La Noticia de Perfil™ •

El boliviano loco



© by Paulovich



La Paz - Bolivia,viernes, 06 de agosto de 2010

Esta mañana desperté dando gritos de “¡Viva Bolivia, carajo!” y “¡Viva el 6 de agosto de 1825!”, y nadie me respondió. Ante el silencio, que yo interpreté como falta de patriotismo en mis vecinos de Obrajes, Calacoto y La Florida, no me quedó más remedio que saltar de mi lecho conyugal y bailar ante los retratos de Bolívar y de Sucre mi cueca preferida, cuya letra dice:

Viva mi patria Bolivia / una gran nación, / por ella doy mi vida, / también mi corazón.
Entre todos me volvieron a meter a mi lecho conyugal y descubrieron que yo dormía todas las noches con unas piedras curvilíneas de sexo femenino que pertenecieron al canciller David Choquehuanca y que le fueron robadas por sus asesores los yatiris Calimán y Titirico, quienes me las vendieron a buen precio y me dijeron:
“Estas piedras hembras lograrán que te integres en el nuevo Estado Plurinacional, Multicolor y Folclórico que antes se llamaba República de Bolivia”.
Cuando esperaba la llegada de mi psiquiatra de cabecera, el afamado doctor Marcelo de la Quintana, llegó muy asustada mi comadre Macacha, con quien deberíamos viajar a Sucre, capital de la República, para rendir nuestro homenaje a los Libertadores y a los insignes bolivianos que firmaron el Acta de la Independencia de Bolivia.

Mi comadre cochabambina acentuó mi dolencia cuando me contó que el Gobernador de Chuquisaca había declarado públicamente que los chuquisaqueños nada tenían que celebrar este 6 de agosto y que la verdadera fiesta patria la celebrarían el próximo 20 de enero, fecha en la que el señor Evo Morales asumió la Presidencia del Estado Plurinacional, ex República de Bolivia.

Al escuchar a Macacha me brotaron algunas lágrimas, pues me pareció que ya no tenía Patria y que ahora vivía en un Estado Plurinacional, Multicolor y Folclórico fundado por un sindicalista cocalero y un ex terrorista ilustrado que quieren llevar al nuevo Estado hacia el socialismo katarista.

Decidimos no ir a Sucre en protesta por las declaraciones del Gobernador chuquisaqueño de apellido Urquizu.

Macacha me juró cien veces que Bolivia existe aún y que hay millones de bolivianos que no nos sentimos desterrados en nuestra misma Patria y que deberíamos viajar a Santa Cruz para celebrar el 6 de agosto para ver flamear nuestra bandera tricolor junto a la wiphala aymara, reconocida en la Constitución chuta que fue aprobada entre gallos y medianoche.

Entonces le dije que la wiphala ya había flameado en Flandes enarbolada por los Tercios españoles, pero la buena cochabambina atribuyó mis palabras a mi insanía mental y a mi desafecto por el socialismo katarista.

Sin embargo, izamos mi bandera tricolor junto a la bandera de España, patria de mi esposa y del Campeón mundial de Fútbol. Antes de dormir por efecto de algunos sedantes, volví a gritar con ese vozarrón que Dios me ha dado: “¡Viva Bolivia, carajo!”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure