La Noticia de Perfil™ •

Yatiris en la Cumbre


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© Blog de Paulovich
Clic para agrandar y ver mas fotos
© by Paulovich



Domingo, 15 de Abril de 2012

Anoche me encontraba conversando sobre los graves conflictos que sacuden a nuestro país desde Achacachi hasta el TIPNIS y desde Tarija a Cobija, diciéndome mi interlocutora cochabambina:


pareciera que Bolivia sufre de paludismo y no alcanzo a comprender la sorprendente fraternidad actual entre los Ponchos Rojos de Achacachi y los marchistas benianos...”.
Iba a explicarle filosóficamente la unión de los extremos y dije a mi comadre Macacha que nuestro país es una taza de leche en comparación con Siria, pero ella cortó mi disertación:
claro que es una taza de leche, pero de leche hirviendo...”.
En ese momento sonó el teléfono.

- ¿Podría comunicarme con el señor Paulino Huanca?

- ¿De parte de quién...?

- Habla su amigo el yatiri Wayruru y llamo desde Cartagena de Indias (Colombia).

- ¡Querido amigo y colega, qué sorpresa más agradable! ¿Qué haces en esa ciudad tan hermosa?

- Estoy aquí desde el jueves “asesorando” a nuestro canciller David Choquehuanca junto a nuestros colegas Calimán y Titirico, quienes también te envían saludos.

- Gracias Wayruru, aunque te confieso que siento una negra envidieja porque yo también habría querido estar allí en esa hermosa ciudad colombiana a la que visité alguna vez. Cuéntame de tus actividades sin quebrar las leyes del secreto de Estado ni del sigilo diplomático.

- Lo haré porque eres mi amigo del alma y porque sé que tú me guardarás el secreto.

- Te juro que seré una tumba y no contaré a nadie tus palabras, ni siquiera a mi comadre Macacha que está escuchando nuestra conversación por mi otro aparato telefónico.

- Lo primero que hicimos fue visitar la suite presidencial del hotel donde hospedarían a nuestro presidente Evo para hacer allí una ofrenda a la Pachamama, ahuyentando a los malos espíritus; cuando llegó Evo nos agradeció, pues la habitación principal olía muy bien, no habían espíritus malos, ni teléfonos espías.

- ¡Qué fascinante labor! ¿y luego?

- Fuimos los yatiris al hotel donde sería hospedado el presidente Obama de los Estados Unidos para “kenchacharla” un poquito y para que no se cumplieran sus planes imperialistas sobre América Latina.

- ¡Fantástica labor patriótica!, colega Wayruru, ¿y luego?

- Después, por instigaciones de Calimán, salimos a divertirnos y le pedimos a un taxista que nos llevara a “indias” para alegrarnos un poco. El taxista no comprendió nuestro pedido y el tonto de Calimán preguntó al taxista por qué, entonces, la hermosa ciudad llevaba el nombre de Cartagena de Indias.

- ¡Qué metida de pata tan grosera!

- Reconozco que fue así, pero la culpa la tiene Calimán. Sin embargo te ruego, por favor, que guardes este secreto porque se podría enfadar nuestro canciller Choquehuanca, quien es famoso entre todos los cancilleres de América Latina por conocer los secretos afrodisíacos de nuestra papalisa.

1 comentario:

  1. Seria maravilloso que reanude la actividad en su blog.. Usted es un grande!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure