La Noticia de Perfil™ •

La Cumbre multitudinaria



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Martes, 20 de abril de 2010

Veinte mil delegados debidamente acreditados estaremos reunidos a partir de hoy en Cochabamba, municipio de Tiquipaya, para debatir y solucionar los graves problemas que afectan al planeta Tierra y que derivan del calentamiento de la corteza terrestre producido por efecto del desarrollo industrial del mundo.

Al llegar a la ciudad del Rocha River procuré conseguir mi credencial de Periodista, solicitud que me fue negada por haber presentado una fotografía en compañía de mi comadre Macacha, pues era la única que tenía disponible; felizmente mis amigos los yatiris Calimán y Titirico, que tienen vara alta en el Gobierno, me acreditaron como aprendiz de brujo y recibí mi acreditación como Delegado Oficial ante la Cumbre de Tiquipaya. Solucionado ese asunto principal, mi comadre y yo sentimos hambre, al igual que todos los viajeros que llegan a la capital del valle, y nos lanzamos en busca de un sitio idóneo para el buen yantar.

Entramos al Palacio del Sillpanchu y pedimos dos silpanchos mostrando nuestras credenciales de delegados a la Cumbre de Tiquipaya. Grande fue nuestra decepción cuando el mozo nos dijo que por disposición del canciller Choquehuanca sólo podrían servir “medios platos” en vista del número de delegados que llegarían y que ascendía a 20.000, y que así alcanzaría la comida para todos. Quise protestar contra el canciller Choquehuanca, pero mi comadre me convenció de que era una medida previsora. De todas maneras, la ración del medio sillpanchu nos satisfizo y nos lanzamos en pos de alojamiento.

El Hotel Cochabamba nos negó posada porque estaba completamente reservado para los cuatro presidentes que llegarían con sus séquitos y personal de seguridad, pues cada uno vendría protegido por medio batallón de soldados, especialmente el Presidente de Venezuela y los vicepresidentes de Cuba e Irán. El Hotel Regina estaba también abarrotado y la falta de camas en los establecimientos hoteleros y de hospedaje era patética. Volvimos a la oficina de Organización de la Cumbre y no encontramos respuesta a nuestros requerimientos, decidiendo hospedarnos en un alojamiento de la calle Aroma que, a pesar de su nombre, olía mal. Todo sea por limpiar a la Tierra de los gases tóxicos que emanan “de las chimeneas industriales de los países capitalistas”.

En la oficina de la Cumbre nos enteramos de que la Asociación de Cortesanas y Damas de Compañía de Cochabamba, ante el déficit de camas en esta ciudad con motivo de la Cumbre Planetaria, había ofrecido las camas de sus establecimientos laborales, pero sólo en horas del día, no así de la noche, pues ellas trabajan en horarios nocturnos. Mi comadre Macacha comentó de la siguiente manera: “Me parece muy noble el gesto de esas mujeres”.

Así que somos 20.000 los delegados acreditados, menos mal que no somos más gracias a la erupción de un volcán en Islandia cuyas cenizas cerraron por muchos días los aeropuertos. Mañana comentaremos la inauguración a cargo de nuestro Presidente planetario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure