La Noticia de Perfil™ •

Turismo de alto riesgo



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, sábado, 14 de agosto de 2010

En los días pasados, el cónsul de Francia, señor Frederic Laurent, consiguió evacuar de la convulsionada ciudad de Potosí a 14 turistas de diversas nacionalidades que visitaban la Villa de Carlos V, designada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, brazo cultural de las Naciones Unidas, y que fueron sorprendidos por los últimos sucesos que son de conocimiento público.

Esa noche me encontraba casualmente en la ciudad de El Alto debatiendo en el salón cultural del naiclú “Malena” con mis amigos de la intelectualidad alteña acerca de las posibilidades turísticas de nuestro Estado Plurinacional, Multicolor y Folclórico, antes República de Bolivia, sobre todo en esta época en la cual muchas regiones ofrecen grandes atractivos a los viajeros procedentes de países desarrollados como Francia, Alemania, Estados Unidos, Inglaterra, España e Israel, sin tomar en cuenta a los viajeros de Cuba, Venezuela y Nicaragua, que son nuestros competidores en materia de turismo emocionante.

Intervino en el debate el notable yatiri alteño Calimán para sugerir a nuestras autoridades turísticas nacionales promover a la ciudad de El Alto como otra ciudad para el turismo de riesgo, muy propicia para viajeros que buscan emociones fuertes, pues en la ciudad alteña la vida corre peligro a cada instante y no puedes recurrir a la Policía porque no los encuentras, y si hallas a alguno resulta que no es policía, sino un malhechor disfrazado que te saca la huanana. Los turistas arriesgados y valientes gozarían de muchas emociones si se publicitara a El Alto como centro turístico. También intervino en el debate una señora rubia nacida en Tiwanaku con el pelo negro, que cambió de color sólo exponiendo su blonda cabellera a los rayos del sol que tomaba en el dintel de la Puerta del Sol. Imagínense ustedes —nos decía— la cantidad de morenas y negras extranjeras que visitarían Tiwanaku en vez de estar ofreciendo monolitos y otras piedras ruinosas en el templete de Kalasasaya.

También habló el yatiri Titirico para promocionar a la zona en conflicto entre Potosí y Oruro, aquella de Coroma y Quillacas, como meta turística para los viajeros europeos, correspondiendo a nuestras autoridades organizar luchas ficticias entre potosinos y orureños publicitadas previamente en el extranjero, pudiendo los visitantes espectar esos combates pactados desde unos cerros vecinos donde existe uranio, recurso mineral apetecido por muchas potencias extranjeras.

Al final del debate, alguien propuso enviar una carta a cada uno de los turistas que lograron salir de Potosí expresando las disculpas de las autoridades potosinas por los malos momentos que pasaron en esa ciudad, de los cuales el pueblo potosino no es el culpable, sino las autoridades nacionales que no solucionaron hace mucho tiempo los problemas de esa región, ofreciéndoles otros centros turísticos en Bolivia, igualmente emocionantes, atrasados y pobres, que son muchos en nuestra variada y amplia geografía. Vengan turistas, Bolivia es un hermoso y typical país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure