La Noticia de Perfil™ •

Indigestión de leyes



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 17 de octubre de 2010

Cuando me aprestaba a ingerir mi ración cotidiana de Alka Seltzer fui llamado telefónicamente desde Cochabamba por mi amigo el pensador greco–cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga, quien con voz doliente me pidió que viajara inmediatamente a la Llajta porque una extraña epidemia azotaba a la población cochabambina y al resto de los bolivianos, siendo urgente mi presencia a orillas del Rocha River en mi calidad de Doctor Oloris Causa de la Universidad de San Simón.

Me embarqué inmediatamente en un avión de AeroSur (la línea de los bolivianos) y en pocos minutos me hice presente en el Bar Comercio (el Barco) para participar en una reunión de emergencia a raíz de esa epidemia que podría diezmar a la población cochabambina y boliviana.

Cuando ingresé en el famoso local quedé espantado del olor que reinaba en sala debido, posiblemente, a la emisión de eructos y de gases del oficio que salen por el orificio, como reza el dicho popular. Los pensadores greco–cochabambinos se encontraban pálidos y también algunos invitados especiales, como el negrito Guardia, el profesor Gorostiaga y el Ocky Chiarela.

Sin ánimo de ofender a nadie dije a los reunidos que habían comido mucho y habían bebido chicha de mala calidad, negando todos haber comido o bebido en exceso, hasta que el pensador Aristóteles Giorgiadis Quiroga me dijo con voz trémula: “Me parece que estamos sufriendo de una indigestión de leyes, algunas de las cuales hacen más daño que bien al pueblo de Bolivia, comenzado por los cochabambinos, que somos más sensibles porque somos más inteligentes que los demás”.

Inmediatamente recordé haber leído en un periódico de La Paz un interesante análisis escrito por el excelente sociólogo Salvador Romero Pítari y que titula El país hartado de leyes, el cual me anima a decirles a los pensadores greco–cochabambinos y a sus invitados que todos sufrimos una indigestión de leyes que en vez de mejorar la vida de los bolivianos nos llevan a enfrentamientos y nos conducen a la discordia, como la ley antirracional que vulnera nuestra libertad de expresión, la ley que conforma el Poder Electoral con miembros adictos al Gobierno, anunciándonos el próximo tratamiento y aprobación de la Ley de Pensiones y Jubilaciones y otras que serán sancionadas por al Asamblea Legislativa del Estado Plurinacional, multicolor y Folclórico.

Luego tomó la palabra en pensador Aristóteles Giorgiadis Quiroga, quien citó a sus antepasados Platón y Aristóteles, que traducidos por él nos enseñan que no son la leyes las que hacen felices a los pueblos sino los buenos gobernantes o gobernantes buenos.

Otro cochala indigesto que ya se había “tirado” tres raciones normales de Alka Seltzer nos dijo con voz trémula que en Bolivia siempre tuvimos buenas leyes pero que los bolivianos nunca las cumplimos o las burlábamos cuando no nos convenían, inquietándonos con esta pregunta que pertenece al ámbito del Derecho Natural: “¿Hasta qué punto estoy obligado a cumplir una ley injusta?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure