La Noticia de Perfil™ •

Se posterga parto de trillizos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, viernes, 10 de septiembre de 2010

Mi comadre Macacha es muy cumplidora de sus obligaciones sociales y sabe con exactitud la fecha en la que comenzó el embarazo de sus amigas y también de sus enemigas, y llega a tal punto su control de natalidad que alguna vez me dijo: “A mí no me viene con cuentos, pues la fulana se habrá casado en enero, pero su wawa nacerá en mayo porque ella ya estaba gorda y tuvieron que usar calzador para meterla en su traje de novia”.

Alguna vez me pide que la lleve en mi moto Hardley Davidson a visitar a sus amigas embarazadas a punto de dar a luz y les lleva regalitos para el futuro bebé como polkitos y chambritas de lana y también algunas cosas raras que suelen antojarse las señoras y señoritas embarazadas, como frutillas con crema chantilly o salchichas alemanas, pero cortadas en rodajitas.

Hace dos días me pidió que la acompañara a visitar a su amiga parturienta llamada Juanacha de la Granada que esperaba dar a luz unos trillizos en una posta municipal, lo que me emocionó, pues no había visto nacer a trillizos, ni siquiera al trío Los Panchos, ni a un triunvirato militar que llegó al Palacio de Gobierno.

Encontramos a la señora Juanacha, la amiga de mi comadre Macacha, debatiéndose en medio de dolores parturientos que hacían presagiar el pronto advenimiento de los trillizos que hasta ya habían sido bautizados y en medio de sus ayes lastimeros me pareció que pedía la presencia de una imilla, aclarándome una enfermera que no llamaba a ninguna imilla, sino a un famoso partero de apellido Revilla que había atendido a Juanacha desde los comienzos de su embarazo triple. Al enterarme de ese antecedente, pedí al Director de Maternidad de la Posta Municipal que enviara a la doctora Niño de Guzmán (especialista en Niños

—como lo demuestra su apellido— que fuera a buscar al doctor Revilla, atendiendo al angustioso pedido de la parturienta Juanacha).

La concejal y pediatra fue en un vehículo municipal en busca del obstetra Sin Miedo, pero el doctor Revilla no le pudo encontrar porque en ese momento se hallaba correteando por el Contralor chuto que lo perseguía, pues debía rendir cuentas de gastos de representación que le habían asignado para ser Padrino de los trillizos que deberían nacer de la infortunada Juanacha.

Mi comadre Macacha, consternada ante los dolores de su amiga parturienta Juanacha, pidió al Director de la Posta Municipal que le practicaran una operación cesárea a la parturienta porque los trillizos ya debieron haber nacido hace meses y ya estarían kaspotes.

Sin embargo, el Director de la Posta Municipal determinó que el nacimiento de los trillizos se postergase una vez más hasta el mes de diciembre, sin especificar si era diciembre de este año.

Me despedí de Juanacha y Macacha le dejó como regalo unas frutillas con crema chantilly para aliviar sus antojos.

Como a muchísimos paceños, me dolió esta nueva postergación del nacimiento de estos trillizos. ¿No será que se espera que sea un alcalde del MAS el padre y la madre de los trillizos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure