La Noticia de Perfil™ •

Prohibido ser rico



© by Paulovich



La Paz - Bolivia, sábado, 18 de diciembre de 2010

Ante el atropello que sufrió el ciudadano cruceño Humberto Roca Leigue cuando un fiscal le embargó 47 vehículos de colección que guardaba en los garajes de AeroSur, mi comadre Macacha irrumpió nuevamente en mi casa y la inundó de llanto; al verme rodeado de lágrimas por todas partes, quise llamar a las oficinas de emergencia de la Alcaldía para salvar por lo menos mi cama, pero ella me lo impidió asegurándome que sólo eran sus lágrimas.

A punto de sufrir un soponcio al decirle que de nada valía llorar, ella me dijo entre sollozos y gimoteos: “Es que sólo podemos llorar ante tanta prepotencia de algunas autoridades y tanta impotencia para defender lo que es nuestro...”.

Traté de consolarla y me acerqué a la comadre para enjugar sus lágrimas, pero ella me rechazó diciéndome: “No se me acerque, compadre, porque acabo de darme cuenta de que en nuestro desgraciado país pareciera que ahora está prohibido ser rico, aunque tu plata la hubieras hecho trabajando...”, y la pobre continúo llorando copiosamente.

Le pregunté si conocía personalmente al empresario Roca, principal propietario de AeroSur, respondiendo la cholita cochabambina: “Le conozco desde hace muchos años, cuando aún vivía mi finado esposo don Teófilo Racacha (Q.E.P.D.) y que tenía carnet de prócer en esa línea aérea, lo que le valió viajar gratis a Miami varias veces para ser atendido médicamente. ¿Cómo no estarle agradecida a don Humberto Roca?”. También me contó Macacha que ella y muchos gremialistas fueron ayudados por el señor Roca facilitándoles condiciones para viajar al exterior, echándome en cara que yo, por ser mayor de 80 años, podría viajar gratis en AeroSur, verdad que reconocí.

Cuando mi comadre se tranquilizó, me reveló que ella no tiene 46 automóviles de colección, pero posee tres flotas marca Volvo que cubren tres rutas camineras y que también posee diez automóviles “chutos” que son trabajados como radiotaxis por choferes contratistas. Al conocer su fortuna vehicular hábilmente mimetizadas entre sus polleras y sus actividades financieras, la felicité y le dije que no se preocupase por sus pertenencias porque tiene muchos amigos y conocidos entre gente rica adepta al régimen actual, ministros de Estado, viceministros, capos sindicales y otros; otra cosa es ser Humberto Roca Leigue, cruceño y empresario privado.

Cuando volvió a llorar mi comadre Macacha, le pregunté si aún así consideraba ella su fortuna en peligro, explicándome: “Es que me siento inquieta porque ahora guardo en mi garaje su motocicleta Hardley Davidson y los expertos me han dicho que se trata de un vehículo de colección y que cuesta mucho dinero; al saber esas cosas se me ha quitado el sueño y no duermo pensando en que cualquier momento se presenta en mi garaje cualquier Fiscal nombrado por el Gobierno y se aficiona de su motocicleta que yo guardo en prenda por lo que usted me debe. Además ese Fiscal vendría apoyado por la Policía y con gases lacrimógenos que harían llorar a todo mi barrio”.

¡Pobre comadre Macacha, cuánto sufre por mi culpa de ser rico!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
 
___________________________________________________________________
Copyright © 2006 – 2011 by Alfonso Prudencio Claure