La Noticia de Perfil™ •

Alimentos para la crisis



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 22 de julio de 2010

Mientras me t'ayachaba en mi cama y me abrazaba a una piedra hembra que me vendió un yatiri jurándome que pertenecía a la colección de piedras hembras que posee el canciller de la República, David Choquehuanca, recibí una llamada telefónica desde Estocolmo (Suecia), donde vive hace muchos años mi tía cochabambina Restituta viuda de Batistuta, noble viuda de un guerrero.

—Querido y recordado sobrino, hablas con tu tía Resty, la que vive en Estocolmo...

—Virtuosísima tía Restituta, qué gusto escuchar tu voz angelical que me llega desde Escandinavia.

—Aquí estamos en pleno verano lamentando los fríos que hoy castigan a los bolivianos todos, hasta a los cruceños y benianos, a mis paisanos cochabambinos, a los chaqueños, chuquisaqueños y tarijeños, para no hablarte de los potosinos y orureños.

—Así es, tía Restituta, es tal el frío en La Paz, que hasta mis tibias están heladas y también mis peronés.

—¡Pobre sobrino mío!, ¿cómo estás combatiendo el frío que te llegó desde el Polo Sur?

—Con una negra de Yungas que se llama Bartola y nació en Coripata, y es curandera especializada en viejos friolentos y reumáticos.

—¿Es que no sientes prejuicios raciales?

—Hay médicos y curanderos negros que son muy sabios, pero más sabias son las mujeres negras, como la Bartola.

—Está bien, sobrino, acabo de enterarme por la televisión sueca que el frío que azota a Bolivia ha quemado los cultivos, ha matado a miles de pollitos y también a muchas vacas y corderos ¿Es verdad la noticia?

—Acabo de saberlo, tía pudorosa, y me han dicho que dentro de poco tiempo sólo tendremos chuño para alimentarnos, porque éste es el mejor clima para que los aymaras pisen la papa y la conviertan en chuño.

—¡Qué cochinada! Yo no sabía que el chuño era pisado por los pies de los aymaras, también por los quechuas, porque éstos habitan repartidos por varias regiones del país y no tienen un territorio exclusivo y demarcado.

—Así es tiitay, pero así es Bolivia y así somos los bolivianos, ya ves que cuando timbró mi teléfono yo estaba abrazado a una piedra hembra guapísima robada de la colección de piedras hembras del canciller de Bolivia, el señor Choquehuanca.

—Yo te aseguro que no pasarás hambre en los meses venideros, sobrino Paolino, porque yo te mandaré nabos desde Suecia porque mi empresa “Nabos Escandinavos” sigue produciendo muy bien y como en mi casa no me faltan nabos, mandaré algunas toneladas a Bolivia, pues creo que los nabos son más nutritivos que el chuño.

—Gracias tía Restituta, gracias por tus próximos envíos de nabos escandinavos, creo que nos servirán aquí, porque me parece que hay muchísimas espaldas de bolivianos donde se pueden plantar nabos, como la última ley promulgada sobre las autonomías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure