La Noticia de Perfil™ •

Falso yatiri estuvo en Irán



© by Paulovich



La Paz - Bolivia,viernes, 05 de noviembre de 2010

Mis antiguas dolencias reumáticas me volvieron a tumbar en el lecho del dolor y fueron vanas las fricciones en mis ttusus (léase pantorrillas) que me practicó la buena de mi comadre Machaca, motivo por el cual le rogué que llamara a mi curandera la negrita yungueña Bartola, que reside en Coroico, a lo cual mi comadre se negó terminantemente para no incurrir en desacato a la ley antirracista porque Bartola es negrita y me enseñó a bailar la saya.

Su actitud me pareció contradictoria y le pedí nuevamente que llamara a Bartolita, pero Macacha se negó diciéndome que una cholita cochabambina sabía frotar mis ttusus al igual que una negra yungueña pues todas las bolivianas eran iguales a la hora de frotar mis ttusus.

Lo cierto es que las frotaditas que me hizo Macacha me aliviaron bastante y pude retornar a la ciudad de El Alto, donde vivo en la clandestinidad y enseño a bailar tango a la cream de la cream de las señoras y señoritas alteñas, después de lo cual me encontré con mis amigos en el naiclú Malena, luego de varias noches.

Me sorprendió ver a mis amigos los yatiris Calimán y Titirico, taciturnos y con sus jetas caídas. Quise conocer los motivos de su taciturnidad y supe que ninguno de ellos había sido invitado para formar parte de la delegación que acompañó al presidente Evo en el último viaje que realizó a la República Islámica de Irán y que en su lugar había viajado un falso yatiri llamado Wayruru, a quien las chotas de Achacachi llaman May Way. Este tema del Wayruru nos preocupó hondamente a todos y fue cuando Macacha nos sugirió: “Este asunto del Irán y nuestra virtual alianza con la república islámica deberían ser estudiados seriamente por todos los bolivianos”.

Alguien propuso invitar a Wayruru o el May Way, como le llaman en Achacachi, a que viniera al Malena a explicar la verdad de lo que hizo la delegación boliviana en Teherán y otras ciudades iraníes, pero los yatiris Calimán y Titirico se opusieron porque ellos no hablarían con ningún impostor que dice ser yatiri y sólo es un charlatán.

En vista de los convenios firmados con la República Islámica de Irán, decidimos interesarnos por algún asunto iraní, pues ahora es un país hermano, fue cuando pidió hablar Frufrú, una de las chicas del estriptís alteño para decirnos: “En estos momentos está a punto de ser lapidada (muerta a pedradas) una mujer iraní acusada de adulterio. Yo creo que las mujeres bolivianas deberíamos pronunciarnos rechazando ese brutal castigo que figura en la legislación iraní y de otros países islámicos. Es que las valientes mujeres de El Alto, de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y de otras ciudades deberíamos pronunciarnos en contra de ese brutal y anacrónico castigo, por mucho que Evo y sus ministros se abracen con el presidente Mahmud”. Frufrú fue aplaudida y se aprobó esa moción de rechazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure