La Noticia de Perfil™ •

La pena y la que no es pena



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, jueves, 25 de noviembre de 2010

Me encontraba cantando en medio de la soledad de mi escritorio una antigua copla nativa que dice así: La pena y la que no es pena, todo es penar para mí... y no me refería a un amor desgraciado, sino a las penas que impone la mal llamada justicia boliviana a ciudadanos opositores al actual régimen de Gobierno, para el cual es un delito que una autoridad adquiera vehículos nuevos para el desarrollo más eficiente de la Prefectura de Cochabamba y también es delito que adquiera vehículos usados más baratos para cumplir mejor con la Alcaldía de Potosí. Estos casos imputados al ex prefecto de Cochabamba señor Reyes Villa y al ex alcalde potosino señor Joaquino me tienen perplejo y me llevan a presentar un memorial al Viceministro Nacional de Disparates.

Al señor Doctor Viceministro Nacional de Disparates que no tiene nombre y apellido ni despacho conocido, aunque manda y ordena en los órganos Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral, y nadie le conoce personalmente ni sabemos dónde enviarle nuestros reclamos.

Paulino Huanca, trabajador gremialista, propietario del quiosco Malena, sito en las cercanías de la Buenos Aires Avenue y que trabajo de día, me ayudo de noche escribiendo para este periódico que le envío. Soy natural y vecino de esta ciudad con una cédula de identidad legítima y que se encuentra empeñada en el Bar Chuma de la ciudad de La Paz, por lo cual utilizo también otro carnet extendido en Colcapirhua–Cochabamba. Casado hace 14.171 días con una digna dama española, natural de Zaragoza, desde donde se angustia por las barbaridades que cometen algunas autoridades arbitrarias, señor Viceministro Nacional de Disparates.

Yendo al grano —como dicen los enfermos de acné—, quiero que me explique por qué es enjuiciado y perseguido el ex prefecto Reyes Villa, a quien se acusa de adquirir vehículos nuevos para la Prefectura de Cochabamba, y por qué es separado de la Alcaldía de Potosí el señor Joaquino, si él para ahorrar adquirió vehículos usados para mejorar su gestión municipal. ¿Cuál es peor delito?

Algunos hombres sabios de su Gobierno masista me han informado que es un grave delito comprar vehículos usados sin convocatoria a propuestas, dejándome perplejo al saber que usted, señor doctor, Viceministro Nacional de Disparates, también mostró su conformidad con la adquisición del avión presidencial que necesita y utiliza actualmente nuestro Presidente de la República, y sin que usted hiciera la observación de que también se estaba adquiriendo un avión usado que pertenecía al Manchester United, club británico de fútbol, y a un precio que llega a 39 millones de dólares, adquisición que se hizo sin convocatoria a propuestas. ¿Por qué usted ordena el enjuiciamiento del Alcalde de Potosí y no hizo nada en contra de quienes compraron el mencionado avión?

Respóndame si puede enterarse de este memorial. Y si no, yo continuaré perplejo y seguiré cantando pulsando mi guitarra: La pena y la que no es pena, todo es penar para mí, si ayer penaba por verte, ahora peno porque te vi... Será justicia, etcétera, etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure