La Noticia de Perfil™ •

Rezar, bailar y chupar



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 9 de febrero de 2010

Con los dinerillos que me envió desde Suecia mi tía Restituta viuda de Batistuta y los que me prestó mi comadre Macacha viuda de Racacha pude viajar a Oruro para asistir al “último convite”, que se realizó con importantes actuaciones religiosas y folklóricas a manera de ensayo general de lo que será la Entrada de Carnaval del próximo sábado.

Como me considero un profesional entre los devotos de la Virgen del Socavón, me mostré un poco renuente ir al ensayo y así se lo dije a mi comadre Macacha, pero ella me dijo con firmeza:

“Te entregaré la plata que te prometí después de que jures ante la Virgen que me devolverás el dinero más los intereses acumulados”.
Y así tuve que ir con ella.

Llegamos a Oruro muy de mañanita y fui conducido de una oreja ante el altar donde se venera a la Virgen del Socavón, donde mi comadre cochabambina me hizo repetir en voz alta y clara lo siguiente:

“Yo, Paulino Huanca, declaro de mi libre voluntad que en la fecha he recibido de la señora Macacha viuda de Racacha la suma de cinco mil dólares en calidad de préstamo por el término de seis meses con la garantía de todos los bienes tenidos y por tener de mi señora esposa. Acepto complacido pagar el 10 por ciento mensual de intereses que abonaré al cash. Para garantía juro ante la Virgen del Socavón, teniendo como testigos al padre Jairo y varios sacristanes”.
Juré besando la señal de la Cruz y guardé dignamente “los verdes” recibidos, lo que me produjo gran contentamiento.

Luego recé el Santo Rosario seguido de las letanías Lauretanas y bailé durante media hora los compases de la morenada, especialmente una que se llama Que me entierren con morenada, suplicando a mi comadre Macacha que me condujera al hotel Los cuernos del Diablo, para servirnos unos tragos endiablados y para una sesión de masajes que ella practicó en mis cansados y adoloridos t’usus (léase pantorrillas). Luego retornamos al baile y también a unos variados traguitos que consumimos en todas las esquinas, porque está comprobado que “el Diablo no duerme” y es él quien se encarga de aumentar tu entusiasmo y alegría con buenas dosis de tragos variados para que todas las mujeres te parezcan hermosas aunque ellas fueran sólo unas negritas insignificantes y k’aspichaquis (léase piernas flacas). Al anochecer, mi comadre Macacha me pareció igualita que la famosa Jessica Jordan, pero a partir de las ocho de la noche comienza a trabajar mi Ángel de la Guarda.

Mi Ángel de la Guarda se molestó mucho al comprobar que había bebido mientras bailaba con Macacha y otras cholitas, y porque había visto muchos borrachos en la plaza 10 de Febrero y en la calle Bolívar, y le dije algo respetuosamente:

“Sabes, ángel querido, este Carnaval es así nomás, comienzas por rezar a la Virgen, luego bailas con devoción y después chupas sin compasión, y quien lo niegue es un hipócrita”.
Felizmente, el Carnaval recién comenzará. Ya veremos lo que pasará en el país durante los próximos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure