La Noticia de Perfil™ •

Rodillas, rodillos y rodillazos



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, sábado, 09 de octubre de 2010

Durante las manifestaciones cotidianas que se realizan en las ciudades de La Paz y El Alto, escuché gritar un lema callejero que me impresionó por su significado: “¡El Alto de pie, nunca de rodillas!”, porque significa el orgullo de un pueblo y la abominación del servilismo, principios que deberían mantenerse en todo lugar y tiempo.

Como detesto la solemnidad, debo confesar que el titular de esta crónica: “Rodillas, rodillos y rodillazos”, comenzó a ser elaborado en mi magín cuando la otra tarde vi las rodillas de mi comadre Macacha, no con afán morboso, sino por casualidad, cuando la vi montada en mi motocicleta Hardley Davidson, que gané en cacho a un prestigioso y largo abogado chuquisaqueño. Sin ánimo lisonjero, dije a mi comadre:

“Buenos ‘morocos’ había tenido usted, comadre”, palabras que molestaron su pundonor, mejor dicho a su pudibundez, pues me respondió: “Más le valdría mirar otras cosas que estarse fijando en mis morok'os, así llamamos en mi pueblo a las rodillas, y también a unas piedras redondas que ayudan a aplastar locotos en el batán de piedra”.

Hablando de rodillas, dije a mi comadre con aires de sabihondo: “Las rodillas femeninas son la línea Maginot que tiene toda mujer para defender su Arco de Triunfo”, frase que no comprendió, pues me dijo:
“Sonseras está usted hablando, compadre, mejor hablaremos del rodillo que es más interesante y ahora está de actualidad...”.
Como fue ella quien propuso el tema del rodillo, le pregunté su parecer sobre el rodillo. Ella se sentó en el sofá de mi living y cubriéndose las rodillas con su pollera, comenzó a hablar sobre el rodillo. “El rodillo es en el lenguaje de los ‘parlachimentarios’ la acción aplanadora de una mayoría aplastante que pulveriza toda acción o palabra inteligente de una minoría opositora”, dijo sin respirar porque mi comadre cochabambina es inteligente y sabe lo que dice.

Cuando le pregunté si el rodillo había sido inventado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), respondió mi comadre:

“El rodillo siempre existió en el Parlamento boliviano, pero los masistas se pasaron de la raya y lo seguirán haciendo porque sus técnicos saben cómo funcionó el rodillo en lo que fue la Unión Soviética y cómo funciona actualmente en Cuba, Venezuela y en Nicaragua”.
Su información me asombró y me dejó estupefacto.

Para hacer más variada la charla, le dije a mi comadre que ya habíamos hablado sobre la rodilla de la mujer y sobre el rodillo de la Asamblea Legislativa y que podríamos conversar un poco sobre el rodillazo que se puso de moda la última semana después del rodillazo que le propinó el presidente Evo jugando al fútbol a un jugador del equipo contrario.

Macacha me dijo:

“Yo vi la jugada en la televisión y cuando se produjo el rodillazo del presidente Evo contra el jugador Cartagena, me llevé las manos a la cabeza y empecé a gritar desesperada: ‘Le ha dado un rodillazo en la cristalería y seguramente le ha juntado las yemas con las claras, ¡pobrecito el Cartagena!’, pero seguramente éste tenía calzoncillos de plomo porque el pobre Evo quedó lesionado de la rodilla”.



Rodillazo del Presidente del Estado Plurinacional de Bolvia, Dn. Juan Evo Morales Ayma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure