La Noticia de Perfil™ •

El avión presidencial



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Sábado, 19 de diciembre de 2009

Se informó en días pasados que llegó a nuestro país una misión rusa para ultimar negociaciones acerca de la adquisición de un nuevo avión para el presidente Evo. Como no se dio ninguna información adicional al respecto, no me quedó más remedio que recurrir a mis amigos yatiris Calimán y Titirico, que dicen ser asesores del presidente Evo, del canciller de piedra David Choquehuanca y del ministro de Defensa, el general, doctor y santo Walker San Miguel.

Aquella tarde yo vendía juguetes navideños y ropa usada en una de las calles de la Ceja de El Alto y me iba re-bien, cuando vi pasar a mis amigos yatiris gordos y lustrosos, mostrando al viento sus rostros felices y sonrientes, lo que me permitió apreciar por vez primera algunas piezas dentales de oro, metal que ha subido tanto de precio que hoy podremos cuantificar la riqueza de nuestros cholos y cholas contándoles los dientes áureos sin tener que romper ningún secreto bancario, como lo anuncian algunos gobernantes.

Les pedí una audiencia y los brujos aymaras consultaron sus agendas y me la señalaron a las doce de la noche en su oficina nocturna que funciona en el naiclú Malena, antes del primer show. Estuve puntual y conversamos sobre los rusos que llegaron para asegurar la venta de un avión presidencial fabricado en Rusia sólo a pedido de magnates, jeques, árabes, monarcas y presidentes africanos y sudamericanos.

Enseñándome sus dientes de oro con ostentación e impudicia, el yatiri Calimán Magnani (antes era Mamani) me dijo haber conversado con uno de los rusos que había llegado y cuyo apellido no recordaba bien, pues todos sólo le llamaban Papuchovski.

Tales palabras fueron corroboradas por el yatiri Titirico, quien me dijo: “Papuchovski me describió que el nuevo avión presidencial tendría capacidad para 40 pasajeros gordos, lo que le permitiría al presidente Evo realizar reuniones de gabinete en pleno vuelo entre Caracas y Sídney (Australia). Luego, él y sus acompañantes podrían disfrutar de cómodas literas para dormir entre Sídney y Nicaragua”.

Me quedé con la boca abierta ante esa revelación y aproveché para preguntar a Calimán acerca de las comidas que podrían ofrecerse a los distinguidos pasajeros del avión presidencial, a lo que respondió el brujo aymara: “Toda clase de comidas, desde el uallake (sopa de pescado lacustre que le encanta al presidente Evo) hasta el estrogonov, delicatessen ruso que le chifla a Choquehuanca, pasando por el sillpanchu, la jakonta y fricasé”.

Pregunté acerca del costo que tendría ese “chiche” de avioncito y me respondió Calimán: “El precio es de 30 millones de dólares, pero ten en cuenta que será al fiado y el precio del avión estará incluido en un crédito de 100 millones de dólares que nos prestará generosamente Rusia para que también le compremos armamento para una anunciada guerra contra el Imperio”.

Le pregunté cómo sería llamado el nuevo avión y un yatiri me dijo que aún no se había decidido. Modestamente le propuse que fuera bautizado con el nombre de Atahuallpa Junior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure