La Noticia de Perfil™ •

Importante visita iraní


ALFONSO PRUDENCIO CLAURE Paulovich
© LOS TIEMPOS / Cochabamba, Bolivia
Clic para agrandar
© by Paulovich



La Paz - Bolivia, sábado, 4 de junio de 2011

No siempre es beneficioso para un periodista encerrarse en un círculo cultural y folclórico, como lo hago yo en el “Malena”, donde transcurren algunas de mis noches rodeado de intelectuales alteños que consideran a nuestro Vicepresidente un Robespierre cochabambino, o un Danton, o un Mirabeau que actualmente da conferencias en España dejando boquiabiertos a los socialistas españoles que acaban de ser derrotados electoralmente.

Mientras eso sucede, no me enteré de que se hallaba en nuestro país invitado oficialmente nada más ni nada menos que el ministro de Defensa de la República Islámica de Irán, señor Ahmad Vahidi, quien compartió muchos momentos con nuestro presidente Evo y la ministra de Defensa, la señora Chacón, quien aparenta que no matara una mosca y parece ser flytox.

Lo terrible del caso es que para los que hablaron con él y le agasajaron, Ahmad (Ahmadito para sus íntimos) había sido un terrorista conocido y perseguido por la Interpol y a quien acusan de haber intervenido en un famoso hecho terrorista ocurrido en Buenos Aires en 1994 donde murieron 85 personas que se hallaban en un Centro Judío.

Lo cierto es que Argentina protestó seriamente por la presencia oficial en Bolivia del célebre terrorista ascendido a Ministro de Defensa de Irán, un país muy querido por nuestro actual Gobierno por haber construido un hospital en El Alto donde las enfermeras tienen que vestir como musulmanas cubriendo sus cuerpos y sus caras con siete velos.

Comencé esta crónica lamentando el hecho de no haberme enterado oportunamente de la llegada del famoso terrorista iraní porque le habría ido a visitar a Santa Cruz en compañía —claro está— de mi comadre Macacha vestida de cholita cochabambina, aunque con su carita cubierta por un largo velo y, haciéndome el tonto (algo que no es difícil para mí), le habría pedido disculpas por la ausencia de nuestro vicepresidente García Linera, quien se encuentra en España dictando conferencias a los socialistas españoles.

Mi benefactora y protectora oficial, que es mucho más “fregada” que yo, me manifestó que si ella hubiera tenido la oportunidad de conversar con un hombre tan importante como el Ministro de Defensa de Irán, le habría hablado al personaje de la reciente advertencia que recibimos del Ministro de Defensa chileno cuando nos dijo que las Fuerzas Armadas de Chile harían respetar el tratado de paz con Bolivia suscrito en 1904 y que si él —Ahmad— amaba tanto a los bolivianos y al presidente Evo en especial, nada le costaría regalarnos unos cuantos misiles nucleares para defendernos de cualquier invasión extranjera y que Bolivia continuaría enviándoles uranio para que ellos pudieran enriquecerlo.

Las palabras de Macacha me horrorizaron, y dije a mi comadre que fue una buena suerte el que no supiéramos a tiempo de la llegada de Ahmad Vahidi, ministro de Defensa de Irán, afamado terrorista y buen amigo de nuestro presidente Evo y del pueblo boliviano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure