La Noticia de Perfil™ •

Audaz robo a la Policía



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, Viernes, 9 de abril de 2010

La vida en Bolivia es amena y no faltan motivos para sonreír, como por ejemplo enterarte por la prensa de que se produjo un cuantioso robo en una importante repartición policial de la cual los cacos se llevaron la friolera de 50.000 dólares y algunas armas que se encontraban allí depositadas.

Como poseo afición detectivesca y leí en mi juventud algunas novelas policiales, este caso me interesó y se lo conté a mi comadre Macacha, quien también posee alguna intuición policial, como la tienen muchas mujeres, y fue ella quien me dijo:

“Nos encargaremos de la investigación de este hecho y si damos con el autor o los autores del robo, cobramos una recompensa del 15 por ciento, que ahora está de moda”.
En el camino al lugar del hecho nos compramos dos lupas de regular potencia para observar las huellas digitales que seguramente existirían en muebles y utensilios de la repartición policial donde habían sido depositados los 50.000 dólares y las armas que habían sido utilizadas en el crimen perpetrado contra el empresario tarijeño Jorge O"Connor D"Arlach cuando se aprestaba a entregar una coima al presidente de YPFB, señor Santos Ramírez.

En el trayecto, mi comadre Macacha me comentó sarcásticamente que este robo a la Policía se produjo a los pocos días de haber sido promulgada la Ley Anticorrupción por el presidente Evo Morales y, riendo jacarandosamente —como hacen las cholitas felices— dijo:

“La corrupción no desaparecerá con una ley, pues está metida en el alma de mucha gente: políticos, delincuentes y policías...”
Cuando llegamos al escenario del robo, un guardia policial nos cerró el ingreso y nos dijo:
“Está prohibida la ‘dentrada’ a este lugar por órdenes superiores”.
Le explicamos que somos investigadores privados interesados en esclarecer el robo perpetrado a la misma Policía, pero de nada valieron nuestras palabras. Al ver fracasada nuestra misión particular, Macacha puso en manos del guardia un billete de 20 bolivianos y la autoridad nos dijo: “Pasen nomás, señores detectives, pero no se ‘choreen’ nada de la oficina”. Pasamos al interior y Macacha comenzó a captar huellas digitales que seguramente dejaron los autores del robo.

En mi cuaderno destinado a este hecho comencé a anotar: Fecha del robo: domingo 4 de abril, día de las elecciones departamentales y municipales. Hora del robo: posiblemente entre las 8 de la mañana y 4 de la tarde. Conclusión: el autor o autores del robo de 50 mil dólares y armas depositadas no podrían ser votantes afiliados a la oposición porque éstos se encontraban ocupados en robar el triunfo electoral a los políticos del oficialismo.

Después de cinco horas de investigaciones, mi comadre Macacha me dijo: “Tengo el t’inkaso de que el choro de los 50.000 dólares pertenece a la Policía”. Yo que soy más cauto le dije: “Esperemos el resultado de las huellas digitales que imprimimos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure