La Noticia de Perfil™ •

Macacha no es de cemento



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, sábado, 04 de septiembre de 2010

Al conocer el decreto de expropiación de las acciones pertenecientes al señor Samuel Doria Medina en la Fábrica de Cemento de Sucre monté en mi motocicleta Hardley Davidson y me dirigí a la casa de mi comadre Macacha para preguntarle si algo malo le había sucedido, porque “las desgracias nunca vienen solas”, encontrándola tranquila en su casa del barrio San Miguel, donde ahora viven muchos cholos con plata.

La encontré tranquila contando sus billetes recién cobrados por concepto de intereses usurarios correspondientes al pasado mes de agosto, acercándome a los dólares para ver si podía yo reconocer algunos de los míos, pero no vi ninguno porque todos los que entrego llevan una inscripción pequeña que dice fantasiosamente “recuerdo de una noche de amor”.

Expresándole mi alarma por la decisión gubernamental de incautarse de las acciones del señor Samuel Doria Medina en la industria cementera de Chuquisaca, pregunté a mi comadre Macacha si ella posee acciones en algunas sociedades anónimas, respondiéndome con su estilacho propio: “No soy ninguna cruda para tener acciones, porque debes saber que acciones quitan pasiones y despiertan ambiciones de los muchos manganzones que hay en las gobernaciones. Yo meto mi plata en seguras inversiones que gozan de protecciones, como son las plantaciones de la coca y sus derivaciones”.

Para tranquilizar mis temores de que ella podría ser expropiada de sus riquezas, Macacha me aseguró que ella no es de cemento ni tampoco ha candidateado para presidenta ni ha organizado un partido, reiterándome: “No soy de cemento y si no crees toca, soy de carnecita”, mostrándome unos de sus brazos para que lo tocara, lo que hice rápidamente para luego preguntarle sin malicia alguna: “¿Y el resto de tu cuerpecito también es de carnecita..?”.

Ella se ruborizó ante mi pregunta y me recordó que hace pocos días el vicepresidente García Linera nos había asegurado a todos los bolivianos que el Gobierno no nos quitaría nuestras propiedades urbanas y que podríamos tener dos o tres casas, pero no dijo nada acerca de fábricas de cemento que generalmente no están en medio de las ciudades, como es el caso de la fábrica Fancesa, en Chuquisaca.

Al finalizar nuestra conversación amigable acerca de estos asuntos, dije a mi comadre que el Gobierno ha anunciado que dentro de 180 días (seis meses) el Gobierno revisaría los números en dicha fábrica y de acuerdo a éstos le devolvería al señor Doria Medina los dineros que había invertido.

Mi comadre sonrió ante mis palabras y me dijo a su manera, con música de My way: “Yo no creo, pues , waway en pajaritos preñados, yo sólo te recomiendo, compadre periodista. Lo mismo dijo el presidente Evo cuando nacionalizó Entel, que era de una corporación italiana, y hasta hoy no se ha pagado un centavo pese a los árbitros internacionales”.

Las cosas que sabe mi comadre cochabambina, que no es de cemento y felizmente es de carnecita. Y que nunca podrá ser expropiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure