La Noticia de Perfil™ •

Postulo a cargo aduanero



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 4 de marzo de 2010

Al saber que mi esposa hispanoparlante viajó a España, se presentó en mi casa mi comadre Macacha para cobrarme los intereses de febrero por el préstamo que me concedió para cumplir con mis obligaciones carnavaleras. Con la seriedad que me caracteriza la recibí en el living ofreciéndole un café que ella rechazó elegantemente.

Poniendo mi cara de cojudito pregunté a la cochabambina por el motivo de su visita, respondiendo a quemarropa:

“He venido, pues, compadre, a cobrar los intereses que usted me adeuda por el crédito que le hice antes de los carnavales con la garantía de la Virgen del Socavón ante quien usted juró pagarme diez por ciento mensuales antes del 5 de cada mes”.

Para salir del paso le dije que aún no me habían pagado el bono Juancito Pinto que cobro fraudulentamente, ni el bono Juana Azurduy de Padilla para madres embarazadas que mi esposa ausente cobraba para mí con documentos fraguados, pero mi comadre se dio cuenta de mis mentirijillas y las rechazó. Cuando le confesé que no tenía un solo dólar para honrar mi deuda, Macacha me dijo:
“Vamos a tu dormitorio para ver cuántos dólares tienes dentro de tu colchón”.
La propuesta de mi comadre Macacha me pareció agraviante y le respondí con firmeza:
“Debe usted saber, comadre, que mi alcoba conyugal es sagrada y allí no ingresa ninguna mujer que no sea la hispanoparlante”.
Y si le digo que no tengo plata es que no la tengo. Ella me pidió disculpas y me dijo con suavidad:
“¿Por qué no postula a un cargo en la Aduana, donde podría usted ganar bien y ser rico en poco tiempo trabajando honradamente?”.
La idea de Macacha me gustó aunque no me agradó mucho eso de “trabajar honradamente” y procurando escabullirme le dije:
“Es que no conozco a la señora Ardaya, que es la Presidenta, ni al Evo, ni a Álvaro ni a ninguno de los capos del MAS…”.

Ella no me amilanó y me llevó de la manito a mi escritorio para solicitar una pega en la Aduana y llenar mi curriculum que también tuvo sus inconvenientes porque era muy flaco y seguramente el curriculum de ella estaba mejor, hasta que decidimos que era incorrecto decir curriculum y que era mejor poner un acento ortográfico en la “i” para decir correctamente currículum.

Mi comadre me dijo:

“Si quieres que aprueben tu ingreso en la Aduana no te refieras para nada a tus méritos académicos por mucho que fueras licenciado, magister o doctor, porque me han dicho que lo más importante en tu ‘hoja de vida’ son tus méritos sindicales, tu dirigencia obrera y tus méritos como organizador de movimientos sociales, que ahora están de moda”.
Le hice caso y escribimos:
“Fui íntimo amigo del señor Juan Lechín Oquendo (Q.E.P.D.). Fui disciplinado miembro del Sindicato de la Prensa y activista en varias federaciones de gremialistas como propietario del Quiosco La Macacha. Ocasionalmente fui contrabandista y aprendí todas las mañas de los aduaneros y también de los contrabandistas. Soy hincha de Álvaro García Linera y reconozco el liderazgo del Apu Mallku Evo Morales. Soy casi ciego y aspiro a ser Vista de Aduana”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure