La Noticia de Perfil™ •

Los coreanos quieren a Evo



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 26 de agosto de 2010

Siempre quise a los coreanos y hasta tengo un amigo coreano nacido en Oruro con quien trabajamos en el diario “Presencia” durante muchos años. ¿Qué será de él? Si me hubiera enterado a tiempo del viaje de nuestro presidente Evo al exótico país asiático, le habría sugerido al canciller Choquehuanca que lo incluyera en la comitiva oficial para que los coreanos comprobaran que Bolivia y Corea somos dos pueblos hermanos, o por lo menos primos hermanos.

Felizmente, mi comadre Macacha había sido amiga de unas cholas cochabambinas que comercian con ese país y van a Seúl y al puerto de Chinanace con mucha frecuencia e intercambian nuestros productos con los que produce ese país imaginativo y laborioso. Sé también que muchos coreanos viven en La Paz y seguramente en muchas ciudades nuestras, donde la gente los confunde con algunos orureños. Mi comadre me llevó donde sus amigas comunicadas con Corea a través de la computadora y pude enterarme del recibimiento a nuestro Presidente orureño, quien después de cerca de 20 horas de vuelo pudo llegar a Seúl en su poderoso avión que causó envidia entre los coreanos.

De esta manera me enteré de que nuestro Presidente orureño se parece físicamente a muchos coreanos, aunque el de Orinoca les aventajaba en peso y estatura. Como no sé ni una palabra del idioma que hablan los coreanos, no pude enterarme de los diálogos que sostuvieron cuando Evo descendió de su imponente avión, explicándome una de las amigas de Macacha que le dijeron: “Bienvenido señor Presidente de Bolivia” y que Evo contestó: “Muchas gracias amigos coreanos, ojalá sea recibido con tanto cariño en mi próximo viaje a Potosí”.

Vi descender del lujurioso avión presidencial boliviano al zar de la economía boliviana, el señor Arce, quien fue recibido con muchos honores porque algún chismoso había contado a los coreanos que Arce era dueño de la plata y sería el encargado de pagar las facturas en los hoteles y restaurantes. El ministro de Obras Públicas, señor Delgadillo, evitó las fotografías inteligentemente por haber pertenecido al Partido Comunista de Bolivia, algo que no gustaría mucho a los surcoreanos, permanentemente amenazados por el régimen comunista de Corea del Norte. Vi también a otros señores de la comitiva y me pareció reconocer a algunos yatiris que seguramente fueron invitados por el Presidente, porque se ha sabido que Corea del Sur y Bolivia tratarían de llegar a acuerdos para la explotación e industrialización del litio boliviano que se encuentra en el salar de Uyuni y que los únicos técnicos con que contamos en Bolivia son algunos yatiris o brujos andinos.

Como los yatiris me fallaron en la elección de la última Miss Universo asegurándome que sería una boliviana, los considero poco aptos para buscar un socio que nos ayude en algo tan importante como es el litio para Bolivia. También vi a niños coreanos con la bandera boliviana y que no portaban la whipala, que es desconocida en Corea y en Asia. Mi traductora chola me dijo que el presidente Evo y su comitiva jugarán un partido de fútbol en Seúl contra la Selección de Corea. ¿Quién ganará?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure