La Noticia de Perfil™ •

Abandoné la cumbre climática



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Jueves, 22 de abril de 2010

Cuando me encontraba muy feliz en Cochabamba asistiendo a la cumbre climática, mi comadre Macacha que es muy inteligente, me dijo en la oreja: “Me parece que todo esto que vemos no es más que el espectáculo más grande del mundo para llamarnos a luchar contra el capitalismo y para imponer en nuestra patria un socialismo katarista”, palabras que me asombraron y no pude entenderlas en su integridad y en su profundidad.

Mientras rebotaba de chola en chola pues las había de todos los colores en un algo que parecía un congreso mundial de aborígenes de todo el mundo, iba de Tiquipaya a Cochabamba y de Cochabamba a Tiquipaya vi a unos pocos delegados nacionales y extranjeros intercambiando discursos y documentos ya preparados con anterioridad para adherirse a los viejos conceptos contra de los constructores de cultura y la civilización occidental representados por los países desarrollados de América del Norte, Europa, Asia y también algunos países africanos donde viven felices millares de cochabambinos que emigraron en los últimos 50 años.

Hubo caos y desorganización, y hasta falta de consideración con centenares de delegados, para no hablar de miles, que tuvieron por alojamiento salas comunes provistas sólo de un colchón para dormir unas horas durante la noche, a quienes se repartía comida durante el día sólo por una vez. Macacha me dijo: “Me daría vergüenza decir a esa pobre gente extranjera y boliviana que yo era la anfitriona y ellos los invitados”.

Yo quise echarle la culpa de todo al canciller Choquehuanca, pero mi comadre me dijo que todo fue culpa del entusiasmo anticlimático. Cuando la multitud adoctrinada no dejó escuchar el mensaje que envió el Secretario General de las NNUU a la Cumbre que se puso a leer la enviada del organismo mundial y todos empezaron a silbar, mi comadre se puso roja de rabia y me dijo “vámonos”, tomándome de un brazo, pero era imposible salir porque estábamos rodeados de fanáticos por todas partes. Estábamos en la apoteosis de la barbarie.

Sobre todo cuando escuché de labios de nuestro presidente Evo que sólo había calvos en los países capitalistas y que los indígenas (todos somos indígenas) teníamos abundante cabellera como él (mostrándola a los 20.000 delegados) y que la Coca-Cola servía en Bolivia para limpiar desagües mientras que la chicha nos proporcionaba buena salud. También nos instó a no utilizar platos de plástico u otros materiales sino platos de barro y utensilios de barro porque cuando éstos se quiebran vuelven a la tierra de donde proceden.

Cuando claramente se nos dijo que el capitalismo es el sistema que causa todos los males del mundo contemporáneo, Macacha, que es una cholita prestamista, honrada, buena y generosa, salió del escenario de la Cumbre Climática como pudo, sacándome con ella luego de haber asistido a un gigantesco espectáculo político del Socialismo Katarista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure