La Noticia de Perfil™ •

Manifestación popular y alegre



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 21 de octubre de 2010

El día martes fui despertado por el rugir de mi motocicleta Hardley Davidson conducida por mi comadre Macacha que hoy la utiliza en virtud de un contrato anticrético que suscribimos por la suma de dinero que le adeudo y que hasta ahora no puedo pagarle debido a la crisis económica por la que atravieso y de la cual saldré, posiblemente, el año 2015.

La cochabambina ingresó en mi domicilio muy alborotada y me dijo: “Aleluya, aleluya, levántese de la cama, compadre, porque hoy es el cumpleaños del vicepresidente de la República, don Álvaro García Linera, el hombre que ha leído más libros en Bolivia; aleluya, aleluya”. Respondiendo a su entusiasmo, salté de mi lecho conyugal y le respondí a mi manera: “¡Albricias, albricias y pelillos a la mar!”, cerrando ella los ojos porque me vio medio calato.

Pregunté a mi comadre dónde estaría el vicepresidente Álvaro para felicitarle en su onomástico, respondiéndome: “Ya está en el Palacio de Gobierno porque está ejerciendo la primera magistratura porque el presidente Evo viajó al Perú a entrevistarse con el presidente peruano, Alan García, o sea que Evo fue a abrazar a un García dejando como suplente a otro García que hoy está de cumpleaños”.

Mi comadre me aconsejó que llamara por teléfono al cumpleañero, lo cual me pareció muy atrevido porque sólo le conozco de vista, y como estoy casi ciego, casi no le conozco, diciéndome ella: “Es un hombre muy guapo y viste muy elegante, pues luce corbatas italianas y trajes europeos de marca sin perder sus ideas revolucionarias; además me han dicho que se parece a un tal Robespierre, a quien no tengo el gusto de conocer”.

Macacha, que es muy audaz, llamó por teléfono al Palacio Quemado, identificándose como un auténtica descendiente de las Heroínas de la Coronilla y una secretaria le contestó que el hermano Álvaro no podía atenderla porque estaba conversando telefónicamente con algunas de las magníficas de Santa Cruz.

Mi comadre no se amilanó y me dijo que no era ninguna milanesa y que seguiría intentando hablar con el vicepresidente García Linera para felicitarle por su cumpleaños y entregarle un regalo como testimonio de la admiración que siente por él.

“¿Qué le podría regalar al ‘bolchevique’?”, me preguntó, y al ver mi cara de asombro por llamar así al Vicepresidente, Macacha me explicó con estas palabras: “Yo no le he bautizado como el ‘bolchevique’, sino que él mismo se llama así en algunas manifestaciones públicas”, detalle que yo no conocía.

Respondiendo acerca del obsequio que Machaca podría hacer al Vicepresidente, le dije sin asomo de sorna: “Regálele un libro a pesar de que él tiene 20.000 libros en su biblioteca”.

Mi comadre Macacha, que es muy inteligente, como son los cochabambinos, fue a una librería en mi motocicleta y trajo dos libros que las autoridades culturales del país, encabezadas por la ministra Zulma Yugar, consideran peligrosos para nuestra juventud antirracista: La niña de sus ojos y Pueblo enfermo. Y con ellos se dirigió al Palacio Presidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure