La Noticia de Perfil™ •

¡Agarrarse contrabandistas!



© by Paulovich



Bolivia,miércoles, 07 de julio de 2010

El titular completo de esta crónica debería decir:

“¡Agarrarse contrabandistas que aquí vienen las Fuerzas Armadas del Estado Plurinacional Multicolor y Folclórico de Bolivia!”
y deberían ser dichas por la señora Marlene Ardaya, presidenta de la Aduana Nacional, luego de la declaratoria de guerra que formuló el presidente Evo contra los que viven de esa actividad ilícita.


Lo primero que hice al saber que las FFAA de la Nación serán utilizadas en esta guerra de verdad fue temblar como lo hace un buen combatiente que prefiere luchar en primera línea y no emboscarse en las ciudades con cualquier pretexto aduciendo vejez prematura o la crianza de wawas inexistentes. Impelido por mi reconocido valor, grité, golpeándome el pecho con las manos: “Yo quiero ir a luchar en las fronteras!”. Ese momento llegó mi comadre Macacha, quien, luego de elogiar mi peludo tórax, me preguntó qué había sucedido.


Le conté lo que había sucedido, las palabras del Jefe de Estado anunciando la guerra contra los contrabandistas en la que intervendrían la Policía y las FFAA, aconsejándome la cochabambina que me tranquilizara y que en esta guerra ella me protegería, como se había comprometido cuando viajaba a España mi esposa y comadre suya.


Analizamos la situación militar colocando varios mapas de nuestro país sobre la mesa del comedor para ir marcando las posibles zonas de guerra en las extensas fronteras que tenemos con Brasil, Argentina, Paraguay, Chile y Perú. Todas reunidas sumaban miles y miles de kilómetros donde supuestamente tendríamos que marchar para combatir a los contrabandistas y ni un genial estratega como Napoleón habría podido salir victorioso en frentes tan separados y tan distintos.


Concluido el estudio de los posibles campos de batalla, Macacha me dijo: “La situación está jodido, perdón, fregado, perdón, kodac”.


Luego analizamos el número de combatientes con los que cuenta cada uno de los bandos en guerra. Macacha me preguntó por el número de combatientes del lado de la Policía y de las FFAA, le respondí que eso era top secret, pero que los contrabandistas eran unos 500 mil, no siendo raro que por el incremento en el desempleo podrían llegar a 600 mil, sin contar con sus aliados compradores que llenan la calle Uyustus y otros centros en La Paz y en todas las ciudades y pueblos importantes del país, con los cuales podrían pasar de un millón de efectivos o más.


Llegó el momento de las decisiones y mi comadre Macacha me preguntó en cuál de los bandos nos alistaríamos, ¿en el de los contrabandistas o en los contra contrabandistas...? Como conservo la cabeza fría, cual buen descendiente de cochabambinos, dije a mi comadre:
“Siempre es preferible alistarse en un ejército vencedor y es por ello que debemos enrolarnos al lado de los contrabandistas, porque alguna vez hicimos contrabandos pequeñitos y ellos nos son más simpáticos que las fuerzas represoras de la Policía y el Ejército”.

Macacha me dijo: “No soy enemiga de las fuerzas del orden, pero soy más amiga de los contrabandistas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure