes.

Con la barriga llena y el corazón contento comenzamos con nuestra labor intelectual, correspondiendo a un sabio cochabambino, también pariente de los Quiroga, disertar brevemente sobre el tema “Los partidos políticos y las comparsas de carnaval”, sorprendiéndonos con la similitud de ambas organizaciones en cuanto a su formación, elección de dirigentes y fines, pues en ambas se elige como jefe al que mejor baila cueca y al que más invita trago y comida. Mientras en los partidos se ofrece el poder y la alegría, en las comparsas se ofrece el joder y la alegría, de donde saldría la conclusión de que “El gozo del Poder es el gozo del Joder, o la consigna que están algunos grupos políticos y que dice Jode bien sin mirar a quién.

También otro sabio del Bar Chuma se refirió a las máscaras y disfraces que utilizan los políticos y los carnavaleros. Señaló que estos elementos son imprescindibles para políticos y carnavaleros, conclusión irrefutable. Otro sabio del Bar Comercio (Barco) nos habló sobre la relatividad del tiempo en los carnavaleros y los políticos, pues mientras los primeros se divierten y emborrachan durante tres días, siete o treinta, los políticos que alcanzan el Poder gobiernan nueve años o 14, mientras sus cuerpos aguanten.

Un filósofo del Rocha River profundizó nuestro conocimiento sobre el tema cuando en una de sus conclusiones dijo: “Mientras el carnavalero baila, se emborracha y gasta irresponsablemente su plata para decir después ‘que me quiten lo bailado’, los políticos dicen al dejar de ser ministros o autoridades: ‘Ahora que me quiten lo gobernado pues podré vivir cien años con mi último sueldo’”.

Un ampliado de sabios en el restaurante Nayjama que concluyó con vítores al cordero de Dios.

Elogio de la Comadre



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 13 de febrero de 2010

En varias ciudades del país se festejó a la Comadre y también al Compadre, parientes espirituales que uno elige para sacudirse del peso que señala el adagio popular “nadie elige a sus parientes” y para incorporar en el mapa de la familia a personas bondadosas que viven fuera de nuestras obligaciones legales.

La ciudad de El Alto, donde trabajo algunas horas del día y sobre todo de la noche, también festejó el Jueves de Comadres en los salones del naiclú Malena y el acto fue organizado por la Federación Nacional de Yatiris, Curanderos, Brujos y Adivinas, afiliada a la Central Obrera Boliviana y que se halla presidida por los doctores Titirico y Calimán.

Cuando recibí la invitación solicité la autorización marital de mi esposa, quien me la concedió luego de manifestarme su aversión a los brujos y hechiceros andinos, a los que señaló como los culpables de la actual situación que vive el país, pues éstos son los asesores del presidente Evo, del “vice” García Linera, del canciller Choquehuanca, reafirmándome que ella sólo cree en una gitana española que le vaticinó hace varias décadas que se casaría con un extranjero alegre y botarate.

Al llegar a los salones mencionados, grande fue mi sorpresa al ver entre las comadres agasajadas a mi comadre cochabambina Macacha, a quien saludé con la cortesía que se merece, aunque cuando quise sentarme a su lado no me lo permitieron, explicándome el Jefe del Ceremonial que en esa mesa privilegiada sólo podían estar las comadres agasajadas.

Se inició el acto con la interpretación a coro del Himno Nacional que todos cantamos con unción y respeto, aunque repetimos diez veces el estribillo que dice morir antes que esclavos vivir… pasando luego a cantar el Himno a El Alto, cuya letra y música no la sabían ni los mismos yatiris.

El presentador manifestó a los asistentes que se lamentaba mucho la ausencia del Dr. Félix Patzi, quien en ese momento se encontraba fabricando adobes con sus manos para pagar su culpa, no de haberse emborrachado, sino de “haberse hecho pescar”, atribuyendo esta última frase a un importante asambleísta del MAS. Como me hallaba en una mesa acompañado por varios representantes de la provincia Aroma, todos empezamos a gritar “¡Jallalla Patzi!” y eso que yo no soy de la provincia Aroma, lugar reservado para hombres que huelen bien.

Concluido el acto, pude aproximarme a mi comadre Macacha, a quien la elogié diciéndole que es una verdadera heroína cochabambina en quien sus compadres Paulino y Pilar reconocíamos grandes virtudes de abnegación y sacrificio al hacer frente a la vida sola cuando desapareció su esposo el señor Racacha (Q.E.P.D.), quien le dejó una regular fortuna. También le agradecí por su generosidad y ayuda a este humilde representante de la prensa nacional, asegurándole que Dios le pagaría todos los favores financieros que me hizo. Luego la saqué a bailar un vals que no recuerdo si era Danubio Azul o Devuélveme el rosario de mi madre.

Bailaré con “Los honoratos”



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 12 de febrero de 2010

Estos últimos días fueron de trabajo intenso en la Asamblea Legislativa del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico, pues al mismo tiempo que los legisladores aprobaron importantes leyes, la comparsa carnavalera “Los honoratos” resolvió importantísimos asuntos referentes al Carnaval que hoy comienza oficialmente.

En una crónica anterior di cuenta a mis lectores de la formación de esta comparsa porque muchos asambleístas consideraron que ellos son auténticos representantes del pueblo boliviano y que si este decide bailar y alegrarse durante el Carnaval, ellos (los legisladores) deberían estar a la cabeza de su pueblo.

Gracias a “la muñeca” que tienen mis amigos yatiris Calimán y Titirico pude lograr mi ingreso libre al Palacio Legislativo y así enterarme de sus deliberaciones serias y también de las actividades de “Los honoratos”, comparsa carnavalera a la que pude “colarme” en mi calidad de ex diputado allá por 1962.

En la reciente sesión de “Los honoratos” se acordó que la comparsa se dirigiría a la ciudad de Oruro porque allí estarían seguramente el presidente Evo, el vicepresidente García Linera, algunos ministros, viceministros y muchos llunk’us (léase aduladores).

Algunos “honoratos” mocionaron al Hotel Edén como el mejor alojamiento para ellos, pues se trata de uno de 5 estrellas, aunque yo les sugerí hospedarnos en la pensión Los cuernos del Diablo, que es más barata y sin muchas exigencias morales y económicas.

Allí nos alojamos algunos “honoratos”, mientras que otros se hospedaron en el Hotel Edén y algunos prefirieron una pensión Soto y también la pensión Ovillo, donde te dan todo y hasta plata para el bolsillo.

Con grandes esfuerzos conseguí para “Los honoratos” vestimentas de diablos por las diabluras que muchos cometieron para figurar en las listas de los partidos ganadores. Uno de los “honoratos” protestó por los cuernos de su máscara pero luego se acostumbró.

Anoche, los integrantes de la comparsa celebramos con una sesión de honor nuestra llegada a la ciudad de Oruro y nuestro propósito de bailar en la famosa Entrada que se realiza hoy. En nuestra sesión recordamos la aprobación de la Ley del Trago Corto que permitirá al presidente Evo designar a los miembros de la Corte Suprema de Justicia, del Tribunal Constitucional y del Tribunal de la Judicatura.

La Ley del Trago Corto fue impugnada por los devotos al Trago Largo, pero nuevamente se impusieron los primeros recalcando que solamente serán magistrados interinos, sin señalarse cuánto durará su interinato.

Desde tempranas horas nos incorporamos a la grandiosa Entrada del Carnaval de Oruro y ellos están bailando mientras yo pobre estoy escribiendo.

Subirá la producción de adobes



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 11 de febrero de 2010
(Ya estoy aqui... )

Me encontraba impartiendo mis enseñanzas de tango a señoras y señoritas de la sociedad alteña en mi Academia Carlos Gardel cuando fui interrumpido por el yatiri Calimán, quien separándome de mis discípulas me dijo en la oreja: “Después de tus clases, ven a la asamblea de la Corporación Boliviana de Adobes” que se realizará en el salón principal del naiclú Malena.

Concluí mi clase magistral bailando con una discípula el tango Carnaval de mi barrio, cobré mis honorarios que me pagan al contado, besé a todas y cada una de mis alumnas puntuales y me dirigí a la asamblea de la Corporación Boliviana de Adobes, una de las últimas empresas estatales creada por el progresista gobierno que se ha propuesto transformar a nuestro país en un Estado Socialista y Katarista.

El salón principal del “Malena” había sido decorado convenientemente y sobre la testera habían sido colocadas las fotografías del presidente Evo Morales con su vestimenta de Apu Mallcu que lució en Tiwanaku el mes pasado, la del Canciller David Choquehuanca y los retratos de Tupac Katari y Bartolina Sisa, sorprendiéndome la fotografía del señor Félix Patzi.

Pronunció un discurso “más largo que puteada de tartamudo”

—como diría un pensador chumeño— el Presidente de la Corporación Boliviana de Adobes, nos dio cifras sorprendentes de la producción de ese noble material de construcción, el más utilizado en muchas regiones de nuestro territorio.

También se refirió a la competencia desleal del ladrillo y de la inminente aparición en Bolivia de un material que producirán nuestros hermanos venezolanos para la construcción de viviendas con bloques fabricados con plásticos y otros materiales. Para anunciarnos que la producción de adobes se incrementará en el país gracias a la inspiración de magistrados de la Justicia Originaria que decidieron sancionar a todos los ebrios del país con la producción de mil adobes por cada borrachera. Este hecho fue saludado con estentóreos gritos de “Jallalla” que significa “larga vida” no sólo en el mundo aymara, sino también en Irán y otros países del mundo musulmán.

Luego, el presidente de la corporación adobera ordenó que nos sirvieran ríos de diferentes bebidas alcohólicas: whisky, champaña, vodka, ginebra, brandi, pisco y cerveza, para que los invitados nos alegráramos celebrando el acontecimiento.

De repente, ingresaron al local agentes encubiertos de la Policía alteña que nos condujeron a todos ante unos magistrados del Tribunal de Justicia Originaria y Comunitaria quienes nos condenaron a producir en pocas horas mil adobes para redimir nuestra culpa individual. Como éramos unos 50 los alegres, la Corporación contará mañana con un excedente de producción de 50.000 adobes. Para justificar mi ausencia en el hogar, envié un mensaje a mi esposa a través de un Policía y con el siguiente texto: “Encuéntrome produciendo adobes en la zona altiplánica. Luego de ser adobero volveré a tus brazos y continuaré siendo periodista. Paulino”.

Me fui A oruro



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 10 de febrero de 2010

Ya estoy bailando en Oruro asi que no escrire por estos dias...

Rezar, bailar y chupar



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 9 de febrero de 2010

Con los dinerillos que me envió desde Suecia mi tía Restituta viuda de Batistuta y los que me prestó mi comadre Macacha viuda de Racacha pude viajar a Oruro para asistir al “último convite”, que se realizó con importantes actuaciones religiosas y folklóricas a manera de ensayo general de lo que será la Entrada de Carnaval del próximo sábado.

Como me considero un profesional entre los devotos de la Virgen del Socavón, me mostré un poco renuente ir al ensayo y así se lo dije a mi comadre Macacha, pero ella me dijo con firmeza:

“Te entregaré la plata que te prometí después de que jures ante la Virgen que me devolverás el dinero más los intereses acumulados”.
Y así tuve que ir con ella.

Llegamos a Oruro muy de mañanita y fui conducido de una oreja ante el altar donde se venera a la Virgen del Socavón, donde mi comadre cochabambina me hizo repetir en voz alta y clara lo siguiente:

“Yo, Paulino Huanca, declaro de mi libre voluntad que en la fecha he recibido de la señora Macacha viuda de Racacha la suma de cinco mil dólares en calidad de préstamo por el término de seis meses con la garantía de todos los bienes tenidos y por tener de mi señora esposa. Acepto complacido pagar el 10 por ciento mensual de intereses que abonaré al cash. Para garantía juro ante la Virgen del Socavón, teniendo como testigos al padre Jairo y varios sacristanes”.
Juré besando la señal de la Cruz y guardé dignamente “los verdes” recibidos, lo que me produjo gran contentamiento.

Luego recé el Santo Rosario seguido de las letanías Lauretanas y bailé durante media hora los compases de la morenada, especialmente una que se llama Que me entierren con morenada, suplicando a mi comadre Macacha que me condujera al hotel Los cuernos del Diablo, para servirnos unos tragos endiablados y para una sesión de masajes que ella practicó en mis cansados y adoloridos t’usus (léase pantorrillas). Luego retornamos al baile y también a unos variados traguitos que consumimos en todas las esquinas, porque está comprobado que “el Diablo no duerme” y es él quien se encarga de aumentar tu entusiasmo y alegría con buenas dosis de tragos variados para que todas las mujeres te parezcan hermosas aunque ellas fueran sólo unas negritas insignificantes y k’aspichaquis (léase piernas flacas). Al anochecer, mi comadre Macacha me pareció igualita que la famosa Jessica Jordan, pero a partir de las ocho de la noche comienza a trabajar mi Ángel de la Guarda.

Mi Ángel de la Guarda se molestó mucho al comprobar que había bebido mientras bailaba con Macacha y otras cholitas, y porque había visto muchos borrachos en la plaza 10 de Febrero y en la calle Bolívar, y le dije algo respetuosamente:

“Sabes, ángel querido, este Carnaval es así nomás, comienzas por rezar a la Virgen, luego bailas con devoción y después chupas sin compasión, y quien lo niegue es un hipócrita”.
Felizmente, el Carnaval recién comenzará. Ya veremos lo que pasará en el país durante los próximos días.

Comparsa “Los honoratos”



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 7 de febrero de 2010

Gracias a una indiscreción de mis amigos yatiris, me enteré la otra noche de la organización de una comparsa carnavalera con los honorables más alegres y entusiastas de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Multicolor y Folclórica. Es por ello que cuando les encontré cuchicheando en el naiclú Malena de la ciudad de El Alto les dije a bocaijarro y sin anestesia: ¡Lo sé todo! Viéndose obligados a revelarme el secreto carnavalero que ocultaban celosamente.

Fue así como conseguí una autorización para ingresar libremente en el Palacio Legislativo donde pude recorrer todas sus dependencias con excepción de la oficina destinada a la Comisión Senatorial de Defensa, Fuerzas Armadas, Policía y Seguridad Pública, donde nadie puede entrar, ni siquiera las pulgas, porque en el seno de esa comisión (no sé si el izquierdo o derecho) se cocinarán asuntos importantes, como podría ser una declaratoria de guerra contra el Imperio Norteamericano.

Preguntando a conserjes, secretarias recién contratadas y mensajeros provincianos, pude conocer algo de la Comparsa Carnavalera “Los honoratos” formada por los asambleístas más alegres que decidieron trabajar bailando en Carnaval y así poder cobrar su sueldo recién aprobado de 900 y pico de pesos bolivianos por sesión.

Pregunté a un ujier la razón del nombre “Los honoratos”, explicándome ese respetable servidor público:

“Como la comparsa está formada exclusivamente por honorables, ellos decidieron bautizarse como “Los honoratos”, que es un nombre derivado de los términos honor y honorables”.
Esa explicación tan seria fue caricaturizada por un mensajero que pasó cantando una copla hualaycha apropiada para el carnaval y cuya letra decía: Don Honorato, to-to-tó, levantó la pata ta-ta-tá y con disimulo lo-lo-ló se tiró un cuesco, co-co-có, que seguramente será uno de los hits del Carnaval 2010.

Hablé con uno de los honoratos, quien me dio buenas noticias acerca de la actividad cumplida por la Asamblea, comenzando por la designación de Ana María Romero de Campero como Presidenta de la Cámara de Senadores y de Héctor Arce, presidente de los Diputados. De paso lamentó la enfermedad de la primera que no le permitirá bailar en carnavales con los honoratos y tal vez la exima de tratar importantes leyes que vienen del Poder Ejecutivo, cuando lo normal es que las leyes se produzcan en el Poder Legislativo para que sean aprobadas por el Ejecutivo.

En esta banda y en la otra banda, la alegría es la que manda, palomitay es lo que cantaba una joven y simpática secretaria de los senadores quien fue designada “figura” de la comparsa “Los honoratos” y me dijo al pasar que la comparsa se regirá por el Reglamento de Debates aprobado recientemente, o sea que todo se resolverá en la comparsa por votación, los que están de acuerdo con la ley del trago corto que levanten las manos y los que prefieren la ley del trago largo que se jodan. En esta banda y en Cochabamba la alegría es la que manda, palomitay ¡Viva la comparsa de Los Honoratos!, ¡que viva!

El chofer, un hombre como todos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 6 de febrero de 2010

Ayer, y después de mucho tiempo, vino a verme mi tía Semáforo, llamada así en la familia porque a partir de las diez de la noche nadie la respeta, y no es que sea una pelandusca, sino que es bastante guapita y la crisis la obliga a trabajar de día y ayudarse de noche, e igualmente sucede conmigo, motivo por el cual la defiendo siempre ante mis amigos y parientes.

Había llamado por teléfono a mi casa y alguien le dijo “el periodista Paulino Huanca está trabajando”, y como ella es inteligente, no fue a buscarme al periódico sino que vino directamente al naiclú “Malena”, donde algunos amigos despedíamos al embajador del Perú, don Fernando Rojas, quien se va de Bolivia a su nuevo destino diplomático. Esperó a que concluyera ese acto protocolar y amistoso conversando en otra mesa con mis amigos yatiris y algunas señoritas del elenco estable del naiclú que más tarde bailarían semidesnudas y casi en pepas pese a la fría temperatura alteña.

Cuando me despedí de mis amigos para saludar a mi pariente Semáforo, ella se puso en rojo, luego en amarillo y después en verde, momento que aproveché para saludarla y darle un beso en la mejilla, para luego separarla de los yatiris y poder conversar con una de mis tías más humanas, desprejuiciadas y simpáticas. Los yatiris me miraron chueco cuando llevé a mi tía a otra mesa para conversar coloquialmente.

Entre las primeras cosas que le dije a mi tía Semáforo fue: Eres la tía más cercana que tengo al gremio de los choferes, quienes ahora están bailando en la boca de la gente y están en la mira de muchas autoridades que quieren ganar porotos acusándolos de todo.

Mi tía Semáforo, que conoce a los choferes más que nadie, se me echó en los brazos y me dijo:

“Justamente te busqué esta noche, querido sobrino, para hablar acerca de los choferes, porque yo (al ser llamada Semáforo) los conozco muy bien. Los choferes no son santos ni son villanos, son sencillamente seres humanos como tú, como yo, como todos, con virtudes y defectos, con vicios mayores o menores, con nervios que se tensan y se aflojan, y con humores que varían desde la euforia a la melancolía”.
Al escuchar palabras tan equilibradas tuve ganas de abrazar y besar a mi tía, pero sólo conseguí interrumpir sus sensatas palabras al decirle:
“Pero no olvides tía que el pasado mes los choferes causaron muchos accidentes muriendo cerca de 80 personas y dejando heridas a muchas más. ¿No te parece justo dictar medidas para evitar esos desgraciados hechos?”.
Mi tía me puso luz roja para que detuviera mi hablar y continuó diciéndome con su voz apacible:
“No te niego la culpabilidad de algunos, la borrachera de otros, la impericia de algunos y la imprudencia de otros, pero quisiera conocer a alguien que no se hubiera embriagado alguna vez no sólo de alcohol, sino de soberbia, poder y vanidad, alguien que sólo hubiera dado pasos prudentes. Todos tenemos fallas espirituales, físicas, y es por eso, sobrino, que te digo que el chofer es un hombre como todos, no es santo ni villano. El chofer es como tú y como yo”.

Volvamos a las llamas



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 5 de febrero de 2010

Preocupado por las extrañas calenturas que me consumen y por la comezón que sufro en las plantas de mis pies, seguidas del incontrolable movimiento de mis piernas con ritmo de cumbia y otras melodías, acudí a los yatiris que asesoran —o dicen asesorar— a nuestros principales gobernantes; para ello me trasladé a la ciudad de El Alto para consultar mi caso en el Consultorio Político y Sentimental atendido por los doctores Titirico y Calimán.

Los brujos aymaras mencionados me examinaron brevemente para luego decirme a dúo:

“No te preocupes mucho, Paulino Huanca, porque los mismos males que sufres tú en estos días también los sufren nuestros principales gobernantes y en especial el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, y su nuevo viceministro y ex diputado señor Torrico, alias ‘Satuco’”.

Dije al yatiri Calimán que no mejoran mis dolencias al saber que también las sufren altos dignatarios del Estado Plurinacional, Multicolor y Folclórico, a lo que me respondió Calimán:
“En un Estado Socialista, las dolencias son también comunitarias porque no existen privilegios para nadie”.
Al escuchar semejante disparate, me levanté de la cama donde me examinaban, envolví mi cuerpo con una sábana y comencé a bailar esa cumbia que tanto me gusta y cuyo estribillo dice mové la colita, nena… y a los pocos segundos vi que también bailaban con el mismo entusiasmo mis amigos yatiris.

Luego comenzamos a charlar sobre nuestro inminente traslado a la ciudad de Oruro para bailar en honor de la Virgencita del Socavón.

Cuando alguien mencionó que deberíamos ir a Oruro utilizando una “flota”, los yatiris comenzaron a temblar y me dijeron que el Gobierno del Presidente Morales estaba dispuesto a meter en vereda a los choferes, a los sindicatos y a las empresas.

Como yo no soy ningún gil, les dije que ese anuncio era sólo una cortina de humo que ocultaría la dictación de medidas más importantes, como la llamada “ley corta” que designaría a nuevas autoridades judiciales que colaborarían con el Movimiento Al Socialismo.

Los dos pseudo-galenos se enfadaron conmigo y me amenazaron con darme a beber unas pócimas con hierbas embrujadas que empeorarían mis males y me impedirían bailar en los carnavales. Como nadie se animaba a elegir la flota que nos llevaría a Oruro la próxima semana, yo propuse a los yatiris utilizar llamas como lo hicieron nuestros antepasados y formar una gran caravana más segura que los buses.

Los yatiris me miraron sorprendidos sin saber qué decirme, momento que aproveché para decirles que en Egipto, en el Sahara y también en Marruecos, sus pobladores continúan usando camellos para su mejor transporte y que nosotros podríamos hacer lo mismo yendo a Oruro montados en llamas, nobles camélidos que cooperarían gustosos a este feliz retorno a las épocas del Incario y de Tiwanaku cual se proponen algunos notables personajes. Para concluir les recité unos versos del poeta Gregorio Reynolds que dicen: Inalterable, por la tierra avara, marcha la sobria compañera del aymara...

Experto en campañas electorales



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 4 de febrero de 2010

La proximidad de los carnavales y la urgencia de contar con recursos financieros para celebrarlos en entusiasmo y dignidad me llevaron a concertar otro encuentro clandestino con mi comadre Macacha que se llevó a cabo en el Café de los Angelitos, situado en la Buenos Aires Avenue, a la vuelta del motel Devórame Otra Vez.

La proximidad de ambos locales no le gustó mucho a mi comadre cochabambina, quien me miró con desconfianza cuando le pedí al mozo del café que nos sirviera dos airish cofis (café irlandés), preguntando la cholita si la tal bebida era “afroasiática” cuando lo que quiso saber era si se trataba de una bebida afrodisíaca, extremo que negué rotundamente.

Entrando en materia expuse ante mi comadre las extrañas calenturas que sufro al acercarse el carnaval y la inaguantable comezón en las plantas de mis pies acompañada de un incontrolable movimiento en mis piernas con ritmo de cumbia. Sobre ese primer problema, mi comadre sólo atinó a aconsejarme duchas permanentes con agua fría y oraciones a la Virgen María y a mi Ángel de la Guarda.

Cuando ingresé al asunto económico, mi comadre se hizo la sueca y comenzó a silbar a un lado, lo cual me obligó a decirle:

“Hace dos días ha comenzado la campaña electoral para los candidatos a gobernadores y alcaldes y quisiera ofrecer a todos ellos mis servicios para colaborarles y que puedan triunfar pues sé redactar discursos en pro de la extrema izquierda y también de la extrema derecha, como también fabricar slogans y lemas que puedan impactar en nuestro pueblo boliviano."

Mi comadre Macacha se hizo la desentendida y me preguntó acerca de mi experiencia al respecto. Cerré los ojos y tratando de recordar le conté que había trabajado como asesor en la campaña presidencial de la fórmula Guachalla-Francovich y que perdimos, y que intervine también en las últimas elecciones de diciembre como ayudante de mis amigos yatiris que asesoraron al presidente Evo y lograron un aplastante triunfo electoral. Mi comadre, que es más viva que las arañas, se dio cuenta de mi inutilidad política para tratar de asesorar a los candidatos a gobernadores y alcaldes en su campaña que ya comenzó hace dos días y me pidió que no me metiera en asuntos políticos ni electorales porque no los entiendo y que ella me orientaría al respecto porque es una chola de verdad y conoce a todos los actores políticos del momento.

Convencido de que me iría muy mal realizando campañas electorales para los candidatos de abril, quedé desolado y alcé mis ojos hacia los de mi comadre como diciéndole: “¿Y ahora qué podré hacer para enfrentar al desafío de los Carnavales?”. La cholita cochabambina comprendió mi angustia y con su habitual generosidad me dijo:

“Compadre, usted sabe que al morir mi marido le dije que si usted me acompañaba en un trance tan duro, nada le faltaría mientras yo viva, así que guarde este dinero que algún día me pagará”.

El airish cofi que le invité surtió su efecto.
_____________

Airish cofi. Pronunciacion de Irish Cofee. Cafe irlandes. Bebida fuerte mezcla de cafe + whisky.

Primer día de clases



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 3 de febrero de 2010

Algunos integrantes de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Multicolor y Folklórica, al igual que yo, recordamos con horror el primer día de clases, sin columbrar que ese importante acontecimiento de tanta importancia para nuestras vidas pues fue cuando comenzó nuestro trascendental esfuerzo para aprender a leer, escribir y también a cobrar por hacerlo medianamente y con gran esfuerzo.

Aún recuerdo que en aquella mañana fría y lluviosa (porque en esos años también llovía en febrero), mi madre me sacó de la cama sin respetar que a esa hora temprana me encontraba soñando con una película de cowboys en la cual Buck Jones se encontraba a punto de “chaparla” a la “señorita”, sin saber hasta hoy, varias décadas después, si lo consiguió.

Sin preguntarme nada, me condujo al baño, poniendo su mayor interés en frotarme con jabón mis orejas y mi cuello, para secarme luego y rociarme con talco para que pareciera más blanco de lo que soy, característica cutánea que en el año 2010 me perjudicaría notablemente.

Luego, me vistió con esmero y desayunamos abundantemente porque —según ella— volvería recién a mediodía y muy fatigado.

Cuando dije a mi madre que me dolía un pie y no podía caminar, llamó a la empleada, que se llamaba Justina, y la obligó a cargarme en su k’epi para que me condujera al colegio San Calixto que quedaba a dos cuadras de nuestra casa. Llegamos en poco tiempo y Justina me bajó de su k’epi, mientras yo me resistía heroicamente, abrazándome a mi madre a los gritos de “no quiero ir al colegio” y “yo quiero ser analfabeto”. Después de una épica pelea, mi madre y Justina lograron introducirme en el colegio y, al despedirse, me dijo mi madre:

“Si tus nuevos amiguitos te preguntan de dónde eres, diles que eres cochabambino”.
Sorprendido le pregunté por qué tendría que decir que soy cochabambino si nací en La Paz, respondiendo mi mamitay:
“Para que crean que eres inteligente”.
Obedecí el mandato de mi madre y todavía hay algunos que creen que soy inteligente, lo cual no está confirmado porque en este momento estaría inscrito en el Movimiento Al Socialismo (MAS) y a lo mejor estaría formando parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional, levantando no sólo mis manos sino también mis patas.

He sabido que el presidente Evo inauguró el Año Escolar 2010 en una escuela de Tarija y tratando de explicarme esa decisión, tuve que decirme yo mismo:

“Es que el Presidente es muy inteligente y por eso se ha ido a Tarija, a cientos de kilómetros de Orinoca, para no recordar su primer día de clases que seguramente fue tan triste y doloroso como el mío."
En fin, el acontecimiento ya pasó, aunque este año en La Paz fue un día muy triste porque llovió mucho y vi a muchos niños enfundados en impermeables o cubiertos por plásticos en vez de lucir sus blancos mandiles y creo también haber visto a niños con salvavidas, patas de rana para flotar mejor y un niño con escafandra para bucear en la escuela si las lluvias persisten.

Ya lo saben niños: si alguien les pregunta de dónde son, digan que son cochabambinos y les irá muy bien en cualquier escuela de Bolivia.

Qué les importa que me alegre



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 2 de febrero de 2010

La verdad es que no necesito ver en el calendario cuándo comienzan el Carnaval porque faltando quince días para la iniciación de esta fiesta comienzo a sentir extrañas calenturas y un hormigueo en las plantas de mis pies que atormenta a pesar de tres pediluvios al día al que las someto acompañados de frotamientos con jugo de limón. Es entonces cuando caigo en cuenta de que faltan dos semanas para carnaval y de que no tengo el dinero suficiente para celebrarlo digna y locamente de acuerdo con la tradición. Entonces se produce el primer milagro del dios Momo al que algunos llaman “Dios gamo”: una llamada telefónica de mi tía Restituta, noble viuda de un guerrero, que reside en Estocolmo (Suecia).

—Hola, ¿hablo con mi sobrino Paulino Huanca?

—¡Tía Resty, qué alegría escuchar tu metálica voz en estos momentos de angustia económica. ¿Cómo va tu negocio en “Nabos escandinavos S.A.”?

—Muy bien, sobrino, en este maravilloso país hay nabos escandinavos para todos y durante todo el año. Ahora, permíteme una pregunta: ¿Has comenzado a sentir extrañas calenturas como yo?

—Sí, tiitay, y también empecé a sentir picores y hormigueos inaguantables en las plantas de los pies.

—A mí también me sucede lo mismo. Estoy con 39 grados de temperatura y eso que estamos en pleno invierno y no puedo mantener quietos mis pies cual si tuviera el “mal de San Vito”. ¿Tú estás igual?

—Yo duermo en la tina del baño con una copa de whisky con di rocks [1].

—¿Has ido a visitar a tus vecinos paceños del barrio Huano-Huanuni que sufren por un deslizamiento de tierra que destruyó sus viviendas?

—Claro que sí, tía Resty, pero al volver a mi casa mis piernas seguían moviéndose solas al compás de un reggaetón.

—Igualito me pasa, sobrino, y la gente que me observa en la calle me mira sorprendida y me dice al pasar “crazy señorita “. Todo eso quiere decir que falta poco para el carnaval y tú debes de estar falto de platita. He pensado en ello y te mando un remesa en coronas suecas con unos cochabambinos ricos que viven en Suecia y pasan el Carnaval en Oruro y Cochabamba.

—Gracias, tía Resty, ese dinerito me servirá para alegrarme un poco y enviarle flores a la señorita Lorena Barrionuevo, Reina del Carnaval Paceño 2010, que es una chica bellísima, tan hermosa que parece cruceña.

—¿Y no te criticará la gente por alegrarte en los carnavales?

—Qué les importa que me alegre, si me emborracho es con mi plata, como dice la copla nativa, aunque debería explicarles que me alegro con la plata que me regaló mi tía Restituta que vive en Estocolmo, Suecia.

—Bueno, sobrino. Ve a recoger el dinero que te envío y olvídate del socialismo anunciado porque debes saber que los socialistas también bailan rumbas cubanas, joropos venezolanos y morenadas bolivianas.

—¿Y qué hacemos mientras tanto con estas extrañas calenturas y estos hormigueos en las plantas de los pies que no nos dejan vivir?

___________________
[1]“Whisky con di rocks”. Del ingles Whiskey On The
Rocks
. Bebida alcoholica compuesta de Whisky + hielo.

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure