La Noticia de Perfil™ •

El ch’enko alteño



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 13 de noviembre de 2009

Los cholos paceños sabemos que la palabra ch’enko equivale a despiole y también a despelote, vocablos éstos que significan confusión, alteración del orden, revuelto de huevos, aunque los entendidos en culinaria criolla prefieren hablar de “chanfaina”, que es la palabra preferida por los vecinos peruanos. Todo lo dicho antes sirve para referirnos a lo que sucede en la ciudad de El Alto desde hace casi un mes, cuando fuerzas ocultas comenzaron a conspirar contra el alcalde Fanor Nava.

No estoy incurriendo en injerencia en asuntos internos de otra ciudad que no es la mía porque, como muchos paceños, trabajo en El Alto y legiones de alteños trabajan en La Paz, y hasta se dan el lujo de bloquear nuestras calles con manifestaciones muy propias y exclusivas de ellos cuando tratan de presionar al Gobierno nacional que reside en La Paz. Es por eso que algunas de mis crónicas se desarrollan en El Alto.

Hace unas noches me encontraba en el naiclú “Malena” luego de dictar mis clases de tango a 29 señoritas y señoras de la alta sociedad alteña, y a las diez horas despedí a mi última discípula, que se empeñó en perfeccionar la figura del ocho a los sones de un tango arrabalero, donde la pareja dibuja el “ocho” con los pies sin perder ritmo ni compás. Al final, la figura salió perfectamente dibujada por los dos y ella se marchó contenta y agradecida, recomendándome que me recogiera temprano a mi domicilio en La Paz porque seguían los rumores de reuniones secretas, conciliábulos y sesiones subversivas contra el Gobierno de El Alto.

Hacía pocos días que elementos políticos, entre ellos los yatiris Calimán y Titirico se encargaron de descolgar el retrato del alcalde Nava, padrino honorífico del naiclú “Malena”, para colocar en su lugar la fotografía del nuevo Alcalde apellidado Huanaco, de rancia estirpe aymara.

Sin embargo, la posesión del alcalde Huanaco no bastó para tranquilizar a ciertos elementos que vieron peligrar sus pegas en las dependencias municipales, mientras los amigos y ahijados del anterior Alcalde suspiraban nostálgicos por la popularidad y “muñeca” de las que gozaron hacía poco tiempo.

La otra noche, mientras se realizaba el segundo show (1 de la madrugada), unos ciudadanos desconocidos apagaron las luces del local al grito de “¡vuelve Fanor Nava a la Alcaldía, a correr todos los amigos de Huanaco!”

Se produjo un verdadero alboroto en el naiclú, que es un local de sano esparcimiento, y en medio de la oscuridad varias señoritas del elenco estable del naiclú fueron correteadas con malas intenciones por parte de elementos altamente peligrosos que se apoderan ilegalmente de algunas prendas íntimas pertenecientes a las señoritas que trabajan decentemente en el “Malena”.

Cuando se prendieron las luces y la paz retornó al local, comprobamos que la fotografía del alcalde Huanaco, que presidía el escenario como padrino honorífico, había sido sustituida por la fotografía del anterior alcalde, señor Nava. Todos los presentes hicimos votos porque la fotografía permanezca durante mucho tiempo.

Ésa es mi versión captada desde el naiclú “Malena”, pero afuera alguien me dijo que se juegan altos intereses políticos y que tienen que ver con las próximas elecciones presidenciales.

Clic aqui para comentar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure