La Noticia de Perfil™ •

Las mujeres están calientes



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 17 de noviembre de 2009

A raíz de unas palabras dichas por el presidente Evo en medio de la calentura electoral ante una concentración de mujeres acerca de la temperatura de las hijas de Eva y de la valentía de Evo, mi comadre Macacha (valerosa cholita cochabambina) me llamó por teléfono para manifestarme su calentura. He aquí nuestro diálogo caliente.

—¿Hablo con mi compadre Paulino Huanca?

—¡Comadre Macacha, cómo está usted! Ya le he pedido que no me llame por teléfono porque su comadre, la señora Pilar, se calienta al saber que hablo con usted.

—Ya sé que ella me tiene celos porque le ayudo a usted con préstamos de dinero, pero no le tengo miedo porque ahora sólo hablaremos de un incidente electoral.

—Está bien comadre Macacha, ¿qué es lo que ha sucedido?

—Es que el otro día, el presidente Evo, del cual soy su seguidora fiel, ha dicho que “las mujeres están calientes y que él está valiente”.

—Yo no veo que esas palabras fueran ofensivas para las mujeres, y yo siempre repito que cuando llego tarde a mi casa me encuentro con que mi comida está fría y mi mujer caliente.

—Pero ésa es otra clase de calentura porque no “ofiende” a nadie y a la cual todos tenemos derecho, y es por ello que le digo que ahora estoy caliente con Evo porque él dio a entender que estaba hablando de otra calentura.

— ¿De cuáles, comadre Macacha?

—No se haga usted el tonto compadre Paulino, de ésas a las que usted se refería cuando me decía alguna vez “soy víctima de extrañas calenturas…”.

—Todo depende del tono con el que pronunciemos la frase, pues usted sabe, compadre, su tono era picaresco y tal vez quiso hacer un chiste, pero le salió una broma pesada y de mal gusto.

—Es que con el calor de la contienda política, el orador dice algunas cosas que no le salen bien y resulta diciendo una cosa por otra.

—Déjese de macanas compadre Paulino, porque está usted hablando con una chola cochabambina valiente y matrera, quien sabe muy bien distinguir caliente de la cabeza o caliente de otra parte.

—Respeto sus calenturas, comadre, y si usted está caliente por lo que dijo el presidente Evo del calentamiento global de las mujeres votantes que le escuchaban, debe ser porque realmente se sintió ofendida, aunque sigo insistiendo en que el presidente Evo sólo quiso hacer una demostración del humor aymara.

—El humor aymara no existe, compadre, sólo los quechuas, los cambas y los chapacos tenemos sentido del humor…

—Discrepo de tal criterio, comadre Macacha, pues el presidente Evo tiene sentido del humor. Sobre todo cuando asegura que él gobernará 50 años…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure