La Noticia de Perfil™ •

Primer día de clases



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 3 de febrero de 2010

Algunos integrantes de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Multicolor y Folklórica, al igual que yo, recordamos con horror el primer día de clases, sin columbrar que ese importante acontecimiento de tanta importancia para nuestras vidas pues fue cuando comenzó nuestro trascendental esfuerzo para aprender a leer, escribir y también a cobrar por hacerlo medianamente y con gran esfuerzo.

Aún recuerdo que en aquella mañana fría y lluviosa (porque en esos años también llovía en febrero), mi madre me sacó de la cama sin respetar que a esa hora temprana me encontraba soñando con una película de cowboys en la cual Buck Jones se encontraba a punto de “chaparla” a la “señorita”, sin saber hasta hoy, varias décadas después, si lo consiguió.

Sin preguntarme nada, me condujo al baño, poniendo su mayor interés en frotarme con jabón mis orejas y mi cuello, para secarme luego y rociarme con talco para que pareciera más blanco de lo que soy, característica cutánea que en el año 2010 me perjudicaría notablemente.

Luego, me vistió con esmero y desayunamos abundantemente porque —según ella— volvería recién a mediodía y muy fatigado.

Cuando dije a mi madre que me dolía un pie y no podía caminar, llamó a la empleada, que se llamaba Justina, y la obligó a cargarme en su k’epi para que me condujera al colegio San Calixto que quedaba a dos cuadras de nuestra casa. Llegamos en poco tiempo y Justina me bajó de su k’epi, mientras yo me resistía heroicamente, abrazándome a mi madre a los gritos de “no quiero ir al colegio” y “yo quiero ser analfabeto”. Después de una épica pelea, mi madre y Justina lograron introducirme en el colegio y, al despedirse, me dijo mi madre:

“Si tus nuevos amiguitos te preguntan de dónde eres, diles que eres cochabambino”.
Sorprendido le pregunté por qué tendría que decir que soy cochabambino si nací en La Paz, respondiendo mi mamitay:
“Para que crean que eres inteligente”.
Obedecí el mandato de mi madre y todavía hay algunos que creen que soy inteligente, lo cual no está confirmado porque en este momento estaría inscrito en el Movimiento Al Socialismo (MAS) y a lo mejor estaría formando parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional, levantando no sólo mis manos sino también mis patas.

He sabido que el presidente Evo inauguró el Año Escolar 2010 en una escuela de Tarija y tratando de explicarme esa decisión, tuve que decirme yo mismo:

“Es que el Presidente es muy inteligente y por eso se ha ido a Tarija, a cientos de kilómetros de Orinoca, para no recordar su primer día de clases que seguramente fue tan triste y doloroso como el mío."
En fin, el acontecimiento ya pasó, aunque este año en La Paz fue un día muy triste porque llovió mucho y vi a muchos niños enfundados en impermeables o cubiertos por plásticos en vez de lucir sus blancos mandiles y creo también haber visto a niños con salvavidas, patas de rana para flotar mejor y un niño con escafandra para bucear en la escuela si las lluvias persisten.

Ya lo saben niños: si alguien les pregunta de dónde son, digan que son cochabambinos y les irá muy bien en cualquier escuela de Bolivia.

1 comentario:

  1. Tus ocurrencias siempren me divierten, ni modo,, con la lluvia no hay nada que hacer.
    Grande Paulino.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure