La Noticia de Perfil™ •

Volvamos a las llamas



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 5 de febrero de 2010

Preocupado por las extrañas calenturas que me consumen y por la comezón que sufro en las plantas de mis pies, seguidas del incontrolable movimiento de mis piernas con ritmo de cumbia y otras melodías, acudí a los yatiris que asesoran —o dicen asesorar— a nuestros principales gobernantes; para ello me trasladé a la ciudad de El Alto para consultar mi caso en el Consultorio Político y Sentimental atendido por los doctores Titirico y Calimán.

Los brujos aymaras mencionados me examinaron brevemente para luego decirme a dúo:

“No te preocupes mucho, Paulino Huanca, porque los mismos males que sufres tú en estos días también los sufren nuestros principales gobernantes y en especial el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, y su nuevo viceministro y ex diputado señor Torrico, alias ‘Satuco’”.

Dije al yatiri Calimán que no mejoran mis dolencias al saber que también las sufren altos dignatarios del Estado Plurinacional, Multicolor y Folclórico, a lo que me respondió Calimán:
“En un Estado Socialista, las dolencias son también comunitarias porque no existen privilegios para nadie”.
Al escuchar semejante disparate, me levanté de la cama donde me examinaban, envolví mi cuerpo con una sábana y comencé a bailar esa cumbia que tanto me gusta y cuyo estribillo dice mové la colita, nena… y a los pocos segundos vi que también bailaban con el mismo entusiasmo mis amigos yatiris.

Luego comenzamos a charlar sobre nuestro inminente traslado a la ciudad de Oruro para bailar en honor de la Virgencita del Socavón.

Cuando alguien mencionó que deberíamos ir a Oruro utilizando una “flota”, los yatiris comenzaron a temblar y me dijeron que el Gobierno del Presidente Morales estaba dispuesto a meter en vereda a los choferes, a los sindicatos y a las empresas.

Como yo no soy ningún gil, les dije que ese anuncio era sólo una cortina de humo que ocultaría la dictación de medidas más importantes, como la llamada “ley corta” que designaría a nuevas autoridades judiciales que colaborarían con el Movimiento Al Socialismo.

Los dos pseudo-galenos se enfadaron conmigo y me amenazaron con darme a beber unas pócimas con hierbas embrujadas que empeorarían mis males y me impedirían bailar en los carnavales. Como nadie se animaba a elegir la flota que nos llevaría a Oruro la próxima semana, yo propuse a los yatiris utilizar llamas como lo hicieron nuestros antepasados y formar una gran caravana más segura que los buses.

Los yatiris me miraron sorprendidos sin saber qué decirme, momento que aproveché para decirles que en Egipto, en el Sahara y también en Marruecos, sus pobladores continúan usando camellos para su mejor transporte y que nosotros podríamos hacer lo mismo yendo a Oruro montados en llamas, nobles camélidos que cooperarían gustosos a este feliz retorno a las épocas del Incario y de Tiwanaku cual se proponen algunos notables personajes. Para concluir les recité unos versos del poeta Gregorio Reynolds que dicen: Inalterable, por la tierra avara, marcha la sobria compañera del aymara...

1 comentario:

  1. como siempre un maestro ....gracias paulino... tengo 19 años y admiro mucho tu trabajo siempre que puedo recorto tus publicaciones del periodico para mi coleccion..soy de Sucre.. sigue asi...

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure