La Noticia de Perfil™ •

Fondos para una campaña

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Es increíble el entusiasmo que ha despertado la campaña que ha emprendido el oficialismo para financiar la reelección de nuestro presidente Evo y aun sectores independientes se han interesado por contribuir con ideas para el mayor éxito de aquélla, como una colectividad del Bar Comercio de Cochabamba.

En efecto, la Unión Greco-Cochabambina de clientes y filósofos del Barco (Bar Comercio) que dirige el filósofo Aristóteles Giorgiadis Quiroga me hizo llegar un proyecto de decreto destinado a recaudar fondos para la reelección de Evo, con copias para el Palacio de Gobierno, el Palacio del Sillpanchu y el Palacio de las Medias.

Considerando: Que las elecciones presidenciales se realizarán “impajaritablemente” el domingo 6 de diciembre de 2009 cuando todo el pueblo boliviano acudirá biometrizado a elegir sus gobernantes que regirán nuestro Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico (antes República de Bolivia).

Considerando: Que cada ciudadano es un voto y cada voto cuesta plata, y “la plata está escaso” debido a la crisis mundial que sacude por igual a Estados Unidos, Irán, Andorra y también a Totora en su nuevo aniversario.

Considerando: Que el Bono Lealtad destinado a los empleados públicos resultará insuficiente para sufragar los gastos que demandará la reelección del presidente Evo pues muchos empleados pobres destinarán dicho bono a la alimentación de sus guaguachas y otros gastos del hogar.

Considerando: Que el aporte a la campaña electoral que realizarán los diputados y senadores del Movimiento Al Socialismo ahora tendrá que ser repartido entre otros candidatos oficialistas, como el señor Román Loayza y otros que irán apareciendo como si el pueblo fuera cojoro y no se diera cuenta de que es la misma chola con otra pollera.

Decreta:
Artículo 1.- Se obligará a la Policía Nacional dar con los autores del robo de 450.000 dólares que debían se entregados a Santos Ramírez, plata cuyo paradero se desconoce. ¿Sabrá algo la Policía?

Artículo 2.- Se insinúa a los honrados funcionarios de la Administración Pública entregar el 10 por ciento de las coimas que cobran bajo el título de “Gastos de Tramitación” por trámites que deberían ser gratuitos porque para eso les paga el Estado.

Artículo 3.- Se suspende temporalmente el status de Paraíso Fiscal del que gozan las provincias del Chapare (departamento de Cochabamba) y se crea el Impuesto Voluntario y Obligatorio sobre la Producción de Coca, Fabricación de Cocaína y Tráfico de Drogas al Exterior por ser la cadena productiva más importante del país, tarea que deberá correr a cargo de los dirigentes de cada sindicato cocalero y teniendo en cuenta que nuestro candidato a la reelección don Evo Morales es el máximo dirigente de la Federación de Cocaleros.

Es dado en las instalaciones del Bar Comercio, etc., etc. Léase, compréndase, sonríase y archívese.

Escuela para candidatos

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Durante la fogata de San Juan que encendimos la noche del martes en una calle de El Alto, mi amigo el yatiri Titirico me dijo en uno de sus momentos reflexivos: “Yo te aconsejo, hermanito, que en vez de seguir con tus clases de tango para señoras y señoritas de la alta sociedad alteña, deberías organizar una escuela para candidatos donde dictaríamos un curso acelerado que garantizaría el triunfo de nuestros inscritos”.

La idea me interesó, pues las clases de tango que imparto en el Naiclú Malena ya me trajeron problemas con mi esposa a raíz de los perfumes que utilizan mis coquetas alumnas y que impregnan mis trajes, mis camisas y hasta mis calzoncillos, según el fino olfato de la española.

Al saber de ese mi conflicto hogareño, me dijo el yatiri: “Ya ves que hasta tu hogar peligra por esas clases de tango que das a las alteñas. Con nuestra próxima escuela para candidatos nos llenaremos de plata y sólo llevaremos a nuestros hogares olores ordinarios a pisco, tabaco, sobacos y pies que huelen sólo a queso”.

Para convencerme de su original proyecto, el brujo aymara dijo que sólo aceptaríamos en nuestro curso acelerado a candidatos pertenecientes al Movimiento Al Socialismo (MAS) por ser éstos más próximos al triunfo.

Como la cuestión económica importa mucho, pedí al brujo una cantidad aproximada de lo que podríamos cobrar a nuestros discípulos y el yatiri respondió presto: “Yo creo que podríamos cobrarles la suma equivalente a su primer sueldo del cargo obtenido, ya fuera de Presidente de la República, Vicepresidente o congresal. Esas sumas tendrían que ser pagadas en dólares y en el momento de su inscripción en nuestro curso”. La perspectiva me pareció brillante y que sería del agrado de mi esposa.

Pregunté al yatiri la razón de inscribir solamente a candidatos pertenecientes al MAS, obteniendo la siguiente respuesta: “Es que los otros, por muy inteligentes, honrados y patriotas que fueran, no ganarán porque yo sé las consignas que se dan desde arriba, y no te olvides que alterno frecuentemente con el presidente Evo y el canciller Choquehuanca y los ministros Rada, Quintana y San Miguel, que son los principales, pues los otros son de cuarta y amateurs”.

Ya convencido del éxito que podría alcanzar nuestra escuela, pregunté al brujo si había pensado en el nombre que llevaría nuestra escuela para candidatos, pensando en ilustres personajes de la política mundial, como John F. Kennedy, Nikita Kruschev, Mao Tse Tung, Víctor Paz Estenssoro o Bill Clinton, pero el brujo sonrió inteligentemente y me dijo: “No seas crudo, hermanito, nuestra escuela para candidatos se llamará El Caballo del Corregidor”, idea feliz que casi me hace relinchar. Después de esa charla instructiva y providencial, volvimos a la fogata de San Juan que estaba en su esplendor y donde todos los invitados se morían de la risa al comentar la frase propagandística que dice: “La Paz y El Alto, líderes en limpieza ambiental”.

“Mi pichicata querida”

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Al conocer la noticia de que la coca generó 113 toneladas de cocaína durante el pasado año, me vino mi ataque surtido de locura. Mis pelos y vellos se pararon, mis ojos se miraron el uno al otro como los de Ojinson Crusoe, mi cerebro se volvió caldo de cabeza de cordero, y abrazando a mi esposa, le dije con voz de ultratumba: “¡Mi pichicata querida, tú salvarás a Bolivia!”.

Mi esposa, paralizada por el terror, apenas pudo telefonear de urgencia a mi psiquiatra de cabecera, el afamado doctor Marcelo de la Quintana, quien le dijo: “Dele inmediatamente un golpe en la cabeza y amárrelo a la cama mientras yo llego”.

El galeno me administró dos inyecciones de pinchaculina y un tranquilizante que se utiliza para los caballeros que se lesionan en el Club Hípico Los Sargentos, fármacos que me hicieron dormir durante cinco horas, al cabo de las cuales desperté y le dije a mi esposa con voz trémula: “¡Mi pichicata querida, tu salvarás a Bolivia!”.

Luego le pregunté: ¿Tú me acompañarías al Chapare para plantar coca (hoja sagrada) y cosechar cocaína para convertirnos en ricos y vivir luego de Marbella o en Mónaco? Ella, compadecida de mis desvaríos, me respondió: “Claro que sí, chaval, yo te acompañaría al Chapare, o a Caranavi, o a Palos Blancos, o al Parque Nacional Isiboro Sécure”.

Sus palabras de lealtad matrimonial me tranquilizaron, y ella dulcemente me preguntó si me fue muy mal en mi carrera de periodista y escritor. Quise exprimir alguna respuesta inteligente de mi cerebro, pero como éste se había convertido en un caldo de cabeza de cordero, sólo salió un chorro de agua caliente. En pocas palabras le dije: “No me quejo de mi suerte literaria y gané hasta algunos premios, pero hacerme rico nunca pude. Y ahora si tú me ayudas seremos ricos de verdad produciendo y vendiendo cocaína en un territorio cada día más extenso y cumpliendo la nueva Constitución mamarrachada, que en uno de sus preceptos habla de la hoja sagrada de la coca y de la protección que le prestará el nuevo Estado Plurinacional, multicolor y folklórico (antes República de Bolivia)”.

Mi esposa derramó lágrimas de verdad cuando le conté que en mi intento de ser ricos había vendido ropa usada en varias ciudades hasta que el Gobierno me lo prohibió. Compré dos autos usados que debía recoger en Arica, pero el Gobierno decretó que mis autos no pasarían, perdiendo toda mi pequeña inversión. También trabajé en una microindustria que fabricaba mangas de chaleco, pero el contrabando de ropa china desvaneció mis sueños.

¿Qué más me queda por hacer? —le pregunté—, concluyendo mi historia con estas patéticas palabras de un loco rematado, de cerebro acuoso y de palabras amargadas: “Sólo nos queda dedicarnos a la plantación de coca, a la fabricación clandestina de cocaína y a la exportación de droga. Vámonos al Chapare, o a los Yungas de La Paz, a Caranavi, a Palos Blancos y a Apolo. No nos queda otro camino en este país cocalero, presidido por un insigne cocalero”.

183 Aniversario de la Policía

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Hace dos días me encontraba cumpliendo mi pena de arresto domiciliario con centinela a la vista en mi alcoba conyugal, y añorando los días felices que pasé en la cárcel de San Pedro acusado calumniosamente de bigamia, cuando mi esposa (que es nieta de un coronel de la Guardia Civil Española) me despertó de un codazo y me dijo: “Te llama por teléfono el Presidente de la Asociación de ex Presos del Panóptico Nacional”.

Atendí inmediatamente la llamada de mi amigo, alias “el Matasuegras”, quien me dijo: “Hermanito, hoy se celebra el 183 Aniversario de la creación de la Policía Nacional y quisiera pedirte que viajes a Santa Cruz, donde se celebrará el fausto acontecimiento y saludes al general Víctor Hugo Escóbar, comandante de la entidad, en nombre de la Asociación, porque nadie está libre de una desgracia y en cualquier momento tú y yo podríamos volver a la cárcel de San Pedro”.

Como mi arresto domiciliario no me permite viajar a ninguna parte sin orden del señor Juez y de mi digna esposa, no me quedó más remedio que permanecer en la ciudad de La Paz y visitar las oficinas del Comando Nacional de Policías para depositar allí una ofrenda floral en nombre de la Asociación de ex Presos del Panóptico Nacional y una tarjeta de felicitación al general Escóbar, comandante general.

Ingresar a la primera sede policial del país no fue tarea fácil, pues me cerró el paso el Comandante de Guardia, quien me exigió que le diera mis generales y el objeto de mi visita; respecto a mis generales le dije: Entre mis generales está el primero que se llama Víctor Hugo Escóbar y otros que le colaboran y cuyos apellidos no recuerdo. El cabo de Guardia frunció el ceño y me dijo: “No venga a hacerse el chistosito conmigo porque lo puedo arrestar por faltamiento a la autoridad”. Ante esa amenaza le mostré mis dos cédulas de identidad, lo cual le molestó y me preguntó por qué utilizaba dos cédulas, respondiéndole que me las habían expedido en la oficina de Identificación y me las había entregado un miembro de la Policía. Con lo que quedó satisfecho.

Luego mandó revisar con un subalterno el ramo de flores que llevé para comprobar si entre ellas no ocultaba algún material explosivo. Por fin me franqueó el paso y me condujo hasta el despacho del general Escóbar, donde depositamos la ofrenda floral. En cuanto a mi mensaje de felicitación, quiso enterarse de su contenido, pero yo le manifesté que él no podía violar la correspondencia dirigida a su Comandante, pero tanto insistió que se lo mostré y decía así: Ilustre comandante Escóbar: Reciba el saludo respetuoso de la Asociación de ex Presos del Panóptico Nacional augurándole mejores días a la Policía Nacional que hoy cumple 183 años de vida, mientras la sociedad boliviana le insinúa mayor seguridad ciudadana. Nosotros creemos que su labor es muy difícil porque el número de delincuentes ha crecido mucho en todos los círculos de la actividad: el hampa, la Policía, YPFB, Aduana Nacional y diversos ministerios. Ojalá pueda usted luchar con éxito contra la delincuencia organizada. Atentamente, “el Matasuegras”, Presidente.

Aportes para la campaña

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Mi comadre Macacha, chola cochabambina de indudable genio comercial, como casi todas las cholitas del país, me ha dirigido una carta desde la ciudad del valle para que yo pueda contribuir de forma disimulada a la campaña por la reelección del presidente Evo en el acto plebiscitario de diciembre. He aquí su misiva.

“Apreciado y respetado compadre: Espero que al recibir estas letras se encuentre bien de salud en compañía de mi comadre, quien ha fijado mi residencia en Ivirgarzama y me ha prohibido comunicarme con usted telefónica y epistolarmente. Sin embargo, rompo mi silencio porque sé que esta carta podría beneficiar a usted y a su digna familia por ser eminentemente comercial.

Sé que su quiosco Macacha, bautizado así por usted en mérito a los múltiples beneficios económicos que la administración del mismo le reportó cuando asumí la Gerencia Ejecutiva, actualmente sufre de una aguda crisis económica y está a punto de cerrar sus puertas, como muchos establecimientos comerciales y microindustrias.

Creo que la razón principal de la decadencia del quiosco situado en la Buenos Aires Ave. es que allí sigue funcionando nuestra escuela por correspondencia para la enseñanza del aymara y el quechua para funcionarios públicos, ya que en ese entonces el Gobierno de nuestro presidente Evo lanzó un decreto al respecto y hasta el mismo señor Evo y su vicepresidente Álvaro se inscribieron, pero parece que todos se olvidaron de esa disposición legal y casi nadie paga por tales cursos.

Por ese motivo quiero, respetado compadre, que me alquile su afamado quiosco para establecer allí la Dirección de Recolecta de Fondos para la Reelección del Presidente que yo la desempeñaría de acuerdo con un ofrecimiento que me formulara un amigo mío de Ivirgarzama y de profesión cocalero.

Su comadre dirigirá esa recolección de fondos para la campaña sin sueldo alguno, cobrando sólo un 15 por ciento de comisión por mi esfuerzo de convencimiento a todos los simpatizantes de nuestro candidato Evo, y de esos fondos yo le cancelaré a usted 500 dólares mensuales que hasta diciembre sumarían la bonita suma de 2.500 dólares, que le servirán para una feliz Navidad. De esa manera usted contribuirá sin comprometerse para nada a la reelección de nuestro compañero Evo.

Tal vez usted dude en este momento del éxito de la misión que me ha sido propuesta, pero yo estoy segura de ello porque tengo en mis planes cobrar a cada cocalero un aporte mínimo de su contribución en coca para la producción de cocaína que —como sabemos— aumenta cada día. Por si eso fuera poco, pediré a algunos funcionarios públicos un porcentaje mínimo de sus coimas, no de sus sueldos, para nuestra campaña, y si alguno se negara, le pasaré el dato a la distinguida ministra de Transparencia, señora Nardi Suxo.

Espero que esta vez no sea usted gil y me alquile su quiosco.

Atentamente, Macacha viuda de Racacha”.

Consejos para una noche fría

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

El decir popular atribuye a esta noche la temperatura más baja del año, y compadecida por esta creencia me llamó desde Alemania mi tía cochabambina-teutona Clothilde von Karajan Quiroga para conocer qué medidas adoptaría yo en la noche de San Juan para sobrevivir con una temperatura tan baja.

—¿Podría hablar con mi sobrino von Paulus Huanca Claure?

—No lo sé, señora porque en estos momentos está envuelto en su camisón de bayeta de la tierra y cada vez que quiere modular una palabra sólo le salen cubitos de hielo en la boca…

—¡Pobrecito! ¿Y no hay una pegsona piadosa que le pueda dag una frotadita de cuegpo entego…?

—Sí, querida tía, lo quiso hacer mi esposa pero yo le he dicho que sus manitas están tan frías como las mías y que haga el favor de llamarla urgentemente a Bartola, que es una negrita yungueña y que tiene manos santas para frotar mi cuasi congelado cuerpecito.

—Yo, recuegdo, sobrino, que también en Cochabamba las negritas de Yungas tenían esa fama de buenas curanderas para el frío. ¿Tu esposa llamó a la negrita de Coroico?

—No, tía, y me ha dicho con voz firme que a casa no volverá a entrar ninguna negrita y menos para darme frotaditas.

—Yo recuerdo que esta noche en nuestro hegmoso país, en Cochabama, La Paz y otras ciudades hacíamos hegmosas fogatas, ¿te acuegdas las que hacíamos para toda la familia?

—Las recuerdo, tía Clotilde, pero este año los alcaldes las han prohibido en defensa del medio ambiente.

—¡Qué macana, sobrino, pogque en España, paga citagte un ejemplo, continuagán las famosas fogatas de San Juan y estando en pleno vegano.

—Y no sólo seguirán con esa tradición española, sino que Irán continúa con su programa nuclear y Corea del Norte continúa con sus explosiones nucleares que podrían quemar todo el planeta.

—Así podría seg, sobrino. Pog lo que adivino que tú hagás tu fogata como todos lo años…

—Así es, querida tía, aunque no puedo decirte dónde, para evitar las sanciones municipales, sólo puedo adelantarte que haré mi fogata en un lugar de la ciudad de El Alto.

—Imagino que prepagagán unos guicos ponches, saltagás sobre el fuego y bailagás como cuando égamos jóvenes.

—Has adivinado bien, querida tía Clothilde, y quemaré en mi fogata los textos de la nueva Constitución del Estado plurinacional, multicolor y folklórico al grito de “Viva la República de Bolivia”, también quemaré algunos discursos del presidente Evo y todos los del vicepresidente García Linera; también quemaré esas camitas gemelas de matrimonio que nos regalaste, aunque una de ellas está casi nueva.

—Me alegra que enciendas tu fogata de San Juan esta noche, sobrino, yo estagué en Beglín y te acompañagué con el guecuegdo de las fogatas que hicimos en Cochabamba.

Feliz Año Nuevo aymara

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Sin ánimo de fastidiar a mi esposa, ayer le dije: “¡Feliz Año Nuevo aymara!”. Y la abracé y le di un casto beso en la oreja, para luego invitarla a bailar un pasodoble con mi castizo estilo aprendido en la misma calle de Alcalá. Cuando se repuso de la emoción me preguntó cuántos años nuevos celebraba cada año, explicándole que sólo festejaba el Año Nuevo judío, el Año Nuevo chino, el Año Nuevo aymara y el Año Nuevo cristiano. Sorprendida de mi espíritu fiestero, me preguntó en qué año nuevo aymara estamos y le respondí que hoy celebran los aymaras el año 5517.

Después de rendirle ese informe cultural le anuncié que mi amigo el yatiri nos había invitado a Tiwanaku, capital de los antiguos collas —antecesores de los aymaras— para esperar allí la salida del sol y recibir la energía solar en nuestros cuerpos que nos duraría todo el año. Ella rechazó la invitación del yatiri y me dio permiso para que viajara a las famosas ruinas de madrugada y que ella se quedaría a rezar para pedir a Dios que me protegiera de una pulmonía porque es bien sabido el frío que reina en el altiplano en las primeras horas del día.

Con rara astucia, el brujo me esperaba en el naiclú Malena de la ciudad de El Alto con una buena provisión de whisky, licor que jamás pudieron fabricar los aymaras pese a la buena intención de mi amigo Tommy Lonsdale y de su hijo Jorge, a quienes siempre recordaré.

Las chicas del conjunto estable del naiclú se asociaron a la delegación prometiendo ofrecer un show de estriptís en honor del dios Sol, posibilidad que les fue negada por el brujo aymara porque podría echar a perder el ambiente místico del solsticio de invierno y porque ninguna de ellas podría ser jamás una de las Vírgenes del Sol. Durante el viaje a Tiwanaku me preguntó si yo adoraba al Sol y le respondí que no de forma enfática y que yo sólo adoraba a nuestro Señor Jesucristo y a la Santísima Trinidad, aunque apreciaba mucho al sol, que es la moneda de los peruanos.

Llegados al escenario preparado para que recibiéramos los primeros rayos del sol comprobé que los visitantes, aymaras en su mayoría, mostraban sus rostros tristes e impasibles, y para alegrarles se me ocurrió gritar: “Tatanacas y mamanacas, ¡viva el año nuevo 5517!”, y nadie me contestó, por lo cual pensé que me había equivocado de fiesta, de fecha y de lugar y que debería dejar el lugar.

Me retuvo el yatiri aymara diciendo que muy pronto saldría el sol para calentarnos y dotarnos de energía. Empecé a toser y a estornudar de tal manera que mis vecinos de fiesta comenzaron a alarmarse y una chola aymara dio el grito de alerta: “¡Saquen a ese viejito que parece haberse contagiado de la gripe AH1N1”, y me sacaron de la fiesta cuando el Astro Rey llegaba con sus primeros rayos que sólo me alcanzaron a la altura de mis orejas.

Las autoridades sanitarias del pueblo me despacharon a mi casa donde permaneceré bajo vigilancia médica.

Eso me pasa por fiestero y por asistir sin un poco de fe hacia el Sol y otros astros. Pero seguiré diciendo: “¡Viva el Año Nuevo aymara y happy new year!”.

Gobernarán 500 años

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

El presidente Evo Morales anunció que los indígenas gobernarán la República de Bolivia durante 500 años ante una delirante concentración de campesinos, cálculo que me llenó de alegría y me invitó a soñar leyendo la edición correspondiente al 20 de junio del año 2509 del importante periódico Achacachi Times, órgano de prensa fundado por este humilde periodista en la vecina capital de la provincia Omasuyos del departamento de La Paz.

Entre sus principales titulares me llamó la atención éste: “YPFB destituyó a patriótico funcionario que denunció al Presidente de la entidad”. La crónica indica que un señor llamado Gildo Angulo fue destituido de su alto cargo por haber denunciado al Presidente de YPFB de haber regalado millones de dólares a unas empresas interplanetarias que habían sido propietarias de pozos petrolíferos en Bolivia y que ahora trabajan en el planeta Venus. La destitución del señor Angulo molestó a los pobladores de Achacachi, actualmente capital del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico, que antes fue conocido como la República de Bolivia.

Otra noticia que me interesó llevaba por título: “Empleados de la Cooperativa Humos del Illimani que manejan la comunicación entre Achacachi y otros pueblos aymaras se hallan en huelga de hambre”. El texto de la crónica explica que el sindicato que maneja la comunicación a través de señales de humo que se emiten en las montañas y cerros del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico (antes Bolivia) pide el cambio de sus gerentes. La huelga de hambre —como es tradicional en la capital achacacheña— será soportada con parrilladas y corderos al palo. También se ha comprobado que la comunicación a través de señales de humo es menos nociva para los originarios que la comunicación interplanetaria y satelital como se hace en los países capitalistas en pleno siglo XXV.

Otra noticia que me llamó la atención dice: “La Sociedad Planetaria de Naciones manejada por un gobierno mundial es atacada por nuestro mallku presidente Evo XXV Morales desde su Palacio Imperial de Achacachi, acusando a ese organismo mundial de pro imperialistas y reiterando que no participará en sus planes de explotación de Venus en beneficio de los terrícolas porque las riquezas del planeta Venus pertenecen a los originarios del planeta conquistado y no a los conquistadores llegados de la Tierra”.

Y una última noticia dice así: “Cocaleros del Chapare anuncian que luego de extender sus cultivos hacia todo el territorio del Estado Plurinacional producirán cocaína con destino a la Luna, Marte y Venus, contribuyendo de esta manera a la felicidad de los habitantes del satélite y los planetas mencionados”.

Desperté preocupado porque la humanidad había progresado mucho durante 500 años y nosotros —la República de Bolivia— seguíamos patinando en el mismo fango y hasta habíamos retrocedido en cinco siglos, como lo indica esa edición imaginaria del importante periódico Achacachi Times.

Quieren volverme aymara

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Me hallaba dialogando amorosamente con mi esposa aquella mañana cuando la empleada nos trajo los periódicos del día con la noticia de que el presidente Evo había declarado en Santa Cruz que no le gustaba la letra del Himno Cruceño que cantaba en sus primeras estrofas que la España grandiosa plantó el signo de la Redención en la tierra de Ñuflo de Chávez y bajo el cielo más puro de América.

La española frunció el ceño y me exigió con firmeza aragonesa que me pronunciara inmediatamente acerca de esa infortunada declaración presidencial. Para evitar peleas en mi lecho conyugal, le dije: “No le gustará, pues, al Evo pero esos versos del poeta Felipe Leonor Ribera me encantan y estoy de acuerdo con ellos porque reafirman que los españoles plantaron la Cruz en América y nos enseñaron la verdadera religión que es la Católica”.

Mi razonamiento no le pareció suficiente y me exigió que le reclamara personalmente al Presidente por esa pintoresca idea de cambiar las letras de nuestros himnos y revisar la Historia de Bolivia para desconocer lo que hicieron sus paisanos españoles en la formación y la cultura de nuestra República de Bolivia. Yo que soy un pobre y pinche periodista, le dije a la brava aragonesa: “No le conozco al señor Evo y no me atrevo a pedirle una audiencia porque sé que no me la concedería por ser periodista nacional, un pío-pío, como él nos llama”.

Mi esposa me miró como si yo tuviera la cara y el pico de un pollo de granja y replicó: “Si es tan difícil hablar con el presidente Evo, tú deberías retar a duelo al ministro de Defensa, Walker San Miguel, y al viceministro metiche Sacha Llorenti porque ellos se unieron a la opinión del presidente Evo sugiriendo la idea de escribir una nueva Historia de Bolivia para enseñar a los niños bolivianos que el Estado fue fundado por los aymaras y que antes de Evo no existió tu país…”.

Cuando la zaragozana me sugirió retar a duelo al ministro San Miguel, me comenzaron a temblar las rodillas y con un hilo de voz le dije: “No seas insensata, mujer, cómo podría yo retar a duelo al Ministro de Defensa si está en negociaciones para comprar armamento de Rusia, aviones de China, ametralladoras y cañones y yo sólo tengo esta pistolita…”.

La española prefirió callar cuando le hablé de mi pistolita y me obligó a formular la siguiente declaración ante la imagen de la Virgen del Pilar y de un Cristo de Velásquez que también fue español: “Yo, Paulino Huanca, declaro ante Dios y su Madre Santísima que desciendo de españoles y también de cochabambinos y que, por lo tanto, soy un mestizo boliviano que reconoce la grandeza de España que nos incorporó a la cultura occidental y cristiana. También declaro que no pertenezco a la raza aymara ni participo en los desvaríos del presidente Evo y sus ministros San Miguel y Llorenti. Además, juro ser fiel a mi esposa española, a mis hijos y a mis nietos que también son españoles y bolivianos”.

Un yatiri preocupado por Irán

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

La otra noche, cuando concluí mis clases de tango que imparto a señoras y señoritas de la alta sociedad de El Alto y a alguno de los dirigentes de la Federación de Juntas Vecinales de la mencionada urbe, encontré solo en la mesa de un rincón a mi amigo el yatiri Titirico, asesor principal del presidente Evo y del canciller Choquehuanca, según él dice.

Demacrado y con los ojos hundidos, hablaba solo, y lo más preocupante: él mismo contestaba sus propias preguntas, mientras revisaba unos papeluchos que no eran otra cosa que los nuevos escrutinios que había recibido sobre las recientes elecciones en el lejano Irán.

Cuando me acerqué a él vi que se hallaba a punto de llorar, preguntándole cuál era el motivo de su aflicción, respondiéndome que no era otro que las elecciones realizadas en Irán en las que había triunfado su amigo y actual presidente Mahmud Ahmadineyad, por un 67 por ciento de los electores iraníes.

Le dije que no comprendía su tristeza y su preocupación si su candidato había sido reelegido por un porcentaje tan alto, y él me contestó en medio de lagrimones: “Es que mis enemigos políticos encabezados por el ‘reaccionario’ Mir Hosein Musaví han denunciado ante Irán y ante el mundo que hubo fraude electoral y tal vez se anularían estas elecciones por el ayatolá, que es el jefe supremo de esta nación teocrática y musulmana.

Al escuchar el motivo de la tristeza infinita de mi amigo el brujo aymara no pude evitar una sonrisa, la que provocó el enfado del yatiri quien me dijo: “No te rías, carajo, porque tú no le conoces al Mahmud que es amigo personal del Evo, del Choquehuanca y mío, y tú debes saber que soy uno de los principales proponentes de las relaciones diplomáticas entre Bolivia e Irán, cercano y generoso país.

Pedí al yatiri que no se enfadara conmigo pues yo también apreciaba la ayuda generosa de Irán que instalará un canal de televisión en el Chapare y también una industria lechera, pero no comprendía su tristeza por la posible anulación de las elecciones en Irán.

Hasta que al fin el brujo aymara me reveló el motivo de su preocupación cuando me dijo: “¿Es que no te das cuenta de que en nuestro país estamos a medio año de las elecciones presidenciales y Evo irá también a la reelección y que todo el mundo podría condenarla si es denunciada como fraudulenta?”. Como soy duro de entendederas, sólo pude bajar mi cabeza en señal de asentimiento y le dije: “Tienes razón, hermanito, y lo más complicado sería que nuestro Evo ganara la reelección para Presidente con un porcentaje aproximado al 70 por ciento, y los bolivianos denunciáramos que hubo fraude electoral pese al padrón biométrico”.

Ésa era la fuente de preocupación de mi amigo el yatiri y comprendí recién que Irán está en las cercanías porque el mundo es un pañuelo. Y decir a ambas naciones: no hagas fraude en las elecciones.

Pando se llamará Pandemia

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Leí en un periódico de circulación nacional un informe que demuestra el plan que ejecuta el Gobierno para que el departamento de Pando sea masista. Como hacía mucho frío en mi lecho conyugal, mi esposa me dijo: “¿No te gustaría qué bien sería que nos fuéramos a Pando, donde hace un clima más caliente?", propuesta que me pareció interesante.

Dándomelas de sabihondo, le conté a mi cónyuge que los incas, durante su época imperial, habían practicado el traslado de gran cantidad de familias aymaras a puntos lejanos del Imperio y de ahí resulta la presencia de aymaras que habitaron el norte de Chile, Argentina, Perú, y que también aparecieron en los confines de su territorio.

Ella quedó sorprendida de mi saber y quiso conocer el motivo de esta traslación obligada de los aymaras, y si los enviaban a lejanos territorios por buenos o por malos, no pudiendo responderle por el miedo natural que siento por los achacacheños y otros pueblos vecinos del occidente boliviano.

Después de ese baño de cultura incaica que le di, la zaragozana, llevada de su practicismo, me preguntó qué pasos deberíamos dar para irnos a vivir a Cobija, y tuve que contestarle con la frialdad requerida: “Lo primero que tenemos que hacer es convertirnos en amigos y admiradores del presidente Evo y de sus ministros Quintana, San Miguel y Rada”. La española me dijo: “Primero los caballeros, o sea que tendrás que comenzar tú y yo veré si te sigo, o en vez de ir a Pando me voy a Singapur y Malasia”.

Comprendimos ambos que para irnos a vivir a Pando teníamos que inscribirnos en el Movimiento al Socialismo (MAS). La hispanoparlante me dijo: “Si estás inscrito en todos los partidos registrados en la Corte Electoral, qué te costaría estar también inscrito en el MAS? Le aclaré que eso lo hice por amor al pluralismo Democrático y no por conveniencias personales.

Pensando en acercarme a Evo y a los ministros mencionados, nos pusimos a soñar en nuestra vida futura en la ciudad de Cobija, con una casa y unos predios concedidos ilegalmente y que antes pertenecieron al prefecto, señor Leopoldo Fernández, actualmente encarcelado en las celdas de San Pedro. En mis predios agrícolas tendríamos árboles de goma de los cuales sacaríamos materia prima para fabricar gomas de borrar —según propuso la española— y una fábrica gigante de preservativos, como propuse yo.

También se me ocurrió solicitar al programa "Evo Cumple" fondos para un periódico que se llamaría "Pandemia", futuro nombre del Departamento.

Rejuveneceríamos ambos junto a la selva y a los ríos pandinos, y tendríamos seis hijos más que formarían las células infantiles del MAS en el nuevo Departamento poblado mayoritariamente por collas aymaras, donde pasarían desapercibidos una española y un paceño–cochabambino de mirada profunda y ojos verdes chaskañawis.

Tecnología versus mañudería

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Empresas tecnológicas especializadas mundialmente en procesos electorales han presentado sus propuestas para controlar la transparencia de nuestras elecciones presidenciales de diciembre, entre aquéllas una japonesa, una norteamericana y una española. Una tía mía que reside en Alemania también se mostró interesada en el asunto, pero yo la desanimé en defensa de su reputación.

—Hola, guten morgen, quisiera hablar con mi sobrino von Paulus Huanca Claure.

—Su sobrino no se encuentra en casa, está haciendo algunos fraudes en Yacimientos Petrolíferos Fiscales...

—¿No podría interrumpirlo un momentito para hablar con su tía Clothilde que le llama desde Alemania?

—No puedo, señora, porque ha dado órdenes de no interrumpirlo porque cada minuto de su trabajo vale oro y ha dicho que después tiene que hacer un nuevo fraude en un Plan de Vivienda.

—¿Y qué hará a continuación?

—Tiene que asesorar en otro fraude de adquisición de armamentos que servirían posiblemente para luchar contra Perú en alianza con Chile, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

—¡Qué bagbaguidad este mi sobrino fraudulento!

—No, tiitay, hablas con tu sobrino von Paulus. Cómo estás tía Clotilde Quiroga von Karajan?

—Bien, sobrino. Acabo de sabeg pog la televisión eugopea que varias empresas de Japón, Estados Unidos y España se ha integuesado en controlag las elecciones bolvianas y yo soy amiga de unos empresarios alemanes y también quisiega presentagme.

—No lo hagas, tía von Karajan porque en Bolivia la mañudería supera a la tecnología. Y yo debo cuidar tu reputación.

—La técnica alemana es insupegable.

—El mejor técnico alemán es un piojo tuerto ante la mañudería de un cholo boliviano.

—No creo que sea así, sobrino amado, la tecnología está acegcando a los humanos a Venus.

—Eso es verdad, tiitay von Karajan, pero la mañudería de nuestros cholos bolivianos puesta al servicio de una elección presidencial es insuperable, pues ha conseguido elevar en poco tiempo la población electoral en cantidades increíbles y no sólo eso, sino que esa mañudería ha conseguido resucitar muertos y los ha llevado a votar en un último referendo en favor del presidente Morales. ¿Es que acaso la ciencia y los técnicos alemanes consiguieron ese prodigio para conseguir que los alemanes voten por la señora Angela que hoy gobierna Alemania?

—Has roto mi ilusión, sobrino.

—Ya lo sé, tía Clothilde, pero no hago otra cosa que defender tu reputación.

—Gracias, sobrino von Paulus Huanca, por preocupagte por mi reputación, pues no me gustaría que mañana me imputen por coopegag con un fraude.

Votantes en el exterior

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

La Corte Nacional Electoral ha confirmado que el Padrón Biométrico se extenderá a ciudadanos bolivianos que viven en cuatro países del exterior: Argentina, Estados Unidos, Brasil y España, aunque este derecho sólo deberá alcanzar un diez por ciento de los empadronados en Bolivia.

Cuando me hallaba meditando sobre el inodoro cual es mi sana costumbre, me llegó el pronunciamiento de la Asociación de Pensadores greco-cochabambinos del Bar Comercio de Cochabamba, presidida por mi amigo Aristóteles Giorgiadis Quiroga acerca de esa importante medida electoral, y que dice así:

Considerando: Que la Corte Nacional Electoral ha decidido extender el beneficio del voto en las próximas elecciones presidenciales de diciembre a los ciudadanos bolivianos que viven en España, Estados Unidos, Brasil y Argentina, países en los que viven millones de bolivianos que se fueron en busca de trabajo y de mejores oportunidades para ellos, sus guaguachas y sus nietos, o huyendo de la política irracional, o escapando de la opresión conyugal, o tal vez por causa de los jueces que los andaban buscando por deudas contraídas.

Considerando: Que está comprobado que la mayor parte de los emigrantes bolivianos a todos los países del mundo son nacidos en Cochabamba y se repartieron por todo el planeta para prestar a muchas naciones el concurso de sus talentos dentro de un Plan de Asistencia Técnica Cochabambina no Reembolsable a los países desarrollados del Mundo.

Considerando: Que los cochabambinos residentes en los países mencionados desean que el señor Evo Morales siga gobernando en la forma en que lo está haciendo para que ellos no sientan la tentación de volver a nuestro turbulento país.

Considerando: Que en España, Estados Unidos, Argentina y Brasil ya se fabrican salteñas, picantes, fricasé, sillpanchus y chicharrones, lo cual atenúa o alivia nuestra nostalgia patriótica, como es posible adquirir en el extranjero singani boliviano y cerveza Taquiña, faltando a nuestros migrantes sólo el placer de votar en las elecciones bolivianas.

Resuelve:

Artículo 1.- Se instruye a todos los cochabambinos residentes en los países mencionados votar por el candidato Evo Morales para que siga gobernando y los cochalas sigan trabajando en el exterior en forma tranquila y con remuneraciones más justas que en Bolivia.

Artículo 2.- Si el Padrón Biométrico así lo permitiera, se instruye a los cochabambinos en el exterior votar también por Manfred Reyes Villa, querido ex Prefecto y ex Alcalde de Cochabamba, esto en caso de que el Padrón Biométrico también fuera adulterado por los expertos oficialistas.

Es dada esta Resolución en el Bar Social de Cochabamba, con copias al Palacio de Gobierno, el Palacio del Sillpanchu y el Palacio de las Medias. (Varias firmas.)

San Antonio es casamentero

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Dormía plácidamente en mi lecho conyugal, cuando mi esposa me despertó con un amoroso codazo en mis costillas y me dijo: “Levántate, cholito mío, hoy es fiesta de San Antonio y debemos ir a visitarlo en la Basílica franciscana para darle nuestros agradecimientos porque él fue uno de los principales autores de nuestro matrimonio”.

Ante su contundente anuncio, lo primero que hice fue frotar mi costillar para aliviar mi dolor y luego manifestarle que nunca supe de la intervención del famoso taumaturgo en nuestra unión matrimonial, y que siempre sostuve que yo había llegado al himeneo por mi libre determinación y no obligado por la acción milagrosa y sobrenatural de algún santo, en este caso San Antonio.

La aragonesa sonrió displicentemente a raíz de mi razonamiento y me dijo: “No seas presumido de tu libre albedrío, y debes saber que desde mis 15 años mi madre me obligó a acudir al templo para rezar los 13 martes de San Antonio ante la imagen de ese elegido de Dios especialista en Matrimonios, y hete aquí que a los tres años de elevarle mis plegarias me casaba contigo para toda la vida”.

Ante esa declaración no pude disimular mi sorpresa y le dije en mi atonía que hasta ahora había sospechado de la intervención de la Virgen del Pilar en mis primeras nupcias —no “primeras náuseas” como dicen algunos chumeños amigos míos— revelándome mi consorte: “El primero en actuar sobre tu corazón fue San Antonio Bendito, quien impulsó tu decisión de ir al himeneo conmigo y luego interviene recién la milagrosa Virgen del Pilar, Patrona de la Hispanidad, quien actúa en mi corazón para que decida unirme en matrimonio con un boliviano que me había asegurado ser un minero rico”.

No le dije, por no lastimarla, que la Virgen del Pilar debería haber sabido que yo no era un minero rico, sino un periodista pobre, pero preferí callar porque ya estábamos en camino a San Francisco para postrarnos ante la imagen de San Antonio, coautor de nuestro matrimonio a quien mi esposa quería agradecerle. Y yo también.

La imagen nos muestra a un fraile franciscano simpático y con el Niño Jesús en sus brazos porque cuenta la tradición cristiana que ante la bondad y santidad del sacerdote di Padova (para nosotros de Padua), la Virgen María le entregó su hijo, el Niño Dios, para que San Antonio lo tuviera en sus brazos por algunos instantes.

Mientras mi esposa le agradecía a San Antonio por el milagro maravilloso de haberse casado con este periodista, y hasta derramaba lágrimas de gozo por tal milagro, le dije con voz poco audible: “Así que tú eres el autor de mi matrimonio... gracias por tu intervención tan progidiosa. Escribiré siempre sobre ti cada 13 de junio e instaré a los jóvenes, a las jovencitas, también a las solteronitas y a los solterones, que acudan a ti con fe y devoción.

Posible diálogo en Asunción

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Autoridades del Gobierno adelantaron gestiones para que el presidente Evo se dirigiera a Asunción para conversar con el presidente del Paraguay, señor Fernando Lugo, y limar recientes roces entre ambos países por la incursión de bolivianos armados al territorio guaraní.

Al conocer esta buena noticia, imaginé el diálogo que podrían sostener ambos mandatarios en la capital paraguaya.

—Buenos días, presidente Evo, bienvenido a Paraguay.

—Gracias, presidente Lugo, por este excelente recibimiento. ¿Cómo está usted y cómo están sus guagüitas…?

—Todas se encuentran muy bien de salud, presidente Evo. ¿Y cómo están sus hijos…?

—Muy bien, colega Presidente, aunque un poco resfriados a raíz de los intensos fríos que sufrimos en este invierno paceño.

—Hay que cuidar mucho a los niños, sobre todo cuando son pequeños, pero en el Paraguay no les abrigamos mucho porque hace calor, yo prefiero reforzar sus defensas orgánicas con vitaminas.

—¡Qué inteligente su política sanitaria respecto a sus guaguas y usted convendrá conmigo en que debemos proteger a la niñez, que es el futuro de nuestra Patria. Yo les regalo a los niños bolivianos el Bono Juancito Pinto y también el bono Juana Azurduy de Padilla, que es para las madres embarazadas y para los niños recién nacidos.

—¡Qué buen padre de los niños bolivianos es usted, don Evo!

—Usted es más que un Padre para los niños paraguayos, don Fernando, y es por eso, seguramente, que lo ascendieron a Obispo.

—No miremos al pasado, presidente Evo, debemos mirar siempre al futuro, que no tiene límites como los tiene el Paraguay y también Bolivia.

—La América del futuro no será diseñada con límites entre naciones y nuestros niños corretearán por América Latina como cabritos sueltos por Venezuela, Nicaragua, Honduras, Ecuador, Bolivia y Dios quiera que también Paraguay.

—Sigamos hablando de nuestros hijos, presidente Evo. ¿Qué medicamentos utiliza usted en sus niños cuando se les escalda el potito por sus deposiciones?

—No recuerdo, colega paraguayo, pero por si acaso le hago saber que en Bolivia todas las disposiciones las dicto yo y domino el Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

—No le hablo de disposiciones, colega boliviano, sino de deposiciones infantiles, cuando los bebés se hacen caquita.

—Mis hijos ya son grandes, señor Lugo, pero le cuento que cuando sé de algunas deposiciones gubernamentales se las entrego a mi ministro Quintana, o a mi ministro San Miguel o a mi ministro de Gobierno, Rada. Ellos son estupendos para curar las malas disposiciones o deposiciones, si usted quiere.

—¡Qué suerte tiene usted, colega boliviano, y qué suerte poder reunirnos en Asunción para hablar preferentemente sobre nuestros hijos.

—Así es, colega Lugo. Más tarde hablaremos de asuntos más complicados.

Un pan que no engorda

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

“Corpus Christi, todo k"ara se viste”, así decían las cholas cochabambinas al anunciar la llegada de este día, que es uno de los más grandes en el calendario litúrgico de la Iglesia Católica, y vestían sus mejores galas para celebrarlo. Es por ello que esta mañana muy temprano desperté alborozado y lancé mi grito eucarístico antes de pedirle a mi esposa que alistara mi traje negro, mi camisa blanca, mi corbata colorada y mis zapatos amarillos para acudir a las ceremonias religiosas que había dispuesto el arzobispo de La Paz, monseñor Edmundo Abastoflor, como la Misa solemne, el Te Deum y la Procesión Eucarística por las calles de la ciudad.

Al llegar a la catedral de Nuestra Señora de La Paz pasamos por el Palacio de Gobierno, y para no despertar sospechas de los guardias que lo custodian, grité mi clásico entusiasmo deportivo: “¡Una bombita por el ministro Juan Ramón Quintana!” y como vio que los guardias se pusieron en posición de apronte, mi esposa me dijo prudentemente: “No hables de bombitas al pasar por el Palacio. Los guardias podrían creer que eres un terrorista que escapó de Santa Cruz”.

Como llegamos temprano a la Catedral, invité a mi esposa a ingresar a la Sacristía, donde se encontraban todos mis colegas sacristanes de La Paz para participar de las ceremonias litúrgicas mencionadas y celebrar dignamente el día de Corpus Christi, cuando adoramos especialmente al Cuerpo de Cristo presente en la Eucaristía, o sea en el Pan consagrado, un pan que no engorda, pero que nos da vida a los cristianos que nos alimentamos de él bajo la forma de una pequeña hostia.

Mis colegas sacristanes saludaron a mi esposa hispanoparlante manifestándole algunos que creían que yo era soltero, respondiendo ella que nos habíamos casado, y hace muchos años, y que yo llevaba la cuenta exacta de los días que llevamos matriculados.

Pregunté a mis colegas sacristanes si el Presidente de la República, el Vicepresidente y los ministros de Estado habían anunciado su presencia en los actos litúrgicos del Corpus Christi, respondiéndome Ángel Bueno, que es mi mejor amigo entre los ayudantes de las ceremonias: “No tenemos respuesta oficial de ninguno de ellos, pero podría ser que viniera alguno, aunque en la fiesta del Corpus Christi no se baila como en la de Jesús del Gran Poder”.

En conversación con mis colegas, ellos me enseñaron que la fiesta del Corpus Christi no es más que una rememoración solemne de la Última Cena, cuando Jesús dio de comer a sus apóstoles pan y vino, que no eran otra cosa que su Cuerpo y su Sangre que serían ofrecidos para nuestra salvación y que Jesús nos pidió que nos alimentáramos de ese pan y de ese vino para vivir eternamente, conocer las verdades eternas y amar eternamente a todos, hasta a nuestros enemigos.

Mi esposa, luciendo su mantón de Manila, y yo, luciendo mi huachafa vestimenta, participamos de las ceremonias lutúrgicas.

Biométrico a la boliviana

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Los bolivianos estamos perplejos porque hasta la fecha, faltando seis meses para las elecciones, no sabemos si habrá elecciones en diciembre o si las hay, si votaremos a la antigua, si lo haremos bajo un sistema biométrico que no permitiría fraude, o se nos impondrá un sistema mixto mitad limpio y mitad cochino.

¿A quién recurrir para conocer nuestro futuro inmediato? Recurrí a las páginas amarillas de la guía telefónica para saber si hay en nuestro país algunos sabios registrados y con servicio telefónico, pero no encontré a ningún sabio que ofreciera sus servicios, lo cual me sumió en una tristeza profunda.

Al verme deprimido, mi esposa acudió a consolarme y me dijo: “No te apenes, cholito mío, Bolivia no tendrá sabios porque todos viven en Estados Unidos o en Europa, pero aquí hay muchísimos brujos y la gente acude a ellos en pos de muchísimas hechicerías; consulta con ese amigo tuyo que tienes en El Alto y a quien tanto nombras”.

Como su enfermera me cobró la consulta por adelantado, decidí a tiempo de pagar trescientos pesos exigir al brujo respuestas claras sobre nuestro futuro electoral y que no me viniera con cuentos, porque mi consulta era muy seria y sus respuestas serían publicadas en periódicos nacionales y extranjeros, pidiéndole que no me tuteara ni tampoco me puteara.

El brujo andino comenzó por explicarme que en esta oportunidad estrenaría su sistema biométrico recién adquirido de una empresa que trabajó en Venezuela y que garantizó al presidente Chávez su permanencia vitalicia en ese gran país, para lo cual registró en su computadora las huellas digitales de mis manos y de mis pies y que, para mayor seguridad, también debería registrar mis huellas genitales para evitar cualquier error en los resultados de la computadora. Tuve que acceder a sus requerimientos.

A continuación registró cien hojas de coca en el anverso y reverso de las mismas para que el procedimiento andino biométrico fuera transparente y libre de toda maquinación y fraude. Luego hizo limpieza de sus guantes en agua hervida y comenzó a hablar de nuestro futuro electoral durante dos horas y ofreciéndome el siguiente resumen: “Habrá elecciones el mes de diciembre y la ciudadanía acudirá a votar luego de haberse inscrito en el nuevo Padrón Electoral Biométrico en las capitales de Departamento, con excepción de Santa Cruz, Trinidad, Cochabamba, Sucre y Tarija por motivos de voltaje, o sea que el biométrico sólo funcionará en La Paz, Oruro y Potosí, mientras que en las ciudades mencionadas y en las áreas rurales funcionará el antiguo padrón a cargo de funcionarios imparciales y ciudadanos intachables garantizados por el Ministro de la Presidencia, el Ministro de Gobierno y el Ministro de Defensa en nombre de las Fuerzas Armadas de la Nación. Los resultados electorales son impredecibles”.

Aliviadas mis dudas, me despedí del Brujo Andino y Biométrico.

La Selección juega como el país

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

El último fin de semana, y todavía hoy, me encuentro bailando en honor de Jesús del Gran Poder, fiesta que no se celebra en Alemania porque los germanos no han alcanzado aún un desarrollo compatible con la felicidad, como los bolivianos. De ahí que el domingo recibí una llamada telefónica desde Berlín cuando me hallaba reposando en el hotel “Mi Lucha” (Mein Kempf) de la zona de Chijini.

—Hola, ¿hablo con mi sobrino von Paulus Huanca Claure?

—Hablas con el mismo, quien acaba de despertar luego de haber bailado durante 20 horas en honor a Jesús del Gran Poder. ¿Cuántas horas bailaste tú en Berlín, querida tía von Karajan ?

—Yo no soy tan folclórica como tú, y por eso me casé con el señor von Karajan, y vivo en Alemania hace 30 años, aunque sigo siendo cochabambina y ayer estuve pendiente de las informaciones deportivas porque Bolivia jugaba contra Venezuela, en la ciudad de La Paz. ¿No fuiste a ver ese partido?

—No, tía Clothilde, porque ya te dije que me encontraba bailando, una actividad mucho más hermosa que el fútbol.

—No me parece así, sobrino, y pog eso he llogado mucho al conoceg el resultado de ese encuentro que lo ganó Venezuela pog el scogue de uno contra cero.

—Es que debes saber que los seleccionados de fútbol no son más que otra muestra más de lo que es un país en ese momento del partido.

—No te entiendo, sobrino, ¿podrías explicagme mejog?

—Es que nuestros jugadores bolivianos jugaron cada uno por su cuenta y lo hicieron sin coordinación y sin espíritu de equipo, como lo hacemos los bolivianos en este momento político, cuando todos actuamos individualmente sin importarnos la Patria para nada.

¿Y eso que me dices, también se traduce en la actuación de los futbolistas nacionales..?

—Eso me parece así, tía Clothilde, y es por ello que los jugadores cruceños no se entienden con los paceños, orureños, cochabambinos y potosinos, y éstos tampoco se entienden entre ellos. De esa manera los venezolanos, que son inferiores en fútbol, llegaron, jugaron, nos metieron un gol y ganaron.

—He llogado mucho al conoceg esa información, y tú, mientras tanto, te encontrabas bailando con cholas en la fiesta del Gran Podeg.

Es verdad lo que dices, pero te cuento que mi actuación folclórica y religiosa fue controlada todo el tiempo bajo la vigilancia estricta de mi esposa.

—De todas manegas, no me gusta nada que tú y millagues de cholos bolivianos hubieran bailado mientras 11 valientes deportistas luchaban individualmente para ganagle a Venezuela sin conseguiglo.

—Y no sólo he bailado el sábado, lo seguiré haciendo los próximos días.

El más grande poder del Estado

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

No es irreverente ni jactancioso: Jesús del Gran Poder es el Poder más grande del Estado y es el más independiente, el más popular y en el cual interviene el pueblo libremente y lo demuestra bailando.

Ese parrafazo anterior le dije en tono firme a mi amigo el Yatiri Titirico el miércoles pasado, cuando vino a buscarme al Bar Chuma para invitarme a un acto que se realizaría en el Palacio de Gobierno, también conocido como el kesti palacio por los palaciegos de origen aymara, para el lanzamiento oficial de la fiesta del Gran Poder a cargo del Presidente de la República, que no es bailarín aunque a veces le gusta bailar en la cuerda floja.

No acepté la invitación del yatiri porque mi traje de moreno se hallaba donde mi bordador, el maestro Parihuancollo, árbitro de la elegancia en el barrio de Chijini, y aproveché para decirle a mi amigo brujo que nunca se había realizado un acto similar y que en mis veinte años de bailarín nunca habíamos acudido los folcloristas para que el Presidente realice el lanzamiento oficial de la fiesta del Gran Poder, lo que en materia futbolística se llama “la patada inicial”.

Mi amigo el yatiri trató de explicarme lo que sería el acto palaciego asociándolo con el Bicentenario del grito libertario de Murillo, pero yo me puse firme y le dije que el presidente Evo había dicho en días pasados que “aspiraba a controlar los tres Poderes del Estado” (inclinación absolutista) y estaría chocho de la vida si también llegaba a controlar al Gran Poder, que no figura en el mamarracho de la Constitución masista, pero es un formidable Poder, el más grande de todos porque en su base se encuentra el fervor religioso del pueblo de La Paz.

El brujo se adjudicó la autoría de esa ceremonia palaciega y así la había sugerido a algunos gobernantes y dirigentes folclóricos del Gran Poder, no teniendo más remedio que decirle que desde su punto de vista político su idea me pareció estupenda, aunque demoníaca, según mi parecer.

También dije al yatiri que todos los presidentes de la república coquetearon con la fiesta de Jesús del Gran Poder y muchos mandatarios bailaron en las entradas para hacerse populares ante la masa paceña, pero nunca la fiesta de Jesús del Gran Poder fue lanzada oficialmente desde el Palacio de Gobierno, y que este hecho debió ser consultado con los bailarines (entre los que me hallo), o al mismo Señor Jesús del Gran Poder que escucha y habla con sus devotos que tienen fe.

Quiso endulzar mi protesta, pero yo le respondí que dejaría de bailar en la Entrada de Jesús del Gran Poder si no se lo hubiera prometido al milagroso Señor y si no hubiera cancelado ya mis cuotas a mi Fraternidad para pagar la banda orureña, mi disfraz bordado y mi atención de peluquería, y otros como la compra de trago, viagras y preservativos.

¿Qué pasa mientras bailamos?

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Tengo muy dentro de mí la vocación de escribir y soy periodista de día y de noche, en invierno y en verano, en los días laborables y en los hermosos feriados. También cuando lloro y cuando me divierto, cuando rezo y cuando bailo, como hoy sábado que danzo en honor a Jesús del Gran Poder.

Es por ello que hoy repartiré entre los miles de bailarines que estarán dando brincos, unos por motivos religiosos y la mayoría por razones pecaminosas, esta crónica para que esa inmensa multitud de bailarines y de espectadores que también gozan del espectáculo, copias de mi quehacer periodístico correspondientes a la fecha.

Mientras usted está chequeando a esa cholita bonita, los candidatos opositores anuncian que irán a la provincia Aroma y otras pese al veto o prohibición de los originarios masistas. Eso es valentía porque arriesgarán sus vidas por sostener los principios de la democracia.

Usted, bella chotita, no mueva con tanta gracia su traserito porque hace unos días algunos orureños aymaras irreverentes chicotearon en su potito a la diputada de Podemos Jheymi Flores.

Salud hermanito, por la fiesta del Gran Poder, pero te cuento que en estos instantes miles de personas están llorando por sus parientes que viajaban en un avión de Air France que iba del Brasil a Francia y se hundió en el mar, no lo hago por joderte la fiesta pero mientras nosotros chupamos y bailamos, hay otros que están llorando.

Quiero que sepas, hermanito, que en este momento hay muchos peruanos residentes en nuestro país que temen represalias a raíz de la crisis diplomática entre Bolivia y Perú. Un recuerdo para nuestros amigos peruanos atribulados. Ahora puedes seguir bailando.

¡Qué recia esa cholita de la otra comparsa! Seguro que no sabe que el Gobierno está haciendo todo lo posible para realizar las elecciones en diciembre, pero con el padrón antiguo que es fraudulento y manipulados. Ya lo sé que te importa, pero esa posibilidad angustia a mucha gente. No te tropieces, pues, hermanito, pero nuestro país sigue viviendo a tropezones.

¡Qué lindas se ven las calles de Chijini mientras pasamos por ellas bailando! Pero sabes, hermanito, he sabido que los Puentes Trillizos que construye el Alcalde costarán cuatro millones más de dólares. No me digas que la noticia no te importa, pero esas obras las tendremos que pagar tú y yo, nuestros compañeros bailarines y todos los ciudadanos que vivimos en La Paz.

Mirá aquel señor que está en la esquina pues es muy parecido al ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, al que le quitaron su casa en Huatajata y los campesinos del MAS pegaron a su esposa y a sus hijos. Es que tienes que acordarte. También azotaron al dirigente beniano Marcial Fabricano. Hay que acordarse, pues no todo va a ser chupar y bailar. Tenemos que acordarnos de los que sufren.

Bailar cuesta mucha plata

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

En la víspera de la entrada de Jesús del Gran Poder fui citado a una reunión de emergencia convocada por la señora Ubrelinda Mamani, secretaria de Finanzas de la fraternidad Los Negritos Simpáticos de Potopoto, entidad a la que me honro en pertenecer.

Por si acaso, fui acompañado por mi esposa, a quien yo antes llamaba “tesorito y tesorera mía” y que en la actualidad es celosa guardiana de los pocos pesos que gano en el periódico, en la atención de mi quiosco Macacha, hoy convertido en academia de aymara y quechua para gobernantes, y otras eventuales “caiditas” que no faltan cuando se utiliza la imaginación.

Pues bien, la señora Ubrelinda comenzó por pronunciar ante nosotros un largo discurso acerca de la crisis mundial y sus efectos en la fe y el entusiasmo folklórico de la celebración de la Entrada de Jesús del Gran Poder.

Comenzó por revelarnos que la contratación de una banda de música, imprescindible para los bailarines, se hizo casi imposible por la elevación en las tarifas de los chusus (léase músicos) desde la ascensión al Gobierno del presidente Evo, por haber sido este personaje trompetista en una banda de Oruro. Entonces —nos dijo— todo músico que toca en una banda orureña se cree con derecho a ganar elevadas sumas de colque (léase plata).

La Tesorera de mi fraternidad nos contó a continuación que los bordadores de La Paz y Oruro subieron sus tarifas de confección de trajes folklóricos en un 300 por ciento pues aseguran todos y cada uno ser bordador y confeccionista de las chaquetas que luce el presidente Evo en sus viajes al extranjero. “Todos los bordadores se consideran sastres reales de Su Majestad y ahora quieren cobrar en euros.

Y no sólo eso —nos dijo la señora Ubrelinda— sino que muchas cholitas cocineras que antes preparaban para nosotros modestos pero deliciosos aptapis durante los diez

días que duran los festejos del Gran Poder han elevado el precio de sus suministros culinarios en un 200 por ciento, pues todas y cada una de las cholitas cocineras aseguran que son cocineras de la casa presidencial y el Palacio de Gobierno, y nos muestran fotografías del señor Evo antes y después de haber sido elegido Presidente, luciendo la nueva imagen del personaje gordito y rozagante”.

Y no sólo esos rubros han subido desmesuradamente sino también los precios que ahora cobran las peluqueras y peinadoras que se encargan de embellecer más aún a nuestras bailarinas folklóricas del Gran Poder, que ahora cobran un dineral pues han subido sus tarifas de acuerdo con la crisis mundial. Nos cobran lo que les da la gana pues todas y cada una de ellas aseguran ser las autoras del nuevo look del presidente Evo y del vicepresidente Álvaro García Linera y de algunos ministros, como Quintana y San Miguel.

Cuando concluyó su explicación me anunció la cuantiosa suma que debería pagarle como cuota para bailar. Mi esposa le pagó en euros para que no se rompiera mi ilusión de bailar mañana.

La salud mental de Evo

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Importantes periódicos del Perú abren página con titulares alarmantes que sugieren delirios y desvaríos en nuestro presidente Evo, lo cual me produjo alarma personal, pues hace muchos años fui recluido temporalmente en el manicomio Pacheco de la ciudad de Sucre acusado de los mismos males, cuando me enamoré de una cholita orureña, patitas de alambre. Los titulares peruanos fueron conocidos también en Alemania y fui consultado al respecto.

—Hola sobrino von Paulus, hablas con tu tía Clothilde Quiroga von Karajan.

—¡Querida tía del Carajo! Tengo un dolor de cabeza en todo el cuerpo y no consigo alivio ni con veinte aspirinas Bayer fabricadas en Alemania.

—Qué cosa tan extraña, sobrino, pogque si es Bayeg es bueno. ¿Qué crees que te sucede, queguido sobrino?

—Parece que me estoy volviendo loco porque no alcanzo a comprender la política exterior de Bolivia que es proyectada y realizada por el presidente Evo y su canciller Choquehuanca.

—De eso mismo quiego hablagte pogque en la televisión eugopea he visto que la prensa peruana cree que nuestro Presidente delira y que está desvaguiando y alguien ha sugeguido que don Evo sufre del síndrome de Estocolmo, ¿tú sabes algo acegca de ese síndrome?

—He consultado con mi psiquiatra de cabecera y me ha dicho que ese mal te lleva a amar y ayudar a tu enemigo, y odiar al que verdaderamente fue tu aliado y amigo.

—¿Tú crees que nuestro Presidente sufre del síndrome de Estocolmo?

—No creo, tía Clothilde, pero como nuestro Presidente viaja tanto por el mundo, a lo mejor ha contraído ese virus en Estocolmo al estrechar la mano de algún funcionario sueco.

—Estoy muy preocupada por esa posibilidad, pero lo estoy más pog tu salud mental y tus dologues de cabeza en todo el cuegpo. ¿Tú sientes delirios y tu razón desvaría este último tiempo?

—Te confieso que sí, Tía Clothilde, pero no se lo cuentes a nadie: a veces deliro con una chola cochabambina y me pongo a hablarle en quechua a mi mujer, pero ella cura mis delirios con un sopapo y recobro la razón. La otra noche dije en una reunión que es más importante que Bolivia estreche vínculos de amistad con el lejano Irán que mantener buenas relaciones diplomáticas con nuestro vecino y amigo país que es el Perú.

—Realmente, me paguece que estás pegdiendo la gazón y el buen juicio. ¿Qué dice tu psiquiatra de cabecega, el afamado doctor Marcelo de la Quintana?

—Está muy preocupado, pero más le asustan mis delirios por mi comadre cochabambina Macacha que por mis opiniones sobre la política exterior boliviana.

—Cuídate mucho, sobrino von Paulus y dile también al presidente Evo que cuide mucho a su cabeza. Aufidesen.

Traerán a Goni del cuello

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Mi amigo el yatiri Titirico me informó primicialmente que él formará parte de una comisión boliviana que próximamente viajará a los Estados Unidos para traer al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada a Bolivia y ser juzgado, y seguramente ser condenado.

Tal revelación me la hizo en el naiclú Malena de El Alto en medio de entusiastas bailarinas estriptiseras que alegraban el local, algunas de las que le pidieron que las llevara a EEUU como acompañantes, mientras yo me mantenía escéptico acerca de su viaje y al éxito de tal comisión.

Molesto por mi incredulidad y pesimismo, el brujo aymara me dijo exultante: “Estoy seguro de viajar con la comisión porque soy asesor preferido del canciller Choquehuanca y el éxito de la comisión no puede fallar porque estará presidida por el ministro Quintana, y porque también nos acompañará el viceministro Sacha Llorenti”.

Mientras las muchachas lo besaban sin asco, el yatiri me preguntó la razón de mi pesimismo, respondiéndole que Estados Unidos es un país que se rige por sus leyes y que seguramente será un Tribunal de Justicia el que tendrá que aprobar o rechazar la extradición de Goni a nuestro país. El brujo me respondió convencido: “Es que tú no conoces al ministro Quintana ni al viceministro Sacha Llorenti, ni al yatiri Titirico, ¿quién crees que trajo a La Paz y encerró en la cárcel de San Pedro al prefecto de Pando, Leopoldo Fernández? Ramoncito, Sachita y este brujito aymara Titirico”.

Al escuchar esas palabras, las bailarinas comenzaron a gritar entusiasmadas: “¡Viva nuestro amado brujito, viva Titiriquito, que muera el periodista cojudo!”, mientras el brujo les pedía mayor respeto por la libertad de prensa y por el periodismo nacional.

Cuando volvió la calma, el yatiri se puso a mi lado y pude decirle con voz serena que no es lo mismo traer de Pando a La Paz al prefecto Leopoldo Fernández que ir a Miami, o tal vez a Washington, y traer hasta la cárcel de San Pedro a Goni, porque en Estados Unidos se respetan las leyes, las personas, y la comisión boliviana que sea conformada tendría que contar con abogados muy expertos, bolivianos y estadounidenses para extraditar a Goni, pues alguien me había dicho en el periódico que Goni contaba con excelentes abogados norteamericanos y bolivianos.

El yatiri que ya andaba algo mameid me aseguró que no conocía mejores abogados que Ramón Quintana, Sacha Llorenti y Walker San Miguel y que si éstos fallaran en sus alegatos jurídicos, estaría con ellos un brujo aymara llamado Titirico que sabía leer bajo el agua y así había estudiado el Derecho Tiwanacota que no va derecho, sino torcido y zigzagueante pero gana a los demás.

Ya llega el Gran Poder

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Preocupado por los graves problemas que aquejan a nuestro país y sin plata en el bolsillo, falté a los ensayos folklóricos de mi fraternidad, hasta que una de mis comadres del barrio de Chijini me dijo por teléfono: “La fiesta del Gran Poder y las elecciones de diciembre no pueden postergarse, porque así lo establece la nueva Constitución”, palabras que me llevaron a plantear el asunto ante mi esposa.

Ella se negó a financiar mi participación en la Entrada y mi comadre Macacha no puede acercarse a 100 metros de mi residencia por orden de la hispanoparlante, lo que inmovilizó mi sueño folklórico. Pero Dios no se olvida de sus ovejitas y recibí un llamado de mi tía que vive en Estocolmo, Suecia, anunciándome un giro bancario para que yo pudiese bailar y celebrar a Jesús del Gran Poder.

Con esa ayuda milagrosa me atreví a decirle a la española: “Hoy debo asistir al último convite del Gran Poder para ensayar los bailes en honor a Jesús y renovar mi promesa de bailar tres años más pues debes saber que no puedo fallarle al Señor”.

Ella vio en mis ojos tanta pureza y fe religiosa que se conmovió y me respondió: “Si es por motivos religiosos y no es para que coquetees con cholas, asistirás al convite pero te acompañaré para un estricto control de hombre a hombre, como dicen los futbolistas”.

Y así fue, conduciendo ella mi motocicleta Hardley Davidson hasta la zona del Cementerio General, donde se encontraban los miembros y miembras de mi grupo folklórico, diciéndole al Presidente: “Tu eres responsable de su alma y de su fidelidad conyugal, y de las cholas que bailen con él”. Después de lo cual me integré al grupo de baile y fuimos a la calle Gallardo para renovar mis promesas ante Jesús del Gran Poder, bajo la severa mirada de mi esposa.

Luego de cumplir con el acto religioso y antes de los ensayos folklóricos, mi esposa me dijo: “Acabo de leer en el periódico que las autoridades folklóricas del Gran Poder controlan la actuación de todos los bailarines, hombres y mujeres. Así estoy más tranquila con respecto a ti”.

No quise decirle a la española que ese control me parecía una tontería y que algunos bailarines ya se darían mañas para burlarlo, y que impulsados por el amor actuarían como buenos cholos paceños, pero preferí no intranquilizarla y callé.

A pesar de mis años y empujado por mi fe religiosa, bailé de lo lindo con varias cholitas pero me abstuve de insinuaciones y acercamientos exagerados pues mi esposa, desde una distancia prudente, no me quitaba los ojos de encima.

Lo importante es que cumplí con mi promesa a Jesús del Gran Poder, y volveré a bailar el sábado que es el día de la Entrada, pues ya habré cobrado las coronas suecas que me envió una de mis tías desde Estocolmo.

Ahora, ¿quién nos protegerá?

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Al señor Viceministro Nacional de Disparates (Sector Constitución y Justicia). Despacho móvil que funciona en el Palacio Quemado (Kesti Palacio), en el Ministerio de Gobierno y Justicia, Choricería Nueve Lunaresen, en la Picantería Doña Constituta y en el Motel Devórame otra vez.

Paulovich, natural y vecino de esta ciudad, con doble carnet de identidad para fines electorales, uno el 218618 expedido en La Paz y actualmente empeñado en el Bar Chuma por consumo de comidas y bebidas y el otro expedido en Colcapirhua (departamento de Cochabamba). Periodista desde mi más tierna edad. Casado hace 13.633 días con una distinguida señora española nacida en Zaragoza, a orillas del río Ebro, y nieta de un coronel de la Guardia Civil. Presentándome ante usted, con todo respeto digo y expongo.

Hace unos días renunció irrevocablemente la última magistrada del Tribunal Constitucional, la dignísima abogada Dra. Silvia Salame Farjat, ante el presidente del Congreso Nacional, Sr. Álvaro García Linera, con lo cual se consuma la desaparición del Tribunal Constitucional porque sus otros componentes ya fueron “fumigados” anteriormente por ser “chinchosos” al Gobierno, al cual no le gustaba un tribunal que defendiera el respeto a la Constitución.

En este momento, señor doctor Viceministro de Disparates, ya no existen guardianes de la Constitución y cualquier ciudadano malencarado y maleantuco podrá vulnerar los derechos constitucionales de cualquier boliviano y no tendremos un tribunal al cual acudir y lo más grave es que el actual Poder Ejecutivo podrá dictar cualquier decreto supremo sin que ningún tribunal pueda dictaminar si es constitucional o va en contra de nuestros derechos constitucionales.

También debo exponerle en este memorial que el juicio en contra del presidente de la Corte Suprema de Justicia, el ilustre Dr. don Eddy Fernández, prosigue con gran entusiasmo impulsado por los diputados de su distinguido y nunca bien ponderado Movimiento Al Socialismo, y es por ello que hay mucha gente que opina que el Poder Judicial agoniza en estos momentos y cualquier rato podría estirar la pata ante la angustia y la desesperación de ciudadanos bolivianos, litigantes o no, y que sólo podríamos quedarnos con el Poder Celestial para impetrarle justicia divina.

Me atrevo a preguntarle: Ahora, quién nos protegerá, pero tengo miedo de que cualquier miembro del Poder Ejecutivo, cualquiera de sus colegas que ostenta el título de Viceministro se nos aparezca para decirnos: “¡Yo, el Chapulín Colorado!”, y termine con nuestras ilusiones de vivir en un país donde se respete a la Constitución y a las leyes. Será justicia, etc. etc.

Charla imaginaria con Goni

PAULOVICH © 2009 by Paulovich

Hola, ¿podría hablar con Goni…?


—Habla usted con la casa del señor Gonzalo Sánchez de Lozada Bustamante y de la señora Ximena Iturralde Monje Postigo, ¿desea hablar con alguno de ellos…?


—Señorita, ésas son muchas personas, sólo quisiera hablar con Goni.


—Está bien, señor… Goni, te llama un crudo, debe ser alguno de tus ex ministros.


—Hello, this is Goni, ¿who is “spikin”?


—Soy Paulovich, te hablo desde Sucre, la capital de Bolivia, donde te estamos esperando para iniciarte un juicio de responsabilidad por “octubre negro”.


—¿“Octubre negro”? Pero recién estamos en mayo.


—No hagas chistes, Goni, que las cosas van muy en serio. Te están esperando en Sucre para iniciarte un juicio, ¿no vas a venir a Sucre…?


—Ni loco que estuviera.


—No se trata de un examen psiquiátrico, sino de un juicio de responsabilidad.


—Te digo lo mismo: no iré a Sucre porque no estoy loco. ¿Hay mucha gente que me está esperando?


—Muchísima, hay jueces, funcionarios judiciales, ex ministros tuyos, periodistas, camarógrafos de televisión, parientes de las víctimas que cayeron en octubre y dirigentes de organizaciones sociales que vinieron para presionar a los jueces y que harán vigilias en torno a la Corte Suprema.


—Hubiera querido estar con mis abogados para defenderme pero no podré ir.


—Si no vienes, te declararán rebelde y contumaz a la ley y te juzgarán en ausencia, al igual que a los ministros tuyos que no vinieron.


—“Eniway”, me condenarán igual. Lo que el Gobierno de Evo quiere es montar otro show que le favorezca en esta época electoral, ¿qué opinas tú como periodista?


—Yo, como periodista, soy el que pregunto y prefiero no opinar.


—Dime, Paulovich, ¿encuentras material humorístico para escribir diariamente tu columna, como lo hacías en las épocas cuando yo gobernaba…?


—Lo encuentro a montones y cada día tengo a mi disposición material más que suficiente para sonreír y hacer sonreír a mis lectores.


—O sea que el presidente Evo es más chistoso que yo…


—No se trata de que uno sea más o menos chistoso que el otro, sino que ambos —Evo y tú— parece que tuvieran un juguete en las manos y no saben manejarlo y tampoco manejan el castellano para explicarlo al pueblo, y creo que es por eso que algunas veces reímos y a veces también lloramos porque nuestro pueblo continúa sufriendo en medio de la pobreza y la ignorancia.

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure