La Noticia de Perfil™ •

Espías hasta en la sopa



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 22 de agosto de 2010

Un proyecto de ley que seguramente será aprobado en menos de lo que canta un gallo porque está apadrinado por el Vicepresidente García Linera crea una institución que estará por encima de todos los Poderes: Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral, y también sobre las Fuerzas Armadas y la Policía, vigilando y controlando a todo bicho viviente en el país. O sea que tendremos espías hasta en la sopa.

Se llamará Control Social para diferenciarse del tristemente célebre Control Político que funcionó durante el gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) en su primera época.

¿Dónde nos enteramos de esta maravillosa entidad tal vez nacida en el cerebro extraordinario de ese empedernido lector que es Álvaro? Sólo en el naiclú “Malena”, donde delibera la intelectualidad alteña, los brujos más influyentes, como Calimán y Titirico, y algunos asesores del alcalde alteño, señor Patana.

El proyecto de ley que crea el Control Social como máxima entidad que vigilará al presidente Evo, al vice Álvaro, a los ministros de Estado, a los legisladores y a los militares y policías, y a casi todos los ciudadanos bolivianos, ya se debatía y celebraba en el “Malena” bajo la dirección de los yatiris, que se atribuyeron su paternidad. Calimán nos explicaba: “Hace falta el Control Social para controlarnos entre todos y no permitir desviaciones ideológicas y desviaciones de dineros que van a los bolsillos de compañeros corruptos; porque si nos miramos entre todos, nadie se atreverá a meter la mano en la lata”.

Otro intelectual propuso que el Control Social también funcione en clubes nocturnos, karaokes, bares y cantinas, chicherías, salas de baile, lenocinios y alojamientos y moteles para controlar tales establecimientos anotándonos los unos a los otros para hacer los seguimientos correspondientes, moción que nos hizo ver los riesgos que sufriríamos muchos ciudadanos casi honestos que nada tenemos que ver con organismos estatales.

Un conocido abogado nos hizo ver que el Control Social perjudicará el funcionamiento del aparato estatal, pues todos los asuntos que se tramitan en los ministerios y reparticiones públicas sufrirían grandes demoras, pues cada funcionario se sentiría espiado por un agente vecino y éste, a su vez, sospecharía de sus compañeros pensando muchas veces antes de resolver cualquier asunto. Seguí conociendo opiniones acerca del Control Social sin convencerme tal proyecto de ley que, en caso de ser aprobado, nos llevaría a un Estado policiaco y totalitario donde todos los ciudadanos nos sentiríamos vigilados y espiados y denunciados, para luego ser encarcelados, deportados o metidos a cámaras de gas, como sucedió en algunos países nazíferos y gasíferos como el nuestro.

Sin embargo, la Ley del Control Social comenzó a tomar fuerza en Achocalla y eligieron a sus jefes, que encabeza Clemente Gutiérrez. Y como me siento espiado por el Control Social, trataré de defenderme como pueda y en casos de fuerza mayor llamaré a mi comadre Macacha para que ella sea “mi control social”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure