La Noticia de Perfil™ •

Aprendió a leer en Cochabamba



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, domingo, 12 de diciembre de 2010

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura, dijo en su discurso pronunciado ante la Academia Sueca uno de los mejores elogios a Cochabamba al revelar ante el mundo que “aprendió a leer a los cinco años en el colegio La Salle de Cochabamba”.

Tal mención causó alborozo en la ciudad del Rocha River y cochabambinos de todas las edades se proclamaron compañeros de curso del famoso escritor y hasta mi tía Encarna que podría ser su abuela confesó haber sido condiscípula del premiado y haber compartido con él una miskibola también conocida como “bolas de Melgarejo”.

Como no podía ser de otra manera, el Ateneo Pericles, dirigido por mi amigo el pensador greco–cochabambino Aristóteles Giorgiadis Quiroga, convocó a una solemne sesión de honor en el Bar Comercio de Cochabamba (el Barco) que se llenó de público, manifestándome uno de los organizadores que cerca de 800 cochalas aseguraron haber sido condiscípulos de Varguitas y que pasaron de mil quienes se ufanaron de haber jugado “oculta-oculta” con ese niño que vivió temporalmente en esa ciudad privilegiada.

Me dijo el insigne pensador ya mencionado que no es fantasioso afirmar que los cochabambinos lean mucho más que los ciudadanos de otras latitudes y me puso como ejemplo al vicepresidente de la República, el señor García Linera, que hasta el momento ha leído 23.891 libros y apenas sobrepasa los 50 años de vida, según el Instituto Nacional de Estadística, entidad que se equivoca mucho en materia de inflación y otras que perjudican la imagen del Gobierno.

Aristóteles Giorgiadis Quiroga me aseguró que Alvarín García Linera nació en Cochabamba y fue allí donde nació su amor por la lectura. “Ha leído tanto —me dijo— que acaba de declarar que Mario Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel de Literatura, es un ignorante y un fracasado”, lo que produjo sonrisas entre quienes escuchaban nuestra conversación.

Volviendo al tema tan importante de que hubiera sido Cochabamba la ciudad donde el actual premio Nobel de Literatura aprendió a leer, Aristóteles Giorgiadis Quiroga reconoció que los cochabambinos leen y lo hacen no sólo en sus casas y bibliotecas públicas, sino en las plazas y paseos públicos donde jóvenes cochabambinos leen a la luz del alumbrado público durante las noches y las madrugadas.

Fue una reunión solemne y emotiva la que realizamos en el Bar Comercio de Cochabamba al saber que el insigne escritor recordó en Suecia que fue en Cochabamba donde aprendió a leer, que es la aventura más fascinante del mundo, y así lo reconoció el escritor justamente premiado y quien también dijo al mundo que Bolivia es una “pseudo democracia payasa”, algo que yo sospechaba y sobre lo cual meditaré, luego de vender en las ferias callejeras mis productos navideños traídos de contrabando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure