La Noticia de Perfil™ •

La cultura en retro


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 26 de junio de 2011

No repuestos de tales emociones, recibimos una invitación del Ateneo Pericles de selectos pensadores greco–cochabambinos dirigidos por Aristóteles Giorgiadis Quiroga, comunicándonos la realización de un foro–debate con el título de “Atahuallpa ha muerto, ¿quién vive ahora…?”, que emocionó a mi protectora number one, la señora Margarita viuda de Racacha, más conocida como la señora Macacha, de profesión prestamista al por menor.

Mi pariente espiritual se mostró desconcertada al saber que los sabios cochabambinos nos ilustrarían mejor que nadies acerca de un viaje en retro al plácido mundo del Tawantinsuyo, donde imperaba un socialismo plagiado muchos siglos después por tipos como Marx, Engels, Lenín, Trotsky y Stalin, quienes no soñaron tener un seguidor tan inteligente como Álvaro García Linera.

Dije que Macacha estaba desconcertada al iniciar un viaje en retro a Cochabamba en mi motocicleta Harley Davidson cuya caja de cambios no tiene retro. Sin embargo de esa duda metafísica, llegamos, dirigiéndonos ansiosos al Bar Comercio, cuyos habituales clientes son las personas más inquietas e inteligentes de Cochabamba y todas sus provincias.

A manera de saludo, Aristóteles Giorgiadis Quiroga dijo al vernos ingresar en el Bar Comercio: “He aquí un periodista de sangre cochabambina que estudió periodismo en España, vivió algunos años cerca de la Sorbona en París, ascendió en Grecia hasta el Partenón, y sin embargo estuvo hace unos días en Tiwanaku para recibir los primeros rayos del sol en el amanecer del primer día del año 5519. Viene acompañado de una paisana nuestra que protege al periodista y le conduce en motocicleta por los caminos del mundo.

Hubo algunos aplausos para mí, mientras los pensadores greco-cochabambinos se preguntaban: “¿Y quién es esa chola tan macanuda que acompaña al periodista…?”.

Varios oradores intervinieron en el foro-debate y coincidieron en que nuestros gobernantes están empeñados en retroceder las agujas del reloj de la Historia y nos llevan a adorar al dios Inti, pidiéndole energía cósmica cuando sabemos que el sol produce el cáncer de piel. Un quillacolleño ilustrado comunicó que él había visto por televisión cómo hombres del siglo XXI inmolaban llamas y vicuñas, ofreciendo al dios Inti los corazones de estos animalitos, como si viviéramos en tiempos del incario.

Un pensador tarateño reveló que en el diálogo entre Ollanta y Evo no se había tratado acerca de la nueva Confederación Perú–Boliviana, y que él había escuchado que uno de los dos gritó: “Atahuallpa ha muerto, ¿quién vive ahora…?”, sin poder precisar cuál de los dos dio la respuesta.

Un orador capinoteño nos pidió luchar para no volver a las épocas del incario, recordándonos que América fue descubierta en 1492 después de Cristo y la Divina Comedia ya había sido escrita por Dante.

Fue una sesión muy ilustrativa que concluyó con mueras al dios Inti y vítores a Laboratorios Inti.

No cabe duda de que en días pasados vivimos intensamente la insólita experiencia de haber realizado un viaje en retro a los tiempos del incario, cuando nuestros antepasados adoraban al dios Sol, al igual que otros hombres primitivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure