La Noticia de Perfil™ •

Autos “chutos” y ropa usada


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 2 de junio de 2011

Nunca quise revelar a mis parientes que viven en Europa que tengo un auto “chuto” que circula en La Paz hace diez años con placas clonadas funcionando como taxi y que siempre voy vestido con ropa norteamericana que antes fue usada por algún gringo de estatura breve, pero la indiscreción de nuestros legisladores que aprobaron una ley amnistiando a los contrabandistas hizo que tuviera que confesarles mis pequeñas miserias a las que me condujo mi pobreza.

—Buenas noches, gutentag, habla la tía Clotilde von Karajan Quiroga. Quisiega hablag con mi pobrecito sobrino Von Paulus que ahoga se hace llamag Paulino Huanca.

—Está hablando con una chola que es su comadre y ha dado órdenes de que no se lo interrumpa.

—Pog favog, llámalo nomás, dile que le llama su tía teutona.

—¡Querida tía Clotilde! ¡Siento mucha alegría al escuchar tu voz germánica y poderosa!

—He sabido, sobrino, pog la televisión eugopea que los legisladogues de nuestro país han decidido amnistiag a los contrabandistas de automóviles y que también lo hagán con los contrabandistas de gopa usada. ¿Así de grave es la situación boliviana…?

—Eso lo han decidido, tía, para favorecer a los ayllus que han resuelto cambiar las llamas por autos “chutos” y la ropa autóctona que vestían por prendas norteamericanas usadas que también son contrabandeadas.

—Cuánta tristeza siento pog la pobreza de nuestra gente; menos mal que tú egues periodista y no sufres tal pobreza.

—Te equivocas, tía Clotilde, porque yo también tengo hace diez años un auto contrabandeado que funciona como taxi en La Paz y me rinde algunos pesos cada día, que ayudan a mantener a mi familia y también a mí, que soy muy gustoso y derrochador.

—Bueno, eso no impogta, sobrino, pogque me paguece que en Bolivia no es delito seg contrabandista y que lo hacen muchas pegsonas de buena familia, como nosotros que somos gente venida a menos.

—Así es, tía Clotilde, y como dice un tango famoso, los inmorales nos han igualao y a nadie le importa si naciste honrao…

—¿Y cómo andas de ropa, sobrino…? Pogque antes te vestías en “Romec Hegmanos” y en “Reyes Calvo” y en Muguillo Bros.

—No, tía Clotilde, esos tiempos pasaron. Ahora adquiero mi vestimenta en la Feria 16 de Julio de El Alto, donde puedo comprar ropa norteamericana, pero de segunda mano, de la famosa marca Usadi, que no es de ninguna agencia del Gobierno norteamericano, sino que es “usadi”, usadita.

—¡Pobre sobrino mío, con auto “chuto” que trabaja de taxi en La Paz y con ropa de second hand! Pero me imagino que no harás lo mismo con tu ropa interiog…

—Al principio de mi pobreza sentía un poco de asquito, pero cuando escuché que el actual Gobierno nos había devuelto la dignidad, desaparecieron mis escrúpulos.

—¡Bien tigao, sobrino Paulino! Y que sigan amnistiando a los autos de contrabando y también a la gopa usada, que paga eso somos pobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure