La Noticia de Perfil™ •

Día Internacional de la Mujer



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 9 de marzo de 2010

Por decisión unánime de mis parientes, el Día Internacional de la Mujer fue celebrado por mi familia el pasado domingo en mi casa y contó con la presencia de todas mis tías, hijas, sobrinas, hermanas y nietas, y la ausencia de mi mujer, que era la “madre del cordero” y la principal agasajada.

Desde tempranas horas llegaron a mi casa mis tías Encarna, que vino de Cochabamba; Piedades y Purita, que viajaron de Santa Cruz; mi tía Karen, que vino desde el Beni (de Santa Ana de Yacuma), mi tía Candelaria (fundadora de la Diablada de Oruro de 1944), mi tía tarijeña María Chaguaya, y Corina, dama de la capital chuquisaqueña.

Quien organizó e inauguró el encuentro fue mi comadre Macacha, que ofreció la fiesta a mi ausente esposa, de quien habló maravillas señalando que la hispanoparlante siempre fue, es y será mi principal soporte económico y espiritual, conceptos que agradecí mediante una venia que significaba mi asentamiento a sus palabras. Con elocuencia cochabambina heredada de Mariano Baptista Caserta, dijo Macacha en su discurso inaugural:

“¿Quién creeis vosotros que construyó esta casa que hoy nos cobija y adquirió estos sofá sillones y sillas en los que nos apostamos? Fue mi comadre, porque el alegre de su marido vivía en el bar Chuma y se sentaba sólo en taburetes frente a la barra del bar...”.
Como era el Día Internacional de la Mujer, todos aplaudieron las palabras de Macacha, quien, envalentonada, continuó preguntando a mis parientes hombres y mujeres:
“¿Quién creeis vosotros que enseñó a nuestro pariente periodista a expresarse en un idioma español aceptable y le enseñó ortografía y sintaxis hasta empujarlo a la ilustre Academia Boliviana de la Lengua, correspondiente a la Real Academia Española?”.
Todos mis parientes respondieron a coro “¡Ella, la española, porque nos consta que él sólo hablaba quechua cuando conoció a la hispanoparlante!”.

Cuando mi comadre comenzó a referirse a la importancia de mi desarrollo físico y al tratamiento y curación de mis múltiples dolencias, me acerqué a mi comadre Macacha y le rogué en la oreja que ya no me vapuleara más, que estaba muy bien enaltecer a la Mujer en su día, en el Día Internacional de la Mujer, o en el día de la mujer internacional, pero que los hombres también hacíamos algunas cositas meritorias al lado de una mujer.

Ella me hizo caso y dijo a mis parientes:

“Ahora rindamos nuestro homenaje a los varones que reconocen que tienen una gran mujer a su lado”.
Las palabras de mi comadre Macacha fueron muy aplaudidas, después de lo cual nos pusimos a bailar, sobresaliendo entre las piezas musicales una cuya letra es muy fácil de aprender, pues sólo hay que cantar diciendo: Elizabeth, Elizabeth, quien parece ser la más atractiva candidata a la Alcaldía de La Paz. Elizabeth, Elizabeth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure