La Noticia de Perfil™ •

Facilidades para los votantes


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 31/julio/2011

Debo confesar ante mis lectores que soy el hombre más dichoso cuando deposito mi voto en la urna el día de elecciones, pues ese instante mi sangre se agita cual un torrente, mi corazón se inunda de pasión y una incontrolable sensación espasmódica me recorre de la cabeza a los pies para concluir con un jadeo incontrolable mientras me abrazo a la urna y empiezo a besuquearla y a morderla con frenesí cuasi salvaje.

Cuando le hice esta descripción de mi pasión por la democracia sobre todo electoral, mi comadre Macacha se puso a temblar y quiso estrecharme entre sus brazos para ser contagiada por mi pasión que siento por el voto secreto, pero la contuve a tiempo con estas palabras: “Calma, calma, comadre porque estoy hablando del voto secreto, personal, libre y razonado y no de otras pasiones…”

Con este preámbulo nos dirigimos desde Quillacollo hasta el Bar Comercio de Cochabamba montados en mi motocicleta Harley Davidson, pues allí se realizaría un Foro-Debate “Facilidades para los votantes” organizado por los pensadores y filósofos cochabambinos, bajo la dirección de mi amigo greco-cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga. El acto se inició con la lectura del artículo profundo y luminoso del sacerdote jesuita José Gramunt de Moragas acerca de la naturaleza del voto y la respetabilidad que merece, los pensadores cochabambinos y yo lo aplaudimos con entusiasmo.

Un pensador quillacolleño propuso que el Tribunal Supremo Electoral y los Tribunales Departamentales deberían organizar de inmediato cursos masivos para explicar a los votantes de cuántas papeletas se compone cada voto y los espacios que debe marcar para favorecer a uno o más candidatos a magistrados. Un pensador oficialista propuso que en cada cuarto oscuro donde está la urna debería estar un representante del MAS para explicar al ciudadano cómo debería votar.

Un pensador capinoteño propuso el “voto ovejuno” parecido a lo que proponen algunos políticos al Voto Comunitario que determina la comunidad, sea ésta agrícola, ganadera o contrabandística, y así se evita que cada ciudadano pierda el tiempo escogiendo a los candidatos de su preferencia. El mastuco cochala fue rechiflado.

También escuchamos a un astuto tiraqueño quien nos previno acerca del voto-consigna para facilitar la designación de los nuevos magistrados. Nos alertó acerca de esta posible determinación gubernamental cuando todos los empleados públicos emitirían su voto consigna, lo cual es un insulto a la inteligencia de cada votante y un atentado contra la naturaleza del voto individual, libre y secreto.

Al concluir los discursos y ponencias, mi comadre Macacha enseñada por este modesto profesor de tango dijo al inteligente público: “La votación es un acto de amor entre un ciudadano libre e inteligente y una urna, es por eso que ella se realiza en un cuarto oscuro donde no entran curiosos, ni policías, ni alcahuetes. Hey dicho”.

2 comentarios:

  1. Afortunadamente volvió a aparecer Don Paulovich, extrañaba sus articulos que sigo regularmente a traves de su blog, siempre es un placer gozar de su fina sátira contra esos males que nos aquejan a todos los bolivianos, la autocomplacencia y la reverencia por nuestros politicos folcloricos y multiusos. Saludos desde La Llajta.

    ResponderEliminar
  2. Lo dijo su comadre Macaha.. me parecio algo tan acertado en dicho de una manera tan pintoresca,cada boliviano tiene una manera de ver la realidad y estos debe se expresado en las urnas sin presion o/e imposicion. En estos ultimos años hemos recivido constantes cursos de como votar, que se avanzo tanto en varias cosas y retocedimos en otras..

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure