La Noticia de Perfil™ •

Bailando hasta el Piraí



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 19 de septiembre de 2010

Con legítimo orgullo mostré a mis amigos alteños las invitaciones que recibí de la Feria Exposición de Santa Cruz, de mi amigo Cato Soruco y Manfredo Kempff, de mis tías Laurita Limpias y Piedades Pecatamundi para asistir a la Expocruz 2010 y todos se quedaron “callarus” y envidiosos, manifestando alguna dama alteña que “ella no había sido invitada y que era muy delicada de esa parte”, sin darnos oportunidad para preguntarle de qué parte era tan delicada, quedando sobrentendido que sólo se trataba de una expresión muy utilizada por un amplio sector de nuestra población mestiza.

Quien se manifestó entusiasta para viajar a Santa Cruz de inmediato para acompañarme fue mi comadre Macacha, quien me dijo: “Yo le he jurado a su esposa, compadre, acompañarle, protegerle y ayudarle económicamente en cualquier circunstancia y viajaré con usted a Santa Cruz conduciéndolo en su motocicleta Hardley Davidson al far east al que algunos llaman ‘cambodia’ cuando algún oriental llama a La Paz ‘Indinápolis, la ciudad de las 500 millas’”. Al escuchar palabras tan tiernas, y tan espontáneas, lloré por el ojo izquierdo, que es el único que me lagrimea, y le entregué mi motocicleta para que la acondicionara para el viaje, y a continuación me sacó a bailar cantando esas estrofas tan conocidas de Vámonos bailando hasta el Piraí…, que hacen vibrar mi alma oriental.

Me dio pena desencantarla y decirle que las invitaciones que recibí señalaban que eran “sin maleta”, que en lenguaje diplomático quiere decir “sin esposa” y preferí callar sabiendo que la Expocruz recibiría a más de 50.000 visitantes, entre los que estaríamos muchos collas con esposa o sin ella, con chola o sin chola, con Macacha o sin Macacha, pero mejor con Macacha, por lo que continuamos con los preparativos para asistir a la feria y para felicitar por su cumpleaños a mi amigo Cato Soruco.

Mientras Macacha revisaba los frenos de mi motocicleta, me preguntó cómo se hallaban los míos, respondiéndole que muchas veces fui un desenfrenado pero que ahora soy más prudente porque estoy desentrenado.

Aproveché la oportunidad para explicarle que la Expocruz 2010 es la mejor muestra de la Bolivia productiva y que en ella intervienen un número muy importante de países extranjeros para exponer sus productos. Cuando quise explicarle que era muchísimo más grande que nuestra Feria de Alasitas, ella me dijo que ya lo sabía y que estaba muy interesada en la rueda de negocios que genera la Expocruz para entrar en contacto con hombres de negocio pues había leído un periódico local que en nuestro país en vez de luchar contra la pobreza parecíamos entrar en una guerra contra la riqueza pues los cañones fiscales apuntan a los pocos empresarios ricos con que cuenta el país.

Después de revisar los frenos y la caja de cambios de mi motocicleta, me aconsejó durante la ruta y después de ella pensar en que me dirijo a Santa Cruz para “pirañar” y no participar en reuniones conflictivas que podrían realizarse. Así que me voy a “pirañar”, hermoso verbo cruceño que supera en expresión al verbo extranjero “chequear”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure