La Noticia de Perfil™ •

Cristo saldrá a las calles



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 3 de junio de 2010

El titular de esta crónica parece sensacionalista para algunos lectores, pero millones de católicos en nuestro país me darán la razón al saber que hoy, que es la fiesta de Corpus Christi, la Sagrada Eucaristía recorrerá las calles de nuestras ciudades y pueblos en procesiones dispuestas por las autoridades de nuestra Iglesia Católica.

Mucho me costó meter en las entendederas de los yatiris Calimán y Titirico este milagro de la Eucaristía, cuando anoche me propusieron una partida de cacho en uno de los salones del “Malena” aprovechando el día feriado, invitación que rechacé diciéndoles con firmeza: “Lo siento mucho, pero mañana jueves (hoy) debo asistir a una manifestación católica encabezada por mi jefe, nuestro Señor Jesucristo, que recorrerá varias calles paceñas.

Los yatiris abrieron sus ojos desmesuradamente al creer que hablaban con un loco tojpirata, y Calimán me tocó la frente con sus manos cual si quisiera medir mi elevada temperatura, para luego decirme: “Estás loco, Paulino Huanca, porque tu jefe Jesucristo ya no asiste a manifestaciones callejeras hace más de dos mil años...”

Lo miré serenamente y dirigiéndome a los dos brujos andinos (que dicen asesorar al presidente Evo y a su canciller Choquehuanca), les dije: “Mi jefe Jesucristo ha muerto y ha resucitado, pero antes de morir, en la última cena dijo a sus apóstoles al repartirles el pan: Tomad y comed porque esto es mi cuerpo, y por esas palabras creemos en que Él se encuentra en la hostia consagrada, la que mañana (hoy) saldrá en procesión, que así llamamos los católicos a nuestras manifestaciones.

Los yatiris no me creyeron un pelo de todo lo que les dije, y mirándome burlonamente se llevaron el dedo índice a la sien para significar que yo estaba tojpirata, loco, califato y demente.

Aproveché la oportunidad para decirles que ellos sentían envidia de los cristianos que adoramos a un Dios vivo que lidera nuestras manifestaciones (procesiones) en el día del Corpus Christi y que alimenta nuestras almas con el pan de vida eterna que nos da en la Eucaristía, y que ellos no quieren aceptar ese milagro cotidiano porque la incredulidad se apoderó de gran parte de los hombres en este mundo materialista y ateo.

Nosotros los cristianos creemos en los milagros cotidianos, en el pan nuestro de cada día y en el pan eucarístico que nos llevará a la vida eterna.

Mientras los yatiris acariciaban una piedra hembra que representaba seguramente a la Pachamama, yo me separé de ellos lamentando su idolatría y me despedí para esperar la aurora de un día tan maravilloso como el Corpus Christi.

Hoy me verán en la procesión detrás de mi jefe y mi Dios, al que seguiré cantando como en mis años mozos: Yo te adoro, Hostia divina, yo te adoro, Hostia de amor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure