La Noticia de Perfil™ •

El Día del Médico



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 23 de septiembre de 2010

El pasado martes se celebró el Día del Médico, coincidiendo esa fecha con el Día de la Primavera, el Día del Amor y el Día del Estudiante, por lo que deberíamos entender que los médicos consideran al amor y a la primavera como enfermedades pasajeras, aunque el amor es una afección que acaba por tirarnos en la cama a los enamorados.

Como soy paradójico y a veces “parajódico”, el Día del Médico estuve enfermo, y como todos los médicos se hallaban de fiesta tuve que curarme solo porque la única curandera que encontré a mano fue mi comadre Macacha, quien al verme en el lecho del dolor y observar mis ojos de cordero degollado quiso sanarme colocándome un supositorio de Buscapina para aliviar mis espasmos dolorosos en el hígado, el órgano más noble de mi cuerpo, superior en nobleza al corazón que nos traiciona con mucha frecuencia. Quise explicar esta mi teoría a mi mencionada comadre, quien desconocía que soy un médico “frustro” aunque practico clandestinamente la medicina entre mis parientes y amigotes que acuden a mí porque no les cobro la consulta, por lo que les pido perdón a mis cuasi colegas del Colegio Médico de Bolivia.

Lo cierto es que me curé y empecé a llamar por teléfono a mis amigos médicos, comenzando por mi psiquiatra de cabecera, el doctor Marcelo de la Quintana, para felicitarlo en su día, preguntándome el Galeno qué tal me sentía ante la inminente aprobación de la Ley Contra el Racismo, contestándole que muy tranquilo porque soy un cholo feliz, nunca exploté a los campesinos porque jamás tuve fincas ni en La Paz ni en Cochabamba y mis camisas siempre me las lavó una señora española.

Mi segunda llamada fue para felicitar a mi cardiólogo, el doctor Luis Otero, quien me recomendó no bailar mucho en el naiclú Malena, porque la ciudad de El Alto no es muy apta para la cumbia villera y que controlara mis emociones al ver bailar a las señoritas del estriptís.

También felicité a mi urólogo, que me salvó la vida hace 20 años, el doctor Ramiro de la Rocha y al doctor Miguel Marañón, que controla mi diabetes y nunca me prohibió consumir un buen whisky, como también al doctor Marcelo Navajas Jr., que nunca me pidió que dejara el cigarrillo. Al doctor Mario Paz Zamora le abrazaré personalmente.

Mi comadre se extrañó porque no saludé a ningún curandero ni a ningún médico cubano de los miles que hay ejerciendo en nuestro país, y le respondí que no creo en la ciencia de los curanderos ni en la ciencia de los cubanos desde que desapareció cuando los doctores soviéticos se marcharon de la isla caribeña.

Al ver que mi estado de salud había mejorado notablemente, mi comadre Macacha me invitó a bailar y me condujo en mi motocicleta a una discoteca cercana a la facultad de Medicina y al Hospital General de Miraflores, donde celebramos la simpática fecha que une doctores y enfermos al grito unánime y sincero de “¡salud!”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure