La Noticia de Perfil™ •

Evo Morales en Coyoacán



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 25 de febrero de 2010

Ayer en horas de la noche, el salón principal del naiclú (del ingles Night Club, Club Nocturno) Malena de la ciudad de El Alto se vistió de gala para la premier o estreno de la película Evo en Coyoacán, película de corto metraje que fue exhibida a los socios de la Federación Nacional de Yatiris, Curanderos y Adivinas (afiliada a la Central Obrera Boliviana) y para invitados especiales, entre los que nos encontrábamos el señor Cocarico, primo de mi amigo yatiri Titirico y candidato a Gobernador del departamento de La Paz y este croniquero social de la urbe alteña.

Antes de la premier, simpáticas cholitas alteñas instaladas frente al Malena nos ofrecieron deliciosos anticuchos, sándwiches de chola, chicharrones y jadogs que adquirimos gustosamente para engullirlos durante la breve función cinematográfica, no faltando algún invitado desubicado que abrió una lata de sardinas y la vació en una marraqueta.

Mis amigos yatiris Titirico y Calimán saludaron efusivamente a todos los concurrentes a la función de gala vestidos de esmoquin y luciendo en su chaqueta algunos bordados con motivos indígenas tratando de imitar a las vestimentas que utiliza ocasionalmente el presidente Evo en ceremonias oficiales.

A horas 21 y 30 se apagaron las luces del salón y comenzó la función apareciendo en la pantalla el avión del Presidente volando sobre el Palacio de Chapultepec para luego aterrizar en el aeropuerto de México lindo y querido. Luego las cámaras nos muestran a un Evo sonriente que levanta sus manos para saludar a sus simpatizantes y en especial al Gobernador de la ciudad de México, quien lo invitó a México D.F.

A esta altura de la película ya me había zampado un anticucho pues me hallaba muy nervioso esperando ver la proclamación del Presidente boliviano como “guía espiritual de los indígenas de Latinoamérica y el mundo”, que no es poca cosa.

En un momento de emoción y expectativa, apareció una chamán parecida a nuestras brujas quien pronunció unas frases en un idioma ininteligible para mí, aclarándome una cholita que estaba a mi lado que era mezcla de lengua maya, azteca, aymara y vasco, por lo cual le hice probar algo de mi anticucho. Luego la indígena purificó a Evo mediante una limpia y le entregó un bastón de mando para que no lo preste a nadie y una pluma de águila, símbolo azteca de éxito y valentía.

La ceremonia me pareció muy interesante aunque no acabé de comprender el propósito de los organizadores del festival de Coyoacán, aunque la cholita que estaba a mi vera me dijo:

“Queremos convertir a Evo en un líder mundial, un guía espiritual para los indígenas de Latinoamérica, una especie de obispo cuyas palabras no sean discutidas. Si hay errores en su política serán cargados a sus ministros pero nunca a él ni a su Vicepresidente para gobernar así per secula, seculorum, amén”.
Agradecí a la cholita por su explicación pero tuve que invitarle otro anticucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure