La Noticia de Perfil™ •

Políticos y dementes



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Miércoles, 3 de marzo de 2010

Me alegré como loco al saber que la Asamblea Legislativa Plurinacional, Multicolor y Folclórica dispuso que el dinero que se descontará a los legisladores titulares y suplentes por falta o llegar atrasados a las sesiones será enviado cada mes al hospital psiquiátrico Gregorio Pacheco, que funciona en la ciudad de Sucre. Inmediatamente me dirigí en avión a la Capital de la República para comunicar personalmente esa feliz noticia a mis colegas dementes que se encuentran recluidos en el manicomio Pacheco y que proceden de todas las regiones del país, al igual que en el Palacio Legislativo y militan en diversas entidades políticas, aunque no reciben jugosos sueldos como los asambleístas elegidos por el voto popular.

Al llegar al nosocomio mental visité primero al Director, a quien le planté un beso en la frente, lo levanté en mis brazos, le di varios achuchones (que las cholas en Cochabamba dicen “apechugadas”) para luego decirle con euforia casi insensata: Albricias y pelillos a la mar porque en este y en los próximos cuatro años comeremos bien en el manicomio que usted dignamente dirige.

Inmediatamente acudieron varios loqueros para proteger al Director del Hospital al pensar que un loco recién llegado atacaba furiosamente a la primera autoridad y me redujeron por la fuerza colocándome una camisa made in Sucre.

Restablecida la calma y la tranquilidad recién pude explicar al Director del Manicomio que yo fui interno del establecimiento hace muchos años y que allí fui recluido cuando me volví loco de amor por una flaquita; les mostré mis documentos, ellos revisaron sus archivos y comprobaron que yo no mentí. A continuación, les comuniqué la feliz noticia procedente de la Asamblea Legislativa y ellos se pusieron locos de contento bailando entre todos una cumbia villera.

A continuación, el Director del Manicomio se puso serio y me dijo:

“Ahora debe usted comunicar a los internos esta noticia feliz y para ello esta noche convocaré a los miembros de nuestra propia Asamblea Legislativa a una sesión de honor en la que será usted recibido por nuestros legisladores orates y alienados recluidos en esta casa de salud porque a partir de diciembre llegaron muchos locos afectados porque el presidente Evo no los tomó en cuenta”.
Dicho y hecho. Me hice presente en la sala de sesiones de la Asamblea Plurinacional Gregorio Pacheco donde fui recibido con vítores, comunicándoles la feliz decisión de los asambleístas del Palacio Legislativo de La Paz. La locura fue general y bailé con una loquita que me dijo ser la jefa de bancada del MAS y me divertí conversando con otro loco que en su delirio me dijo:
“Yo soy el verdadero senador Martínez, presidente en ejercicio del Senado”.
También vi a unos locos originarios que no hablaban mucho y que de rato en rato gritaban “¡alegría, alegría!”.

Lo más notable de ese conjunto fue uno a quien le dio el berretín de creerse Álvaro García Linera, y vino otro loco y lo despeinó. Una gran fiesta gran. Gracias, asambleístas de La Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure