La Noticia de Perfil™ •

La gran mamada



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 29 de noviembre de 2009

En mi Diccionario del Cholo Ilustrado, la palabra Mamada no significa para nada el inocente acto de nuestras guaguas cuando se prenden del pecho de sus madres para alimentarse. Mamada, para los cholos lustrosos, quiere decir burla, engaño y estafa que ejecuta un cholo pícaro y mañoso contra otro crédulo, confiado y de buena fe.

Basado en ese vocablo nuestro que no tiene salpicadura maradoniana alguna, puedo afirmar sin pestañar que sólo falta una semana para la Gran Mamada que se realizará ante los ojos de todo el mundo, con la presencia de periodistas extranjeros, nacionales y observadores de Europa y América.

Esta mañana al despertar muy preocupado por la situación en nuestro país, le pregunté a mi esposa: “Amorcito, tú que me conoces hace más de cincuenta años, ¿te ha parecido alguna vez que yo tengo cara de teta?”. Sorprendida la hispanoparlante, me respondió que mi cara no tenía ningún parecido con ninguna glándula mamaria y que para ella yo tengo un rostro muy simpático. Sus palabras me consolaron un poco, aunque luego corrí al espejo para comprobar si yo tenía cara de teta. Por si acaso, le pedí a mi cónyuge que me prestara uno de sus sostenes o sujetadores para colocármelo en mi cara porque no me pareció púdico ni conveniente salir a la calle con mi cara de teta, al igual que las señoras que nunca van a un té, o a un cóctel, o al mercado con sus “ñuñus” al aire.

De la misma manera saldré ataviado el próximo domingo bautizado por mi como "El día de la Gran Mamada”, y mis amigos harán lo mismo pues actualmente buscan en las lencerías sostenes para cubrir sus caras de tetas, algunas con bigotes estilo Charles Bronson, Jorge Negrete y Clark Gable, siendo el más sensacional de todos el que tiene cara de teta con barba estilo Fidel Castro.

Creo que gran parte de nuestra población ha asistido impotente al triunfo de la mañudería, de la picardía chola, del fraude, sobre la biometría y las rectas intenciones. Hay medio millón de ciudadanos inscritos irregularmente y que seguramente votarán. Y nada le pasará a ese “mamón” que se inscribió 37 veces en los registros biométricos. Y nadie se sorprenderá al ver que los registros pandinos, tarijeños, benianos, cruceños y chuquisaqueños hayan crecido de manera tan acelerada. Es la gran mamada con cédulas repartidas con ayuda venezolana desde 2006. Y muchos muertos volverán a la vida para votar el Día de la Gran Mamada.

Para concluir les digo que mis amigos y yo que tenemos cara de teta desde hoy caminaremos por las calles con sostenes femeninos colocados en nuestros rostros. Lo que mejor hicieron los actores políticos que organizaron las próximas elecciones a todos y en especial a mí fue dotarnos de una cara de teta, y como las tetas son siempre dos, tendré la misma cara para cuando tengamos que elegir a prefectos y alcaldes.

¡Viva la Gran Mamada, viva mi cara de teta!

La heroína Canedo



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 28 de noviembre de 2009

Haciéndome el “muy macho” decidí ir al Palacio Legislativo para visitar a la doctora Rosario Canedo, ministra de la Corte Suprema de Justicia, para manifestarle mi solidaridad ante los atropellos que viene sufriendo como magistrada por parte de abogados y diputados oficialistas.

Con voz enérgica le pedí a mi esposa que me trajera inmediatamente mi carnet de periodista y un texto de la nueva Constitución Política del Estado, respondiéndome con tranquilidad: “No puedo traerte lo que pides porque tu carnet de periodista lo tienes empeñado en el Bar Chuma por consumo de comidas y bebidas, y el texto de la nueva Constitución ha desaparecido desde aquel día cuando llevaste todas sus páginas al cuarto de baño para leerlas y actualmente no hay ni una sola hoja”.

Sin contrariarme por esos inconvenientes, le pregunté si ella podría acompañarme a saludar a la doctora Canedo, respondiéndome que no, porque ella no la conocía y porque ella (mi esposa) es extranjera y no se inmiscuye en los asuntos internos de otro país. Ese momento extrañé a mi comadre Macacha, chola cochabambina que me habría acompañado sin chistar para hacer valer mis derechos como periodista y como ciudadano.

Las puertas del Palacio Legislativo se encontraban cerradas, lo cual me extrañó porque era un día ordinario de trabajo. Empecé a tocar la puerta con la energía que me es habitual, pero nadie acudió a mi llamado, hasta que un lustrabotas amigo se compadeció de mi y me dijo: “Joven Paulino, tienes que darte la vuelta por la calle Comercio, que es por donde ingresan los diputados y el público”.

Allí me dirigí y las puertas también estaban cerradas, hasta que un policía prepotente me preguntó qué quería. Le manifesté mi propósito y el jach’u me dijo: “Están prohibidas las visitas a la señora Canedo”, como si la Cámara de Diputados fuera una cárcel de alta seguridad.

No me di por vencido, volví a la plaza Murillo, compré unas salteñas y volví a la puerta resguardada por la Policía. El oficial entreabrió la puerta y nuevamente me preguntó qué quería, respondiéndole convincentemente: “Traigo estas salteñas para el diputado masista Gustavo Torrico, que dice estar en huelga de hambre en contra de la magistrada la doctora Canedo”. El jach’u me guiñó un ojo y me dejó pasar, rogándole que fuera él mismo quien le entregara las salteñas al comedido diputado masista y levantamanos.

Por fin pude ver a la magistrada Canedo, quien dormitaba por su estado de debilidad luego de su heroico ayuno voluntario que cumplía ya varios días. No quise despertarla, pero le dejé un papelito que decía: “Doctora Canedo: usted es la heroína cochabambina de este tiempo que está defendiendo con el riesgo de su vida el respeto a los Derechos Humanos y el respeto a las leyes de la República”.

El suyo es un hermoso ejemplo para todos los ciudadanos de Bolivia y especialmente para las mujeres bolivianas dignas y valientes.

Día de Acción de Gracias



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 27 de noviembre de 2009

Ayer se celebró en Estados Unidos el Día de Acción de Gracias, cuando las familias norteamericanas se reúnen para agradecer a Dios por los dones que cada una recibió, una tradición que se celebra también en muchos lugares del mundo y que yo la aprendí en Cochabamba, que es el down town boliviano.

Fue así que mis parientes y yo nos reunimos en mi casa para cenar juntos compartiendo un pavito y un pastel de zapallo, al igual que todos los años cuando llega el último jueves del mes de noviembre, sin importarnos que también a esa misma hora nuestro presidente Evo cenaba con su amigo el Presidente de la República Islámica de Irán, algo que no le critico porque cada uno tiene los amigos que quiere y da las gracias al Dios que le gusta; yo soy católico y cristiano, y Evo tiene derecho a ser musulmán o pachamamífero, que así seguramente se llaman los adoradores de la Pachamama.

Entre mis tíos estuvo Huevastián, a quien tanto quiero porque tiene el alma cándida y no es ningún CJD (hermosa sigla que acabo de inventar para designar a los cojudos sin herirlos, y para no parecer un grosero delante de las señoras de San Vicente de Paul, a las que quiero y venero). Hablé con mi tío Huevastián y le pregunté qué pensaba acerca del thanks given day, respondiéndome que le parecía muy bien que hubieran pueblos que agradecen a Dios y muy mal que hubieran colectividades humanas que no lo hagan, por lo menos una vez al año con suspensión de actividades públicas y privadas. Le pregunté a Huevastián si Bolivia es un país malagradecido. Mi tío me respondió que los bolivianos somos nobles, pero que hemos borrado a Dios de nuestra Constitución y que lo hemos sacado a patadas del Palacio de Gobierno, del Congreso, de los ministerios y hasta de las escuelas y colegios públicos para entregarnos a los yatiris que sólo creen en la Pachamama.

Mi tío Huevastián no había sido tan CJD como alguna gente cree, y cuando quise arrebatarle un ala de pavo que vi en su plato, me dijo que yo no comiera tanto pavo porque él no era ningún pavote, como dicen los argentinos.

Mi pariente Huevastián también me recordó que el año pasado, en esta misma fecha, me hizo notar que en las principales lenguas originarias como el aymara y el quechua no existe la palabra “gracias” y que por ello recurren a la expresión de Dios pagará y los quechuas Dius pagarasunqui. Pregunté a Winonna, mi empleada doméstica que sabe del aymara, y me confirmó la versión de mi tío preferido.

Para concluir, debo contarles que toda mi familia agradeció a Dios por la vida, la salud de los componentes de la familia de Paulino Huanca y también yo le agradecí por estar vivo, aunque casi ciego, pues he perdido la visión en un ojo, pero aún puedo llorar por los dos ojos pensando en los que no agradecen a Dios, y sólo agradecen a quienes nos prometen ayuda económica mientras amenazan al mundo con sus armas nucleares.

Un huésped distinguido



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 26 de noviembre de 2009

El día martes visitó nuestro país por algunas horas el señor Mahmud Ahmadinejad, presidente de Irán, para entrevistarse con su colega Evo Morales, quien acudió a recibirlo al aeropuerto de El Alto y luego lo trasladó al Palacio de Gobierno, donde Mahmud pidió el respaldo de Bolivia para su política nuclear que atemoriza a los países occidentales.

Como soy un cholito de tierra adentro, la elegida de este personaje me emocionó y al mismo tiempo me sorprendió que nos visitara por segunda vez en un lapso de dos años, atribuyendo tal hecho a la amistad que le liga con el presidente Evo, quien tiene amigos raros por todo el mundo.

Como no conozco a ningún ministro ni viceministro ni diputado del Movimiento al Socialismo, no tuve más remedio que pedir la colaboración de mi amigo el yatiri Calimán para poder ver, aunque fuera de lejos, al exótico personaje para poder contar a mis nietos —aunque exagerando un poco— que conocí y fui amigo de Mahmud, presidente de Irán, quien acababa de ser reelecto luego de unas elecciones fraudulentas.

El yatiri Calimán quiso cobrarme 200 dólares para hacerme el favor de yo poder ver de cerca al Presidente iraní, propuesta que acepté, acudiendo ambos al aeropuerto para ver a Mahmud aterrizando en su alfombra mágica made in Persia, que así se llamaba Irán antes de la revolución de los Ayatolas. Mahmud no voló desde Brasil a Bolivia en su alfombra persa, sino en un avión vulgar y corriente, descendió de la escalerilla, no besó el suelo boliviano, y saludó a su amigo íntimo Evo Morales ante la emoción del público y los militares que le esperaban, luego se dirigieron al Palacio de Gobierno.

Cuando el yatiri Calimán quiso cobrarme por su favor, le pedí rebaja como si estuviéramos en un mercado persa, aunque al final acordamos que le pagaría en Reales, moneda iraní.

Volví feliz a mi casa para contar a mis nietos que estuve muy cerca del presidente Mahmud pensando en que se alegrarían de mi buena suerte, pero el mayor de mis nietos me dijo: “¡Ay, abuelito!, si todo el mundo sabe que tu personaje ganó hace poco su reelección con elecciones fraudulentas que originaron manifestaciones reprimidas a bala. También todo el mundo sabe que Irán fabrica armas nucleares que podrían ser disparadas contra Israel, contra Europa y contra Estados Unidos. Nadie ignora, abuelito, que Bolivia posee uranio que podría servir a Irán y nuestro gobierno lo sabe, y también lo sabe el Presidente de Venezuela, que es otro de los íntimos de tu admirado Mahmud. Y también te cuento, abuelito, que Irán instalará una lechería en el Chapare y tres estaciones de televisión en nuestro país que estarán al servicio del Gobierno. Además, abuelito, no te olvides que la visita de Mahmud a Evo se realiza en la época electoral y Mahmud tendrá algo que contar en Bolivia de cómo ganar elecciones y cómo responder a eventuales protestas contra un fraude”. Es que los chicos de ahora saben mucho más que nosotros los abuelitos.

Pagas por donde pecas



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 25 de noviembre de 2009

Algunas civilizaciones antiguas basaban su justicia en el principio de “pagarás por donde pecaste”, cortando la lengua a los calumniadores, las manos a los ladrones y los pies a los metepatas, lapidando a las adúlteras y cortando la cabeza a quienes opinaban en contra del caudillo que los gobernaba.

Curiosamente, en nuestros días, cuando hasta los bolivianos nos aprestamos a adquirir un satélite chino propio para colocarlo en el espacio aunque sea al fiado, escuché la semana pasada voces que actualizan la “justicia originaria” proponiendo castigos ejemplares y drásticos para quienes cometen delitos. Como no existe en ninguna biblioteca un ejemplar del Código Penal Originario, los actuales candidatos indígenas que aspiran a una diputación o una senaturía proponen insólitas medidas de punición para los que violan las leyes, produciendo entusiasmo en algunos y horror ante los bienaventurados mansos de corazón, como un servidor.

Llevado por el principio de “pagarás por donde pecas”, un penalista originario ha propuesto la castración de aquellos que violan a niñas y niños, un delito que causa horror a todo ciudadano, cualquiera fuera su grado de cultura... Estoy de acuerdo con que la Justicia sancione a un violador de menores con alguna pena ejemplarizadora, pero la castración me parece exagerada y mucho más si ésta tenga que ser ejecutada en la plaza principal del pueblo.

Siguiendo con las penas que establece la Justicia Ordinaria y que cada día son difundidas por los oradores que echan discursos electorales en las plazuelas de pueblos y aldeas, también escuchamos decir que en la nueva sociedad socialista del siglo XXI se procederá a cortar las manos de quienes roban al prójimo o al Estado.

Tales como están la pobreza y la necesidad en nuestro país, pronto seríamos un país de mancos rindiendo homenajes a Manco Kápac, mitológico fundador del Imperio de los Incas, mientras unos pocos letrados nos inclinaríamos reverentes ante la obra del Manco de Lepanto.

¿Y por qué solo nos ampararíamos en la Justicia Originaria para cortar las manos a los ladrones y rateros, y amigos de lo ajeno? También habríamos de cortarles las manos a los levantamanos de la actual Cámara de Diputados, a aquéllos que levantando sus manos aprobaron la suspensión de la ministra de la Corte Suprema de Justicia, la doctora Rosario Canedo, luego de que hicieron lo mismo con la suspensión del presidente de esa Corte, el doctor Eddy Fernández. Con la famosa Justicia Originaria también la sociedad podría exigir que cortáramos las manos a los diputados levantamanos que aprobaron el informe oficialista sobre el caso del terrorismo atribuido a Rózsa y compañía.

Dios nos libre de la Justicia Originaria, porque me parece muy draconiana y fuera del tiempo.

En el país de los chuecos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 24 de noviembre de 2009

El último fin de semana estuve en el naiclú "Malena" de la ciudad de El Alto donde cumplí disciplinadamente con mis alumnas de mi Academia de Tango en el horario de 8.00 a 10.00 de la noche, para luego conversar de asuntos serios con mis amigos yatiris Calimán y Titirico mientras esperábamos la iniciación del primer show a cargo del elenco desnudista del establecimiento el que no atenta contra nuestra moral porque en vez de proporcionarnos placeres libidinosos, nos inclina a la piedad al mostrarnos sus cuerpecitos desnudos con pieles de gallinas en medio de un frigorífico.

Todo comenzó cuando advertí que una de las bailarinas que en sus tiempos de cholita se llamaba Romualda y que ahora se hace llamar Roselyn, me pareció chueca, y que uno de sus hombros era mucho más alto que el otro haciendo que una de sus nalgas fuera más baja que la otra.

Mis amigos yatiris se enfadaron conmigo y me acusaron de que yo siempre ando fijándome en los defectos de los demás, me defendí diciendo que yo podría tener muchos defectos pero que no me podrían decir que soy chueco, o wist´u, como decimos los originarios. Sobre esa base comenzamos a enjuiciar lo que sucede en el país donde la mayor parte de la población es wist´u vida, o de vida chueca, o si prefieren, torcida, lo cual nos lleva a creer que todas nuestras instituciones son chuecas, el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial la Contraloría General, pasando por las FFAA y la Policía.

El yatiri Calimán que es muy perspicaz me dijo:"Ya sé dónde quieres llegar: ahora tratarás de decirnos que también la Corte Nacional Electoral es chueca o wist´u y que por lo tanto no deberíamos fiarnos del Órgano Electoral Plurinacional".

Las palabras del brujo aymara me dieron pie para recordarle que en días pasados cuando tuve el placer de conocer a cerca de una decena de yatiris, me revelaron la acción de varios de ellos que se introdujeron en la instalaciones de la Corte Nacional Electoral y manipularon en las computadoras para elevar en mucho el número de los inscritos cuando después de la "depuración" tal cantidad debería haber disminuido. Tal hecho en vez de llamarse depuración debería haberse llamado apuración.

Los brujos aymaras me miraron chueco, lo cual no me sorprendió porque sigo sosteniendo que todo está chueco en Bolivia: instituciones, gobernantes partidos, políticos, jueces, fiscales, réferis de fútbol, militares y policías. Somos un país con mayoría chueca, a tal punto que todos sonreímos cuando alguien nos acusa de wist´u vida.

Sé que hay algunas personas probas en la Corte Nacional Electoral y en algunas cortes departamentales, pero sigo sosteniendo que el número de bellacos en Bolivia es infinito y que éstos ahora cuentan con asesoramiento venezolano, cubano, y nicaragüense donde algunos personajes se consideran providenciales y quieren gobernar per sécula, secuolorum, amén.

Atletas bolivianos ausentes



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 22 de noviembre de 2009

Sigo el desarrollo de los Juegos Olímpicos Bolivarianos y reconozco el esfuerzo desplegado por nuestros atletas para ganar algunas pruebas. Desde el Bar Chuma y el Naiclú “Malena” de la ciudad de El Alto seguí la competencia, y grande fue mi decepción al comprobar que muy pocas medallas de oro, plata y bronce fueron ganadas por Bolivia a pesar de que somos un país netamente minero. Es que los bolivianos no estamos preparados para esas pruebas y debemos insistir en que otras especialidades deportivas sean incorporadas a los próximos Juegos Olímpicos. He aquí una relación de especialidades atléticas que más practicamos.

Carrera de Pisacocas.- Una hermosa prueba atlética que se realiza diariamente en el Chapare, Yungas de La Paz y gran parte del territorio nacional, allí podríamos competir con atletas colombianos, peruanos y ecuatorianos, pero nuestros atletas “pezuñas verdes” jugarían un buen papel.

Carrera Originaria de Obstáculos.- Podríamos escoger a atletas que intervienen en la campaña electoral y luchan por vencer toda clase de obstáculos: falta de plata, juicios políticos, procesos administrativos, órdenes de arraigo, incautación de sus bienes y propiedades, etc., que harían de esa prueba la más emocionante.

Carrera con zancadillas.- Estoy seguro de que somos campeones en esta prueba. ¿Quién deja correr a su hermano, a su amigo, a su cuñado, a su rival, sin darse el gusto de ponerle una zancadilla y verle caer de jeta? No está registrada por el Comité Olímpico Internacional.

Prueba de Resistencia de Nalgas.- Me parece que Venezuela y Bolivia son los países que practican esta prueba de resistencia de nalgas, o glúteos, o traseros, pues contamos con los oradores más largos y pesados del mundo que pueden hablar sin parar durante horas sin decir nada importante. Así como compiten los atletas de piernas más resistentes, nosotros podríamos ganar en resistencia de nalgas.

Carrera de Pichicateros.- En todo el mundo se preocupan por controlar a los atletas que utilizan drogas para ganar y éstos son sancionados a posteriori. No estaría mal que pensemos en carreras para pichicateros, o sea para los que consumen drogas. Parece que en nuestro país ya contamos con una juventud que consume cocaína desde la niñez y nadie se preocupa por incorporarlos a nuevas pruebas atléticas.

Huelgas de Hambre Olímpicas.- Tampoco aprovechamos a nuestros atletas que practican la prueba de huelgas de hambre. Si consiguiéramos que el ayuno voluntario de 34 días homologue sus récords de resistencia. Conseguir atletas fuertes y bien alimentados que compitan en levantamiento de pesas cuesta mucho dinero y pienso que ganar medallas de oro por hacer huelgas de hambre sería más barato.

Estas son pruebas que podríamos ganar porque somos diferentes. Practiquemos deportes atléticos aprovechando la situación del país, cuando nuestro atleta Evo Morales se apresta a competir en Salto a la Garrocha con una pértiga que le regalaron atletas venezolanos.

Nos calumnian de corruptos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 21 de noviembre de 2009

Una prestigiosa entidad como es Transparencia Internacional se ocupa de medir los grados de corrupción en todos los países del mundo y cada año publica sus conclusiones y el ránking respectivo. Con sorpresa y emoción pude ver que Bolivia ocupa un lugar destacado entre los países latinoamericanos.

Cuando mi esposa se acercó a mi escritorio para atisbar mi lectura de los periódicos, cubrí con mi brazo la noticia acerca del tema impidiendo que leyera esa noticia vergonzosa, pero ella me arrebató el periódico, leyó la noticia y me dijo: “Ah, corrompidillos, ya sabía que tú siempre fuiste un encubridor de tus amigos corrompidos”. Yo le dije que desde hace muchos años nos calumnian de corrompidos a los bolivianos, pero que no todos somos así, pidiéndole pruebas irrefutables de algún acto de corrupción que yo hubiera cometido. La hispanoparlante aceptó el desafío y fue a buscar en su ropero un archivador que —según ella— contenía pruebas de mis pequeños actos de corrupción. Comenzó por mostrarme mi viejo brevet de conductor firmado por el Director de Tránsito con mi fotografía, mi firma y mi impresión digital, preguntándome cómo conseguí ese brevet si nunca supe conducir. Farfullé alguna respuesta y al final reconocí que tuve que pagar unos pesos a un policía y bajé la cabeza aceptando mi culpa.

Victoriosa, volvió al archivador y puso ante mis ojos mi nuevo carnet de identidad donde aparezco con el nombre de Paulino Huanca Vergara, nacido en Achacachi y de profesión escribidor. En forma severa me preguntó: “¿Podrías decirme dónde compraste esta nueva cédula de identidad donde también apareces como soltero?”. Bajé la cabeza y no tuve otro remedio que confesarle que pude obtener ese carnet de identidad en las oficinas de Identificación y que tuve que pagar por él unos pesitos cuya cantidad no recuerdo.

Decidida a hacerme flecos, me mostró a continuación cinco constancias de haber votado en cinco mesas distintas en las últimas elecciones presidenciales cuando ganó Evo por mayoría aplastante. Mi esposa me increpó y me dijo: “No te parece un acto de corrupción haber votado cinco veces como lo hiciste?”. Quise decirle que en ese entonces Evo me parecía bueno, pero preferí callarme para no chingarla más. Cansada de mostrarme documentos, me llevó ante mi nuevo televisor y me dijo triunfante: “Este televisor lo compraste de una contrabandista y ella te rebajó 200 dólares para no darte factura, ¿no te parece tal hecho un acto de corrupción?”. Quise decirle que mis amigos hacían lo mismo, pero mi conciencia me hizo callar.

Por último, me mostró una fotografía de una chola que conocí en la fiesta de Urkupiña, con la siguiente dedicatoria: “A mi amado Paulino con quien nos sacudimos tres días en Quillacollo. Firmado: Madona”. Quise explicarle que todo el mundo baila con cholas en Urkupiña y que nos sacudimos tres días bailando, pero me di por vencido, aunque le pedí a mi esposa que me devolviera la foto de Madona.

Presupuesto con deudas



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 20 de noviembre de 2009

A esta altura del año, las autoridades gubernamentales se dan a la tarea de elaborar el Presupuesto General de la Nación correspondiente al 2010, trabajo importantísimo que no sirve de nada a los países pobres, sucediendo lo mismo en los hogares pobres como el mío. Sin embargo, tomé muy en serio la orden que me impartió mi esposa cuando dijo con voz severa: "Tenemos que elaborar nuestro presupuesto familiar para 2010, como hacen todas las instituciones y personas serias y responsables". Quise contradecir la orden diciéndole que yo no soy serio ni responsable sino un pobre periodista que escribe con algo de humor todos los días, pero me abstuve de decir palabra alguna para evitar una disputa de incalculables consecuencias.

Para comenzar nuestra tarea presupuestaria, ella limpió mi escritorio de papeles donde anoto algunas ocurrencias mías y también ajenas, y puso en lugar de aquéllos un papel rayado como mandan las prácticas contables, y con el título general de "Presupuesto General de la familia de Paulino Huanca", bajo el cual se extendían de arriba a abajo una columna que decía Haber y otra que decía Debe, observándole a la española que faltaba la tercera columna que dijera: "Debe Haber pero no hay", enseñándome mi esposa que esa columna que yo propuse no existe en ningún presupuesto General de la Nación y tampoco en el nuestro.

Antes de inscribir ninguna partida en nuestro presupuesto familiar ella me preguntó acerca de mis ingresos calculados para el 2010, a lo que respondí: No puedo calcular cuáles serán mis ingresos durante el año próximo porque todo depende del resultado de las elecciones. Ella me miró con extrañeza y me pidió mayores explicaciones, a lo que tuve que agregar: “Está claro, pues, Tesorito y Tesorera mía, si gana el presidente Evo tendré que continuar mi labor como periodista y escritor, y como gano muy poco seguiré vendiendo hojas de coca en mi quiosco cercano a la Buenos Aires Avenue; y si perdiera Evo (lo cual es improbable) también estaremos jodidos porque sólo Dios sabe lo que pasaría en el país.

Mi mujer se burló de mi razonamiento y me echó en cara mi total desconocimiento de la ciencia presupuestaria, carente de imaginación y conocimiento de la metodología presupuestaria y crediticia. Triunfante, ella me dijo que procederíamos en familia al igual que los técnicos presupuestarios del Gobierno. Con voz exultante agregó: "Para qué cree que se han inventado los créditos internacionales internos? Si no tenemos dinero el 2010 nos prestamos como lo hará Bolivia".

Interiormente aplaudí su conocimiento de la realidad, aunque tímidamente le hice una pequeña observación: Pero si nos prestamos dinero tendremos que pagarlo... La española me dijo: "Los préstamos internacionales son a largo plazo, tienen diez años de gracia y 30 para pagarlos, para entonces, todos los actuales gobernantes serán ricos y otros habrán muerto y nosotros también estaremos sembrados. Préstate plata y serás feliz.

Hubo yatiris en la Corte



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 19 de noviembre de 2009

Sigo firme en mi tesis que sostiene la existencia de un supra gobierno conformado por yatiris (brujos aymaras) por encima de quienes conforman el actual Poder Ejecutivo, Presidente y ministros que aparecen en los periódicos, estaciones de televisión y radios importantes.

Preocupado por la sorpresiva aparición de 300.000 nuevos inscritos en la Corte Nacional Electoral después de que ésta nos diera una cifra total al cerrarse la fecha de inscripciones, me aferré a la opinión del historiador Ramiro Prudencio de que este importante excedente de inscritos no apareció en el plazo fijado por la ley porque “estaban de parranda” y yo también hice lo mismo dirigiéndome a parrandear en el naiclú Malena de la ciudad de El Alto.

Allí encontré a mis amigos yatiris Calimán y Titirico, quienes me presentaron a otros yatiris que dijeron llamarse el Chumeño, el Mallku Blanco, el Brujo de Sinahota y el Hechicero de Achacachi, con quienes compartí algunas horas de sano esparcimiento y de solaz conversación.

En medio de la jarana, me sorprendió escuchar que un yatiri decía a otro: “Ese asunto lo trataremos en nuestra próxima sesión de gabinete que será el domingo, en la casa de ‘la amante del Diablo’. Al escuchar esas palabras colegí que los yatiris conforman un supra gobierno. Cuando me pareció oportuno llevé a un aparte al yatiri Calimán y le pregunté a quemarropa: “Dime, pues, hermanito, qué sabes tú acerca de los 300.000 nuevos inscritos en la Corte Electoral después de haberse cumplido el plazo para las inscripciones”. El brujo quiso eludir su respuesta, pero yo le manifesté que lo sabía todo y que no tratara de mentirme o engañarme.

Puesto contra la pared, el brujo aymara me pidió discreción y sobre todo que le guardara el secreto, respondiéndole: “Te juro por la Pachamama que nunca revelaré a nadie tu secreto”.

Calimán me dijo: “Nuestro gabinete secreto de yatiris decidió introducirse en las oficinas de la Corte Nacional Electoral en horas de la madrugada y el brujo aymara Tiririco, que sabe mucho de cibernética, operó con la máquina principal de la sala de computadoras para dar por inscritos a trescientos mil ciudadanos, que es la cifra que necesitamos para ganar con cifras absolutas las elecciones de diciembre y también las próximas”.

Le pregunté si la brujería es superior a las computadoras y Calimán me aseguró que sí porque las computadoras ejecutan todo lo que ordena el operador.

La verdad es que a partir de esa noche mi fe en los yatiris se ha hecho más firme y es por ello que seguiré sosteniendo que las maniobras más inteligentes y decisivas del actual Gobierno son realizadas por un grupo selecto de brujos aymaras.

Silbidos olímpicos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 18 de noviembre de 2009

La realización de los Juegos Olímpicos Bolivarianos es un acontecimiento importante, aunque las prácticas atléticas nunca contaron con el suficiente apoyo de las políticas gubernamentales. Sin embargo, ahí están y concitan el interés de nuestros pueblos, y es por ello que junto a otros atletas amigos míos nos dirigimos a la sede de esta competencia, que es Sucre, para inscribirnos y participar de estos juegos inventados por los griegos.

Mis amigos y yo pertenecemos a instituciones atléticas algo exóticas, como el Bar Chuma, la Casa del Tarateño, el Naiclú “Malena” de la ciudad de El Alto y “Donde mueren los Valientes”, de la ciudad de Quillacollo. Grande fue nuestra sorpresa al comprobar que en los Juegos Olímpicos no figuran las prácticas deportivas que son las preferidas de gran parte de nuestros compatriotas y que de competir en ellas ganaríamos muchísimas medallas de oro, plata y bronce.

Con la anticipación debida llegamos a la Secretaría del Comité Olímpico Boliviano para inscribir nuestros nombres, nuestra especialidad atlética y nuestros récords muy interesantes debidamente homologados y reconocidos por gran parte de la bolivianidad.

Cuando me acerqué al registro de inscripciones, fui mirado con desprecio y un señor comenzó por pedirme mi cédula de identidad, respondiéndole que mi cédula se halla empeñada hace quince años en el Bar Chuma como prenda por consumo de bebidas y comidas. El dirigente atlético me miró con desprecio —como dije— preguntándome por mi edad. Al saber que tengo ochenta y dos pirulos, me dijo: “Así que usted ya juega en la Sub 90”, a lo que dije que sí.

Cuando me interrogó acerca de la prueba atlética que practico, le dije humildemente: soy campeón de Salto del Ropero a la Cama, con volteo. Me dijo que esa prueba no estaba reconocida por el Comité Olímpico Internacional (COIU) y me despidió.

El siguiente fue mi amigo chumeño, eximio bailarín interprovincial, que le dijo al funcionario olímpico que ostentaba el récord de resistencia para bailes folclóricos, pues en la última fiesta de la Virgen de Urkupiña había bailado ininterrumpidamente durante 83 horas y su hazaña fue homologada por el Intendente de Quillacollo, el señor cura y un coronel de la Policía. Su inscripción fue rechazada.

Luego se presentó ante el funcionario olímpico un señor del Movimiento al Socialismo quien preguntó si su récord podría interesar en las Olimpiadas de Sucre, pues había participado activamente en 275 bloqueos de caminos y de calles desde el año 2000, cuando conoció al dirigente cocalero Evo Morales. El funcionario olímpico también desconoció esta especialidad atlética tan boliviana y tan entrañable para todos nosotros.

Todos estos hechos originaron que muchos bolivianos silbaran al presidente Evo cuando quiso inaugurar los Juegos Olímpicos Bolivarianos que se realizan en Sucre. Es que las pruebas de nuestros mejores atletas no figuran en dicha competencia.

Las mujeres están calientes



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 17 de noviembre de 2009

A raíz de unas palabras dichas por el presidente Evo en medio de la calentura electoral ante una concentración de mujeres acerca de la temperatura de las hijas de Eva y de la valentía de Evo, mi comadre Macacha (valerosa cholita cochabambina) me llamó por teléfono para manifestarme su calentura. He aquí nuestro diálogo caliente.

—¿Hablo con mi compadre Paulino Huanca?

—¡Comadre Macacha, cómo está usted! Ya le he pedido que no me llame por teléfono porque su comadre, la señora Pilar, se calienta al saber que hablo con usted.

—Ya sé que ella me tiene celos porque le ayudo a usted con préstamos de dinero, pero no le tengo miedo porque ahora sólo hablaremos de un incidente electoral.

—Está bien comadre Macacha, ¿qué es lo que ha sucedido?

—Es que el otro día, el presidente Evo, del cual soy su seguidora fiel, ha dicho que “las mujeres están calientes y que él está valiente”.

—Yo no veo que esas palabras fueran ofensivas para las mujeres, y yo siempre repito que cuando llego tarde a mi casa me encuentro con que mi comida está fría y mi mujer caliente.

—Pero ésa es otra clase de calentura porque no “ofiende” a nadie y a la cual todos tenemos derecho, y es por ello que le digo que ahora estoy caliente con Evo porque él dio a entender que estaba hablando de otra calentura.

— ¿De cuáles, comadre Macacha?

—No se haga usted el tonto compadre Paulino, de ésas a las que usted se refería cuando me decía alguna vez “soy víctima de extrañas calenturas…”.

—Todo depende del tono con el que pronunciemos la frase, pues usted sabe, compadre, su tono era picaresco y tal vez quiso hacer un chiste, pero le salió una broma pesada y de mal gusto.

—Es que con el calor de la contienda política, el orador dice algunas cosas que no le salen bien y resulta diciendo una cosa por otra.

—Déjese de macanas compadre Paulino, porque está usted hablando con una chola cochabambina valiente y matrera, quien sabe muy bien distinguir caliente de la cabeza o caliente de otra parte.

—Respeto sus calenturas, comadre, y si usted está caliente por lo que dijo el presidente Evo del calentamiento global de las mujeres votantes que le escuchaban, debe ser porque realmente se sintió ofendida, aunque sigo insistiendo en que el presidente Evo sólo quiso hacer una demostración del humor aymara.

—El humor aymara no existe, compadre, sólo los quechuas, los cambas y los chapacos tenemos sentido del humor…

—Discrepo de tal criterio, comadre Macacha, pues el presidente Evo tiene sentido del humor. Sobre todo cuando asegura que él gobernará 50 años…

Evo apoyará a Santa Cruz



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 14 de noviembre de 2009

Entre las promesas electorales más seductoras está la del presidente Evo formulada en la ciudad de Santa Cruz hace unos días cuando se comprometió a prestar todo su apoyo a la iniciativa de que sea la capital oriental sede de la elección de una próxima Miss Universo. Al conocer la noticia me brillaron los ojos y dio varios brincos de alegría, aunque mi esposa me aguó la fiesta diciéndome “eso podría suceder dentro de algunos años y no creo que puedas ser testigo de ese bello evento”.

Sin ser tan pesimista como mi mujer, fui inmediatamente a buscar a mis amigos los yatiris Calimán y Titirico para preguntarles si fueron ellos quienes aconsejaron al presidente Evo que apoyara públicamente esa posibilidad y ambos me respondieron afirmativamente y que lo habían hecho en su calidad de asesores y que antes habían sugerido tal idea al canciller Choquehuanca, quien no aceptó tal sugerencia porque para él era más bello el monolito Benet que todas las “misses” del mundo y que más bien deberían proponerle la elección de la piedra hembra más hermosa del Universo.

El presidente Evo, que es más piola y político que su ministro, chapó la idea, se apropió de ella y la propuso en el hotel Los Tajibos en una cena política y electoral a la que no asistieron mis amigos yatiris Calimán y Titirico, quienes, sin embargo, aplauden el ofrecimiento del apoyo presidencial.

Aproveché del momento y pregunté a los brujos aymaras si esa promesa electoral del presidente Evo podría conseguir el triunfo de Evo en el departamento de Santa Cruz, respondiendo Titirico: “La oferta de Evo no será decisiva para su triunfo electoral en Santa Cruz, pero le conseguirá algunos votos porque no todos los cruceños y cruceñas son partidarios de los concursos de belleza que se realizan en Santa Cruz. Pero estos certámenes encantan a la mayoría”.

A quemarropa pregunté al yatiri Calimán si le gusta contemplar y apreciar la belleza femenina puesta un poco al desnudo. El brujo se ruborizó y su cara se puso roja y negra, diciéndome que sí, pero que en Oruro y otras ciudades frías prefería verlas con varias enaguas y muchas polleras para luego irlas deshojando como si fueran alcachofas, hasta encontrar su corazón.

Titirico también manifestó sus buenos deseos para que una próxima elección de Miss Universo pueda realizarse en Bolivia, aunque en tres escenarios distintos: Santa Cruz, Patacamaya y Achacachi, para que en las ciudades altiplánicas pudieran mostrar sus hermosuras las tawacus del lugar, las imillas ya jóvenes, idea a la que se asoció Calimán, su compañero yatiri.

Cuando el yatiri Calimán me habló de que deberíamos organizar a los movimientos sociales para designar a nuestras bellezas locales, me propuso que “también deberíamos organizar los ‘movimientos sexuales’ para hacer menos duras las confrontaciones entre bolivianos”. Vi que tenía algo de razón. De todas maneras, la oferta electoral de Evo a Santa Cruz me pareció muy astuta.

Clic aqui para comentar

El ch’enko alteño



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 13 de noviembre de 2009

Los cholos paceños sabemos que la palabra ch’enko equivale a despiole y también a despelote, vocablos éstos que significan confusión, alteración del orden, revuelto de huevos, aunque los entendidos en culinaria criolla prefieren hablar de “chanfaina”, que es la palabra preferida por los vecinos peruanos. Todo lo dicho antes sirve para referirnos a lo que sucede en la ciudad de El Alto desde hace casi un mes, cuando fuerzas ocultas comenzaron a conspirar contra el alcalde Fanor Nava.

No estoy incurriendo en injerencia en asuntos internos de otra ciudad que no es la mía porque, como muchos paceños, trabajo en El Alto y legiones de alteños trabajan en La Paz, y hasta se dan el lujo de bloquear nuestras calles con manifestaciones muy propias y exclusivas de ellos cuando tratan de presionar al Gobierno nacional que reside en La Paz. Es por eso que algunas de mis crónicas se desarrollan en El Alto.

Hace unas noches me encontraba en el naiclú “Malena” luego de dictar mis clases de tango a 29 señoritas y señoras de la alta sociedad alteña, y a las diez horas despedí a mi última discípula, que se empeñó en perfeccionar la figura del ocho a los sones de un tango arrabalero, donde la pareja dibuja el “ocho” con los pies sin perder ritmo ni compás. Al final, la figura salió perfectamente dibujada por los dos y ella se marchó contenta y agradecida, recomendándome que me recogiera temprano a mi domicilio en La Paz porque seguían los rumores de reuniones secretas, conciliábulos y sesiones subversivas contra el Gobierno de El Alto.

Hacía pocos días que elementos políticos, entre ellos los yatiris Calimán y Titirico se encargaron de descolgar el retrato del alcalde Nava, padrino honorífico del naiclú “Malena”, para colocar en su lugar la fotografía del nuevo Alcalde apellidado Huanaco, de rancia estirpe aymara.

Sin embargo, la posesión del alcalde Huanaco no bastó para tranquilizar a ciertos elementos que vieron peligrar sus pegas en las dependencias municipales, mientras los amigos y ahijados del anterior Alcalde suspiraban nostálgicos por la popularidad y “muñeca” de las que gozaron hacía poco tiempo.

La otra noche, mientras se realizaba el segundo show (1 de la madrugada), unos ciudadanos desconocidos apagaron las luces del local al grito de “¡vuelve Fanor Nava a la Alcaldía, a correr todos los amigos de Huanaco!”

Se produjo un verdadero alboroto en el naiclú, que es un local de sano esparcimiento, y en medio de la oscuridad varias señoritas del elenco estable del naiclú fueron correteadas con malas intenciones por parte de elementos altamente peligrosos que se apoderan ilegalmente de algunas prendas íntimas pertenecientes a las señoritas que trabajan decentemente en el “Malena”.

Cuando se prendieron las luces y la paz retornó al local, comprobamos que la fotografía del alcalde Huanaco, que presidía el escenario como padrino honorífico, había sido sustituida por la fotografía del anterior alcalde, señor Nava. Todos los presentes hicimos votos porque la fotografía permanezca durante mucho tiempo.

Ésa es mi versión captada desde el naiclú “Malena”, pero afuera alguien me dijo que se juegan altos intereses políticos y que tienen que ver con las próximas elecciones presidenciales.

Clic aqui para comentar

Evo no gasta en nada



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 12 de noviembre de 2009

Quedé realmente conmovido el otro día cuando pude conocer a través de una noticia publicada en un periódico las declaraciones del patrimonio que poseen en la actualidad nuestros gobernantes Evo, Álvaro y algunos ministros de Estado que demuestran que sólo viven del pinche sueldo que les paga el Estado, motivo que me llevó a renunciar definitivamente a mis ambiciones personales de ocupar el Ministerio de Hacienda u otro cargo más jerárquico aún.

Cuando leía la noticia periodística me puse a llorar al imaginar los sacrificios personales que realizan esos buenos ciudadanos bolivianos, pero luego me atacó una risa incontenible que llamó la atención de mi esposa, quien acudió con un vaso de agua al temer que esa risa nerviosa acompañada de hipo podría causarme un infarto o, como dicen algunos candidatos provincianos, “un injerto al corazón”.

Cuando el agua y sus cuidados detuvieron mi risa, mi esposa me preguntó por el motivo que me había causado una risa tan peligrosa y cuando le dije que acababa de enterarme del patrimonio personal que habían declarado Evo, Álvaro y los ministros de Hacienda, de Defensa y otros altos funcionarios públicos, me volvió a atacar la risa y un dolor muscular en el abdomen obligó a mi esposa a trasladarme a mi lecho conyugal, donde me sometió a masajes abdominales y a meterme unas toallas en la boca.

De esa manera algo brutal pude cesar esos espasmos nerviosos que produjeron ese ataque de risa que casi me causó un infarto y pude dormir durante una hora al cabo de la cual abrí los ojos y pregunté a mi esposa qué es lo que me había sucedido, respondiéndome con prudencia que alguna noticia periodística me había conmovido hasta el llanto y luego me había producido un ataque de risa, pero que todo ya había pasado.

Al cabo de algunos minutos, ella me comentó suavemente acerca de lo feliz que era y es nuestro presidente Evo al vivir sin gastar absolutamente nada, o sea que no gasta un centavo durante el mes y durante los años que él es Presidente de la República, concluyendo la española con esta frase tan natural en una mujer hispanoparlante de Zaragoza: “Dios y la Virgen del Pilar deben de amar mucho al Presidente Evo porque la vida es gratis para él y todo le cae del Cielo”.

Esas palabras despertaron en mí una negra envidieja hacia nuestro Presidente porque yo pobre desgraciado no recibo nada “tisgra”, nada gratis en esta vida y tengo que pagar hasta la marraqueta que acompaña a mi cafecito mañanero y tengo que pagar el minibús que me lleva hasta el periódico o el minibús que me conduce a mi quiosco donde vendo algunas cositas para hacer frente a la crisis.

A propósito, acabo de darme cuenta de que ni el presidente Evo, ni su compañero Alvarito ni sus ministros de Estado deben sufrir la crisis que nosotros y yo en particular sufrimos. Es que ellos tienen todo gratis, “tisgra”.

Pero no sigo porque a lo peor me sobreviene otra vez un ataque de llanto y de risas incontenibles.

Clic aqui para comentar

Chávez, en pie de guerra



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 11 de noviembre de 2009

La tensa situación entre Colombia y Venezuela no preocupa en alto grado a los bolivianos que sabemos de la gran amistad que existe no sólo entre los presidentes Hugo Chávez y Evo Morales, sino entre ambos pueblos. Cuando supe que el Presidente caribeño llamó a sus militares a prepararse para la guerra contra Colombia y Estados Unidos, me puse a temblar porque inmediatamente intuí que yo me encontraba involucrado, así también lo creyó mi tía cochabambina que vive en Alemania.

—Quiego comunicagme con mi sobrino Von Paulus Huanca.

—No puedo comunicarle, señora, porque su sobrino está encerrado en el baño.

—Levántelo del inodogo pogque debe magchag a la guerra.

—Tía Clothilde von Karajan Quiroga. ¿A qué guerra me están llamando tus clarines?

—A la guerra que estallagá entre Venezuela y Colombia, que es aliada de Estados Unidos.

—Pero yo soy boliviano, ¿qué tengo que ver con ese pleito...?

—Tú me has dicho que nuestro presidente Evo Mogales y el presidente Hugo Chávez son uña y cagne y que hablan pog teléfono una vez al día pog lo menos.

—Lo que te dije es verdad, pero eso no quiere decir que yo tenga que ir a una guerra si Venezuela se viera comprometida en un conflicto bélico.

—Lo que pasa es que egues un maguicón y te da miedo ig a una guerra paga defendeg a Venezuela, un país que es tan amigo de Bolivia y que le presta y le guegala tanto dinego y hasta una pegfogadoga paga pegfogag pozos de petróleo.

—No sé cuánto dinero nos habrá prestado y regalado, pero yo no tengo por qué ir a una guerra en caso de que estallara; yo no he recibido un solo centavo de dólares venezolanos.

—Tú no habrás guecibido nada, pego tus alcaldes de pueblos cochabambinos, paceños y de otras pagtes sí. Yo lo vi con mis ojos azules pog la televisión eugopea.

—Eso es diferente, tía Clothilde. Ese dinero proviene de acuerdos políticos entre los dos presidentes, pero eso no me obliga a ir a esa posible guerra porque soy pacifista y no he asistido ni a la Guerra del Chaco porque no me gusta hacerme de enemigos.

—¡Mentigoso! No fuiste a la Guerra del Chaco porque eras muy niño y jugábamos juntos en Cochabamba y nos bañábamos juntos en el Rocha River. Lo que pasa es que tienes miedo de ig a la guega.

—No tengo miedo, lo que pasa es que soy amigo de Colombia, amo la cumbia y soy admirador number one de Shakira.

—Todos son pretextos paga no ig a la guega y lo que pasa es que tienes miedo.

—¡Nunca sentí miedo, tía Clothilde von Karajan, tía del carajo!

—Entonces egues un malagradecido con Venezuela, después de lo mucho que hizo y hace el presidente Chávez para ayudagle al Evo en su lagga campaña de “Bolivia cambia, Evo cumple”. Yo me alistagué para esa guerra pogque soy cochabambina valiente y educada pog un valiente alemán.

Clic aqui para comentar

Bailar y votar



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 10 de noviembre de 2009

El fin de semana anterior se realizó el primer convite del Carnaval de Oruro, acto que consiste en una visita de los grupos folclóricos a la Virgen del Socavón para prometerle bailar durante tres carnavales, realizar un ensayo general de la Entrada por las calles de Oruro, y proceder luego al regocijo general cual corresponde a legítimos bailarines bolivianos.

Luego de un examen médico muy prolijo que estuvo a cargo de afamados cardiólogos, reumatólogos, neumólogos y psiquiatras, mi esposa me leyó en voz alta y clara el siguiente veredicto: “Se recomienda a nuestro paciente, señor Paulino Huanca, abstenerse de participar en la Entrada Carnavalera de Oruro correspondiente al año 2010 y en los ensayos previos a tal acontecimiento por haberse comprobado que el mencionado ciudadano ya sobrepasó las 20 mil horas de baile” (Firmas y garabatos de varios médicos y un curandero Kallaguaya).

Al escuchar ese informe, palidecí y unas lágrimas asomaron a mis ojos, mejor dicho a mi único ojo que todavía llora, resistiéndome a creer que ya no bailaría más en carnavales orureños después de cincuenta años de actividad folclórica ininterrumpida, pero luego comenzaron a picarme las plantas de mis pies y los sones de una “morenada” se apoderaron de mis oídos.

Con voz resuelta dije a mi consorte hispanoparlante: “Respeto la decisión de los doctores, pero antes debo comunicar esa noticia a la Virgencita del Socavón para saber qué dice ella y para eso debo viajar hasta su santuario, porque el año pasado le prometí bailar durante tres carnavales más y yo cumplo todas mis promesas, salvo error u omisión”.

De mala gana, alistó mi traje de ensayo para asistir al convite y me condujo en mi motocicleta Hardley Davidson hasta la ciudad de Oruro, donde me esperaban los fraternos de mi conjunto folclórico “Los Negritos Simpáticos de Potopoto”, que ya habían “encendido motores” para el primer convite.

Cuando me presenté ante la Virgencita del Socavón para enseñarle el informe de mis médicos, ella sonrió comprensivamente y perdonó el incumplimiento de mi promesas, indicándome que eso no implicaba el que yo dejara de votar el mes de diciembre porque en las elecciones se decidiría la suerte de nuestro país. Le pregunté por quién debería votar y ella negó a decírmelo, menifestando solamente: “Vota por el mejor, por alguien que crea en Dios, en la Santa Iglesia Católica y en la Santa Madre de Dios”.

Hecha mi promesa de votar por quien ella me sugería, me despedí de la Virgencita del Socavón con lágrimas en los ojos, pero al salir del Santuario y escuchar los sones de la “morenada” no me pude aguantar y bailé durante quince minutos con mi conjunto folclórico, y me retiré.

Me habrán prohibido bailar en el próximo carnaval, pero nadie me prohibirá votar en las próximas elecciones, por lo cual sigo siendo un boliviano feliz.

Clic aqui para comentar

La guerra electoral



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 8 de noviembre de 2009

"De la campaña electoral pasamos a la Guerra Electoral”, me anunció telefónicamente mi comadre Macacha, indicándome que debería trasladarme inmediatamente a la ciudad del Rocha River en calidad de corresponsal de guerra con mi uniforme militar camuflado pues en tiempo de guerra todo agujero es trinchera. Mi esposa me despidió con lágrimas en los ojos rogándome prudencia para evitar que ella pudiera convertirse en una viuda joven y rica.

En el aeropuerto Jorge Wilstermann, mi comadre me relató llorando el arraigo decretado por una jueza contra el candidato presidencial opositor Manfred Reyes Villa y la anotación preventiva de sus bienes inmuebles y me alojó en el sótano de su casa del cual parte un túnel subterráneo que comunica con su alcoba fuertemente resguardada.

Mi comadre Macacha también había instalado para mi uso un perfecto sistema de comunicaciones nacional e internacional para que pudiera cumplir satisfactoriamente mis labores de corresponsal de guerra electoral pues hasta sus orejas había llegado el lema del Partido gubernamental que dice “la cosa está que arde pero hay orden de no aflojar” al que los seguidores de Manfred contestan con brío que no sienten miedo en esta champa–guerra.

Las amigas cholas de mi comadre Macacha me informaron que dirigentes políticos les anunciaron que la guerra electoral continuará contra los candidatos opositores y que dentro de unos días pintarán en las paredes de los mercados cochabambinos unas leyendas que dirán: “Manfred es paceño y no es cochabambino” y “Manfred es un espía paceño y es enemigo de Cochabamba” y que se alista un decreto para nacionalizar la fábrica de cemento de Viacha propiedad del candidato opositor Samuel Doria Medina, por criticar la política económica del actual Gobierno.

Mi comadre me preguntó si yo tenía propiedades urbanas en La Paz y Cochabamba y tuve que confesarle que sólo tengo algunas cholas suburbanas abandonadas hace muchos años, lo cual la tranquilizó pues no sería raro que en esta guerra electoral los masistas presionaran para que se dictara un decreto prohibiendo a todos los candidatos opositores tener más de una chola urbana y otra suburbana.

Mis informantes cholas también me dijeron que los agentes electorales del Movimiento al Socialismo preparan una ordenanza municipal prohibiendo el consumo de bombones en el down town boliviano, o sea, la ciudad de Cochabamba, a raíz de que las mujeres cochabambinas habían rebautizado al señor Manfred Reyes Villa con el apodo de “Bombón”. La mencionada medida municipal diría en uno de sus considerandos: “Que se ha comprobado científicamente por sabios cubanos y venezolanos que los bombones hacen engordar a las damas y también a las cholitas de la Llajta y perjudica su consumo al desarrollo de ideas revolucionarias que nos conducirán al Socialismo del siglo XXI…”.

Agregaron mis amigas de pollera que la parte resolutiva dice: “Se prohíbe el consumo de bombones en Cochabamba por ser nocivos a la salud revolucionaria del pueblo…”. Seguiré informando desde mi puesto de combate.

Clic aqui para comentar

La coca “había sido” cocaína



© by Paulovich



Bolivia, Sábado, 7 de noviembre de 2009

Me encanta conversar con mi tío Huevastián porque siempre le consideré como uno de los genuinos representantes de una gran parte de nuestra población, inocente y a veces bobalicona, que vive levitando por encima de nuestros grandes problemas y ajena a los gravísimos errores de quienes nos gobiernan y consideran que Bolivia es una gran nación y que por ella doy mi vida, también mi corazón... como dice la popular cueca.

Mi tío Huevastián me visitó ayer y éste fue el diálogo que sostuvimos comiendo unas pasankallas que me había traído de regalo y unas arvejas tostadas que llenaban un bolsillo de su chaqueta.

—Querido tío Huevas, ¡qué gusto me da verte!

—No me llamo Huevas, mi nombre completo es Huevastián Bolastristes Huanca.

—No te enfades tío querido. Ya sabes que cuando vienes a visitarme me encanta conversar contigo acerca de nuestros grandes problemas nacionales.

—Así es, sobrino periodista, aunque muchas veces te preocupas demasiado por algunos sucesos.

—Así es, tío Huevastián. Hoy quiero conversar contigo de esta noticia que abre en la primera página de La Prensa de La Paz.

—Ya sabes que yo no leo periódicos porque alteran mi felicidad. ¿Qué dice ese titular periodístico?

—Dice así: “En el último trienio, 67,5% de la coca se desvío al circuito ilícito”

—No entiendo un carajo, sobrino, y perdona por la interjección que sólo utilizo cuando no hay señoras ni niños de corta edad.

—Dice pues que en los últimos tres años, más de dos tercios de la coca producida en Bolivia se convierte en cocaína.

—¿Pero eso es malo para nuestro país..?

—Claro que es malo, tío Huevastián, porque la cocaína envenena a la población del mundo y por eso su fabricación es penada en el mundo por convenios internacionales.

—Es que no me importa que consuman cocaína los gringos y los europeos...

—Es que es un axioma que la población de un país que fabrica cocaína también la consume. Hay millares de consumidores de pichicata en nuestro país y ahora la consumen hasta los jovencitos de los colegios, que muy pronto se convertirán en drogadictos.

—Nunca había pensado en eso sobrino, pues yo siempre creía que la coca es la hoja sagrada de nuestros originarios y que ellos la consumen para distraer hambres y fatigas.

—Eso nos dicen para que la coca se siga sembrando en el país, pero la verdad es que el 67,5% de la coca que se produce en el país es para fabricar cocaína que luego es exportada al mundo a precios muy elevados.

—Pero eso no debe saber el Evo Morales, alguien le debe estar ocultando esa verdad tan terrible.

—No pues tío Huevastián, cómo no va a saber eso si él es Presidente de la República...

—Seguramente sus ministros son los que le ocultan la verdad y no le permiten leer los periódicos...

Clic aqui para comentar

Crisis política en El Alto



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 6 de noviembre de 2009

La otra noche, después de dar mis clases en mi Academia de Tango que funciona en El Alto en el naiclú Malena, mis discípulas (señoras y señoritas de la alta sociedad alteña) se marcharon rápidamente a sus hogares y una de ellas me dijo nerviosamente: “Cuídese mucho, profe, porque hay rumores de golpe municipal y sería mejor que retorne a ‘la hoyada’ donde le espera su noble esposa”.

Hacía tantos años que no veía un golpe municipal ni estatal que no pude resistir la tentación, permaneciendo en el “Malena” a la espera de los acontecimientos aun a riesgo de perder mi vida, como lo haría cualquier periodista de verdad. Me senté a una mesa situada contra una de las paredes para no ser sorprendido por algún ataque por la retaguardia, mientras apreciaba un acelerado pasar de personas extrañas que iban y venían en distintas direcciones mientras otras cuchicheaban sus secretos conspiratorios. Algunas chicas del elenco estable del “Malena” se sentaron a mi mesa y la más agorera de todas pidió al mozo que le sirvieran “la última copa”, presintiendo su muerte por haber sido muy amiga del alcalde Fanor Nava.

Unos ciudadanos que yo no conocía le dijeron al dueño del local que estuviera listo para cualquier evento y que, por si acaso, preparase su local para la atención de 200 o 500 clientes para celebrar el triunfo de la conspiración en contra del Alcalde, a quien le faltaban algunos largos meses para concluir con su gobierno municipal. Los conjurados echaron miradas de fuego a las señoritas que ocupaban mi mesa y felizmente no me echaron ni una miradita porque me tapé el rostro con una servilleta.

De pronto, aparecieron los yatiris Titirico y Calimán y preguntaron si no habíamos visto por ahí a Pedro Huanaco, un ciudadano que ninguno de nosotros conocía, y yo inocentemente les respondí que no había visto a ningún Pedro Huanaco, ni a un Pedro Alpaca, ni a un Pedro Vicuña, respuesta que fastidió al brujo Calimán, quien me aseguró amenazante que Huanaco sería el nuevo Alcalde de la ciudad de El Alto, quien podría clausurar mi Academia de Tangos y también proceder a la clausura de una casita que le compré a una de mis tías.

Los conciliábulos duraron toda la noche, las idas y venidas de los conspiradores también, pero todos cuchicheaban sus noticias y comentarios de oreja a oreja, hasta que me aburrí y abandoné el local cuyo ambiente era muy tenso, mientras algunos personajes hacían listas para ocupar los cargos que quedarían vacantes al ser cambiada la autoridad municipal.

Cuando llegué a mi casa, mi esposa me echó una bronca por llegar tan tarde y para desenfadarla le dije que estuve participando en una conspiración contra el alcalde Fanor Nava de la ciudad de El Alto y que el nuevo burgomaestre sería el señor Huanaco, gran amigo mío, hombre del MAS, partido que goza de mis simpatías.

Clic aqui para comentar

Hay pegas en YPFB



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 5 de noviembre de 2009

Alguien me dijo en el Bar Chuma que hay muchas pegas (empleos) en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, la empresa del Estado que administra nuestra riqueza petrolera y gasífera de hoy y del mañana. Al escuchar la noticia, me permití decirle con tristeza al informante: “Qué lástima, porque yo no entiendo un corno de petróleos y los únicos gases que tolero son los míos propios”.

Me pidieron que no fuera tan pesimista y que me diera una vueltita por esas oficinas porque un periódico había dado la noticia de que más de la mitad del personal de YPFB era inexperto en materias petroleras y que lo importante era pertenecer al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Busqué entre mis 35 carnets de inscripción a partidos políticos que guardo desde 1930 y comprobé que el más antiguo correspondía al Partido Liberal, al que le seguía el del Partido Saavedrista y otros hasta llegar al MAS, pasando por otros como el MNR auténtico, o sea el que fundara el Dr. Guevara Arze y otros. El más importante era el del MAS.

Cuando llegué al edificio de YPFB, me sorprendió la cantidad de policías uniformados dentro y fuera del recinto y todos ellos me miraron como a un delincuente o saboteador neoliberal, hasta que un agente del orden me exigió mi cédula de identidad. En mi apuro, le enseñé una cédula que obtuve hace tres años con el nombre de Paulino Santos Ramírez.

El uniformado me preguntó sorprendido si yo era pariente de don Santos Ramírez, ex presidente de YPFB, y le respondí sonriendo que yo era el tío del insigne personaje, rogándole que me devolviera mi cédula porque tenía otra que era más legítima que la anterior.

Pregunté por la Gerencia de Personal y me señalaron el piso y el número de tal repartición. Pulsé el timbre del ascensor y éste demoró en bajar, sorprendiéndome ver un escritorio instalado en el ascensor y un señor que resolvía palabras cruzadas de una revista, con la ayuda del ascensorista. Con cierta dificultad, ingresé en el ascensor y demoré media hora en llegar a la Gerencia de Personal porque me tuve que incorporar a ese equipo técnico para resolver el crucigrama que ellos habrían demorado ocho horas de trabajo en resolverlo sin mi colaboración.

Al final llegué a la Gerencia de Personal, donde tres secretarias de buena pinta me entregaron diez formularios para que pudiera llenarlos en español, inglés y aymará. Recibí los formularios y pregunté si me permitían llenarlos en ese despacho, pero me indicaron que no había espacio en el lugar y que cumpliera esa labor en mi propia casa.

Cuando salía desilusionado, me encontré con un ñatito que alguna vez vi donde “La chola alemana”, quien al enterarse de mi propósito me dijo: “No te preocupes, hermanito, yo sé que no sabes nada de petróleos, pero yo voy a hablar con el Subgerente de Proyectos y voy a conseguir tu nombramiento temporal (tres meses renovables) para que nos ayudes en la campaña electoral de Imilluni Bajo. Buen sueldo y poco trabajo”. Acepté agradecido y desde ayer soy otro más de los técnicos de YPFB.

Clic aqui para comentar

Heroína extraña a Cochabamba



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 4 de noviembre de 2009

Algunos hechos de violencia electoral acaecidos en Cochabamba en los últimos días preocuparon a algunos parientes míos que viven a orillas del Rocha River porque podrían ser más graves conforme se aproxima la fecha para el plebiscito. Sin embargo, una tía mía que vive en Berlín (Alemania) se siente motivada para retornar a Cochabamba y participar en la pugna electoral.

—Hola, buenas tagdes gutentag, quisiega hablag con mi sobrino Von Paulus.

—No puedo comunicarle con su sobrino porque se encuentra en Cochabamba y debe hallarse en este momento en el mingitorio del Bar Comercio, donde medita a partir de las cinco de la tarde.

—Allí le llamagué. Queguido sobrino, hablas con tu tía Clothilde von Karajan Quiroga. ¿Podrías salig del mingitogio paga hablag conmigo?

—Claro que sí, respetable pariente. ¿Cuál es el motivo para tu llamada telefónica de larga distancia?

—He visto por la televisión eugopea que hubo unos choques violentos en Cochabamba entre fuegzas del Gobiegno y pagtidagios del Manfred Gueyes Villa y Leolpoldo Fegnández y no te he visto peleag al lado de éstos en defensa de la democracia.

—Es que soy periodista, tía Von Karajan y mi lucha no es con los puños ni pedradas.

—Lo que pasa es que tú egues un maguicón, pego no debes olvidag que tienes paguientes hegoínas cochabambinas descendientes de las mujegues de la Cogonilla.

—Estoy seguro de que tú eres una de aquellas mujeres, aunque te encuentras muy lejos para luchar junto a las valientes mujeres cochabambinas.

—Estoy muy animada para viajag a Cochabamba y pagticipag en las próximas elecciones al lado de los defensogues de la

democracia.

—Sería muy grato estar con mi tía Von Karajan Quiroga luchando por la democracia y el retorno a la institucionalidad.

—No te olvides, sobrino Von Paulus, que soy cochala y también soy alemana y quiego pagticipag en la lucha electogal, así “a lo boliviana”, con gagotes, piedras y puñetazos, pogque así se pelea en Bolivia pog la democracia, ya que la confrontación de ideas y programas casi no existe; así nomás es la lucha democrática en Cochabamba y en toda Bolivia.

—Me encanta tu decisión, tía Von Karajan. Así fue la lucha en 1810, cuando las heroínas de la Coronilla, y es una lástima que no pueda luchar contigo con las mismas armas porque soy periodista y debo mantener reglas de imparcialidad...

—Ya te he dicho sobrino Von Paulus, eres un maguicón, pero paga eso tienes otra tía más que saldrá a las calles pog ti y se enfrentagá con sus contraguios políticos.

—Yo pediré que la confrontación electoral sea pacífica...

—Y tu tía Clothilde von Karajan Quigoga, descendiente de las hegoínas de la Cogonilla, quiegue estag luchando con sus makanas y sus kalas traídas de Cala Cala y otras zonas. Espégame en Cochabamba.

Clic aqui para comentar

Cuando una amiga se va



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 3 de noviembre de 2009

Cuando una amiga se va no te dice que se marcha para siempre, se va poquito a poco para que no te pongas triste y te pongas a llorar como un niño, y te pongas a planchar tu traje negro para incorporarte atónito e inconsolable a una larga procesión que ella contemplará ya desde el cielo.

Así se fue mi amiga Myriam Baptista Gumucio. Sin decir adiós ni escuchar adioses. Elegante y vestida de blanco me dijo hace unos años: “Me voy a Yotala” sin que yo pudiera adivinar que se estaba despidiendo para siempre y que nunca más la vería, ni volvería a estrechar su blanca y suave mano extendida hacia las mías con su acostumbrado señorío.

Se fue a Yotala y de Yotala se marchó a la eternidad sin que ninguno de sus amigos la viéramos. No lo hizo así por coquetería, lo hizo por delicadeza y para no ver mi rostro descompuesto ante la presencia de la Muerte que había ido a Yotala y llevársela consigo para siempre.

Cuando una amiga se va y ella se llama Myriam no te dice adiós llorando, sólo te dice sonriendo “me voy a Yotala” y ahora que las campanas doblan a duelo anunciando que mi amiga Myriam ha muerto no me queda otra cosa que contemplar el cielo con la esperanza de verla vestida de blanco como el día que se fue a Yotala y llamarán a su casa “La Campana” mientras las campanas de todos los templos repican a duelo y me hacen llorar.

Mi amiga Myriam sabía de la amistad y cómo no habría de saber de ella teniendo a su lado a sus hermanos Fernando, Mariano y Bernardo que siempre hicieron culto de ese sentimiento tan raro, flor difícil de cultivar como es la amistad.

Myriam Baptista Gumucio fue una bella y noble amiga que se fue a Yotala a vivir y a morir. Murió en Yotala para no vernos llorar a sus amigos, pero sé que desde el cielo de Yotala nos contempla a todos y con su sonrisa inteligente y señorial nos pedirá que no lloremos porque la vida no es más que un sueño y que la muerte es también otro sueño, aunque más largo.

Cuando una amiga se va deja una huella de perfume que no se extingue y, como ella me dijo un día “me voy a Yotala”, seguiré creyendo en su verdad y por todos los senderos iré preguntando cuál es el camino a Yotala y llegando al pueblo preguntaré ¿es aquí donde vive Myriam Baptista? Y besando una lápida la llamaré la Dama de Yotala y besaré la blanca mano de mi amiga que un día se marchó sin previo aviso.

Adiós, buena amiga, y gracias por tu amistad, tu inteligencia y tu sonrisa.

Clic aqui para comentar

Los muertos se antojan



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Domingo, 1 de noviembre de 2009

Mañana es el Día de los Difuntos y cada uno de nosotros debe recordar con amor a sus seres queridos que se fueron para siempre. Dice la creencia popular que ellos retornan cada 2 de noviembre para visitar a parientes y amigos, pero al saber que hoy es domingo muchos nos visitarán hoy y mañana lunes para prolongar su estadía con nosotros y consolarnos por más tiempo.

Esta costumbre nuestra de “hacer un puente” para gozar de un viaje llegó al más allá y hoy vinieron mis muertos para charlar conmigo y enterarse de los hechos que estamos viviendo y que —según ellos— son preocupantes aunque no tanto como para ponernos a llorar o amargarnos demasiado.

Esta madrugada comenzaron a llegar y se encontraron con mi living lleno de luces y un letrero que colgaba del techo y decía “Bolivia cambia, Evo cumple” que yo había colocado para despertar su buen humor y también demostrarles que yo mantenía el mío a pesar de mis desventuras y mi falta de plata que algunas veces me obliga decir en voz alta: “¡Quisiera morirme, carajo!”, mientras mis hijos y mis nietos se abrazan a mis piernas y me dicen llorando: “No te muertas, abuelito, Bolivia cambiará y Evo cumplirá”.

Todas las almas queridas que me visitaron y que me prometieron volver mañana porque mi esposa les prometió que les invitaría fricasé a los más cholos de mis parientes y paella valenciana a los más finolis conocían mejor que yo lo que está sucediendo en nuestro

país y en el mundo porque —según me dijeron— en el Cielo hay un agujerito para mirar lo que pasa en Bolivia y varios botones para marcar la ciudad que deseas ver con mayor placer: Cochabamba, La Paz, Santa Cruz, Oruro, Sucre, Potosí, etc., etc. Dicen algunos parientes que Cochabamba es la ciudad que tiene mayor público, pero que en carnavales es superada por Santa Cruz y Oruro.

Como mis visitantes “viven” en otra dimensión me aconsejaron que no me fuera del país, ni siquiera a España, donde la situación está también jodida, y que tampoco me fuera a Singapur, porque toda esta tormenta pasará.

Al conversar con las almas benditas que me visitaron tocamos el punto referente a elecciones y algunas almas se calentaron y me manifestaron su propuesta porque en los últimos referendos el partido gobernante los había hecho votar fraudulentamente utilizando en el antiguo padrón sus cédulas de identidad extendidas hace 30, 40 y 70 años. El alma más caliente de todas me dijo: “No vamos a permitir que se abuse de nosotros que ya estamos muertos hace tantos años y nos hagan votar por ese Evo Morales y su acompañante Álvaro García Linera y si en el nuevo Padrón Biométrico comprobamos que se repite dicha acción fraudulenta tomaremos medidas hasta las últimas consecuencias y enviaremos comandos especiales para que les jalen de sus patas a los mencionados y no se los deje dormir. Les manifesté mi esperanza en que los actos fraudulentos no se repetirían y nos alegramos un poco en este nuevo reencuentro de todos los años.

Mis almas queridas volverán a mi casa mañana: mis parientes cholos por el fricasé, y los finolis, por la paella prometida.

Clic aqui para comentar

Mañana es día de Todos los Santos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 31 de octubre de 2009

Mi esposa me recordó que la Iglesia Católica instituyó el día de Todos los Santos para honrar a todos aquellos cristianos que murieron en olor a santidad y que no figuran en el calendario litúrgico porque allí no pueden caber todos. Entonces yo le pregunté si yo olía a santidad y ella acercando sus narices a mi alma dijo: “¡Puf!”, y me echó un litro de perfume Yardley.

Una vez superado aquel incidente, fui a buscar la imagen de María Magdalena que figura a los pies de Jesús en todas las escenas de la Crucifixión y le puse unas florecitas, porque nadie se acuerda de la pobre, y también fui a buscar la imagen de San Agustín para agradecerle por haber dicho: “Ama y haz lo que quieras”.

En estas idas y venidas durante la víspera del Día de Todos los Santos me encontré con mis amigos los yatiris Calimán y Titirico, quienes vendían t’antawawas y otras masitas que se expenden en estas fiestas de Todos Santos y Día de los Difuntos. Les expliqué el sentido de la fiesta que se celebra mañana y me manifestaron que ellos rezarían a los santos del Movimiento Al Socialismo (MAS), cuyos procesos de beatificación y canonización serán tramitados en breve por el canciller Choquehuanca, quien viajaría pronto a Roma. Sonreí ante su pretensión y muy serios me aseguraron que “Choquy” (como ellos le llaman) tendría éxito en sus trámites.

“El primer santo del MAS —me dijeron— será Santos Ramírez, que también será declarado ‘mártir’ por haberse casado dos veces y haber sido encarcelado injustamente sin que las autoridades respetaran que su esposa se hallaba esperando una wawita”. Siguiéndoles la corriente, les pregunté si aquel santo de su devoción había realizado algún milagro que pudiera destacarse, y Calimán me respondió: “El gran milagro que realizó es conocido con el nombre de ‘la desaparición de la coima’, prodigio que se efectuó ante muchos testigos en la avenida Tejada Sorzano”. Bajé la cabeza en señal de asentimiento.

Mis amigos yatiris me aseguraron tener otros santos que pronto llegarían a los altares, como un tal Rozsa, un mártir euro-boliviano sacrificado en Santa Cruz junto a un irlandés y un rumano, y que prefirieron morir antes que confesar quién o quiénes los habían contratado. San Rozsa o San Rozsita sería otro de los santos masistas.

Cuando me hablaron de tramitar la canonización de San Quintana, del dos veces santo San Walker San Miguel y San Alfredo Rada opté por dejar a mis interlocutores bólidos por mentirosos y presumidos, proponiéndome celebrar la fiesta de mañana, Fiesta de Todos los Santos, con los santos garantizados y certificados por las autoridades de la Santa Iglesia Católica, que honrará a San Paulo, de donde viene Paulino Huanca, quien no será muy santo pero tampoco inventó ningún pecado nuevo.

Clic aqui para comentar

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure