La Noticia de Perfil™ •

Pueblo y Gobierno separados


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© Blog de Paulovich
Clic para agrandar y ver mas fotos
© by Paulovich



Martes, 10 de Abril de 2012

La sencilla fe cristiana de la cholita cochabambina que me conduce por los caminos de la vida la llevó a formularme la siguiente pregunta: compadre, cuando yo muera, ¿mi alma será llevada al cielo...? Le respondí sin pestañear: claro que sí, comadrita, porque usted es una mujer honesta y ayuda a los desvalidos como yo... Ella, siguiendo a su natural curiosidad femenina volvió a interrogarme: y cuando usted se muera, ¿irá al cielo o al infierno? Respondiéndole jactanciosamente: yo también iré al cielo por haber sufrido y amado mucho y por no haber abjurado jamás de mi fe católica. Ella no me creyó mucho, aunque continuó con su obra caritativa de conducir a este cieguito en todos los actos principales que preparó la Iglesia Católica para la Semana Santa y que culminaron el pasado domingo cuando celebramos la Pascua de Resurrección.

En todos los actos litúrgicos a los que asistí llevado de la manito por mi comadre le pregunté si ella había visto a Evo, o al vicepresidente Alvarito García Linera, o al ministro de la Presidencia, señor Juan Ramón Quintana, o al Gobernador de La Paz, señor César Cocarico, respondiendo con seguridad mi pariente espiritual: “No están esos caballeritos y seguramente no vinieron a este acto piadoso porque ellos están resolviendo los graves problemas del Estado Plurinacional, Multicolor y Folclórico”.

Al saber de la ausencia de éstos y otros personajes gubernamentales, ella me propuso rezar por ellos al Dios del Amor y del Perdón, pero me hice el k’asa sabiendo que ellos son marxistas leninistas, lo cual equivale a decir ateos, y así se lo dije a mi comadre, quien todavía confunde a los marchistas con los marxistas.

Cuando le expliqué a mi pariente espiritual que el socialismo es materialista y ateo, como lo fueron Rusia y sus satélites, incluida Cuba, Macacha se agarró la cabeza y me invitó a rezar un Vía Crucis en mi parroquia de la Exaltación, en Obrajes, pidiendo por la conversión de Evo y sus principales colaboradores y arrodillados recorrimos las 14 Estaciones que recuerdan la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo. Al concluir esa piadosa devoción, ella no sintió el esfuerzo como mis cansados huesos de la rodilla, explicándome que ella tenía dos buenos “morokos” y yo contaba solamente con dos débiles y cansadas rótulas.

Después de la sacrificada devoción, ella me preguntó si nuestras oraciones podrían conseguir la conversión de nuestros gobernantes, manifestándole con sinceridad: no creo que ellos se convertirán a Dios en un tiempo muy breve, pero posiblemente levantarán su mirada a Dios cuando concluyan con el derroche de las Reservas del Banco Central de Bolivia, tarea en la que se encuentran empeñados.

Entonces ellos (los actuales gobernantes) volverán los ojos a Dios.

Lo único que dijo mi comadre Macacha fue: “que así sea per sécula seculorum, amén”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure