La Noticia de Perfil™ •

El poder te vuelve sexy



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 24 de febrero de 2010

Leíste en un periódico que unas bellas chicas que bailan en un conjunto de caporales agarraron a besos al presidente Evo y al vicepresidente Álvaro en el Corso de Corsos realizado en Cochabamba...?

—Sí, alguna vez ya te dije que el Poder vuelve sexys a algunos personajes.

—¡Cómo se nota que tú no estás en el Poder hace mucho tiempo! (Ésa fue una parte del diálogo que sostuvo el periodista don Paulino Huanca con su esposa.)

Sin disimular mi envidieja hacia los personajes nombrados, me dirigí a La quinta de Beethoven, establecimiento suburbano donde sirven platos criollos y chicha de Punata, donde me esperaba mi comadre cochabambina Macacha para conversar acerca de los problemas financieros que afronto para pagarle los elevados intereses que le adeudo por el préstamo que me concedió con motivo de los últimos carnavales.

Luego de besarla afectuosamente en las mejillas, le espeté a quemarropa la pregunta que me incomodaba cual si fuera una banderilla remojada en llajua: Comadre Macacha, ¿usted cree que yo soy un caballero sexy?

Mi comadre me miró sorprendida y me dijo que no lo sabía, pues siempre me había mirado como una comadre mira a su compadre y que en este momento me veía con ojos de una prestamista que sólo quiere recuperar su plata, olvidando su condición de pariente espiritual. Como ella no se hallaba enterada del tema que me angustiaba, decidí afinar mi pregunta primera y le dije con voz profunda al estilo de mi amigo don Mario Castro, director de radio Cristal:

“Dígame, comadrita Macacha, ¿usted cree que soy tan sexy como parece ser nuestro presidente Evo Morales o don Álvaro García Linera, nuestro vicepresidente?”.

Esta vez me comprendió mejor mi comadre Macacha y me respondió:

“No pues, compadre, Evo y Álvaro son mucho más sexys porque son más jóvenes que usted y ganan mucho más, y si les faltara plata, tienen cerquita a sus oficinas al Banco Central de Bolivia que les daría créditos a sola firma como a Yacimientos. Además tienen pegas para repartir, todo eso los hace mucho más sexys”.

Ya más aliviado con las palabras de mi comadre que es inteligente porque es cochabambina y es cochabambina porque es inteligente, tragué saliva y le dije engrosando mi voz:

“Eso quiere decir, comadre, que el Poder vuelve más sexys a los hombres”.

Macacha asintió con mi observación y me dijo:

“Pero no crea que eso pasa con todos, sino con algunos que tienen carisma, porque yo conozco a algunos ministros y viceministros que no ‘levantan’ ni a una chancha atada...”.

Entonces, ya aliviadas algunas de mis dudas y mirando a Macacha con mis ojos profundos y chaskañawis, le dije que me sería muy difícil pagarle los intereses el mes de marzo por mi préstamo carnavalero y mi comadre me respondió:

“No te preocupes, compadre, pero mírame siempre como acabas de hacerlo ahora”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure