La Noticia de Perfil™ •

Un aporte a la democracia

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Mis tías sostienen que yo nací en una comunidad quechua situada entre las importantes poblaciones de Tiraque y Sacaba y que, por lo tanto, soy originario y merezco todos los beneficios sociales, económicos y políticos que concede el actual Gobierno a quienes tuvimos la suerte de ser aborígenes. Es por ello que siempre mantuve contactos y amistad con Kachilomanta, porque la sangre siempre llama a la sangre.

Hace unos días recibí una invitación de mis parientes y amigos kachilos pertenecientes a esa comunidad indígena que me reconoció siempre como uno de los suyos. Allí estuve y conocí a diferentes dirigentes indígenas, funcionarios rurales y agentes electorales del Movimiento Al Socialismo, participando en varias asambleas y ampliados sindicales.

Uno de estos hermanos campestres pronunció una conferencia acerca del tema “El voto comunitario: aporte a la democracia del siglo XXI”, que revolvió todos los pocos conocimientos filosóficos que me llegaron a través de Aristóteles, Santo Tomás de Aquino y Jacques Maritain.

Presa de un ataque surtido en mi pequeño cerebro, fui a buscar al conferencista y agente electoral del MAS para que me explicase su nueva teoría acerca del voto individual y del voto comunitario.

El ilustre expositor me dijo: “Mirá, hermanito, el neoliberalismo sostiene que cada persona en edad de votar llegue al recinto caminando y libre de influencias propagandísticas deposite su voto en el ánfora sin revelar por quién lo hizo”. Asentí con la cabeza que así se vota en la mayoría de las democracias del mundo.

Y aquí viene lo gordo: “En nuestra comunidad de Kachilomanta perfeccionaremos nuestra democracia mediante el voto comunitario, que consiste en votar en tojpa por un solo candidato, pues tojpa es sinónimo de ciudadanos agrupados, o también podríamos llamarla comparsa o fraternidad folklórica y política. Hay que votar abiertamente y sin secretos de ninguna clase porque para eso somos hermanos…”.

Sobre el procedimiento me dijo mi supuesto hermano comunitario: “Es más fácil que votar a la antigua pues la autoridad originaria nos lleva a todos bailando y hacemos una ronda en medio de la cual se encuentran las ánforas a la luz del día y sin secreteos depositamos nuestro voto ya marcado por la autoridad y llenamos las ánforas sin peleas, discrepancias ni rivalidades. Al concluir el acto electoral, la autoridad nos agasaja y nos felicita por haber cumplido con nuestra votación electoral comunitaria”.

Salí de la comunidad de Kachilomanta casi convencido del aporte maravilloso de mis hermanos aborígenes a la democracia mundial al proponernos ahora el voto comunitario en lugar del voto personal y secreto que resulta una antigualla retrógrada para los constructores del Socialismo del siglo XXI. Albricias y pelillos a la mar.

La Ministra Politeísta

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

El nuevo Estado Plurinacional Multicolor y Folklórico (antes República de Bolivia) nos presenta estampas pintorescas y risueñas que es preciso glosar para que la ciudadanía se dé cuenta de cómo va el país y sobre todo hacia dónde vamos como Nación.

—Señora Celima, señora Celima, ¿no se acuerda usted de mí? Hace muchos años usted trabajaba como empleada doméstica en casa de unos vecinos…

—Eso sería, pues, hace muchos años, ahora soy la Ministra de Justicia y más antes he sido también Constituyente elegida por los votos de Movimiento Al Socialismo.

—La felicito, doña Celima, porque veo que es usted una mujer con ansias de superación. ¿Sigue usted preparando esos chairitos deliciosos y su insuperable picante de papalisas?

—Ya le he dicho, joven, que soy la Ministra de Justicia y sólo cocino para mi familia y cuando me da la gana…

—Está bien, doña Celima, no se caliente usted.

—Dígame Su Señoría, cual corresponde a mi jerarquía judicial. Y ahora responda: ¿quién es usted y qué instancia jurídica desea usted impetrar ante mi autoridad.

—Yo me llamo Paulino Huanca y deseaba registrarme como Abogado en Provisión Nacional para ejercer de kelkeri ante los estrados judiciales siempre en defensa de la justicia que necesitan los pobres, los perseguidos y las viudas necesitadas de consuelo y protección.

—Justamente, joven licenciado en Derecho, hace una hora 106 jóvenes rectos y algunos chuecos juraron ante mi autoridad y se recibieron de Abogados; usted ha llegado tarde pero le voy a tomar su juramento a la nueva usanza, dentro del nuevo Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico.

—Gracias, abnegada cholita…, digo, señora Ministra de Justicia.

—¿Jura usted por la memoria de nuestros mártires, como Santos Ramírez, y por la consolidación de nuestro Estado Plurinacional y Folklórico hacer cumplir la Constitución Política, las leyes y Decretos Supremos durante el ejercicio de la Abogacía?

—Sí, juro, doña Celima Torrico, perdón, doña Justina, perdón doña Ministra de Justicia.

—Si así lo hiciereis, nuestros dioses os premiarán y si no os lo demandarán. Quedáis reconocido como Abogado.

—Gracias, señora Ministra de Justicia. Y ahora decidme por cuáles de nuestros dioses me hizo Su Señoría jurar…?

—Por todos, pues, por el verdadero Todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra; por Alá, que es de los turcos y los iraníes que son nuestros aliados; por el Sol y por la Pachamama y también por el dios Momo de los Carnavales.

Inseguridad preocupante

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Como somos tan alaracos, escuché decir que las autoridades convocarían a una cumbre para debatir sobre las medidas y la acción legislativa que habrían que adoptarse para combatir contra la delincuencia y lograr una mayor seguridad ciudadana. Como soy lerdo de entendederas, al escuchar la palabra cumbre me dirigí a la zona más próxima a la Cumbre, donde antes quedaba Caiconi, el barrio más cercano al camino a Yungas.

En ese barrio, donde existen prestigiosos locales nocturnos, al igual que en todos los barrios de La Paz, encontré a otro yatiri que me había sido presentado por el célebre Titirico y que también presta servicios como asesor múltiple a altas autoridades del actual Gobierno; se llama Calimán Mamani y sabe tanto o más que el brujo alteño.

Le dije que había escuchado hablar de una “cumbre” sobre seguridad ciudadana y que este barrio cercano a la Cumbre me parecía apropiado, por lo cual ingresamos a un hermoso y amplio local donde dominaba mi amigo el yatiri Calimán.

Calimán había tenido una gran convocatoria y varios ciudadanos y ciudadanas acudieron a nuestra mesa para debatir sobre el tema. Calimán dijo: “La delincuencia existió siempre en nuestra tierra y es por ello que algún moralista, en épocas del incario, nos pidió: ‘no seas flojo, no seas mentiroso, no seas ladrón’. ¿Y qué es un delincuente? Es un flojo, un mentiroso y un ladrón, que señala a los pecados más generalizados que cometemos en el país”.

Como todos los ocupantes de la mesa habíamos sido mentirosos, no gustamos de las palabras del sabio yatiri Calimán, y continuamos hablando tonterías contra los flojos y los ladrones.

Un cholo de la región lacustre, nacido en Copacabana, y al que le endilgaban la nacionalidad peruana, dijo al selecto auditorio que la delincuencia más profesional y experimentada llega a nuestro país del exterior, palabras que ocasionaron rechiflas e insultos tales como “viva la industria nacional”, “atraquemos y robemos con armas nacionales” y “consuma cocaína nacional” y “muera el contrabando pichicatero de Perú y Colombia”.

Un ex policía jubilado en las lides contra y a favor de la delincuencia dijo al selecto auditorio que la mejor protección contra los delincuentes sería que cada ciudadano posea un arma de fuego para defender sus bienes, su familia y su vida, y que el Gobierno, en vez de estar regalando bonos Juancito Pinto y Juana Azurduy de Padilla, debería regalar a cada ciudadano un arma de fuego para defenderse de la delincuencia. Moción que produjo desórdenes en la Cumbre, hasta que el proponente disparó dos tiros contra el techo, dejando el local en tinieblas, circunstancia que fue aprovechada por varios delincuentes que nos robaron nuestra poca plata, nuestros relojes, joyas y teléfonos móviles.

Calimán y yo escapamos para no cancelar la subida cuenta por consumo de comidas y bebidas.

Saludos revolucionarios

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

El Canciller de la República se refirió hace unos días al saludo revolucionario del puño izquierdo en alto y la mano izquierda abierta sobre el corazón que ejecutan los jefes y militantes del Movimiento Al Socialismo como eminentemente aymara dejando a Lenin y Trotsky como meros copiones. Sobre ese importante asunto conversé telefónicamente con mi tía Clothilde, cochabambina que vive en Alemania.

—Buenos días ¿puede comunicagme con mi sobrino von Paulos Huanca Clauge…?

—Hablas con él, tía Clotilde von Karajan Quiroga, mi pariente teutona–cochabambina.

—¡Qué gago encontragte, sobrino, porque siempre que te llamo por teléfono estás meditando en tu cuagto de baño!

—Ahora ya tengo teléfono sobre el inodoro y también una pequeña biblioteca para convertir mis acciones en hechos culturales y también mis conversaciones telefónicas en diálogos filosóficos, culturales y políticos.

—Quiego aprovechag esta oportunidad paga decigte que la televisión eugopea ha comentado que nuestro presidente Evo y sus adherentes socialistas saludan con el puño cerrado en alto como lo hacían los comunistas cuando existía el impegio soviético dugante su ocupación de muchos países eugopeos...

—No te preocupes, tía Clothilde, porque los socialistas bolivianos en la actualidad no son más que unos socialistas hualaychos que no han leído ni por el forro a Marx, Lenin, Engels, y Evo los utiliza para desfilar y saludar con el puño izquierdo cerrado y la mano derecha en el corazón.

—Eso me da miedo, sobrino, porque yo como alemana–cochambambina he sufrido mucho por culpa de los símbolos, los bosques de banderas y los brazos en alto.

—Ya sé a qué te refieres, tía Clothilde von Karajan Quiroga, pero no olvides que los bolivianos, venezolanos, nicaragüenses y otros más somos hualaychos, nos divertimos con estas cosas, inventamos el asunto de las wiphalas, nos saludamos con el puño izquierdo levantado y cerrado, nos hacemos coronar cual si fuéramos descendientes directos de Atahuallpa o de Huáscar y hasta hacemos aprobar una nueva Constitución como si fuera un chairo, donde no falta el charquecito, el chuñito, la papita, las ulupicas y el perejil.

—Pego yo escucho hace mucho tiempo que muchos hablan del “saludo guevolucionaguio”, ¿es que tú nunca tuviste un saludo guevolucionaguio con nadie?.

—Cuando fui jovencito y cristiano saludaba a mis amigos diciéndoles: “La paz del Señor sea siempre contigo, hermano”, pero como muchos me creían seminarista dejé de hacerlo para que no se pitorreen de mí.

—Y ahora, no levantas tu puño izquiegdo paga saludag?


—No lo hago ni lo haré, tiitay, y si alguien quisiera obligarme a saludar revolucionariamente, levantaré mi pierna derecha en ademán canino y haré pis aunque no tuviera ganas.

Cocaleros defenderán a Evo

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Me encontraba muy preocupado al saber que el presidente Evo posee documentos que prueban la acción militar de Estados Unidos en Honduras y otros países latinoamericanos para derrocar a gobiernos elegidos democráticamente. Cuando en mis cavilaciones pensé en nuestro país tan pobre y desarmado, pese a los esfuerzos del señor Walker San Miguel, y en la distancia geográfica que nos separa de la República Islámica de Irán que es nuestro principal aliado, me puse a llorar, y justo en ese momento llegó un documento original de mi amigo greco–cochabambino Aristóles Giordiadis Quiroga y de un grupo de pensadores y filósofos clientes del afamado Bar Comercio de Cochabamba que sería aprobado próximamente por las organizaciones cocaleras del Chapare. Se trata de un proyecto de Voto Resolutivo con copias destinadas al Palacio de Gobierno, al Palacio del Sillpanchu y al Palacio de las Medias.

“La Asociación de Cocaleros, las Federaciones de Cocaleros del Chapare, La Central de Agro-Químicos Cochabambinos de la Coca, y el Club Playboy de Ivirgazama Coca for Export”.

Considerando: Que ha llegado a nuestro conocimiento en forma documental la acción militar de Estados Unidos en contra de países actualmente gobernados por presidentes democráticamente elegidos por sus pueblos como sucedió en Honduras.

Considerando: Que el Comando Sur podría poner sus ojos extraviados en Bolivia y sobre todo en la próspera región de Chapare (departamento de Cochabamba).

Considerando: Que es preciso apoyar a nuestro actual Gobierno por su clara política cocalera que nos ha enriquecido y hará lo mismo con nuestros hermanos de los Yungas de La Paz, Beni, Santa Cruz y Pando donde obras son amores y no buenas razones.

Resuelve:

Artículo 1º.– Nos declaramos en estado de emergencia hasta que el Comando Sur de los Estados Unidos no aclare ante el mundo que no se meterá contra el Gobierno de Bolivia, ni desembarcará sus tropas en ninguna de nuestras playas.

Artículo 2º.– Del Estado de Emergencia pasaremos al Estado de Beligerancia defendiendo nuestro territorio palmo a palmo y cato a cato con la ayuda y colaboración técnica de los países del Alba (Alianza Bolivariana de Liberación: Nicaragua, Cuba, Venezuela, Paraguay y otros, confiando especialmente en nuestro aliado tan lejano como Irán, país que nos proveería de cohetes, misiles y otras armas más terribles).

Es dado en Ivirgarzama, nuestro cuartel general, y refrendado en lugar secreto del Bar Social de Cochabamba (El Barco).

Anótese, medítese, sonríase y archívese en la Dirección Nacional de Disparates

(Muchas firmas ilegibles e impresiones digitales de manos y pies).

El yatiri me lo contó

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Durante los festejos del Bicentenario de la Revolución del 16 de Julio de 1809 trabajé cumpliendo mi tarea periodística y aprovechando mi tiempo libre para seguir vendiendo ropa usada, mientras el mundo oficial la pasó bomba en desayunos, banquetes, desfiles, paradas militares y verbenas.

Recién anoche salí de casa para cumplir con mis alumnas a quienes doy clases de tango en el naiclú Malena de la ciudad alteña apareciendo muy ufano el yatiri Titirico para contarme lo que fueron las celebraciones principales a las cuales asistió como invitado ya que —como ustedes saben— es asesor del presidente Evo y del canciller Choquehuanca.

Así comenzó su relato: “Te cuento, hermanito, que he conocido a varios presidentes y les he estrechado sus manos hasta ahora no he vuelto a lavarme mis hands para que mi orgullo pueda durar más tiempo”. Quiso hacerme oler sus manos pero rechacé su invitación porque me pareció una cochinada.

Mencionó a todos los presidentes que conoció y, como vio que no me interesaba por ninguno, prefirió contarme que en desayuno de bienvenida que les ofreció Evo le habían invitado “ham eggs con huevos” aunque el brujo habría preferido “api con buñuelos”.

Relatando en forma desordenada, también me contó que había participado de la cabalgata histórica que realizaron jinetes sureños y en la que intervino durante unos minutos el presidente Evo montado en un hermoso caballo blanco. Le dije que la participación del Presidente había sido muy criticada por el dirigente alteño Roberto de la Cruz por lo que significó el caballo en la conquista de América por los españoles, pero el yatiri no le dio importancia al hecho y dijo: “Al montar un caballo me he sentido un caballero”.

El brujo aymara se sentía feliz por todo lo que le había ocurrido en las fiestas del Bicentenario. Relamiéndose de gusto me contó que había participado en la Parada Militar que contó con la situación bizarra y disciplinada de delegaciones militares extranjeras, nombrando a Nicaragua, Venezuela, Ecuador, afiliadas a la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Las Américas, Alba. El brujo añadió que aplaudió “con buen entusiasmo a nuestros aliados y ellos también me aplaudieron cuando me correspondió desfilar en la Parada Militar Bolivariana”.

Le pregunté si existía algún Regimiento de Brujos Bolivianos, explicándome el yatiri: “Yo desfilé marcialmente con mi regimiento de ‘Ponchos Rojos’ con asiento en Achacachi y que ya tiene derecho a desfilar en todas las pardas militares, al igual que los ‘Ponchos Verdes’”.

Poniendo mi cara de cojudito le pregunté :¿Eso quiere decir que las milicias armadas campesinas ya forman parte de las Fuerzas Armadas de la Nación? El yatiri me dijo: “No lo sé, pero yo he desfilado en la Parada Militar del Bicentenario y además con mi arma de reglamento”. Estos brujos son geniales y a veces creo en su magia.

La Virgen del Carmen “revolucionaria”

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Como ustedes saben, los revolucionarios del 16 de julio de 1809 utilizaron a la Procesión de la Virgen del Carmen como la ocasión más propicia para detener a las autoridades civiles, militares y religiosas que representaban a la Corona Española en la ciudad de La Paz y establecer la Junta Tuitiva de Gobierno jefaturizada por don Pedro Domingo Murillo.

Nuevamente fui llamado al despacho del Director del Periódico y acudí temblando ante la posibilidad de ser despedido y tener que vivir y alimentar a mi mujer y mis guaguachas vendiendo ropa usada en La Paz y Cochabamba. El Director me dijo: “Usted que siempre anda por los templos rezando triduos, novenas y rosarios, y además pertenece a la Asociación Boliviana de Acólitos y Monaguillos Tililí Campanillitay, entreviste a la Virgen del Carmen y consiga sus declaraciones acerca de su participación en el golpe revolucionario del 16 de Julio de 1809”.

Como tengo en mi escritorio una mesa llena de imágenes religiosas entre las que se halla la Virgen del Carmen, la Virgen de Urkupiña, la Virgen de Copacabana, la Virgen de Cotoca y otras junto a las imágenes de San Antonio, San Ignacio de Loyola, el beato José María Escrivá de Balaguer, en una especie de oratorio surtido, me fui allí para hablar con la Virgen del Carmen y pedirle que me contara su participación en la revolución paceña.

Cuando me acerqué a la bendita imagen, una voz enérgica de mujer me dijo: “¡A discreción, atención, Firme! ¡Recuerde usted que está hablando con la Virgen del Carmen, Generala y Patrona de las Fuerzas Armadas de la Nación!”. Me cuadré militarmente, como correspondía, y me puse a hablar como lo hacen los conscriptos cuando se encuentran con una autoridad militar de superior jerarquía.

Le expuse farfullando mi petición de que fuera ella quien me relatara su participación en el golpe revolucionario murillano, la Virgen del Carmen me dijo: “Yo no participé en la confabulación de los revolucionarios paceños y fui la más sorprendida al verlos actuar con arcabuces y pistolones para reducir y capturar a las principales autoridades de la Corona en La Paz y también al Ilustrísimo Obispo de La Paz”.

Le pregunté a Carmelita si sentía simpatías por los revolucionarios y ella me dijo: “Nada de llamarme Carmelita ni Carmencita, soy la Virgen del Carmen, ascendida a Generala por la FFAA, pero debo decirte, Paulitoy, que sentí simpatía por los revolucionarios de julio de 1809 y es por ello que no le pedí a mi hijo Jesucristo que los patriotas fueran paralizados y derrotados”.

Como ella me dijo Paulitoy, sentí que me había reconocido como su fiel devoto desde que yo era niño, y le dije: “Gracias, Carmelita, por tratarme de Paulitoy, pero quisiera que me digas por qué no los conviertes a los actuales jefes del Alto Mando Militar, siendo tú Patrona y Generala de las Fuerzas Armadas”.

Esta vez la Virgen del Carmen retomó su mando y con voz muy enérgica me dijo: “¡La entrevista terminó y preséntese ante su esposa para que le anote cien domingos de arresto!”.

Habla Pedro D. Murillo

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Me pareció difícil la tarea que me encomendó el Director del periódico cuando me dijo escueta y autoritariamente: “Entreviste usted a don Pedro Domingo Murillo”, y tuve que cumplir la orden, aunque ya sabía que este importante señor había sido ahorcado en enero de 1810.

La plaza que lleva su nombre se encontraba llena de invitados extranjeros de alto rango, diplomáticos, autoridades locales, estudiantes y cholas de hermoso color y elegantes atuendos que depositaron ofrendas florales al pie del monumento al protomártir, hasta que vi que un señor bajó del pedestal y se puso a mi lado, reconociéndole de inmediato, pues era don Pedro Domingo Murillo.

—¿Es usted don Pedro Domingo Murillo?

—El mismo que viste y calza, ¿y usted quién es?

—Soy periodista del Achacachi Times y soy traductor en algunas ferias de Cochabamba y

El Alto.

—¿Qué obras ha traducido usted?

—Ninguna obra, pues sólo traduje su nombre al inglés y por ello en los países anglosajones le conocen a usted como Peter Sunday Little Wall. ¿Cómo se siente, don Pedro, al cumplirse 200 años de la revolución comandada por usted?

—Me encuentro bien porque la mayor parte de los bolivianos aprecian y defienden la Libertad recordando siempre la frase que pronuncié antes de ser ahorcado por las autoridades españolas.

—¿Usted no tiene miedo de ser ahorcado?

—No, don Pedro, sólo me podrían ejecutar mis acreedores. Dígame, don Pedro, ¿cuál fue exactamente la frase que pronunció antes de morir? Porque en 200 años algunos cholos que pronuncian mal el castellano se refieren a “la tía de Murillo”...

—¡Qué irreverencia! Yo me referí a la Tea de la Libertad y es por ello que dije: “Compatriotas, la tea que dejo encendida, nadie la apagará”.

—¿Por qué los revolucionarios de julio le eligieron su comandante?

—Nadie me eligió, yo fui el jefe de un grupo de patriotas que ansiaban una patria libre, un continente libre.

—¿Qué hechos históricos impulsaron su actividad patriótica?

—La independencia de Estados Unidos y luego la Revolución Francesa, que cambiaron el mundo de aquellos años, llegándonos su trascendencia a través de la Audiencia de Charcas, cuyos doctores se encargaron de iluminar a los patriotas de la ciudad de Charcas, La Paz, Cochabamba y otras de América del Sur, mi querido colega.

— ¿Por qué me llama usted colega, Don Pedro?

— Porque usted también tiene cara de protomártir y no me extrañaría que algún día lo fusilaran...

—No creo en esa posibilidad, pero si tal hecho sucediera y me condenaran al fusilamiento por mi amor a la Libertad, no sentiría miedo y frente al pelotón de fusilamiento diría: “Pelotón, yo muero, pero a mí nunca me llamarán pelotón, como a ustedes”.

—Vuelvo al pedestal de mi monumento a sufrir el rigor de esas malditas palomas que se encariñaron conmigo.

Un paceño en conflictos

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Al iniciarse los festejos por el Bicentenario de la revolución del 16 de julio de 1809, coloqué en la mesilla del living una hermosa reproducción gráfica de don Pedro Domingo Murillo, en vez de un retrato del abuelo de mi esposa, que llegó a ser coronel de la Guardia Civil, benemérita institución española. Mi esposa me preguntó quién era el sustituto de su abuelo y yo le respondí como buen paceño: “Este señor con bigotillo y coleta es don Pedro Domingo Murillo, quien murió por liberar del yugo español a todos los bolivianos”.

Haciéndose la desentendida, la hispanoparlante me preguntó si entre los bolivianos liberados del yugo español estaba comprendido yo, respondiéndole que sí, y que la unión matrimonial entre ella y yo no me imponía nuevamente el yugo hispano.

Ella aceptó el retrato de don Pedro, aunque lo puso al lado de su abuelo materno solamente por dos días, el 15 y el 16 de julio, porque esa mesa ya parecía un escaparate histórico con las fotografías de los reyes de España, los príncipes de Asturias, don Juan Carlos y Letizia; Evo Morales vestido de Inca; don Mamerto Urriolagoitia (uno de mis héroes civiles) y una foto pequeñita de Isabel Pantoja, la tonadillera.

Como si no supiera, me preguntó quién era don Pedro Domingo Murillo y si mi héroe era descendiente de españoles, respondiéndole que claramente su apellido venía de España, pero que el protomártir era un cholo paceño nacido en Suri, un pueblecito yungueño. “Así que era un mestizo, un cholito como tú, como te llamo en mis momentos de euforia sentimental”, dijo la aragonesa, y yo asentí orgullosamente.

Luego procedimos al izamiento de banderas en mi pequeño jardín. Izamos la bandera tricolor de Bolivia y la bandera española, cantando nuestros himnos para significar la amistad entre las dos naciones. A continuación izamos la bandera de La Paz y la obligué a cantar el himno paceño. Y ella me hizo cantar una canción religiosa a la Virgen del Pilar, bailando ambos, a continuación, la célebre cueca Cholita paceña y una jota aragonesa, convirtiendo nuestra fiesta del Bicentenario de la Revolución de Julio en una celebración binacional donde olvidamos las pugnas históricas de antaño en un abrazo familiar, cual corresponde a los nuevos tiempos.

Todo fue muy bien, pero yo lo fregué todo cuando al volver de un festejo en El Alto junto a mi amigo el yatiri, una hermosa verbena, el brujo y yo volvimos a mi casa y al encontrar cerrada la puerta del jardín comenzamos a patear las puertas al grito de “¡Mueran los chapetones y gloria a Pedro Domingo Murillo, y viva La Paz y nada más!”, al estilo de dos chukutas de escasa cultura alcohólica retornando de una verbena juliana.

Son las luces y las sombras de la fiesta en el Bicentenario de la revolución paceña.

El transporte presidencial

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Ayer, como todos los lunes, y con puntualidad teutona, me llamó desde Berlín mi tía Clothilde von Karajan Quiroga, al haberse enterado de que el helicóptero que utiliza normalmente el presidente Evo para recorrer el país había sufrido un percance en el aeropuerto de El Alto, lo cual modificó su itinerario.

—Buenos días, ¿podría comunicagme con mi sobrino von Paulus Huanca o está en el cuagto de baño donde habitualmente medita sobre los problemas políticos del país…?

—No, señora, ahora se encuentra en el mingitorio de la avenida Montes porque su inodoro se ha averiado y sólo lo podrán arreglar después de los festejos del 16 de Julio.

—¡Qué pena!, pues necesitaba convegsag con él desde Alemania.

—Hola, tía Clothilde, lo del mingitorio de la avenida Montes es sólo una excusa que empleo para evitar hablar con ciertas personas, al igual que los ministros dicen estar en una importante reunión para no hablar con aquellos que les piden pegas.

—Te llamo muy alagmada, sobrino, pogque la televisión eugopea ha infogmado sobre un pegcance que sufrió el helicóptego presidencial. ¿No crees que se debería cuidar más la seguguidad del presidente Evo?

—Así es, tía Clothilde, aunque los yatiris dicen que la Pachamama lo protege y les ha asegurado que vivirá cien años. ¿Es que la gobernante alemana señora Angela Merckell no viaja tanto como el presidente Evo?

—La señoga Angela Merckell gobiegna desde su despacho y viaja poco en compagación con nuestro Presidente; debeguías decigle que utilice aviones Lufthansa que son muy segugos.

—Un yatiri que dice ser su asesor me ha contado que él le había aconsejado que viaje en llama o en burro, que son muy seguros en nuestros caminos.

—Eso me paguece muy atrasado, sobrino, lo mejog sería que su ministro San Miguel adquiega para Evo alas de arcángel que segugamente hay en Italia o en Israel.

—Evo no se fía de los israelíes porque fue el servicio secreto de Israel el que denunció que Bolivia tiene uranio y provee de él a nuestro aliado Irán.

—Fogmidable, sobrino. Entonces, Bolivia podría comprag a Igán alfombras mágicas para que viaje Evo en ellas, que son muy buenas como las que produce su vecino Irak, donde se inventaron las alfombras mágicas que vuelan.

—Algo tenemos que hacer los bolivianos para mejorar el transporte de nuestro presidente Evo, sobre todo en esta época electoral cuando sus viajes se multiplicarán.

—Si tú quiegues yo hablo con la Lufthansa y si no definimos nada tú hablas con tu yatigui para que Igán nos mande una o dos alfombras mágicas para que Evo vuele sin peligro por los cielos de Bolivia.

—Eres macanuda, tía Von Karajan Quiroga, y recibe un beso cariñoso, aunque algunas veces te llame irreverentemente mi tía del Karajo.

Viejo y entrañable padrón

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Mientras el vicepresidente de la República, Álvaro García Linera, con la inocencia que le caracteriza manifiesta que será el Congreso el que autorizará la utilización del antiguo padrón para las elecciones de diciembre en caso de que el padrón biométrico no concluyera de ser instalado en todo el mapa electoral, y el yatiri Titirico dijera que “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, vino la solución salvadora de Cochabamba.

Su autor no podía ser otro que mi amigo el filósofo greco–cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga, descendiente del famoso griego Dan Giorgiadis, director técnico de Bolívar campeón en la segunda mitad del siglo pasado. El sabio pensador, cliente habitual del Bar Comercio de Cochabamba, me envió un proyecto de decreto supremo para que lo haga conocer en el Palacio de Gobierno, el Palacio del Sillpanchu y el Palacio de las Medias.

Considerando: Que es un deber constitucional la realización de elecciones presidenciales de diciembre para reelegir al ciudadano presidente Evo Morales Ayma para que pueda continuar sus obras iniciadas en el país y también su lucha contra el capitalismo norteamericano hoy comandado por Barack Obama, obras que no pueden quedar inconclusas.

Considerando: Que las fuerzas políticas del país acordaron dotar a la Corte Nacional Electoral de un nuevo padrón llamado biométrico en reemplazo del anterior viciado de anomalías y fraudes, calculados en un 30 por ciento, porcentaje chanchullesco y hasta grosero que fue denunciado y comprobado por parlamentarios y periodistas honestos y valientes.

Considerando: Que el actual Gobierno declaró a los cuatro vientos que alentaría la implantación del padrón biométrico en la sincera creencia de que la acreditada empresa NEC (japonesa-argentina) instalaría su sistema en un plazo conveniente.

Considerando: Que hasta la fecha la Corte Nacional Electoral no ha suscrito el respectivo convenio con la empresa NEC por razones desconocidas y misteriosas, y que seguramente la ciudadanía votante no acudirá a registrarse en el nuevo padrón biométrico con el entusiasmo debido y por temor a marcar las huellas de sus diez dedos y tal vez sus huellas genitales para asegurar una correcta inscripción en los nuevos registros.

Decreta:

Artículo 1.- Se autoriza a la Corte Nacional Electoral el uso del viejo y entrañable padrón en caso de que la empresa no contratada aún no pudiera cumplir los plazos requeridos. Este decreto supremo es por si acaso faltaran los cronogramas y por si las moscas no acudieran a los nuevos registros.

Artículo 2.- Se recuerda a la ciudadanía y a todos los ingenuos del país que uno de nuestros mejores yatiris nos enseña desde nuestras cumbres que “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

Léase, medítese, compréndase, sonríase y archívese.

La Justicia agraviada

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

La suspensión en sus funciones de presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Eddy Fernández, y la persecución de que es objeto por parte de las autoridades gubernamentales son irritantes. Todo ello me ha movido a un reclamo al Viceministro Nacional de Disparates, no para impetrar justicia y trato digno al Presidente de la Suprema, sino para que se den por enterados muchos visitantes extranjeros que acuden a La Paz para hablar de Derechos Humanos ignorando lo que sucede en nuestro país.

Al señor Viceministro Nacional de Disparates, triste personaje que tiene su Despacho en varios ministerios, palacios y naiclús de La Paz y El Alto, y que también atiende en diferentes consultorios de yatiris, brujos andinos y astrólogos de pacotilla.

Paulovich, natural y vecino de esta ciudad, con diez cédulas de identidad graciosamente entregadas por Policías de baja graduación para votar en diciembre bajo el antiguo padrón; Periodista desde hace más de cincuenta años; Casado hace 13.675 días con una dama española nacida a orillas del río Ebro; presentándome ante sus múltiples despachos, con todo respeto digo y expongo:

Con asombro y estupefacción me enteré oportunamente de la suspensión en sus funciones del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Eddy Fernández, noble y justo magistrado, a raíz de un voto parcializado de los diputados oficialistas quienes le acusaron de haber incurrido en Retardación de Justicia.

Semejante atropello de una parte del Poder Legislativo, porque el asunto aún no ha llegado al Senado Nacional, vulnera la independencia de Poderes que establecen todas las constituciones de los estados democráticos, continuó a renglón seguido con la persecución contra el magistrado supremo a cargo de elementos que seguramente pertenecen y obedecen al Poder Ejecutivo, hecho que también vulnera, otra vez, el principio de la independencia de Poderes.

Y los atropellos contra el Magistrado continuaron cuando los diputados convertidos en fiscales no respetaron la salud quebrantada del Magistrado y trataron de obtener declaraciones del Presidente de la Suprema cuando éste era tratado por médicos que certificaron las dolencias del Dr. Fernández.

Y no sólo eso, señor Viceministro Nacional de Disparates, sino que el Presidente de la Suprema tiene sus teléfonos “pinchados” y permanentemente dos agentes oficialistas vigilan todos sus pasos y siguen todos sus movimientos, cual si el Presidente de la Corte Suprema de Justicia fuera un delincuente. Y no sólo eso, pues ahora se investiga sus bienes inmuebles y sus cuentas en los bancos. ¿No le parece todo esto un magistral agravio a la Justicia?

Y por último, para endulzar mi irritación, le digo señor Viceministro Nacional de Disparates: El Presidente de la Suprema fue separado de su alto cargo acusado de Retardación de Justicia cuando hasta los más modestos ciudadanos sabemos en todo el mundo que “la justicia tarda… pero llega”. Será Justicia, etc., etc.

La vuelta del Mallku

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Con gran alborozo conocí en días pasados la noticia de “La vuelta del Mallku”, que no es el título de una película que sería estrenada en la pantalla grande o en la Cinemateca, sino un hecho político que alegrará a algunos y disgustará a otros.

Le pedí a mi esposa que me condujera a Achacachi u otra población cercana donde vive el Mallku guiando mi motocicleta Hardley Davidson, pero la española, que estaba de mal humor, me mandó a freír churros, actividad reservada para especialistas y no para periodistas de escasa visión, por lo cual tuve que recurrir a uno de mis nietos.

Como ustedes saben, el Mallku se llama Felipe Quispe Huanca y fue ése el motivo por el cual hace algunos años cambié mi pseudónimo de Paulovich por el de Paulovich Huanca, para sentirme más a gusto en esta etapa histórica de los Choquehuanca, los Mamani, los Parihuancollo y otros que brillan en el firmamento gubernamental.

Cuando él dirigía a los campesinos y hubo un reparto de tractores entre los más importantes, le pedí que me favoreciese con un tractor amarillo, porque a mi esposa se le había antojado una máquina de ese color para ir a los tés que ofrecían sus amigas, pero el Mallku se dio mil maneras para no cumplir con su ofrecimiento y mi esposa tuvo que contentarse con un modesto automóvil, motivando que un día la española me planteara el dilema de “El Mallku o yo”, respondiéndole con seguridad: “Tú, viditay, chunquituy, palomitay”. Después de esa escena, dejé de conversar con el Mallku y éste fue cambiado por otro dirigente campesino cuyo nombre no recuerdo.

Pues bien, ante la vuelta del Mallku, llegué raudamente a la región altiplánica donde roncaba fuerte Felipe Quispe y no paré hasta que un aborigen me dijo: “Mejor no lo veas porque parece muy viejo, aunque conserva su autoridad y su sabiduría para conocer a las personas con quienes habla”. El originario me contó que el Mallku decidió formar un frente político para intervenir en las próximas elecciones de diciembre, pero él no será candidato a la Presidencia de la República, a la cual pretendería llegar el mayor David Vargas, ex jefe policial y Asambleísta en la última Constituyente, y que dicho frente lucharía contra los políticos Álvaro García Linera, Juan Ramón Quintana y Walker San Miguel, que actualmente gobiernan nuestro país, pues el presidente Evo es solamente un títere de ellos.

En plena plaza de Achacachi tendimos un aguayo mío que contenía todos los componentes de esa merienda aymara que se llama chalón china y el originario me contó que el frente también estaría conformado por el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB) de Oruro Jaime Solares y el Concejal alteño Roberto de la Cruz.

Anoté lo que me dijo el campesino y recobré la esperanza de obtener un tractor amarillo para obsequiárselo a mi esposa, que lo sigue reclamando.

¡Vámonos a Pando!

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Al saber que el ministro de la Presidencia, señor Ramón Quintana, y la oficina que reparte tierras se hallan reclutando collas (unas 5.000 familias) para que sean felices en esa ubérrima región, decidí colaborar con ese plan en vista del intenso frío que reina en La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba.

Para tal efecto, habilité convenientemente mi quiosco multiuso situado en las cercanías de la Buenos Aires Ave., para interesar en ese plan a los miles de desocupados que deambulamos en La Paz y El Alto, y no poseemos un techo propio ni hectáreas de tierras propias para cultivarlas y hacernos ricos.

Por eso podrán ver durante la semana y las próximas un letrero gigante en el frontis de mi quiosco que dice: “¡Collas, vámonos a Pando. Informaciones aquí!”.

Inmediatamente acudieron algunos curiosos y muchos colegas míos del Movimiento de los Sin Techo, del Movimiento de los Sin Chola y de los gremiales ropavejeros y del Sindicato de Vendedores de Pasankallas, Arvejas y Habas Tostadas para conocer mayor información al respecto.

En primer lugar, informé a los interesados que no se trata de ningún plan político-electoral —como denunció la oposición—, pero que sería mejor que se inscribieran en el Movimiento Al Socialismo y el Movimiento Sin Miedo, que es aliado del primero, para demostrar que no son ningunos coxuaters, palabra que nos evita utilizar un término terminado en “udos”. Ese primer requisito agilitaría los trámites y ayudaría en la selección de los postulantes.

El interesante plan habla de 5.000 collas, término que no es peyorativo y que comprende a los habitantes de La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba y un poquito a los vallegrandinos, aunque un poeta nos enseñó que las personas nacidas en esa ciudad son “colla-cambas superados”.

En realidad, este trasplante humano habla de 5.000 familias, lo que significa 20.000 ciudadanos, mucho mejor si todos se encuentran en edad de votar, por lo cual cada familia podría componerse de marido y mujer, y otra pareja que simpatice con los anteriores.

La noticia más conveniente que proporcioné a los postulantes que acudieron a mi quiosco fue saber que cada grupo familiar recibirá la suma de 3.500 dólares para sus gastos de instalación en viviendas que ya fueron construidas, aunque éstas carecen de servicios higiénicos, lo cual no inquietó a los postulantes, pues la mayoría de los collas tampoco los tienen en sus ciudades de origen.

Como Pando es un mundo verde extenso y fértil, los curiosos postulantes no se interesaron mucho por la cantidad de hectáreas de tierras que podrían recibir gratuitamente, aunque para ilusionarlos les hablé de 5.000 hectáreas para cada grupo familiar que desee instalarse en esas ricas tierras donde el hombre aún no ha puesto el pie.

Temporada de caza

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

El Club de Caza, entidad deportiva dirigida por el ministro de la Presidencia, señor Ramón Quintana; el ministro de Gobierno, señor Alfredo Rada, y el ministro de Defensa, señor Walker San Miguel, viene informando acerca de las actividades que se realizan en la presente temporada de caza y pesca, y que obtuvo gran éxito el año pasado en el departamento de Pando con la cacería de piezas mayores, medianas y pequeñas, como el prefecto Leopoldo Fernández, otras autoridades pandinas y liebres que salvaron el pellejo refugiándose en bosque brasileño.


La actual temporada de caza y pesca se lleva a cabo en los cotos de Santa Cruz, Chuquisaca, aunque también hubo cacerías en Tarija, donde tradicionalmente existen buenos cotos y también cotudos.


Mi tía Encarna me informó que también se desarrollan actividades deportivas y judiciales en pos del tigre Manfred Reyes Villa, tan famoso como los tigres de Bengala, aunque los cazadores cochalas andan siguiendo las huellas de liebres y conejos para la preparación de las afamadas “chankas de conejo”, o del “conejo estirado” con su saice en el pecho y “el picante de conejo”, gran manjar que ofrece la Chota Flora en la zona de la Taquiña. Dice mi tía que el tigre Manfred sigue rugiendo en los campos cochalas y que hasta el momento no ha podido ser cazado, aunque los cazadores le siguen sus huellas.


Como soy un viejo cazador deportivo, siempre tuve afición por los volátiles y cobré muchas presas que fueron a parar a mi cocina, como perdices y torcazas que degustamos con mi amigo siempre recordado don Luigi Moura, cazador italiano admirador de Garibaldi. Reciban este recuerdo de su viuda y sus descendientes.


Sé por muchos aficionados que la caza se desarrolla en los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca principalmente, aunque en La Paz algún cazador solitario anda en busca del ex prefecto paceño José Luis Paredes y otros ciudadanos sobresalientes, como Víctor Hugo Cárdenas, honesto ciudadano que manifestó su intención de candidatear a la Presidencia de la República, siempre que sus intenciones no sean frustradas por algún cazador furtivo que no sabe mucho de la cacería deportiva.


En Santa Cruz, los cazadores se internan en los bosques urbanos a ahogar sus penas llorando en busca de la caza mayor integrada por las máximas autoridades civiles, como Rubén Costas y Branko Marinkovic, Guido Nayar (dueño de bisontes, vacas y toros) y otras piezas pertenecientes a la caza mayor.


Igualmente, el Club de Caza y Tiro me informó que en los cotos de caza de Chuquisaca se hallan empeñados en la caza de importantes líderes, como la prefecta Savina Cuéllar, el senador Rodríguez, el señor Cava y el mismísimo Presidente de la Corte Suprema de Justicia, y la ministra de la Corte, la doctora Canedo, lo que despertó el interés de los periodistas cazadores y pescadores que demandamos la protección de esas valiosas prendas, líderes de especies que honran nuestra riqueza natural hoy en peligro de ser extinguida.

Bolívar campeón

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Muchos años antes de ser periodista yo era bolivarista, y eso lo sabía mi tía Clothilde von Karajan Quiroga quien al enterarse por la televisión europea de que Bolívar es el nuevo campeón boliviano me llamó por teléfono desde Berlín para comentar la noticia más importante que se produjo en Bolivia el pasado domingo.

—¿Podría comunicarme con mi sobrino von Paulus Huanca Claure?

—No, señora, porque en este momento está dando la vuelta olímpica alrededor de su cama porque él es bolivarista y su equipo acaba de salir campeón boliviano de fútbol.

—Pog favog, dígale que atienda mi llamada pogque le llamo desde lejanas tierras.

—Dice que no puede porque está con 16 copas en el cuerpo por las 16 veces que su club Bolívar es campeón del fútbol boliviano.

—¡Tía von Karajan Quiroga! Perdona por no atender tu llamada porque como te dijo la empleada me encontraba dando la vuelta olímpica alrededor de mi cama tratando de ingresar a mi lecho conyugal donde uno de sus arcos está celosamente defendido por mi esposa quien me ha dicho que no permitirá mi ingreso al área de peligro porque acaba de enterarse que acabo de consagrarme Campeón luego de vencer al Real Mamoré.

—¿De cuál esquipo español es tu amada esposa?

—Ella es del Real Zaragoza y su equipo descendió el pasado año, o sea, mi posición de campeón es inmejorable.

—¿Y no podrías ingresar al área de peligro en posición “fuega de juego” que los aficionados llamamos de off-side?

—Un bolivarista respeta las reglas de juego y no se parece en nada a los políticos oficialistas cuyo Presidente está registrado como jugador en un club que juega en divisiones inferiores.

—Tú sabes cómo llegag al agco contrario y marcar el gol de triunfo jugando en el último minuto del tiempo de descuento, o tiempo suplemento.

—Estás hablando con un viejo bolivarista que jugó en tiempos del maestro Ugarte, Mario Mena, “Chingolo” Orozco y otros cracks.

—Recuerdo que lo hacías como pasapelotas, pero no importa. Te pido felicitar a mi paguiente el ingeniego Magcelo Claugue, al doctog Guido Loayza y al diguectog técnico, el señor Quinteros.

—Lo haré tía Von Karajan Quiroga, cochabambina teutona, y ahora me despido porque ya me cansé de dar la vuelta olímpica alrededor de mi lecho conyungal e ingresaré al área de peligro haciendo valer mi nuevo título de Campeón boliviano.

—Espero que no te lesiones pogque te necesitamos los bolivaguistas para nuestros futugos compromisos por la Copa Libegtadogues de Améguica.

—Gracias, tía Clothilde von Karajan Quiroga, hasta la próxima semana.

¿Por qué Evo ataca a los periodistas?

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Algunos dicen que Evo Morales se convirtió en “enemigo de los periodistas”, otros que lo conocieron cuando fue diputado o dirigente se sorprenden de verlo en una actitud de contrincante y, claro, la pregunta es ¿qué ocurrió para que se presente esta especie de transformación?

Para algunos colegas periodistas resulta hasta inexplicable que esto ocurra cuando todavía están frescos los recuerdos de que el periodismo fue el sector que más lo había apoyado, al punto de ser declarado “el personaje del año” en varios medios, fue un buen colega a la hora de recibir sus despachos para radio, agencias o periódicos para saber lo que ocurría en el Chapare. No había necesidad de llamarlo, nos hacía el favor de llamarnos para relatarnos lo que ocurría en una de las zonas más conflictivas del país. Aún está fresco el recuerdo de cuando se lo vio permanecer toda una noche en aquella zona que hoy es el edificio del Ministerio de Planificación del Desarrollo junto a estudiantes rebeldes de la carrera de Comunicación que estaban decididos a conseguir que la Universidad les dotara de su propio edificio.

Y no debe sorprender el hecho de que los periodistas apoyen a ciertos sectores o dirigentes que los cautivan, pues también forman parte de la “masa” laboral del país. No es, pues, raro que el primer sindicato de Trabajadores de la Prensa se fundara en 1953, después de la revolución de 1952. Ahí están los grandes nombres de periodistas que decidieron jugarse por el nacionalismo, como Carlos Montenegro.

Y no debe dejar de sorprender, pues, que el de los periodistas sea uno de los primeros sectores en darse cuenta de quién los engaña, pues a los 12 años, en 1964, el gremio protagonizó su primer y único paro nacional, que no se repitió.

Tampoco debe sorprender ver a los periodistas en uno de los balcones del Congreso Nacional como representantes ante el “primer Soviet” o Asamblea Popular. Fueron los primeros en apoyar al general Juan José Torres.

Sólo en este marco es posible que nos demos cuenta de la “transformación” que sufrió desde 2006 el “compañero” Evo Morales Ayma. Y es que de dirigente, de colega, de compañero, hasta de amigo, se pasó a la acera donde se defienden oscuros intereses, se realizan negociaciones “a puerta cerrada” para hablar de temas tan importantes como los recursos naturales, se ingresa en componendas y, sin ningún problema, se cruzan “ríos de sangre”. En fin, Evo Morales ahora es Presidente, defensor del modelo que juró destruir a nuestros opresores, de quienes hace más de “500 años” nos despojan nuestros recursos naturales. Dejó de estar de “nuestro lado” y por eso nos convertimos en “enemigos”. Estamos en posiciones diferentes, pues mientras nosotros continuamos peleando por mejores condiciones de vida, el “Señor Presidente” y su Gobierno han pasado a defender “otros” intereses

* Secretario General del Sindicato de La Prensa

Principado de la Coca

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Una noticia procedente de Cochabamba informa que la prosperidad generada por el cultivo de la coca, su transformación en cocaína y el tráfico de ésta hacia países vecinos y al mundo están transformando al Chapare y también a la capital del valle no sólo en materia urbanística con la construcción de modernos chalets, sino en la profusión circulatoria de automóviles y vagonetas de lujo dotados de accesorios lujuriosos.

Mientras tal información me llenaba de alegría y también de cierta envidieja, me llegó un proyecto de decreto elaborado por mis amigos greco-cochabambinos del Bar Comercio, dirigido por el filósofo Aristóteles Giorgiadis Quiroga, creando el Principado de la Coca, a semejanza del Principado de Mónaco, bajo el protectorado del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico (antes República de Bolivia). Dice así el proyecto elaborado con copias al Palacio de Gobierno, el Palacio del Sillpanchu y el Palacio de las Medias.

Considerando: Que, por diversas razones gracias al gobierno progresista y revolucionario del presidente Evo, la zona del Chapare se ha disparado hacia el progreso y al enriquecimiento popular, mientras el resto del país se ha estancado por falta de imaginación y audacia, virtudes que se dan en el Chapare Tropical.

Considerando: Que, la vida es corta y es preciso elevar el estándar de vida de los cochalas progresistas que transforman la coca en un mágico producto que fascina a los ciudadanos ricos de otros países del mundo.

Considerando: Que, en la vieja Europa existe el Principado de Mónaco, que une la finura clásica con los gustos hollywoodenses, y que entre Mónaco y Manaco (industria checo-cochabambina) hay sólo una letra de diferencia, y que muchos ex trabajadores de la Manaco, ahora cocaleros de Carrasco Tropical, merecen vivir aristocráticamente y con mucha “guita”.

DECRETA:

Artículo 1.- Se crea el Principado de Manaco en la ciudad de Cochabamba en los territorios comprendidos en dicha capital y toda la superficie de las provincias chapareñas, y bajo la autoridad del príncipe Rainiero, que en este caso se llamará Reynegro Primero, que no es otro que nuestro querido negro Juan Mamani. Su heredera será la princesa Charolina La Negra.

Artículo 2.- La Corte del Príncipe Reynegro estará conformada por los dirigentes más ricos y más nobles de los Sindicatos de Cocaleros, para quienes el Principado de Manaco, o Manacoca, dotará de los vehículos más caros que puedan adquirirse en Japón, Italia, Alemania y Estados Unidos.

Artículo 3.- Se contratará a cien arquitectos italianos y brasileños para la capital del Principado, que es la ciudad del Rocha River, cuyo nombre derivará en el río Madame Rochás o Monsieur Rochás.

Artículo 4.- A quienes se opongan al nuevo Principado les diremos “trabaja con la coca y no envidies”. Es dado en el Bar Comercio (Barco), etc., etc.

Léase, medítese, sonríase y archívese.

La dignidad es importante

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Al conocer la suspensión definitiva de los beneficios de la ATPDEA a Bolivia, el presidente Evo declaró que la dignidad es más importante que los beneficios económicos, pensamiento que me conmovió, pues en ese momento me encontraba “yesca”, pues no había podido vender ni una sola prenda usada en mi quiosco La Macacha, situado en las cercanías de la Buenos Aires Ave.

Como la necesidad es madre de la imaginación, decidí inmediatamente poner a la venta un producto de mi invención que se llama “Elixir Dignidad”, que no es otra cosa que agua destilada mezclada con mate de coca y que se debe beber por gotas en los momentos de necesidad, cuando el enfermo no tiene trabajo y siente hambre, y su familia le pide un plato de comida.

Comencé por probarlo yo, y se lo di a probar a mi mujer. Inmediatamente me sentí fortalecido y con ganas de trabajar y de lanzarme al mundo para conquistarlo. Abracé con fuerza a mi mujer y le di un beso en la oreja, hasta que la española tuvo que pedirme en medio de un sofocamiento bárbaro: “Ya no me apechugues más, cholito mío”. Sujetándola con un brazo que rodeaba su cuello le obligué a abrir su boca y le administré diez gotas de mi “Elixir Dignidad”.

Su reacción fue inmediata, pues me dijo: “¡Qué bien me siento, cholito mío, no tengo hambre ni sed, y tampoco tengo ganas de acudir al mercado Rodríguez para hacer la compra semanal de artículos inútiles como carne de ternera, pollo, huevos, papas y otras verduras, alimentos que se utilizan en los mercados capitalistas de New York, Madrid, La Paz o Zaragoza, ¿podrías darme otras diez gotas del ‘Elixir Dignidad’?”. Le dije que no, porque una dosis mayor podría matarla, impidiéndole llegar al 6 de diciembre, fecha de la reelección de Evo con el padrón antiguo, que es más interesante que el Padrón Biométrico.

Cuando los primeros curiosos llegaron a mi quiosco, quedaron boquiabiertos ante mi invento del “Elixir Dignidad” y alguno comentó al conocer sus propiedades: “Hoy las ciencias avanzan que es una barbaridad”, preguntándome otro si mi elixir le serviría para encontrar trabajo en la ciudad de El Alto, pues acababan de despedirlo. Sin dudar, le respondí: “Si usted bebe mi elixir no necesitará trabajo y saldrá por las calles a enseñar su nueva personalidad, su guapeza y su optimismo, cantando alegremente ‘yo bebo el Elixir Dignidad y eso me trae felicidad... Elixir Dignidad nos dará la Libertad’”.

Vendí como quinientos frasquitos del Elixir Dignidad y la gente se fue “chocha de la vida”, recomendándoles que respetaran la dosis prescrita de diez gotas por día y que no lo bebieran caprichosamente porque una sobredosis del Elixir Dignidad podría enloquecerlos o llevarlos a la muerte como al rey del pop, Michael Jackson.

Feliz con mi invento, me negué a dar la receta completa, o sea, la composición de mi producto, diciéndoles solamente que contiene agua, un poquito de mate de coca y un polvillo blanco que me pareció bicarbonato.

Evo y los buscapegas

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

En días pasados, el presidente Evo visitó la ciudad de Puerto Suárez, que limita con Brasil, para solemnizar un hecho relativo a la explotación del Mutún. Deseoso de conocer algunos detalles acerca de la explotación de nuestro hierro, me apersoné a la oficina de Asuntos Especiales que dirige la señora Hillary Mamani, justo en momentos en que ella hablaba telefónicamente con su jefe.

—Sí señor Presidente, habla usted con Hillary, ¿qué le sucede que lo escucho tan
angustiado?

—¡Socorro Hillary! Es que me están apechugando y me van a matar a besos y abrazos, y casi no puedo hablar ni respirar.

—Es que usted es muy popular y querido en todo el país, mucho más que Michael Jackson en Hollywood; usted es en Bolivia el Rey del Pop, el rey de la popularidad.

—Es que la multitud de hombres y mujeres ya me ha despeinado y estoy con los pelos en la cara, y me han arrebatado la camisa que vestía a pedacitos, y la gente se anda peleando por ellos.

—Es su popularidad, jefecito, y usted tiene que comprender la pasión de las multitudes y firmar todos los autógrafos que le exigen sus admiradores.

—No me piden autógrafos, sino pegas en cualquier ciudad del país, designaciones en YPFB y en cualquier oficina aduanera del territorio.

—Posiblemente la crisis sea muy honda y existan muchos desempleados...

—Es que no sólo me piden pegas, sino diputaciones y senaturías, como si yo fuera el dueño de este país y del Movimiento Al Socialismo, y hasta me piden pegas en Venezuela al saber que soy amigo del presidente Chávez.

—¡Qué barbaridad, señor Presidente, ¿y no tiene usted una patrulla de guardias que lo proteja de cariños tan exagerados?

—Mis guardaespaldas han sido rebasados y la multitud de simpatizantes sin oficio ni beneficio, y sobre todo sin pegas, me está asfixiando, y esta señora está tratando de arrebatarme mi cinturón y pronto se caerán mis pantalones.

—Eso no lo permita jamás, señor Presidente, defiéndase y deje de sonreír a sus
admiradores.

—Es que la sonrisa es mi mejor atributo. ¿Es que no tengo Vicepresidente, es que no tengo ministros y viceministros que puedan conceder empleos, embajadas, consulados, gerencias y asesorías, diputaciones y senaturías? ¡Socorro, me están quitando el cinturón y muy pronto me arrebatarán mis pantalones! Yo soy el Presidente de la República, respeten mis pantalones y mis calzoncillos, que no sirven para souvenir. ¡Socorro Hillary! ¡Avise a la prensa, llame a sus amigos periodistas para convencer a esta gente de que yo no soy el dios de las pegas!

—Justamente, aquí en mi despacho hay un periodista que me ha prometido una crónica para que los buscapegas y futuros parlamentarios busquen a otros personajes del Gobierno y les expongan sus peticiones.

—¡Socorro! ¡Señora, devuélvame mis calzoncillos!

Los yatiris proliferan

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Al retornar de Cochabamba después de haber encendido tres velas en la capilla de San Jailón y rogarle el milagro de mi salvación económica, vino a mi encuentro mi amigo el yatiri Titirico para que le relatara mi viaje al Chapare y mi encuentro con el famoso curandero hoy convertido en el “santo de los narcos”.

Luego del abrazo correspondiente, le dije: “Creo que estás fregado, hermanito, porque los yatiris han proliferado para hacerte la competencia y me parece que te han ganado, pues su clientela es la clase más rica del país, que es la de los cocaleros y narcotraficantes”.

El brujo aymara sonrió con suficiencia y me dijo: “No te preocupes, hermanito, porque ellos son nada más que aprendices de brujos, mientras que yo soy master en la materia, pi-eich-di graduado en la Universidad de Achacachi”.

Al ver que no le hizo mella la competencia de nuevos brujos, quise saber qué trabajos importantes le había encomendado el Gobierno del presidente Evo, y respondió así: “No lo divulgues mucho y guárdame el secreto cuanto puedas, pero te cuento que el canciller Choquehuanca me ha encargado labores de hechicería a distancia sobre el presidente norteamericano, Obama, para obtener los beneficios del ATPDEA sin condiciones de ninguna clase”.

Le miré desconfiado, pues me habían informado que el 30 de junio pasado vencía el plazo para gestionar tal convenio, pero Titirico me dijo: “Yo creo en mis hechizos y ya verás que los gringos nos repondrán ese beneficio arancelario y Bolivia seguirá aumentando el cultivo de la coca y la producción de cocaína”.

Quedé perplejo ante la afirmación del brujo aymara, preguntándole qué otros trabajos importantes le había encargado el Canciller u otros altos funcionarios.

Me respondió el yatiri con alguna reserva: “Te cuento que un alto funcionario del Gobierno me ha encargado ejercer un nuevo embrujo, o mejor dicho, renovarlo o reforzarlo, sobre el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y la cúpula que le acompaña, para que se sigan haciendo los k’asas ante los atropellos que comete el Poder Ejecutivo contra los dirigentes políticos, cívicos e industriales de Santa Cruz. Desde aquí, desde mi consultorio, he p’ijchado coca, he tomado alcohol y he invocado a la Pachamama y mis dioses andinos para que tales jefes continuaran embrujados, y ahí los tienes, tranquilitos y satisfechos”.

Estas palabras de mi amigo el yatiri Titirico me dejaron convencido del poder de la hechicería andina y sobre todo de la sabiduría que se gastan los brujos aymaras, pues los problemas más importantes que afronta el país se resuelven como por ensalmo dentro de la magia aymara o de su brujería, o su hechicería; sus yerbas y sus piedras resuelven todo, no sólo en Bolivia, sino también en Washington, Caracas, Tegucigalpa y otras capitales.

Un santo en el Chapare

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Al leer en un periódico que hay un santo en la región del Chapare, más propiamente en la población de Chimoré, me emocioné y me dirigí a la ciudad de Cochabamba en busca de mi tía Encarna para que me condujera hasta el lugar donde sus devotos (narcotraficantes en su mayoría) le habían construido una humilde capilla donde sus fieles le veneran y le suplican milagros.

Mi anciana tía, que es católica y sólo cree en los santos que son canonizados por los papas, hizo burla de mi ingenuidad, que yo traté de disimularla bajo el manto de mi afán periodístico, y me dijo: “Bajo el régimen actual, el único santo que ha aparecido es Santos Ramírez, quien vive en San Pedro, no en la Basílica de San Pedro en Roma, sino en la cárcel del mismo nombre”, manifestándole que esas coincidencias de nombre ya me parecían sintomáticas.

En medio de su incredulidad y la necesidad de que algún santo nuevo realizara un milagrito que me pudiera sacar de mis penurias económicas, llegamos a la zona cocalera donde hay más chicherías y naiclús que en la zona roja de la ciudad de El Alto, de más está decir que la viejita y yo nos refugiamos en la discoteca Coca y Cumbia, para poder charlar con algunos clientes del local y de esa manera conseguir mayor información acerca del santo del Chapare.

Una cholita cochabambina, gerente y propietaria del centro nocturno, nos dijo: “Es verdad que aquí cerca hay un santo chapareño que hace milagros a los endiablados del narcotráfico”.

Yo cerré los ojos y me puse a rezar mentalmente al famoso santo y mi tía me recriminó por tal ligereza diciéndome: “Todavía no le reces a este santo chapareño porque no está oficializado por Roma y ni siquiera ha llegado a ser beatificado. Tendremos que averiguar más para que lo incorpores provisionalmente en tu santoral”.

Como mi tía Encarna ve menos que yo, pues mi vista funciona mejor cuando tengo una chola al frente, hice una guiñada a la cholita y le pedí que me contara todo lo que sabía del santo de los narcotraficantes.

Ella me dijo que el ciudadano se llamaba en vida Héctor Monzón y que oficiaba en la región como curandero y también ejercía la brujería, igual que mi amigo el yatiri Titirico, como yo le conté, pero ella nunca había escuchado hablar de mi célebre amigo.

Agregó la cholita después de una copa de whisky, bebida preferida de los narcotraficantes del lugar: “Como todo brujo, era borracho y le apodamos en el pueblo como ‘Jailón’. Un día, conduciendo su vehículo a gran velocidad, chocó y su vagoneta se hizo trizas. El ‘Jailón’ murió ante la pena y el desconsuelo de todos sus pacientes y clientes que acudían a él, pues todos lo querían mucho al ’Jailón’”.

Así nomás apareció una capilla y los cocaleros, y también los “narcos”, comenzaron a encenderle velas y a rezarle pidiéndole milagros de toda clase que, según algunos, San Jailón hace muchos.

Mi tía, que es más ortodoxa que yo, me dijo que todo era un cuento y una superchería, pero yo comienzo a creer en San Jailón al ver los prodigios que hace el presidente Evo en el Chapare, aunque mi creencia es clandestina.

Poderío militar boliviano

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Mi tía Clothilde que vive en Alemania me llamó para transmitirme su preocupación por los planes armamentistas que muestra el Gobierno, que va negociando con Rusia la adquisición de material bélico en estos momentos de crisis.

—Buenos días, quisiega hablag con mi sobrino von Paulus Huanca Claus.

—En este momento él no la puede atender porque se encuentra meditando en el cuarto de baño.

—Siempre que le llamo está en el cuagto de baño. ¿Es que está mal de la barriga?

—Como muchísimos bolivianos que viven en el inodoro.

—Hola, tía Clothilde von Karajan Quiroga, cochabambina y teutona. Acaban de traerme el teléfono al cuarto de baño, que es el único lugar de mi casa para meditar, y hablar contigo.

—Entonces, ¿es vegdad que Bolivia es un mendigo sentado en un trono de ogo…?

—Mejor sería que digas que tu sobrino Paulino Huanca es un pobre sentado en su inodoro de oro.

—¡Pobre mi sobrino von Paulus Huanca! Sin embargo, he sabido por la televisión eugopea que Bolivia está negociando con Rusia la adquisición de agmamento. ¿Es que Bolivia está en víspegas de alguna guerra?

—No me enteré de ninguna guerra, pero a lo mejor algún militar loco quiere invadir Honduras, aunque ese país se encuentra muy lejos.

—Las guerras son siempre una locuga, sobrino, y tú siempre fuiste pacifista. ¿Qué estás haciendo ahora?

—Ahora estoy en el inodoro, pero más tarde saldré a vender ropa usada que llegó de Estados Unidos y Europa.

—¿Es tal la pobreza en Bolivia que tú, llamándote von Paulus, tengas que vender ropa usada?

—Ésa es mi situación, tía von Karajan Quiroga: yo vendiendo ropa usada y mis gobernantes Evo Morales y Walker San Miguel comprando aviones de la China y ametralladoras, cañones y tanques a Rusia.

—Eso me sogprende, queguido sobrino. ¿Y no podrías colagte entre los compradogues del agmamento teniendo en cuenta que siempre gozan de algunas comisiones?

—No conozco a nadie en el Gobierno, y sólo pude ser amigo de un yatiri que asesora al Gobierno en los asuntos más importantes; me parece que él no está metido en esa clase de negociaciones pues hay otros más listos que él.

—Habla con él, sobrino. Yo tengo amigos aquí en Alemania que podrían ofrecegme agmamento sobrante de la Segunda Guerra Mundial…

—Ese material podría ser obsoleto para este siglo.

—Es que los rusos son muy buenos comegciantes desde que cayó el comunismo y no vaya a seg que nos vendan a los bolivianos agmamento de hace 20 años que ya es obsoleto para las grandes potencias de ahoga.

—Podría ser, tía Clothilde. Ahora me voy a comprar y vender ropa usada, que es lo que debemos hacer en esta época de crisis que nos obliga, además, a permanecer muchas horas en el cuarto de baño.

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure