La Noticia de Perfil™ •

La sonrisa congelada



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, martes, 20 de julio de 2010

El último fin de semana apareció en mi casa mi comadre Macacha, a quien me pareció ver más gorda que de costumbre, y así se lo dije en forma delicada y respetuosa, respondiendo la cochabambina con el desparpajo que la caracteriza:

“No estoy más gorda, sino que me he puesto cuatro polleras más, una mank’ancha adicional y dos camisetas de lana…”.
Iba a describirle mi vestimenta invernal comenzando por mis calzoncillos de manga larga que utilizo para bailar la Diablada pero mi comadre me pidió que no lo hiciera porque ella es muy pudorosa, aunque mi único afán era comparar la calidad de las lanas que vestíamos.

Cuando le solicité que me diera una frotadita en mis t’usos extensiva a todo el cuerpo, mi comadre me dijo que no había traído con ella las pomadas necesarias y que sólo posee la Bartola, una negra de Yungas que oficia de curandera y profesora del baile llamado saya–afroboliviana y a quien posiblemente encontraríamos en El Alto, en le naiclú Malena.

Así abrigados nos dirigimos a la ciudad de El Alto, no importándonos temperaturas más frías aún porque ningún frío podría impedir mi cumplimiento del deber, pues yo debería continuar con mis clases de tango a mis alumnas, las señoras y señoritas de la sociedad alteña.

Allí llegamos montados en un minibús donde el glorioso contubernio con el pueblo te hace olvidar las frías temperaturas debido a la yuxtaposición obligatoria de todos los pasajeros.

Impartí mis clases de tango mientras mi comadre se dedicaba a conversar con la negra Bartola, originaria de Coripata. Después de mis clases ingresé al salón principal del naiclú Malena donde el elenco estable del local ofrecería un “ estriptís al revés”, o sea que las bailarinas salían “en pepas” y procedían a vestirse en público hasta quedar completamente cubiertas y abrigadas para resistir la ola de frío que nos azota.

Para calentarnos, los yatiris nos contaron que los miembros de la Asamblea Legislativa del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico se hallaban aprobando a cien artículos por hora la Ley Marco de Autonomías y que muchos de ellos (los dos tercios) quedaron con las manos congeladas porque cada minuto debían levantarlas para aprobar por órdenes superiores.

La novedad de la noche fue el “estriptís al revés”, cuando las bailarinas aparecieron calanchas y comenzaron a vestirse graciosa y apresuradamente comenzando con unos calzones largos de lana (parecidos a los míos y a los que utilizaban el Libertador Simón Bolívar de acuerdo con la moda de ese tiempo), luego se calzaban unas medias, después camisetas de lana y chompas de graciosos modelos, hasta concluir con finas bufandas y ch’ullus de lana de fabricación originaria y con colores de la wiphala.

Concluido el espectáculo, todos cantamos el Himno a La Paz con letra apropiada al momento y que decía: La Paz que en este día con nieves que engalana, con nieves con las que ufana recuerdan al polo Sur…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure