La Noticia de Perfil™ •

Urkupiña en Alemania



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, martes, 10 de agosto de 2010

Al ingresar a la semana urkupiñana, recibí una llamada telefónica desde Berlín, Alemania, donde una de mis tías me dio noticias acerca de la celebración de la fiesta en honor de la Virgen de Urkupiña no sólo en la capital de Alemania, sino en Frankfurt au Maine, Dusseldorf, Manchen (Bavaria) y Hamburgo a orillas del lago Alster.

— Comuníqueme por favog, con mi sobrino Paulino Huanca, a quien cuando era jovencito llamábamos von Paulus pogque ega gubiecito y simpático.

— Hablas con él, tía Clotilde von Karajan Quiroga, a quien respetuosa y cariñosamente llamamos “la tía del Karajo”.

— ¿Cómo estás, queguido sobrino? Estuve pensando mucho en ti dugante nuestras fechas patrias, cuéntame qué hiciste esos días. ¿Chupagte mucho como hacemos la mayor pagte de los bolivianos estando en Bolivia o fuega de Bolivia..?

— No, tía Clotilde, porque no recibí la remesa que mi esposa prometió mandarme desde España y porque en nuestro país ya no hay garantías para el trabajador que chupa.

— ¡Cómo vas a decig eso, von Paulus: Si en esta banda y en Cochabamba, la alegría es la que manda, palomitay.

— Ya no es así, tía von Karajan. La otra mañana han encontrado al senador apellidado Surco, conduciendo borracho su vagoneta y vieras el lío que se armó. El Senador tuvo que pedir licencia del Senado por quince días, demorándose 15 años la Revolución de Bolivia. Es por eso que te digo que en Bolivia no hay garantías para el trabajador que chupa.

— ¡Que bagbaguidad, sobrino von Paulus! ¿Qué hiciste dugante las fiestas patrias?

— Quise ir a Potosí, solidarizándome con mis amigos potosinos, pero mi comadre Macacha me llevó a Santa Cruz porque allí se reunió la Asamblea Legislativa por el nacimiento de nuestra patria Bolivia.

— ¿Y qué viste en Santa Cruz, sobrino von Paulus?

— Nada importante, tía von Karajan Quiroga, aunque me di cuenta de que subieron mucho los precios de los pollos y de los productos avícolas, pues un ama de casa le regaló dos huevos de gallina al Gobernador de Santa Cruz.

— ¡Qué buena esa señoga! Yo te cuento que la fiesta de Ugkupiña la celebraguemos en Berlín, Franfurt del Maine, Dusseldorf, Müchen y otras ciudades alemanas como Hambuggo.

— ¿Y qué han preparado los cochabambinos que viven en Alemania?

— Habrá una procesión con la imagen de la Virgen y luego bailaguemos pog las calles como si estuviésemos en Quillacollo.

— ¿No quisieras que te mande chicha y unos mil kilos de chicharrón quillacolleño?

— Gracias, sobrino von Paulus, pego las autoguidades sanitaguias son muy estrictas y no dejan entrar alimentos prepagados en Quillacollo. Lo que podrías mandagme pog avión sería una faldita muy cogta pogque debo bailag como china en la moguenada de Berlín.

— Te mandaré la más corta que encuentre. Aufidesen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure