La Noticia de Perfil™ •

Elogio de la Comadre



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 13 de febrero de 2010

En varias ciudades del país se festejó a la Comadre y también al Compadre, parientes espirituales que uno elige para sacudirse del peso que señala el adagio popular “nadie elige a sus parientes” y para incorporar en el mapa de la familia a personas bondadosas que viven fuera de nuestras obligaciones legales.

La ciudad de El Alto, donde trabajo algunas horas del día y sobre todo de la noche, también festejó el Jueves de Comadres en los salones del naiclú Malena y el acto fue organizado por la Federación Nacional de Yatiris, Curanderos, Brujos y Adivinas, afiliada a la Central Obrera Boliviana y que se halla presidida por los doctores Titirico y Calimán.

Cuando recibí la invitación solicité la autorización marital de mi esposa, quien me la concedió luego de manifestarme su aversión a los brujos y hechiceros andinos, a los que señaló como los culpables de la actual situación que vive el país, pues éstos son los asesores del presidente Evo, del “vice” García Linera, del canciller Choquehuanca, reafirmándome que ella sólo cree en una gitana española que le vaticinó hace varias décadas que se casaría con un extranjero alegre y botarate.

Al llegar a los salones mencionados, grande fue mi sorpresa al ver entre las comadres agasajadas a mi comadre cochabambina Macacha, a quien saludé con la cortesía que se merece, aunque cuando quise sentarme a su lado no me lo permitieron, explicándome el Jefe del Ceremonial que en esa mesa privilegiada sólo podían estar las comadres agasajadas.

Se inició el acto con la interpretación a coro del Himno Nacional que todos cantamos con unción y respeto, aunque repetimos diez veces el estribillo que dice morir antes que esclavos vivir… pasando luego a cantar el Himno a El Alto, cuya letra y música no la sabían ni los mismos yatiris.

El presentador manifestó a los asistentes que se lamentaba mucho la ausencia del Dr. Félix Patzi, quien en ese momento se encontraba fabricando adobes con sus manos para pagar su culpa, no de haberse emborrachado, sino de “haberse hecho pescar”, atribuyendo esta última frase a un importante asambleísta del MAS. Como me hallaba en una mesa acompañado por varios representantes de la provincia Aroma, todos empezamos a gritar “¡Jallalla Patzi!” y eso que yo no soy de la provincia Aroma, lugar reservado para hombres que huelen bien.

Concluido el acto, pude aproximarme a mi comadre Macacha, a quien la elogié diciéndole que es una verdadera heroína cochabambina en quien sus compadres Paulino y Pilar reconocíamos grandes virtudes de abnegación y sacrificio al hacer frente a la vida sola cuando desapareció su esposo el señor Racacha (Q.E.P.D.), quien le dejó una regular fortuna. También le agradecí por su generosidad y ayuda a este humilde representante de la prensa nacional, asegurándole que Dios le pagaría todos los favores financieros que me hizo. Luego la saqué a bailar un vals que no recuerdo si era Danubio Azul o Devuélveme el rosario de mi madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure